Neo Vampiros 56: Leticia y la luna

022_silentNeo Vampiros 56
Leticia y la Luna
Por: Darío Valle Risoto

Ignacio entró a la sala, la enfermera que no lo quería dejar solo tuvo que optar por irse, porque el joven médico la miró seriamente y le señaló la puerta. La paciente estaba atada a su silla mirando por la ventana al patio, aún llovía pero no como la noche anterior, eran las siete de la mañana y pronto le traerían el desayuno.
Ignacio era un joven psiquiatra recibido tan solo dos años antes, aún conservaba la frescura de los doctores jóvenes que creen poder curar al mundo con su ciencia y mejorar almas con sus consejos.

__ ¿Me escucha Leticia?
__No estoy sorda, estoy loca pero no sorda. __Le dijo y lo miró con sus profundos ojos verdes, no aparentaba tener cincuenta y cinco años pero los tenía. El médico se puso frente a ella. Tenía las manos delicadas como de pianista, su cabello estaba peinado suavemente sobre sus hombros, había crecido.
__Usted se conserva muy bien para su edad, yo le daría unos treinta años, no más, eso es muy raro, ¿Cómo se siente?
Leticia vio en los ojos del joven doctor un brillo de extrema honestidad que la hizo recapacitar sobre su necesidad de escupirle a la cara como lo hacía normalmente cuando le venían a preguntar estupideces tales como: ¿Se siente bien?, ¿Le duele algo? ¿Durmió bien anoche?
__El profesor Ualderman se lo dijo ayer, soy una licántropo, los de mi clase envejecemos un año cada dos o tres de los humanos.

Ignacio dio un paso atrás, la noche anterior la tormenta arreciaba, era imposible que escuchara la conversación que había tenido con su colega en el corredor, además estaba medicada. De todas formas se llamó a la cordura, no era raro tampoco que los pacientes manifiesten una percepción acelerada de la realidad.
__Dígame Leticia, ¿No siente deseos de salir?, ¿Tiene parientes a los que ver afuera?

Un par de pacientes con reticencia salieron a los patios interiores pero aún hacía frío y volvieron a entrar, una enfermera le alcanzó el termo y el mate que había olvidado una anciana con mal de Parkinson evidente. Leticia desde su vista del primer piso veía todo el patio y más allá el cielo plomizo.
__Bueno, ya van a traerle el desayuno, tengo que seguir haciendo mi recorrido, cualquier cosa me llama.
__Podría salir en cualquier momento doctor, una vez al mes, cuando la luna está llena, lo puedo hacer prácticamente todo… recuerde eso.
Ignacio salió al corredor, la dietista repartía los desayunos acompañada de una enfermera habitación por habitación, el doctor las saludó y entró a la siguiente, allí un joven estaba leyendo unas revistas de Spiderman, las dejó sobre la cama y se paró a darle la mano como si se tratara de alguien importante.

__ “Podría salir en cualquier momento doctor”. __Las palabras se le quedaron en la cabeza el resto de la mañana, al mediodía esperó que termine de comer y volvió a visitarla, había algo en Leticia que lo atraía poderosamente. Algo magnético y animal.
Se sintió culpable porque había pasado largo rato arreglándose el pelo frente al espejo, se estaba quedando pelado y no le gustaba, se arregló la corbata color salmón sobre su camisa tan blanca como su túnica, se pasó la mano por la barba en forma de candado en torno a su boca fina.
__Veo que hoy hubo carne con papas, ¿Quiere hablar?
__Me gustaría que me suelten para comer.
__ ¿No me dijo que podría escaparse cuando quiera?
Por un momento ambos permanecieron enfrentados, ella sentada en el sillón con las manos maniatadas a los posabrazos, enfrente la mesa con los restos del almuerzo que una enfermera le había dado bocado por bocado y el doctor Ignacio Kenichián sentado en la cama mirándola a los ojos.

Leticia levantó las manos, las fuertes abrazaderas de cuero se partieron como manteca, se puso de pie y se acercó al médico que también se irguió, Leticia lo besó en los labios, el no pudo o no quiso moverse.
Había Luna llena.

Juicio y Castigo.

Anuncios

2 thoughts on “Neo Vampiros 56: Leticia y la luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s