Creo que me engaña (cuento)

itp_javier_pardina_017

Creo que me engaña
Por: Darío Valle Risoto

Le dije que era algo bastante vulgar y por cierto que bajo perseguir al tipo y esconderse detrás de los arboles como una delincuente. Ella intentaba saber si salía con otra u otras, haciendo gala de una ingenuidad que no le cabía a una mujer que al menos yo tomaba por inteligente.
Había otra amiga que consideró rápidamente que este servidor iba a decirle algo así cuando ella furtivamente se escondía tras abandonar las aulas porque aquel tipo que salía con ella se había ido antes de hora del instituto y pensó en seguirlo.

Siempre fui demasiado sincero y eso siempre trae problemas sobre todo porque a la mayoría de los seres humanos no nos agrada que nos marquen los defectos. Bueno, pensándolo bien a mi no me molesta si es que son ciertos.

Le indiqué que Marcelo era un típico galán de cuarta con su machismo a flor de piel, que era de esos especímenes que constantemente tienen que demostrar que llevan un pito como si a alguien le importara o pusiera en tela de juicio su evidente miedo a la homosexualidad, por siempre latente debajo de su “galanura”

Yo sabía que salía con otras pibas, pero no me interesaba aclararle el infortunio a una amiga presa de esa rara ansiedad que tienen las mujeres divorciadas a por encontrar un compañero y tal vez un buen padre para sus hijos.
Entre risas reconoció que hacía el ridículo, no ante nosotros que al fin de cuentas éramos sus amigos tanto como lo pueden ser los circunstanciales compañeros de un curso de dos años. El ridículo lo hacía ante ella misma que se merecía quererse más y reconocerse como una mujer de clase que por cierto que lo era.

Al poco tiempo se separaron afortunadamente en buenos términos, ella quedó triste y a él le importó un carajo porque tenía otras. Era de esperarse que las cosas volvieran a su lugar porque todos sabemos que cuando el camión se mueve los melones se acomodan.

Unos meses después la esposa de un amigo que era peluquera me estaba cortando el pelo y me cuenta que tenía una clienta que estaba loca por mí, vaya que fue un poco sorprendente que fuera ella, precisamente ella.
Entonces recuperé la cordura y recordé las enseñanzas de mi padre en asuntos de mujeres y sobre la necesaria discreción de los verdaderos hombres.
Le dije a mi peluquera y confidente que ella se creía que yo le gustaba pero no era así, que estaba confundida y que seguramente se merecía otro tipo de hombre, con todo lo que ello ustedes pueden suponer que implica.

FIN

Neo Vampiros 83: El grito de la sangre joven

055_silent

Neo Vampiros 83
El grito de la Sangre Joven
Por: Darío Valle Risoto

Entraron a la casucha con evidente zozobra ante un ser desde todos los puntos de vista fantástico, el olor a humedad fue vencido por el sonido de tres corazones latiendo tan fuerte que Lorena tuvo que casi morderse los labios para no saltar sobre ellos.

Lorena se había sentado, en un intento por recobrar fuerzas pensó en salir y buscar alguna víctima, antes de matar a los chicos era preferible hacerlo con un desconocido. Olfateó algo familiar en la mochila de la jovencita que la miró a los ojos.

__ Déjennos solas un momento. __Les dijo la joven a sus amigos que salieron a regañadientes.
__ ¿Sangre? __Mariana sacó una bolsa de sangre de la mochila, le eran familiares los envases de la Salud Pública a la chica de Montevideo, ella se los compraba a un tipo para tener reservas en caso de no contar con ningún hijo de puta para eliminar.
__ Mi madre trabaja en el dispensario médico de un barrio de Fray Bentos, no te preocupes, vive borracha y ni se va a dar cuenta de la falta, esta tarde pasé por allí y le robé esta bolsa, ¿Te alcanza?

