Neo Vampiros 88: Reencuentro de hermanas

061_silent

Neo Vampiros 88
Reencuentro de hermanas
Por: Darío Valle Risoto

__ ¿No te parece demasiado cursi?
Era ella, después de varios meses, ya no importaba contarlos, era Lorena allí subrepticia y silenciosa parada en su cuarto tras pasar por el hueco de la ventana abierta sin hacer el menor ruido.

Paula sonrió, se le dibujaron esos deliciosos hoyuelos en las mejillas, se puso de pie y abrazó a la joven vampira que por un momento permaneció familiarmente helada.
Paula había abierto los ventanales de par en par cuando caía la noche, igual hacía calor, la empleada pasaba la aspiradora en el living y todavía seguía protestando porque su patrona no le había aclarado nada de su imprevisto viaje al oeste del país, para colmo había regresado y volvía a su vieja costumbre de encerrarse en su cuarto.
__ Endrogándose de seguro. __Pensó.

__ ¿Cursi?
__ Lo único que te faltaba, escuchar a Sui Géneris cuando podrías poner algo mas… vivo… digamos.
__ Es una de las pocas cosas que me diste desde que nos conocemos, me dijiste que…
Lorena se sentó, llevaba una minifalda negra, medias rayadas y una campera corta marrón oscura de cuero, por debajo una remera con el logo de Los Ramones.
__ Si, eran los preferidos de mi madre según me contó mi abuela.
__ Estuve con tu prima Leticia, se fue al Brasil.
__ Me hubiera gustado hablar con ella, mientras estuve en estado letárgico pude ver que se ayudaron mutuamente, podría comenzar a pensar que cruzarme con Henrich fue como parte de un plan…
__ ¿Divino?
__ Mi querida Paula que fue a escuelitas católicas, el invento de dios no tiene nada que ver con esto, creo que es cuestión de energías que tienden a unificarse, no lo sé, llámale: magia, destino o casualidades.
__ ¿Supiste algo de él?
__ ¿De Henrich? Está bien, sigue en Europa, a veces…, a veces creo que lo extraño, pero ya sabes nosotros los no vivos no tenemos sentimientos.
__ Eso es una mentira, todo mi periplo, durante mi secuestro, todo el tiempo sentía que estabas preocupada por mi y no haces lo que haces porque si, todo tiene que ver con los sentimientos, todo.

Silencio.

__ Volviste más madura mi querida. __Sonrisa de colmillos agradecidos.
__ Casi me olvidaba de que sos una especie de personaje gótico como en los cuentos de Anne Rice.
__ Pero real y cansada, sé muy bien que te enteraste de lo que hice en Argentina.
__ ¿Cómo?
Lorena se señaló la cabeza.
__ Somos intuitivos además de bebedores de sangre, estamos conectadas por una fuerza superior al parentesco, lo supe al poco tiempo de conocernos, ya te lo he dicho incontables veces.

Paula bajó la cabeza, antes se hubiera sentido maldita pero ahora estaba realmente orgullosa de haberse cruzado con esa menuda no muerta de actitud oscura.
Paula le pidió a la empleada que pasaba frente al cuarto un vaso de leche, esta miró extrañada a la visita, nadie había entrado por el frente y los muros que rodeaban los patios eran altos.
__ Supongo que no te apetece nada.
__ Un trago de vino me vendría bien.
__ ¿Puede traer vino?, ¿Hay?
__ Si señorita, ¿Su amiga se va a quedar a cenar?
__ No gracias, muy amable, comí antes de salir. __ Se pasó la lengua por los labios pintados de marrón oscuro.
La mujer se retiró pensando en que hay gente que come muy temprano.

__ He pensado que dentro de unos años me tendré que ir del país.
__ ¿Qué?
__ Por si no te diste cuenta, no envejezco, este es un pueblo chico, además siguen investigando y aunque son unos pésimos detectives tarde o temprano van a dar conmigo y lo que es peor con vos.
Paula recibió la bandeja con los vasos y le alcanzó el vino a su amiga.
__ Buen vino, buen vino.
__ Ya hablamos varias veces de esto, la última vez que vinieron milicos a casa fue para averiguar el paradero de mis padres que siguen en Brasil gastándose la guita que afanaron con el cierre del Banco de Montevideo.

__ ¿Te llamaron?
__ Cuando no estaba, lo de siempre, a ver como estoy y si quiero irme con ellos, me dijeron de vender la casa, todo y largarme al extranjero… ¡Nos podríamos ir juntas!
__ En Ámsterdam nos podríamos casar y todo.
__ ¡Ándate a cagar!
Ambas rieron a carcajadas, estaban felices de reencontrarse sanas y salvas.

Juicio y Castigo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s