Basura en Montevideo: Quién la tira y quién la junta?

35627_1448247936346_1537638809_30916829_3250919_nLa basura en Montevideo: Quién la tira y quién la junta.
Por: Darío Valle Risoto

Evidentemente el problema de los desperdicios se ha disparado en cualquier urbe del planeta en al menos los últimos cincuenta años, es casi absurdo separar este asunto de una correcta formación en cuanto a cultura civil de los habitantes de las ciudades. Y si bien en Montevideo gran cuota de responsabilidad cabe a las sucesivas intendencias capitalinas que desde 1990 no han podido solucionar o al menos amortiguar el tema de la basura, a los ciudadanos también nos compete gran parte de responsabilidad.

Por acción o por omisión los Montevideanos somos sucios: por acción porque es elocuente la forma en que muchas personas tiran cualquier tipo de desperdicio en la vía pública y por omisión porque muchos que somos limpios y cuidadosos del medio ambiente nos callamos cuando presenciamos estas flagrantes actitudes de desdén hacia la vida comunitaria.
Puedo afirmar que se trata de un asunto de educación y de valores que se inculcan desde la cuna pero más de dos décadas de intendencias de un mismo partido en Montevideo han descuidado el tema de la educación y apenas alguna pequeña campaña muy tibia como en el caso de los perros y sus desperdicios suelen morir a poco de comenzar y volvemos a lo mismo de siempre.

Muchos comunicadores y público en general piden que se apliquen penas punitivas con el tema de la basura y confieso que todo lo que signifique medidas de fuerza me molesta y mucho, como libertario se muy bien que cada ley en estos sentidos solamente evidencian la incapacidad de la gente para razonar algo tan sencillo de comprender y asimilar como que la vida en comunidad debe transitar por caminos donde entre muchas cosas la salud y la convivencia deben ser respetadas.

El acto inconsciente o no de tirar basura en sitios públicos es una agresión a nuestros semejantes que debe cesar y espero que esto se produzca como resultado de una cultura más evolucionada que acabe con lo que estamos padeciendo como una plaga y no por acción del miedo a multas o rezongos de la autoridad.

Para colmo de males hay una comprensible visión negativa de lo municipal y ni hablar de la imagen que tiene el ciudadano de Montevideo de los empleados de la comuna que ganan sueldos considerables, trabajan pocas horas y cuentan con beneficios que muchos empleados privados no tenemos y a cambio de ello parece que no cumplen adecuadamente con sus tareas. Y llegamos al punto de que cada vez que están en conflicto por diversas razones, lo que pasa casi todos los años, hay paros y se reciente una labor ya de por si casi invisible para los ojos de muchos.

Hemos llegado a lo paradójico de que los conflictos pasan casi desapercibidos porque haya paros o no la ciudad permanece sucia.

Está sucia permanentemente y aunque lo antedicho reconoce que los habitantes de Montevideo somos responsables cabe también que en la intendencia desde 1990 a la fecha nunca se ha manifestado una política eficaz para cambiar esto. Año tras año se habla de presupuestos, de la falta de elementos adecuados, etc., etc. pero siempre se vuelve al tema de que Montevideo es una ciudad sucia. Agregar una nefasta política del transporte capitalino sería como para que este artículo que pretende ser escueto se alargue tomando otros temas que si bien le hacen a la convivencia en Montevideo parecen todos ir hacia la idea de que el Frente Amplio ha venido fracasando desde aquella histórica primera intendencia del hoy presidente de la república: Tabaré Vázquez.

Hay temas íntimamente asociados a la basura como los hoy llamados “recicladores” que no todos lo hacen pero unos cuantos sí, tiran lo que no necesitan fuera de los contenedores o los enormes deshechos como electrodomésticos y otros enceres que la gente deja displicentemente junto a los mismos quizás con la idea de que “alguien” se ocupe o que el tiempo y la naturaleza cobren cuenta de su falta de voluntad para llamar a la intendencia y que vengan a por ellos.

Hay innumerables muestras de que los ciudadanos de esta ciudad son sucios, que poco piensan en los demás y que viven como si fueran pequeños niños mocosos que deben tener a su alrededor siempre a alguien dispuesto a cambiarles los pañales.

El Uruguay es un país joven, en el aspecto de la basura como en muchos otros no ha sabido aprender de los errores ajenos y copiar la eficiencia por ejemplo de Alemania o Japón donde en un todo se trabaja para que las ciudades sean sitios verdaderamente habitables, allí tanto las poblaciones como los ayuntamientos trabajan mancomunadamente en el mismo sentido y es elocuente el resultado que algunos uruguayos que han viajado nos cuentan al respecto.

Creo que hay un desdén inconsciente hacia la ciudad en donde vivimos y que sufrimos dentro de este deterioro educativo de una mentalidad muy limitada y yo diría que hasta suicida por todo lo que significa la vida tanto de nosotros como de quienes nos rodean. Desde este tema de la basura pasando por la incapacidad de manejar adecuadamente por las calles de Montevideo o de ser peatones cuidadosos de las normas para cruzar o caminar por las calles hasta la incomprensible mentalidad de muchos ciudadanos para no respetar el derecho a una ciudad sin ruidos molestos, excrementos de perros y hasta lo complicado de caminar por lugares céntricos porque ya no queda sitio en las veredas atestadas de vendedores callejeros.
Todo parece obra de un villano que hace que vivir diariamente en esta ciudad sea doblemente complicado para los que tenemos que salir a diario a ganarnos el sustento. Creo que hay una idea absurda, una especie de rescatismo de parte de quienes nos gobiernan que quizás piensen que por obra de magia la mentalidad lumpen cambie a algo mejor así porque si nomas.

No cambiaremos nada sin aceptar responsabilidades, asumir los errores y dejarnos de contratar consultoras que cobran miles de dólares para que todo siga igual, lo peor es que continuamos votando al mismo partido bajo las mismas exactas promesas de gestión que luego en los hechos fracasan inexorablemente.

Una parte del tema se soluciona cambiando de partido de gobierno, solo una parte, pero lo más importante es que la gente razone en este tema de la basura y elija definitivamente como quiere vivir y que si vamos a seguir igual bien podrían poner una heladera como intendente, despedir a todos los empleados ahorrándonos millones en impuestos y que cada uno se haga cargo de sus propios desperdicios.

One response to “Basura en Montevideo: Quién la tira y quién la junta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s