Lorena ni siquiera la abrió, la apretó entre sus manos y le clavó los dientes, tragando hasta la última gota de vivificante y espesa sangre. Comenzó a recobrar sus sentidos, las voces de los chicos temerosos afuera, las aguas turbias del río Uruguay chocando contra las costas pedregosas, el lejano sonido del tráfico sobre el puente.

__ ¿Te sentís mejor?
Lorena observó a la flacucha de unos catorce años y señas de una infinita ternura en la mirada, era una chica bella dentro de la sencillez de las gentes del lugar, sus cabellos castaños estaban atados por una cinta roja, vestía un conjunto Jean decolorado.
__ ¿En serio sos una vampira de verdad?
__ Como en las películas pero de verdad, no me matan las cruces o el agua bendita y si me reflejo en los espejos. Si, podemos decir que soy una vampira, pero no se preocupen tus amigos o vos, esta noche antes de que amanezca me voy a mi casa, solo que me cuesta recordar como terminé cayendo al río.

José y Rodrigo entraron a la cabaña, ambos observaron a Lorena con la boca ensangrentada acariciándole el pelo a Mariana y se estremecieron pero rápidamente su amiga se acercó a ellos mientras la chica pálida que habían encontrado les sonreía con un brillo diferente en la mirada.

__ Mi padre me contó que mataron a unos milicos jubilados en Rosario, que les encontraron sin sangre y que se especula que hay una enfermedad o una cosa que se parece a un animal que ataca a la gente…

__ No digas bobadas Rodrigo, hace años que joden con cosas raras sobre todo desde que comenzó esta historia de la contaminación, la semana pasada salió en la Gazeta que había un hombre lobo matando a la gente que escapaba de las inundaciones en el norte. __Les corrigió Mariana intentando alivianar la situación.

Lorena volvió a recordar fragmentos de su escape del chalet donde había eliminado a varias personas antes de que llegara la policía, en su huída había chocado con una patrulla costera y le habían disparado a la cabeza con balas de grueso calibre pero ya no tenía más que parte de su campera destrozada, su piel ya estaba completamente sana.

Rodrigo le miraba los colmillos con los ojos desorbitados, José le tomó las manos a Mariana y le preguntó si estaba bien, Lorena comprendió que ambos chicos estaban enamorados de su amiga y que ella lo sabía, más sintió algo de tristeza al imaginar que ese grupo de jóvenes sencillos y sanos se iba a romper por causa de una inevitable rivalidad.
__ ¿Hombres lobo?
__ ¿También existen? __Respondió preguntando Rodrigo temblando aterrado ante la pregunta de la chica.
__ Los vampiros pueden convertirse en Lobos, lo vi en una película, a menos que sea como los espejos y las cruces.
__ En este caso es cierto Mariana, nos podemos metamorfosear en varias criaturas o niebla, pero en este caso no se trató de mí y me temo que conozco muy bien a la persona…, bueno al Lobo que cometió estos asesinatos.

La imagen difusa de su prima Leticia la obligó a recordar su letargo y ese pedido mental para que proteja a Paula, el solo hecho de memorizar a Paula la hizo estremecerse como un gato que se despierta de su siesta. Los chicos abrieron una botella de vino y Mariana la convidó con Marihuana, hacía largo tiempo que no fumaba pero era bueno para usar sus pulmones regularmente inmóviles.

Cuando los jóvenes fueron a mear afuera, le preguntó a la chica si estaba enterada de que ambos la deseaban.
__ Lo sé, pero aún no me decido.
__ ¿Por qué no los dos? __Le preguntó mientras le devolvía el canuto.

Juicio y castigo

Historia de tres Gatas

IMG_20130927_030818

Historia de tres Gatas
Por: Darío Valle Risoto

La primera fue Wendy aunque en realidad hubo otra Wendy que a poco de traerla a casa huyó por la terraza y jamás la volví a ver. Pero en el 2003 un amigo me trajo a Wendy 2, también negra, muy pequeña y llena de pulgas.
Y esta gata siempre chúcara que no le gustaba mucho que la toquen se transformó en una gran compañera, inteligente que siempre respondía a su nombre y me contestaba si le hablaba. Wendy sin embargo era muy violenta con las visitas al punto de que si venían niños a casa debía atarla porque se ponía mala.

