Madres y Tiranas

madre tirana

Madres y tiranas
Por: Darío Valle Risoto

Aquel hombre me despertó una inmensa tristeza, era un sentimiento egoísta porque en su realidad triste y desvastada podía ver también la mía.

Estábamos en un taller literario el que en realidad era una especie de club de lectura donde nos reuníamos una vez a la semana para compartir nuestras obras algunos con afán de escritores y poetas.

Este hombre ya veterano nos leyó un par de pequeñas obras teatrales que había escrito, muy ingenuas y casi infantiles sobre la vida y las costumbres de los Montevideanos. Inmediatamente cobré cuenta de que era un hombre frustrado y rezagado de las cosas hasta que lo confirmé cuando se despidió del grupo, aunque todavía era temprano, aduciendo que cuidaba de su madre muy anciana y enferma.

Lo volví a ver un par de veces más, con el tiempo agotado mi interés dejé de ir a ese grupo de poetas porque ya no me aportaba más de lo que me había aportado y sin embargo nunca olvidé a ese hombre de desgastado traje marrón, gruesos lentes de aumento y una tristeza en el semblante como la del condenado a muerte que camina los doce escalones a la horca.

Entreví quizás mi triste final atado a mi madre tras la muerte de mi padre a mis veinte años y sin posibilidad económica de emanciparme para hacer de mi vida lo que junto a ella era literalmente imposible. Comprendí que formaba parte de una larga lista de hombres y mujeres que deben dejar su vida a un costado para mantener a sus padres ancianos y por sobre todas las cosas postergarse indefinidamente cuando estos son de una estirpe vieja e intolerante de castradores.

Y todo giraba y gira en rededor de lo económico y lo afectivo porque quienes nos dan la vida también pueden complicarnos la necesidad de buscar nuestro rumbo si encima de ello no podemos encontrar alternativas económicas que nos den la oportunidad de vivir libremente.

A la salida de aquel baile uno de mis amigos llamaba a su madre para decirle que todo estaba bien, eran las cinco y media de la mañana, el tipo tenía como treinta años y se reportaba a su madre. Recordé mi conversación cuando nos pusieron por primera vez el teléfono y en la que le dije a la mía que ni pensara que me iba a reportar como un pelotudo.

Aún así desde que murió mi padre hasta que ella falleció fue un prisionero de esa realidad que me obligaba a buscar mi libertad pero siempre con la espada de Damocles sobre mi alma de esta especie de madre judía castradora e inflexible.

Pienso en aquellas mujeres que alrededor de los cuarenta años recién pueden casarse tras la muerte de sus padres, solamente para recuperar un poco de la juventud perdida donada al amor de unos progenitores que ven a sus hijos como su propiedad y así los usufructúan.

__ Madre hay una sola y me tocó a mi. __Me dijo en broma Eduardo cuando le conté esta realidad que me quitó los años hasta que a los treinta y tres quedé solo tras la muerte de mi madre, si así no hubiera sido quizás aún hoy cargaría con el peso de este amor que acogota y deprime.

Pero como el tema de los hijos insoportables, estas situaciones poco se difunden aunque sin lugar a dudas fueron el motivo de mucho de la bibliografía de Sigmund Freud y tantos otros que rastrearon en las neurosis modernas el hito de una cultura donde los hijos son hijos y propiedad hasta por el resto de sus vidas sobretodo en nuestras culturas latinas, pero también se puede rastrear el tema tanto en oriente como en parte de la zona anglo sajona aunque ellos tienen otra forma de resolver este tema.

Y si el respeto y el amor por nuestros mayores se vuelve en nuestra contra de tripas corazón y seguir tratando de sobrevivir aun con la naturaleza de una madre como la que supe tener y que debí enfrentar más de una vez cuando trataba de administrarme los afectos al punto de evitarme muchas relaciones o por otro lado elegirme otras.

Y si ser anarquista implica un amor por la libertad que va más allá aún de la propia necesidad, también es someterse al arbitrio de una realidad donde uno asume que pasaron los años y de ser criado pasó a ser quien ahora debe suministrarle la manutención a un anciano no siempre comprensivo y por sobre todas las cosas conservador.

Por lo tanto a pasos lentos uno debe hacerles reaprender que el mundo no es como ellos lo piensan y que quizás estuvieron equivocados toda su vida en muchos temas y en especial en lo afectivo, el sexo, la libertad y el derecho de hacer de la vida de uno lo que uno quiera.

Que la rebeldía es lo único que ha cambiado el mundo y que no todo lo que pasó siempre fue bueno o necesario y que la gente tiene padres, los padres hijos y aún así todos somos personas con el derecho y hasta la obligación de proyectarnos libres e independientes hacia nuestro propio futuro.

En 1995 falleció mi madre y ese día aunque inmensamente triste comencé a ser de verdad libre por primera vez, paradojas de la vida porque bien pudo y debió ser de otra manera, afortunadamente hay padres ancianos que piensan mejor las cosas y tratan de ser felices a través de la felicidad de sus hijos aunque estos tomen caminos muy diferentes a los propios.

