Eva Green: Talento, belleza y magnetismo absolutos

eva+green+24

Eva Green
Según Wikipedia

Eva Gaëlle Green (París, 6 de julio de 1980)​ es una actriz y modelo francesa.

Eva Green es hija de la actriz francesa (nacida en Argelia y de ascendencia judía) Marlène Jobert y Walter Green, un dentista sueco-francés. Tiene una hermana melliza, Joy (Johanne) que nació dos minutos más tarde que ella.​ Estudió en una escuela de habla inglesa, donde era conocida por ser una chica reservada, pero eso no impidió que desarrollase un interés por la egiptología cuando visitó el Museo del Louvre a la edad de siete años.

Aspiró a ser actriz a los catorce años cuando vio a Isabelle Adjani en L’Histoire d’Adèle H. Al principio su madre no aceptó la idea de que se convirtiera en actriz pero al final la apoyó en sus ambiciones.eva+green+15

Trayectoria profesional

Debutó en la película The Dreamers (Soñadores) de Bernardo Bertolucci en 2003, con Michael Pitt y Louis Garrel. A pesar que sus padres y su agente, según palabras de la propia Eva, no estaban de acuerdo por las escenas que tenía que grabar para la película. Además compuso la música para esta película. Bertolucci la definió como «tan bella que es indecente» y su interpretación trajo la aclamación de la crítica. Su segunda película fue Arsène Lupin, dirigida por Jean-Paul Salomé y coprotagonizada por Romain Duris y Kristin Scott Thomas.

En 2005 tuvo su primer personaje importante como Sibila de Jerusalén en la película El reino de los cielos, su tercera actuación como protagonista junto a Orlando Bloom y Liam Neeson dirigida por Ridley Scott. Además fue seleccionada como Vesper Lynd, el gran amor de James Bond, en la exitosa película Casino Royale. Curiosamente repitió con Daniel Craig (actual James Bond) en La Brújula Dorada donde interpretó a la bruja Serafina Pekkala.

En 2007 se convirtió en la imagen «Midnight Poison», perfume de Christian Dior por John Galliano, tras protagonizar el anuncio del nuevo perfume, dirigido por el realizador hongkonés Wong Kar-Wai.

En 2011 encarnó a Morgana en la serie de televisión Camelot. En 2012, interpretó a Angelique Bouchard, una bruja enamorada de Barnabas Collins que realiza maldades contra él y su familia para obtener su amor en la película de Tim Burton, Sombras Tenebrosas.

En 2014 interpreta a Artemisia I de Caria en la continuación de la película 300, 300: Rise of an Empire, cuyo estreno ha sido el 7 de marzo de 2014, así como al personaje icónico en Sin City, Ava Lord, en la segunda película de la saga Sin City 2: A Dame to Kill For, film que se estrenó en agosto de 2014.eva+green+50

Filmografía
2003 The Dreamers  Isabelle Bernardo Bertolucci
2004 Arsène Lupin  Clarisse de Dreux-Soubise Jean-Paul Salomé
2005 Kingdom of Heaven Sibila de Jerusalén Ridley Scott
2006 Casino Royale Casino Royale Vesper Lynd Martin Campbell
2007 The Golden Compass La brújula dorada Serafina Pekkala Chris Weitz
2008 Franklyn  Emilia / Sally Gerald McMorrow
2009 Cracks Cracks Miss G Jordan Scott
2010 Womb  Rebecca Benedek Fliegauf
2011 Perfect Sense Perfect Sense Susan David Mackenzie
2012 Dark Shadows Angelique Bouchard Tim Burton
2014 300: Rise of an Empire 300: El origen de un Imperio Artemisia I de Caria Noam Murro
White Bird in a Blizzard  Eva Connor Gregg Araki
The Salvation The Salvation Madelaine Kristian Levring
Sin City: A Dame to Kill For  Ava Lord Robert Rodriguez Frank Miller
2016 Miss Peregrine’s Home for Peculiar Children El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares Miss Peregrine Tim Burton
2017 Euphoria Emilie Lisa Langseth
2017 D’après une histoire vraie Basada en hechos reales Elle Roman Polanski
2019 Dumbo  Colette Marchant Tim Burton

eva+green+43eva+green+39eva+green+20eva+green+23

Stranger Things: Segunda temporada

stranger things muertevideanos (17)

Stranger Things Segunda temporada
Por: Darío Valle Risoto

Una gripe que nos obliga a estar como el demonio tirados expulsando mocos y tosiendo como si fuéramos a expulsar los pulmones por la boca no es bueno para atender una serie o lo que sea, así a medida que se me fueron yendo estos hermosos virus me pude conectar a la segunda temporada de esta excelente serie. Pero como no todo huele a rosas en el culo del infierno me percaté de que al llevarla para ver vía pendrive en mi televisor led salía muda, así que luego de ver el primer capítulo sin sonido porque está subtitulada pensé en verla en este vetusto ordenador lo que no me agrada para nada. Pero siempre queda alguna luz al final de donde sea y la transformé a MP4 y luego le pegué los subtítulos que por suerte venían separados y: ¡Genial!