Wendy era como ya escribí completamente negra, algo peluda y mediana, no trepaba mucho, era al decir de Jackson Galaxy una “gata de arbustos”. Convivimos durante once años hasta que el domingo 25 de enero del 2015 se fue por la misma ventana recién reparada que está en las fotos que le había sacado apenas unas horas antes.

Wendy siempre había tenido la posibilidad de escaparse pero nunca lo había hecho, supongo que con once años ya, se fue a morir porque no volvió jamás dejándome con la sensación triste del vació de perder a una gran compañía. No salí a buscarla porque sería imposible hallarla en el laberintico mundo de las viviendas donde vivo, además quise pensar en que ella tomó su decisión, a fin de cuentas era una gata libre que vivía conmigo.IMG_20150124_194231

A menos de un mes de perderla la casa se agigantó y me sentí por primera vez en mi vida realmente solo, me contacté con la Asociación protectora de animales (A.P.A.) y un sábado me tomé el ómnibus a la otra punta de Montevideo para buscar una gatita de ser posible negra.

En una especie de cubículo tenían a varios gatitos grises y una única hembra que a los pocos días me llevaron a casa. Le puse “Selma” porque inmediatamente por su color la asocié a las queridas cuñadas de Homero Simpson. Selma ya tenía tres meses, no era tan chica como Wendy al llegar pero ya desde el primer día se subió a mi pecho estando tirado en el sofá viendo televisión y comenzó a cabecearme.

Me costó adaptarme a Selma porque esta si es una verdadera gata no “de arbusto” sino de “Árbol”, en pocos días trepó a todo los lugares posibles de la casa rompiéndome varios adornos y utensilios al punto de que me volvió casi loco, pero lo compensaba porque es una gata extremadamente buena y receptiva con cualquier visita aunque meta su cabeza dentro de sus bolsas y mochilas para ver que traen.
Por suerte poco a poco se ha vuelto más tranquila y sigue siendo una gata absolutamente amorosa al punto de que sucedió algo que en casi cuarenta años que vivo en este barrio nunca me había pasado y paso a contarles…20160629_155009

Al salir a trabajar me enteré de que había una gatita atigrada de color gris que siempre andaba en torno a mi apartamento o abajo en la calle por lo que al salir comencé a dejarle algunas galletitas en el piso delante de mi puerta, poco a poco comenzó a entrar a casa y tras descubrir los tachitos de Selma comenzó a comer de ellos. Por suerte mi gata apenas si se inmutó y a la fecha tienen una relación de mutuo respeto.

La iba a llamar “Patty” por razones obvias pero como era medio gordita la llamé: “Pochita” y resulta que ahora prácticamente es otra gata de la casa aunque a veces sale por una de las ventanas aunque pasa largo tiempo y algunas noches con nosotros al punto de que en el invierno pasado he tenido que dormir contra el borde de mi cama de una plaza porque ambas estaban ocupando el resto.

El caso de Pochita me sigue intrigando ya que ella ha decidido “adoptarnos” y cada vez sale menos y por menos tiempo, he visto que entra a la casa de algunos vecinos o he tenido que rescatarla abajo en la calle de la persecución de algunos perros al punto de que cuando falta mucho tiempo temo que la maten o la atropelle un auto. ¿Pero qué puedo hacer?

Pochita entra y sale mientras por suerte Selma no la sigue y solamente la observa como tratando de pensar en qué tipo de bicho es, porque de seguro ella no entiende que son de la misma especie.

