time-machine-1

El Despertar del verano
Por: Darío Valle Risoto

No distinguíamos los esqueletos
Tampoco supimos de blancos o negros
Cargando aquellos disfraces
Conque fabricamos fantasmas.

La luna fue decapitada
Entre tus nalgas chuecas
La noche en que soplaste
Dentro de mi alma un colibrí.

Y dio tumbos la idea loca
De remontar los barriles
Que dejamos sin vino ni miedo
A merced de una buena resaca
Dentro del mar salado
De la estancia de tu tía
Aquel verano sin diciembre
Y con un enero infernal.

Fuimos tontos, locos y buenos
Comprando helados de crema
Y desnudos vimos que había
Una historia que esconder.

Los grandes saben de cosas raras
Ellos tienen miedo y culpa por todo
Pero nosotros bajamos al brocal
Muertos de curiosidad para tocarnos.

Te amo prima, dije
Casémonos, me contestaste
De eso fueron cuarenta años
Ahora viene el verano
Pero ya no estás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s