Continúa entonces la historia donde la dejamos allí en el pueblo de Hawkings donde nadie sabe como corno el gobierno tiene un portal que trae más de algún problema, en este caso con la gran inclusión de Paul Raiser (Loco por ti) en el papel de un científico bastante más bueno que el anterior a cargo de este proyecto mientras nos cuentan cómo va la cosa con “Eleven” y se incluye a la bella: “Max” que es una chica pelirroja que bien podría ser la versión femenina y adolescente de Dave Mustaine el líder de Megadeth.

Buenos nuevos apuntes a la nostalgia a través de una serie situada en 1984 con todo lo que esto significó en Glam Metal, cine y otras estéticas además de que se expande el universo del pueblo con más historias y un final digno de aquellas películas de plagas absurdas que tanto nos gustaron. También es importante recordar aquellas referencias a las que hice hincapié en el artículo sobre la primera temporada y olvidé hacer mención al video juego: Silent Hill porque Stranger Things también tiene mucho de ello por aquello de las dimensiones paralelas más infernales que la casa de mis suegros.

Se profundiza mucho más en todos los personajes y se continúa con la historia hacia zonas nuevas más no muy originales pero la serie no se plantea originalidad alguna sino simple y bienvenido puro entretenimiento y lo consigue, ahora solo resta esperar la tercera temporada y espero verla sin mocos mediante.

stranger things max mustaine

Max “Mustaine”stranger things max mustaine 4

stranger things ghost

f6a1a4d3475244b35593a7dbead0396d

Los sueños fabriles (Cuento)

01

Los Sueños Fabriles
Por: Darío Valle Risoto

No sabía cómo todo se le venía encima, se sentía cansado a grados planetarios, apesadumbrado y por momentos cada vez más crecientes: realmente furioso, aún así por el triste bien de la humanidad dejaba que el tipo le grite como si fuera un pobre bastardo.

La humillación nunca es bien aceptada, apenas si se mastica y se traga o se escupe pero en este caso escupirla significaría quedarse sin trabajo y tenía la mala costumbre de comer por lo tanto esa inmunda expresión de odio que le propugnaba el hijo de puta de Quintana era parte del perverso juego de tener ese trabajo. Lo más triste era que sus compañeros sonreían a medias disimulando que gozaban porque se humillaba a otro así ellos descansaban hasta que les toque y entonces, en ese caso, Luis no sonreía porque aparte de comer tenía la condición de ser solidario.

Allí se quedó cuando se fue el supervisor frente a la maquina: como un huérfano de vida, cansado y ofendido por este imbécil que viene y le grita porque quieren más producción y lo acusa de “Estar para la joda” o de andar en “cosas raras” que traducidos del lenguaje de la mierda quieren decir: Sindicatos.

Nunca supo como terminó en esa enorme aparatosa y siniestra fábrica de cajas de cartón, alguna vez por el ochenta y dos repartía currículos como caramelos y lo llamaron, entró en una zafra y por esos avatares del maldito destino lo hicieron efectivo.

Casi una centena y media de empleados, sirena para entrar, sirena para salir al descanso, sirena para volver del descanso, sirena para salir del trabajo y hasta para cagar y o respirar y que no se les ocurra hacer las dos cosas a la vez porque si baja la producción…

Una suerte de prisión diaria de lunes a sábado con ocho o doce horas adentro de esa gran masa de ladrillos y hierro y operarios y cartones y basura y ganas de un día pegar un grito y prenderle fuego a todo con la gente encerrada adentro y sentarse a mirar cómo se queman esa manga de alcahuetes muertos de hambre mientras él disfruta del olor a carne asada.

¿Tuvo bravo?, le preguntó Alonso, se encogió de hombros y le dio un poco más de velocidad a la máquina que lanzó un quejido de engranajes podridos y comenzó a escupir cajas impresas con una marca de jabón líquido. Y Alonso que sueña con ser supervisor cuando Quintana se jubile y Luis que ya sabe que es un futuro gran hijo de puta porque le gusta la plata y no tendrá ningún miramiento en romperse las rodillas chipándosela a los patrones si se le da oportunidad.

