Neo Vampiros 70: Palabras para Paula

040_silent

Neo Vampiros 70
Palabras para Paula
Por: Darío Valle Risoto

“Querida amiga, como suelo hacerlo y ya estarás acostumbrada, he decidido alejarme por un tiempo, si antes lo hice para fracasar amargamente por el atentado contra Henrich en España, hoy lo decidí porque no te quiero ver lastimada luego de mi tremendo error con ese muchacho.

No te alarmes, podré volver en cualquier momento pero se acerca el fin de año y no sé porque en estas fechas me siento aún más triste, será porque solo conservo aquellas Navidades con mi abuela escuchando las conversaciones en voz baja de los parientes que me miraban como a la hija de los subversivos que se llevaron presos. Será porque ya te lo he dicho demasiadas veces, vos sos la única persona que me separa del animal que liberó mi querido amigo, cuando me dio esta dolorosa inmortalidad.

Paula, yo te quiero mucho, te debo tanto que a veces me duele estar a tu lado y no poder cumplir tu deseo de que te vuelva una como yo, pero creo que mereces una vida normal y por más que odies a tus corruptos viejos, al menos están allí, en alguna parte, en Europa o en el Caribe, pero a veces vienen y los podes oler y putear, hasta odiar a tu manera pero los tienes.

Yo no me volví un habitante de la noche cuando Henrich cogió conmigo y me mordió el cuello en el ochenta y siete, pero mucho antes me volví un ave nocturna cuando noté que el mundo caminaba en el sentido opuesto de mis pasos y de que en realidad estaba sola y solo yo misma me podía defender.

Nunca te lo conté pero a los diez años me expulsaron de la escuela católica de la calle Bulevar Artigas porque le clavé un compás en una mano a un cura que tocaba a los niños, mi abuela me fue a sacar y me defendió como siempre lo hacía, con su alma gallega dura y curtida en plena guerra civil, mi abuela siempre entendió que yo había nacido para ser un demonio nocturno.

Por lo tanto yo te veo: rubia, hermosa, culta, perfecta, adinerada y a la vez tan frágil que siento que te hago daño por más que me agradezcas haberte abierto los ojos a tantas cosas, pero: ¿Qué derecho tengo?

Estimada amiga, te dejo esta carta porque me voy por un tiempo pero no quiero que te alarmes ni te preocupes por las noticias de más muertes ya que no cejaré en la misión para la que espero todos los días metida en mi caja esperando la noche en que mis poderes son casi insuperables.

Como siempre cuentas con las llaves de la casa que también es tu casa y espero que pases el cambio de año en la compañía de tus amigos que abandonaste demasiado por culpa mía, ya lo sabes, soy intolerante con demasiadas cosas pero así soy yo.
Un beso grande y allí estaré si me necesitas

Lorena

30 de Diciembre 2009

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s