La Gótica desnudez

30

La Gótica Desnudez
Por: Darío Valle Risoto

En las elevadas cumbres del hastío
Glamorosa y esquiva la daga infiel
Cauteriza una vieja prenda de olvidos
Sobre el percal que sangra oscuridad.

Ufana la muerte se ríe ansiosa y vana
Sobre la ubicuidad de un alma senil
Que sufre magnetizada por la aurora
Hundida tormenta de relámpagos heridos.

Ósculos de raso se deslizan desnudando
La pálida simiente de la hembra azul
Sobre un lienzo pintado de múltiples voces
Que templa mil heridas en un cuadro hostil.

Llora la soledad pariendo sus retoños
Sobre la pluma desolada de un libro negro
Y plañideras las horas sobrevuelan inocuas
La mente desorientada del ritual enloquecido.

Llena las tinajas con sus órganos juveniles
Orinando serpientes sobre bandejas de algodón
Una clara letanía de oboes y violines
Que conjugan una serenata que la vida diluye.

Siembra de infortunios la oscuridad discreta
Y en el corredor las cortinas van desflorando
Los relieves de los hijos sordos de la noche
Sobre el regazo de una virgen que escupe dolor.

Próculo bosteza a la musa y sonriente mata
A la irradiada salamandra que bebe absenta
Sobre una alfombra de rostros humanos
Confesando a si misma que nunca habrá de amar.

Gótica y desnuda la alondra recorre cementerios
Sobre las colinas que la noche devora
Caminando entre cadáveres de tumbas
Con nombres ausentes, tristes, desesperados.