Casi cuarenta mujeres, algunas putas, otras de mal carácter, todas endiabladamente locas, chismosas, malas leches. Y el que cometió la locura de salir con Selva y ella que casi a diez años de aquel maldito polvo sigue con la tradición de querer darle celos como si le importaran esas tetas caídas y ese cerebro vacío. Por otro lado está Giovanna de la zona de expedición, la única que parece medianamente humana, claro, antes de que el sistema dentro de esa olla fabril la corrompa.

Cruzaban algunas palabras en la cantina hasta que Marcenaro, un canario grandote e inmensamente bruto le aconsejó que no le hable más a la petisa porque ese culito era de él. Así lo dijo y hasta con un dejo de orgullo por ser bruto y malo y al parecer mucho hombre o mucho macho.

Ya sabes, le dijo y se retiró sacándole la pera que había llevado para postre como parte de su muestra al colectivo de que era un guapo de aquellos…o de los otros, ¿Quién miércoles lo sabe?

Los demás miraban y sonreían. Luis comprendió que la gente a menudo se ríe como parte de ir llevando ese veneno que les contamina la mente con el triste placer de ver a otros sufrir, así son la mayoría de los seres humanos, así de poca cosa, baja malaria de ir por el mundo de obreros y siempre tirarse en contra de los que están de nuestro lado.

La ultima sirena indicaba que debían dejar la fábrica, la columna de empleados trata de ganar la puerta pero siempre pasando por la mirada atenta de los guardias de seguridad. Cierta vez uno de ellos le había encontrado una llave inglesa a un pibe y lo hizo echar. O renuncias o te denuncio por chorro, le dijo Quintana y el guacho firmó la renuncia.

Luis mientras todos se cagaban de risa y de placer por haber sido testigos de tamaño abuso se quedó pensando en cuantas llaves inglesas ya había pagado el pobre pibe con las enormes ganancias que le dejaba a la fábrica trabajando como un esclavo y encima se jode la vida por no conocer el simple código de que para los capitalistas el recuperar algo significa robo.

Ningún amigo, pocos compañeros, había un veterano derechista y tanguero con que a veces compartía el almuerzo, era un tipo ignorante pero con valores como el de saber callarse la boca cuando los supervisores buscaban buchones fáciles. Quintana andaba rastreando al delincuente que había dormido en horas de la noche dejando una improvisada cama en uno de los depósitos y le pregunta al veterano que estuvo de noche si vio algo y este le contesta que estuvo distraído trabajando. No es mi problema le dice al supervisor que se va caliente tratando de encontrar un alcahuete y nunca faltan.

Y se vino el conflicto del ochenta y cinco, comienzo de la democracia y sindicatos que comienzan a recorrer los talleres, las fábricas, todos los lugares de trabajo intentando afiliar a los obreros. Mucho miedo, mucha cobardía y el veterano que se afilia porque además de ser anticomunista tiene conciencia de clase, que se puede.

Y Luis terminó de delegado y allí se vio hablándole a la gente de compañerismo, de ser solidarios y de no cagarse entre ellos, de tener conciencia. Y era como hablarle a las paredes pero cada tanto alguno dudaba y con miedo iba al sindicato y entonces comenzaba a comprender que no le hacían un favor por darle trabajo sino que lo explotaban para hacerse cada día más ricos.

Y aquella tarde Giovanna vino y le dijo que no se imaginaba que era comunista, que debería seguir el camino de nuestro señor Jesucristo y entonces Luis se sintió aliviado porque comprendió que aún dentro de su nefasta ignorancia, de su pobre recuento de neuronas ella y Marcenaro eran tal para cual. Un tiempo después se casaron y Luis los felicitó y les deseó lo mejor.

Así son las cosas y como decía la abuela de Luis: mejor ser ricos y sanos que pobres y enfermos.

