Todo tiempo pasado: ¿Fue mejor?

london paris 1970

Todo tiempo pasado… ¿Fue Mejor?
Por: Darío Valle Risoto

Esta época donde la consigna parece ser que todo sea “divertido” y que la felicidad radica en llenarse especialmente de todo tipo de objetos, artefactos y tecnología, es notorio como personas de cierta edad añoran un tiempo pasado que parece fue mejor.

Hace unos días en razón de evocar aquellos viejos almacenes Montevideanos donde la relación con el almacenero era casi familiar, algunos recordaban aquella cosa de servirnos casi todos los productos que venían a granel y por lo tanto cosas como: harina, yerba, azúcar, etc. se compraban por peso, el almacenero las sacaba con unas particulares palitas de unos enormes cajones y el mismo las colocaba con gran habilidad dentro de papeles de estraza que cerraba con esas particulares “orejitas” a los costados.

Por lo tanto no era raro ver que las mismas palitas servían para despachar diferentes productos y que la forma de limpieza era golpearlas contra algo lo que no evitaba que por ejemplo compremos harina y tenga pequeños restos de yerba. Esto no sería nada pero recuerdo que se solían guardar los productos dentro de cajones de madera con sus tapas y esto no era muy higiénico ya que abundaban las ratas y ratones en aquellos viejos almacenes generalmente atendidos por un “gallego” no muy habituado a la higiene personal.

Cerca de mi casa teníamos el “almacén de Luís”, el “del Patilludo” y “El de Víctor”, cada uno con sus características propias: el primero era el más sucio, el segundo al que yo iba más seguido no solo era más limpio sino que el hombre de las patillas atendía rápido y hablaba poco con la gente el citado estaba en la esquina de Felipe Sanguinetti y Avellaneda si mal no recuerdo, el último era al que iba menos, porque Víctor era un chusma malicioso que hablaba pronto y mal de todas las mujeres del barrio y si caía algún tipo “rarito” también. Cierta vez mi madre fue a reclamarle porque me vendió un litro de vino en mal estado y el tipo le dijo que yo no lo había comprado allí porque compraba en frente y mi madre le aconsejó de forma bastante violenta que se dedicara a hacer bien su trabajo y no moralizar sobre las putas del barrio.

Volviendo al tema del pasado, creo que todos tendemos a idealizar otras épocas porque éramos más jóvenes o niños y es mucho mejor recordar más lo bueno que lo otro y si bien eso es terapéutico no es cierto de que la vida era mejor sino bastante peor, porque no podemos negar que en este tiempo tan complicado si hay algo bueno, es que tenemos mucho más confort en nuestras vidas, claro, si podemos pagarlo.

Aun así no era lo mismo ser pobres antes que ser pobres ahora porque la tecnología hoy es mucho más barata y por ende más accesible que antes. Nunca olvidaré los enormes sacrificios que pasó mi padre para comprar aquella primera televisión Columbia de 24 pulgadas a plazos a un vendedor judío de esos puerta por puerta ni tampoco que nuestra primera heladera fue una General Electric enorme comprada usada a unos conocidos de mi padre que duró casi veinticinco años con solo una rotura cuando nos mudamos. Hoy me parece mentira que voy por mi quinto televisor y tercera heladera que si es cierto, durarán menos pero son mucho más eficientes que aquellos armatostes.

Añoramos cuando jugábamos en la calle, cuando era posible conversar con otra persona sin distracciones Y cuando había valores como: la lealtad la honestidad y la discreción. Todo ello sigue existiendo hoy aunque no lo creamos pero quizás de nosotros depende encontrarlo en los demás tras cultivarlos en nosotros mismos.

Otra enorme añoranza que ya cité en un artículo anterior era que podíamos dormir con la puerta abierta sin ser robados y me consta que no era tan así, más aquella cosa casi provinciana de que todos nos conocemos y por lo tanto nos respetamos se ha ido perdiendo por la simple razón de que la dinámica de la ciudad nos va volviendo extraños que pueden vivir cerca pero raramente se conocen.

Que el tiempo pasado fue peor o mejor es un concepto subjetivo y depende de lo que deseemos recordar, en mi caso creo que estoy viviendo el mejor tiempo de mi vida aún con montones de cosas que me desagradan pero también recuerdo las grandes carencias de mi niñez que hoy día son impensables, que en este país tras largos años de dictadura y diversos gobiernos de diferentes perfiles y aún con injusticias es posible tratar de mejorar entre todos para no seguir añorando sino planeando mejorar cada día más, para que nuestros hijos y descendientes puedan pensar que viven bien sus propios tiempos.

Anuncios

One thought on “Todo tiempo pasado: ¿Fue mejor?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s