Corea: Un país dividido

1496 - Corea del Sur y del NorteCorea: Los estados del Norte y del Sur
Por: Wikipedia

Políticamente, Corea está dividida entre la República de Corea (CS) y la República Democrática Popular de Corea (CN).

La división ocurrió de hecho en el momento de la capitulación japonesa que puso fin a la Segunda Guerra Mundial en 1945. Después de esa fecha, las fuerzas soviéticas entraron por Manchuria en Corea del Norte y se hicieron con el control de las provincias japonesas. El mayor temor de los Estados Unidos durante este período fue que la península coreana fuera dominada por las fuerzas soviéticas o por las fuerzas comunistas.

Las autoridades estadounidenses apoyaron la influencia nacionalista del líder Syngman Rhee, que estaba a favor de la separación antes que a favor de una Corea comunista unida.

Las elecciones en el Sur de Corea tuvieron lugar en mayo de 1948. Los elegidos procedieron a redactar una nueva constitución y crearon la República de Corea en el sur (paralelo 38º).

El norte se convirtió en la República Popular Democrática de Corea bajo la dictadura comunista de Kim Il Sung. Estos dos países se organizaron independientemente adoptando diferentes instituciones. El norte siguió el modelo soviético socialista y la revolución china para abolir la propiedad privada.

El sur mantuvo un sistema de propiedad privada y el gobierno, especialmente después de la subida al poder de Park Chung Hee en 1961, sirviéndole de los mercados y los incentivos privados para desarrollar la economía.

Corea del Norte ocupa la mitad septentrional de la península coreana, empezando desde el linde-paralelo 38 al sur y que limita con China y Rusia a lo largo del río Aprok. Su capital es Pionyang y el Estado conserva una ideología de tipo socialista, inicialmente muy próxima la soviética, posteriormente virando a un acercamiento con el maoísmo, para finalmente desarrollar su propia versión independiente de socialismo conocida como Juche.

Corea del Sur ocupa la mitad meridional de la península coreana, empezando desde el linde-paralelo 38, limitando con Corea del Norte al norte y termina en el Océano Pacífico al sur. Su capital es Seúl y el Estado conserva una ideología capitalista, que inicialmente estuvo gobernado por el Presidente Syngman Rhee, al cual le sucedieron otros gobiernos similares como el régimen autoritario del General Park Chung-Hee. Posteriormente el modelo de desarrollo económico nacional tomó una dirección de libre mercado con el presidente electo Kim Dae-Jung. Actualmente Corea del Sur está gobernada por la presidenta Park Geun-Hye, hija del dictador Park Chung-Hee. Tanto en dictadura como en democracia el gobierno de Corea del Sur mantuvo su alineamiento político con Estados Unidos.inteligencia-secretos-que-dan-miedo-en-corea-sur-9474Poder-bélico-Corea-Norte-y-Corea-del-Sur

En la historia reciente de la península, la tensión ha empeorado debido a los ensayos de misiles balísticos realizados por Corea del Norte, que finalmente conllevaron a una prueba nuclear el pasado 12 de febrero. Pyongyang anuló el acuerdo de armisticio alcanzado por Corea del Sur en el año 1953 después de la guerra que dividió a la península; por su parte el secretario de la ONU Ban Ki-Moon anunció la aprobación de sanciones como mensaje de que no se tolerará la búsqueda de armas nucleares. Pyongyang con amenazas nucleares asegura que sus misiles están apuntando a Corea del Sur y algunos territorios de Estados Unidos, ya que este país norteamericano contribuye a aumentar la tensión entre las dos Coreas al realizar ejercicios militares con Corea del Sur, donde también mantiene una serie de bases militares con decenas de miles de soldados en ellas.

Reunificación
En la década de 1990, los gobiernos de los dos Estados tomaron una postura de cordialidad, con el fin de acabar con las hostilidades históricas de los coreanos a ambos lados de la frontera. En diversos eventos deportivos, como los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 o los Juegos de invierno de Turín 2006, Corea del Sur y Corea del Norte han desfilado bajo el nombre de Corea y una única bandera con la silueta de la península en azul sobre un fondo blanco.

Aunque la participación en tales acontecimientos fuese a la postre por separado, se trata de gestos impensables hace varias décadas y que abren la esperanza a una futura unificación.

En 2007, Corea del Norte y Corea del Sur se unieron con una línea del ferrocarril, en su siguiente paso a la unificación.

Ambos países abarcan un total de 222.154 km² – casi la misma extensión que el Reino Unido o Rumania. Un 45% de esta superficie, o 99.617 km², es considerado como zona de cultivo, salvo los terrenos reclamados. El terreno montañoso ocupa dos terceras partes del territorio, equivalente a la superficie de países como Portugal, Hungría o Irlanda.