Y 1996 fue mi año, como si la naturaleza me devolviera lo que había perdido recuperé el tema postergado en el amor, tuve tres intensas relaciones que duraron algunos años más y aprendí cosas de mi mismo que me sorprendieron porque fue todo bueno y realmente disfrutable aunque bien pudo pasar mucho antes.

Queen of Blood: Vampiros y comunistas

queen-of-blood-3

Queen of Blood
Por: Darío Valle Risoto

Película de ciencia ficción del año 1966 recomendada por uno de los foros que reseñan películas clásicas y que volví a ver en estos días y que recordé haber presenciado de niño quizás en mi añorado cine Intermezzo allá por los años setentas.

Protagonizda por un eterno secundario: John Saxon, actor que vimos muchas veces en esos años encarnando toda suerte de personajes pero siempre en torno a películas más o menos fantásticas, también cuenta con nada menos que Dennis Hopper (Easy Ryder, Mario Bross) en el papel de otro de los astronautas que pretendían ir a Marte pero sufren un cambio en los planes cuando aparece una nave alienígena acercándose a la tierra para establecer contacto.

No podemos olvidarnos de: Basil Rathbone uno de los más emblemáticos actores que encarnara a Sherlock Holmes pero que también tuvo muchas incursiones en el cine de terror, en este caso como el científico a cargo de este proyecto de conquistar las estrellas cuando en 1990 el hombre ya ha establecido bases en la luna. Si: 1990, la película es del sesenta y seis y le podemos perdonar su anhelo de que la carrera espacial tuviera estos avances.

Por lo pronto le podemos criticar cierto tono psicodélico en la estructura interior de las naves humanas y ni que decir de la extraña atmósfera de boliche bailable de la nave extraña así como de la única ocupante que veremos en su total esplendor de piel verde, pelo en forma de cebolla y sed de sangre humana. Si, porque al mejor estilo vampirella esta turista de las estrellas se quiere sorber las venas de los astronautas y lo logra.

Los dos tercios primeros van y vienen con la pseudo ciencia de los viajes y algún chiste liviano hasta que en el tercio final la película como bien decían en el mencionado foro: tiene cierto tono premonitorio de alien el octavo pasajero en tanto esta visita se termina almorzando a los ocupantes de la nave.

El final es premonitorio de lo que hubiera sido el fin de la guerra fría si los yanquis dejaban incubar los huevos del comunismo en tierras americanas, felizmente esto solo fue parte de los delirios que en aquellos tiempos trasladaron la contienda política global a las estrellas. Cualquier asociación con la realidad es solo cosa de los muertevideanos.

queen-of-blood-2SJC_1043queen-of-blood-1

Collateral Beauty: Pudo ser mejor

Collateral-Beauty-Movie-Review

Collateral Beauty
Por: Darío Valle Risoto

Will Smith es de mis actores favoritos contemporáneos y hasta la fecha no hay una sola película con su presencia que no haya sido por lo menos buena. En este caso con esta comedia dramática me pasó que me quedé con la sensación de que no supe si acababa de ver una película buena o mala por diferentes razones.

En principio la historia es original e interesante más si bien cuenta con la fabulosa presencia de Hellen Mirren en el papel de: “la muerte”, son los otros co protagonistas que me parecieron descolocados y fuera de sus papeles, especialmente Edward Norton en el papel del amigo y socio de Smith que sufre tremendo daño sicológico tras perder a su hija de seis años.

Tampoco quiero ser injusto porque el actor latino del que no puedo recordar el nombre es quizás el que mejor hace su papel de una serie de personajes que vuelvo a reiterar aparecen vacíos aún tratando de interpretar situaciones muy fuertes y que mejor llevadas hubieran dado en el clavo.

La aparición en persona de: la muerte, el amor y el tiempo hacen de terapia para este hombre devastado que ha perdido casi todo contacto con la realidad más en el transcurso de la historia habrá una buena sorpresa final que me tomó desprevenido más toda la elocuente muestra de sentimientos por momentos se acerca peligrosamente a una reseña de autoayuda moderna de esas tipo: Pablo Coelho que son más vomitivas que edificantes.

Por lo tanto se puede ver y quizás la única razón de toda la película en este caso no sea Will Smith sino la fenomenal: Hellen Mirren.

Collateral 4Collateral 3

Pasajeros: Muy recomendable

1482424409_pasajeros-cartelera-mexicanaPasajeros
Por: Darío Valle Risoto

Fácilmente podría tratarse de una nueva revisión de la historia de Robinson Crusoe, es más, tal vez tenga algunos contactos en común con aquella excelente película: Robinson Crusoe en Marte o también de: “Enemigo mío”, ambas ambientadas en la ciencia ficción.

Pasajeros está protagonizada por Christ Pratt y por Jenifer Lawrence, ambos conocidísimos sobretodo por interpretar a personajes de Marvel en Guardianes y la segunda trilogía de X-Men más alguna otra.

Y no se trata de contarles la película aunque por más spoilers que les juegue será menester verla porque es una muy buena historia de ciencia ficción donde inmediatamente nos sentiremos atrapados en la situación de un pasajero de más de 5000 que por accidente se despierta de su hibernación nada menos que noventa años antes de llegar a destino, lo demás habrá que verlo.