Es así que casi tengo dos gatas en casa pero sigo extrañando inmensamente a mi amiga Wendy, esa gata arisca pero compañera que sobrevivió junto a mi mucho más tiempo que mis parejas, quizás porque ella si sabía que me gusta vivir en paz y sin perros que me ladren.20170413_15593420170413_16095520170331_174714

No me aclares nada…

Contraluz (17)

No me aclares nada
Por: Darío Valle Risoto

Tuve anoche el sueño
De tenerte tan cerca
Y amanecí llorando
Porque eso es solo eso
Un suspiro en el aire
Y una trampa del deseo.

Sostuve en mi memoria
La noche y aquel tango
Tus pasos bailando sola
Y tus cabellos endiablados.

Recordé tu voz extraordinaria
Mezcla de sirena y borracha
Que fumaba, siempre fumaba
Y también pensé en tus ojos
Verdes como las esmeraldas
Tal vez de allí tu nombre…
Pero no me aclares nada.

Me desperté con ganas de tomar
Algo de asqueroso alcohol
Para disipar de mi mente
Este amor que me causa dolor.

Pero lo bueno dura poco
Y lo malo demasiado
Como todo lo que vale la pena
Duraste menos que un rato
Y ahora te sueño Esmeralda
Tal vez de allí tu nombre…
Pero no me aclares nada.

Las Negras pantallas

Errores en Relaciones por Internet

Las Negras Pantallas
Por: Darío Valle Risoto

Una larga fila interminable
De personas conectadas,
Hablando a sus dispositivos
Sobre cosas cotidianas.

La mirada baja, la cultura ansiosa
Los tropiezos intelectuales
De la tecnología tramposa,
El sonido establecido,
La aplicación de morondanga
Y una larga fila interminable
De personas desubicadas.

La cadena de amistades
Invisibles, obsoletas, virtuales
Y el perdido misterio
De los encuentros casuales.

Fotografiamos la comida
Nos contamos nuestros viajes
Estamos sometidos como niños
Al intercambio de postales.

Coleccionamos las vivencias
Que en presente no disfrutamos
Y las guardamos para que se pierdan
En un universo sobrecargado.

Le damos likes y favoritos a todos
O bloqueamos a los que son diferentes
Porque no piensan como nosotros
La mirada baja, la cultura ansiosa
Los tropiezos intelectuales
De la tecnología tramposa,
Somos fantasmas drogadictos
De las negras pantallas
Soñando con trascender
Y viralizar así…
La riqueza de nuestra ignorancia.

Darkest Hour

churchill 1

Darkest Hour
Por: Darío Valle Risoto

La película revela con detalle los acontecimientos ocurridos desde la asunción como primer ministro de Winston Churchill hasta su famoso discurso de “Never surrender”, estos días quizás contengan la clave de una serie de situaciones que definieron que el mundo afortunadamente no haya sido dominado por esos miserables nazis.

Hace poco en otra película escuché la frase de que el primer país que invadió Hitler fue Alemania y en esta historia podremos ver y casi sentir lo que podrían hacer sentido los Ingleses cuando prácticamente Europa caía en sus manos y esa ola que parecía incontenible empujaba a sus tropas hasta Dunkerque.

Demás está decir que la actuación de Gary Oldman en el papel protagónico es soberbia pero este actor siempre nos acostumbra a poco menos que la genialidad, también son de destacar todos los papeles encarnados a su alrededor con mucho realismo y sosteniendo una película que por momentos puede manifestarse algo pesada porque al referirse a su particular posición como un extraño y mal encarado primer ministro no deja lugar a lo que podríamos esperar con algunas imágenes de la guerra que si las tiene son muy escasas.

En síntesis: “Darkest Hour” es una muy buena película pero solamente para aquellos que nos interesamos por este momento histórico y no creo que merezca mucho interés para otro tipo de espectadores, pero siempre al menos para mí son bienvenidos los relatos sobre esos momentos que definieron nuestro presente, esperemos que jamás el mundo tenga que revivirlos.

churchill 2churchill 3churchill 4