Neo Vampiros 63: Seducción de invierno

032_silent

Neo Vampiros 63
Seducción de Invierno
Por: Darío Valle Risoto

Lucas caminaba vagando por las calles. Dieciocho de Julio comenzaba a vivir otra noche de un invierno que era denodadamente frío. Lucas trataba de arreglar su bufanda sobre la boca y caminar al mismo tiempo que intentaba ver la hora en su celular. Había comprado un par de libros en Tristán Narvaja poco antes de que cierren los comercios, uno de ellos para él: una antología de cuentos de Asimov y el otro para su hermana que amaba los tontos libros de Pablo Coelho, como si fueran escritos por un moderno gurú de la salvación. Aún le quedaba dinero para tomarse algo caliente y buscó un Bar por la calle San José, no le gustaba ir a los de la avenida porque suelen estar demasiado concurridos.

Antes de entrar vio la enorme Luna llena detrás de las ramas nudosas de un árbol y ya adentro luego de buscar una mesa se quitó el pesado saco, la bufanda y colocó su morral sobre una silla.
Pensó en llamar a Valentina y decirle que ya tenía su libro, pero desistió cuando dos chicas entraron al recinto donde solo había un par de viejos tomando grapa y otros dos tipos atendiendo. En un rincón una vieja televisión mostraba una contienda de boxeo.

Contrastaba la rubia un poco más alta junto a una pequeña y aparentemente débil joven de cabellos cortos y negros. Conversaban casi en forma inaudible, ambas llevaban ropa oscura y cuando se sentaron junto a un sucio espejo con la publicidad de Coca Cola despintada, la más baja lo miró a través del mismo.
Lucas se sintió perseguido por esos insondables ojos negros, nunca en su joven vida había sentido algo así, era como un estremecimiento que se mezclaba con un calor que le subía por la garganta y un gusto amargo en la boca que le recordaba que no había pedido nada.
__Una ginebra por favor.

El mismo mozo antes de retirarse acudió al llamado de una de las chicas.
__Dos Fernets. __Pidió Paula mientras miraba también al espejo y se encontraba con el destino de los ojos de Lorena.
Unos instantes después todos estaban servidos. Lucas intentó mirar un poco el libro de Paulo Coelho como para parecer interesado por otra cosa pero la joven de labios carnosos y cuerpo menudo lo ponía extrañamente nervioso.

Lorena dejó su lugar y caminó en silencio hasta él, Paula intentó preguntarle que cuernos pensaba hacer pero ya era tarde. Sin sonreír miró al muchacho que era bien parecido de rostro inteligente y figura atractiva, pese a tener mal gusto para leer.
__ ¿Quisieras venir a nuestra mesa?, ¿Si no te interrumpimos la lectura, digo…
__No, no, es un libro para mi hermana más chica, tiene quince y lee… este tipo de cosas, no es mío, gracias.
Sin saberlo la siguió y ella le arrimó a la mesa una silla, con el morral en una mano y su saco en la otra se había olvidado de su bebida. Paula se puso de pie y la alcanzó.
__Me llamo Lorena, ella es Paula.
__Lucas Ferraro, ¿Las conozco de alguna parte?
__Yo te he visto en la facultad de Humanidades pero nunca hemos hablado. __Dijo Paula sorprendiendo a Lorena que creía que era un completo desconocido, él sonrió y pareció tranquilizarse aunque era bastante tímido.
Alto, algo rubio, en realidad castaño claro, Lucas llevaba el pelo largo recogido en una cola, tenía la barba algo crecida y era callado siempre y cuando no pasara algo como aquello. Dos chicas muy atractivas una a cada lado de él en la mesa de un barsucho y ellas mismas lo habían invitado a sentarse.
__ ¿Les gusta el Fernet?
__Desde luego. __Dijo Lorena levantando la copa delante de sus ojos oblicuos. __El gusto amargo me recuerda que estamos absolutamente solos en este invierno Montevideano.
__ ¡Una verdadera poeta!__ Exclamó Lucas haciendo acopio del final de su Ginebra mientras le pedía otro trago al mozo.

Juicio y Castigo

 

Por ser mujeres…

mano1-297x300Tomado del muro de Facebook

Soy bien puta, como Micaela que tenía 12 años. Un tipo de 26 la mató porque la nena no quiso tener sexo con él. Pero bueno, ella tenía varios Facebook y subía allí fotos “provocativas”, qué quieres.

Una chica en Brasil fue drogada y luego violada por más de 30 hombres, todo organizado por su novio, en venganza por una supuesta infidelidad de ella. Se filmó el hecho y se lo subió a distintas redes sociales para el disfrute de muchos. Pero escúchame, la niña con 16 años ya tenía un hijo y encima se drogaba, una putita…

¿Y Melina? ¿te acuerdas de ella? ¡¡Qué loca que era!! los culpables de su violación y muerte no fueron los cuatro violadores y asesinos, sino ella, porque le gustaban los bares y no estudiaba.

O Daiana, que fue a una entrevista de trabajo de noche y vestida con short, a quién se le ocurre, re puta. A Serena el novio le dio 49 puñaladas por haberlo dejado, pero era re puta la niña.

Marina y María José… ¡¡viajaban solas!! ¡¡Dos mujeres solas!! Ellas también, ¿qué esperaban?

Rosa, de 74 años, sufrió una golpiza brutal en manos de su novio, pero seguro algo hizo, lo debía tener bien harto… y era buscona la vieja, se cogía a todos en el centro de jubilados. Mailén fue violada por Miguel, dos veces, en la casa de él. Pero bueno, ella eligió ir a la casa del tipo, ¿qué pretendía que pase? Enorme puta.

A Cintia el ex marido la mató a puñaladas frente a sus tres hijos porque lo había dejado. Pero ella ya andaba con otro en vez de ocuparse de los niños. A Macarena el ex novio le cortó el cuello con una trincheta también porque lo dejó. Pero ella era reina de belleza, se mostraba mucho la tipita.

Y podríamos seguir. Por un rato largo, porque la lista de víctimas de la violencia machista es eterna. Y la sarta de basura también machista para justificar cada caso, también.

Ángeles. Araceli. Lola. Una cada menos de 30 horas. ¿En Brasil? Una violación cada 11 minutos. ¿En México? 7 mujeres asesinadas cada día, muchas más desaparecidas y jamás halladas con vida. A todas, pero todas, les pasó por putas. Mañana puedo ser yo la puta muerta/violada/golpeada del día. Pero bueno, estas son pendejadas por las que se preocupan las feminazis nomás, que son unas pinches exageradas.

Y unas putas. Siempre, siempre putas.