Y me quiero detener en que si bien se trata de ciencia ficción pura, tiene un buen toque de lo psicológico, elemento harto escaso en las últimas entregas de este fructífero género en estos últimos años donde los efectos muchas veces son los únicos protagonistas de las películas. En este caso a mi me sucedió algo que casi nunca me pasa y es que la película me gustó y me generó esa cosa de querer verla de nuevo con la idea de poder apreciarla desde otros ángulos ya que la historia es muy buena, rica en matices, con un personaje secundario formidable y buenos efectos que por supuesto los tiene a raudales.

Pasajeros hubiera dado incluso para una muy buena mini serie porque seria interesante ver que pasó luego del final, Pasajeros es un buen aliento de creatividad en estos tiempos en que parece que el cine vuelve una y otra vez a repetir esquemas y copiarse harto de si mismo y carente de creatividad. Pasajeros se disfruta y merece nuestra atención de principio a fin lo que hoy no es poca cosa.

pasajeros 2passengers_morten_tyldum_3

Neo Vampiros 68: Moonchild

037_silentNeo Vampiros 68
Moonchild
Por: Darío Valle Risoto

Lorena ya se había tomado su tiempo cuando entró en éxtasis, impedida de ayudar a Henrich, que según ella, estaba en graves apuros en Barcelona. Paula no se explicaba esa conexión entre los vampiros, pero de todas formas menos se explicaba el vampirismo.

Tampoco era raro que Lorena desaparezca, era experta en hacerlo: niebla, transformación, licantropía. ¿Qué no podía hacer?: Ver ese sol que se tomaba con fuerza la capacidad de derrotar la tormenta y abrirse paso rabioso, como con furia entre las nubes e iluminando los jardines del gran fondo de la casa de Carrasco y ella con una taza de café entre las manos mirando desde su habitación al exuberante verde que se tomaba tiempo de revivir tras casi una semana de lluvias.

Se encontraba cansada de lo vivido últimamente, sus amigas de la alta sociedad parecían dedicadas exclusivamente a consumir cocaína, hablar pavadas y salir constantemente en las notas de sociales: inauguraciones, vernisages, muestras, presentaciones, casamientos, bautismos, un montón de mierda que ya no podía soportar.

Pamela Gross se había hecho la liposucción y había quedado bastante bien, estrenaba su nueva figura, mientras que Rossana Ryus al fin había logrado casarse con el hijo de un diplomático alemán, por lo pronto María José Menchaca seguía tratando de ocultar su lesbianismo yéndose con una “amiga” de excursión nada menos que a la India.

Paula había comprendido que odiaba a esas tres imbéciles no porque eran personas desagradables sino porque representaban lo que ella misma había sido hasta conocer a Lorena, ahora temía por su vida pero más temía perderla a ella.

__ ¡Qué terrible! __Exclamó la voz de una de las sirvientas a su espalda, casi no había reparado en que la televisión encendida pasaba las últimas noticias sobre las inundaciones en el litoral oeste del país.
__ ¿Vos no sos de Paysandú?
__De Salto, pero mi familia todavía no corre riesgos, ¿No escuchó que está apareciendo gente destrozada en los campos?
__ ¿Qué? __Preguntó azorada justo en el momento en que el cronista adjudicaba los muertos a las alimañas que las crecidas traían desde el Brasil.
__Yo creo que anda un Lobisón suelto. __Dijo con cierto recelo Rosaura pero no encontró la clásica incredulidad en Paula sino todo lo contrario.

Al día siguiente y dado que le sobraba el tiempo y también el dinero y frente a la total desaparición de su amiga, Paula le dejó una carta en su casa desierta y partió en su Nissan Rojo rumbo al centro del país, de alguna forma había quedado enganchada a la historia de Leticia, la prima mayor de su amiga que había pasado la mayor parte de su vida internada en psiquiátricos y había escapado hacía dos meses de Villa Carmelita.

Era difusa la historia de una mujer que desde muy joven, casi una niña había sido internada porque manifestaba un extraño caso de demencia, algunos diagnosticaban: Graves trastornos de la personalidad, y por lo tanto había pasado más de treinta años recorriendo instituciones, pero de pronto un joven doctor la había ayudado a huir.

Había algo de fatalidad pero también de mágico en que Lorena tenga uno de sus pocos familiares vivos con cierta característica familiar al vampirismo, era como si de alguna manera su vida hubiera estado predestinada a ser una habitante de la noche, un hijo de la luna. ¿Era casualidad que Henrich le haya regalado la inmortalidad o ya tenía en sus genes la posibilidad de la transformación?

Dentro de las leyendas campesinas del país, ronda la historia del séptimo hijo varón que nace con la característica de trasformarse en Lobo las noches de Luna llena, dicen también que las mujeres en cambio son brujas. A veces los mitos y leyendas tienen un fuerte asidero en la realidad.

No eran fantasías las dos imponentes mujeres-lobo que habían luchado por su vida cuando fue secuestrada, por lo tanto debía encontrar a Leticia aunque no sabía muy bien para qué.
Juicio y castigo