FIN

 

 

Los villanos de Star Trek

Los Villanos de Star Trek
Por: Jordan Hoffman

Traducción via Google
Imagenes Agregadas por: Darío Valle

 Cuando el capitán Kirk declaró que “el riesgo es nuestro negocio” en la segunda temporada episodio TOS “Return to Tomorrow” sí, él estaba hablando de los aspectos más nobles del potencial humano. Pero también hablaba de grandes criaturas repugnantes, muchas veces peludos que podrían los órganos internos en la sopa de tomate con la mirada. Los mundos extraños, nuevos de Star Trek tienen algunos de los mejores villanos en la ciencia ficción. Aquí, entonces, son los 10 Villanos de Star Trek
10 – El Pakleds
El Pakleds representan lo peor en muchos de nosotros. No quiero pensar, no quieren trabajar, que sólo quieren “hacer que se vaya.” El Pakleds lento, gordo (que se llama en la adaptación para televisión DUHHHHHS original) may’ve secuestrando a Geordi, cuando el capitán Picard estaba lejos de la…

Ver la entrada original 943 palabras más

Aquella Música que todos recordamos

Bee_Gees-Spirits_Having_Flown-Frontal

Aquella Música que todos recordamos
Por: Darío Valle Risoto

Aunque me sigue pareciendo increíble que haya gente que viva sin importarle la música creo que es importante en este caso repasar algunas impresiones que para los que ya cargamos algunos años nos despierta el volver a rememorar canciones, discos y bandas que cuando jóvenes de alguna manera marcaron lo que hoy es dado en llamar: “La banda sonora de nuestras vidas”.

Y si bien uno no es siempre el mismo, afortunadamente tiene en la memoria resortes que disparan nostalgias varias cuando escuchamos aquella precisa canción de aquel instante o momento que nos devuelven al pasado con diferentes sensaciones pero generalmente son buenas cosas que asociamos gracias a estos maravillosos cerebros que nos dio la naturaleza. Por cierto que a veces hasta nos da vergüenza que esa canción medio bochornosa nos haya gustado pero quizás era otra instancia o también porque estamos en continua transformación para evitar caer en la apatía de ser siempre los mismos con idénticos gustos, virtudes y defectos.

Recuerdo a mi prima Sandra que a sus doce años tenía un cuaderno con fotos recortadas y pegadas allí de la banda: “Menudo” y seguro que ahora le debe de dar vergüenza, también a aquel amigo que me contó de un conocido suyo que juntaba todo lo que le llegaba a las manos del grupo: “Abba” y más recientemente recuerdo a “Tintín” que era fanático de Duran Duran y tenía cada disco en versión vinilo y cassette de esta banda new wave británica de la que no se cansaba de hablar.

En mí caso suelo tratar de conseguir originales los discos de Megadeth y de Almafuerte en lo posible y ahora estoy pensando en completar la discografía también original de Motorhead más como le dije al empleado de la disquera: Los compro por fidelidad a las bandas porque ya los tengo en MP3.

los iracundos tapas (2)

El otro día en el programa: “Un mundo cualquiera” de radio El Espectador, uno de los escasos programas buenos que hay en las radios uruguayas se repasaba la fabulosa carrera de Los Iracundos, una de las bandas pioneras del rock nacional uruguayo devenida luego en melódicos pero también con algún trabajo instrumental de Surfing Rock y conversando con mi patrón le dije que junto a “Los Wawancó” son inolvidables para aquellos que vivimos en el río de la plata y fuimos niños por los sesentas y setentas.

Y es inobjetable que junto a la banda sueca Abba los Bee Gees a través primero de la película: “Fiebre del sábado a la noche” y posteriormente: “Grease” tuvieron varios discos enormemente exitosos que indudablemente se clavaron fuerte en nuestra memoria con temas como por ejemplo: More tan a woman y tantos otros. Tampoco sería justo que deje de lado a Michael Jackson, un músico que siempre me pareció fabulosamente sobrevalorado ya que incluso su disco más exitoso: “Thriller” fue en gran parte popular por el video del tema del mismo nombre y una fabulosa campaña publicitaria que siempre fue la basa más preciada para que un excelente bailarín pero un músico de factura mediocre llegara al mega estrellato, sé que muchos se van a enfadar con esto pero escuchando la dilatada carrera de Miguelito realmente me parece que no merece tamaño éxito y menos el mote del “Rey del Pop” pero ya sabemos que la industria musical ha inflado a muchos y olvidado a otros sin importarle mucho su genio.

Volviendo a estos australianos: Los Bee Gees, recuerdo que siendo socio allá por fines de los setenta del círculo de lectores me gané un cassette original a elección y el que elegí fue “Los espíritus han volado” de estos inolvidables músicos.

De todas maneras tanto los músicos mencionados como muchos que cada uno de ustedes tienen en sus corazones forman parte de esta frase de: “La banda sonora de nuestras vidas” y hasta me atrevo a recordar que desde los más tiernos amantes a los más patéticos contertulios suelen tener: “Su canción” y eso nadie nos lo quita y que bueno es poder vivir en estas épocas donde la música es tan rica como variada para disfrutarla al máximo.

abba_-_the_definitive_collection_-_aSaturday Night Fever - FrontGrease TAPA

 

 

 

Neo Vampiros 86: Tiempo de desquites

059_silent

Neo Vampiros 86
Tiempo de Desquites
Por: Darío Valle Risoto

Volvió a caer la noche, el fin del día es para muchos el comienzo de nuevas oportunidades, las putas salen a trillar la calle, los policías a buscar maleantes y los solitarios a cargar sus soledades. Los chicos seguían riendo y bebiendo en la plaza cuando Henrich regresó frente al hotel y se quedó en silencio absoluto tratando de escuchar mucho más allá de donde llega cualquier oído viviente.

Piedrafina le había llamado, se había enterado de la llegada del inglés y había tratado de disuadirlo de que no lo elimine, no quería líos pero por sobre todas las cosas se notaba en su voz la preocupación por su amigo. Henrich sabía muy bien que no hay cárcel humana que pueda detener a un vampiro pero de todas formas sabía cuidar a la gente apreciada y de ninguna manera les iba a comprometer ni a él ni a su mujer.

Entonces escuchó un débil sollozo, una especie de angustia soterrada por un terror que hace que el peor miedo no se manifieste en gritos, sintió el olor al semen seco sobre la seda de una cama de hotel y el del licor regado sobre una piel joven.
__ Anoche entraron llevando a una chavala. __Le dijo Marcos.
__ ¿Anoche?
__ Bueno, casi era el amanecer y tú te habías ido pero nosotros siempre nos quedamos hasta que el sol nos echa o la pasma o se termina el licor. __Sonrió el joven que había conocido hace unas horas.
__ ¿Otra puta?
__ Probablemente, pero era muy joven, tal vez alguna sobrina, ¿Quien lo sabe?
Henrich miró a los chicos que habían vuelto al atardecer, tenían mucho en común, de alguna manera también eran muertos vivientes. Estaba la que lo había llevado al callejón, por suerte había evitado morderla, aún así lo quería con todas sus ansias pero pronto volvería a alimentarse, pensó, mientras miraba a las ventanas con postigos del hotel.
__ Muchachos, voy a entrar, denme quince minutos y luego llaman a la policía desde aquel teléfono público, les recomiendo que luego se alejen lo más posible porque va a haber muertos de forma… algo violenta.

Los chicos se estremecieron, el pálido extraño que vestía de negro como ellos y bebía a su mismo paso mostró unos colmillos blancos como la misma luna llena que iluminaba los cielos oscuros de la calle Boquería.

Poco después había sorteado el recibidor del hotel, le bastó con mirar a los ojos a uno de los conserjes para que este le diga inmediatamente la habitación donde se encontraba el hijo de puta.
Aumentaron los sonidos del miedo, no necesitaba entrar para comprender que tenían a una adolescente atada y ultrajada en la habitación, había cuatro latidos diferentes, tres de ellos correspondían a los del inglés y sus guardaespaldas.
Sus mano giró abriendo la puerta, que esta estuviera bajo llave no evitó que entrara mientras las astillas saltaban como una pequeña explosión y dos enormes tipos sacaron sus armas de sus sobaqueras, mientras el inglés en calzoncillos trataba de que una joven atada en una silla le practicara una fellatio.

Ni siquiera pudieron disparar, eso era bueno para no crear demasiada alarma, Henrich decapitó a uno con sus propias uñas y al otro le quebró el cuello saltando sobre su espalda cuando intentó escapar aterrado. Era curioso cuando hombres enormes de dos metros de altura lloraban de terror y miedo.

La erección del inglés acabó tan rápido que pareció un sueño, la niña estaba ensangrentada, desnuda y atada con cuerdas de cortinas.
__ Era cuestión de tiempo Inglés.
__ No me hagas nada, yo te voy a pagar.
__ ¿Cómo se llama?
__ ¿Quién?
__ ¿Qué importa? __ Pronunció, mientras le atravesaba el pecho pálido y lampiño con su propio brazo sintiendo como le explotaba el corazón, las costillas y los pulmones en una gran lluvia de sangre y otros fluidos.
Bebió de esa sangre traidora hasta que quedó tan saciado que comenzó a pensar en lo hermoso de su condición sobrehumana, la chica seguía allí como un pequeño muñeco abandonado.

Fue hasta el baño y haciendo uso de una toalla mojada la limpió lo más posible mientras desde la calle se escuchaban las sirenas policiales.
__ Natalia, me llamo Natalia.
Dijo la chica y si Henrich hubiera sido humano hasta habría llorado con ella.

Juicio y Castigo.