En el Mundial de Fútbol Sub-20 Portugal 1991 hubo una selección llamada la selección de fútbol de Corea, fue la única vez que ambas selecciones participaron como una sola, y desde ese día no se han vuelto a unir.Corea-del-NorteEstudiantes-Seul-Corea-Surhttps://youtu.be/3r5CoL3FQnA

¿Que es la termodinámica?

323 (40)La Termodinámica
Por: Wikipedia

La termodinámica (del griego θερμo, termo, que significa «calor» y δύναμις, dínamis, que significa «fuerza») es la rama de la física que describe los estados de equilibrio a nivel macroscópico.

El Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española, por su parte, define a la termodinámica como la rama de la física encargada del estudio de la interacción entre el calor y otras manifestaciones de la energía.

Constituye una teoría fenomenológica, a partir de razonamientos deductivos, que estudia sistemas reales, sin modelizar y sigue un método experimental. Los estados de equilibrio se estudian y definen por medio de magnitudes extensivas tales como la energía interna, la entropía, el volumen o la composición molar del sistema, o por medio de magnitudes no-extensivas derivadas de las anteriores como la temperatura, presión y el potencial químico; otras magnitudes, tales como la imanación, la fuerza electromotriz y las asociadas con la mecánica de los medios continuos en general también pueden tratarse por medio de la termodinámica.

La termodinámica ofrece un aparato formal aplicable únicamente a estados de equilibrio, definidos como aquel estado hacia «el que todo sistema tiende a evolucionar y caracterizado porque en el mismo todas las propiedades del sistema quedan determinadas por factores intrínsecos y no por influencias externas previamente aplicadas».

Tales estados terminales de equilibrio son, por definición, independientes del tiempo, y todo el aparato formal de la termodinámica –todas las leyes y variables termodinámicas– se definen de tal modo que podría decirse que un sistema está en equilibrio si sus propiedades pueden describirse consistentemente empleando la teoría termodinámica.6 Los estados de equilibrio son necesariamente coherentes con los contornos del sistema y las restricciones a las que esté sometido. Por medio de los cambios producidos en estas restricciones (esto es, al retirar limitaciones tales como impedir la expansión del volumen del sistema, impedir el flujo de calor, etc.), el sistema tenderá a evolucionar de un estado de equilibrio a otro;9 comparando ambos estados de equilibrio, la termodinámica permite estudiar los procesos de intercambio de masa y energía térmica entre sistemas térmicos diferentes.

Como ciencia fenomenológica, la termodinámica no se ocupa de ofrecer una interpretación física de sus magnitudes. La primera de ellas, la energía interna, se acepta como una manifestación macroscópica de las leyes de conservación de la energía a nivel microscópico, que permite caracterizar el estado energético del sistema macroscópico.

El punto de partida para la mayor parte de las consideraciones termodinámicas son los que postulan que la energía puede ser intercambiada entre sistemas en forma de calor o trabajo, y que solo puede hacerse de una determinada manera.

También se introduce una magnitud llamada entropía,que se define como aquella función extensiva de la energía interna, el volumen y la composición molar que toma valores máximos en equilibrio: el principio de maximización de la entropía define el sentido en el que el sistema evoluciona de un estado de equilibrio a otro.

Es la mecánica estadística, íntimamente relacionada con la termodinámica, la que ofrece una interpretación física de ambas magnitudes: la energía interna se identifica con la suma de las energías individuales de los átomos y moléculas del sistema, y la entropía mide el grado de orden y el estado dinámico de los sistemas, y tiene una conexión muy fuerte con la teoría de información.

En la termodinámica se estudian y clasifican las interacciones entre diversos sistemas, lo que lleva a definir conceptos como sistema termodinámico y su contorno. Un sistema termodinámico se caracteriza por sus propiedades, relacionadas entre sí mediante las ecuaciones de estado. Estas se pueden combinar para expresar la energía interna y los potenciales termodinámicos, útiles para determinar las condiciones de equilibrio entre sistemas y los procesos espontáneos.

Con estas herramientas, la termodinámica describe cómo los sistemas responden a los cambios en su entorno. Esto se puede aplicar a una amplia variedad de ramas de la ciencia y de la ingeniería, tales como motores, cambios de fase, reacciones químicas, fenómenos de transporte, e incluso agujeros negros.

De izquierdas, centros y derechas.

dcSobre Izquierdas, centros y derechas
Por: Darío Valle Risoto

Dicen que si uno se viste como un payaso es un ridículo pero si lo hacen cientos o miles se transforman en moda, lamentablemente con las ideologías sucede algo parecido en el sentido que hace que muchas personas adhieran de acuerdo al tiempo y las circunstancias a determinadas líneas políticas y no siempre con absoluta convicción.
En el Uruguay tiempo antes de terminar la dictadura 1973-1985 ya era poco más que un pecado imperdonable calificarse como de derechas y era comprensible que los militantes y adherentes a las ideologías de izquierda durante los duros años reforzaran sus convicciones hasta volverse militantes y defensores con uñas y dientes de su forma de pensar el mundo y su circunstancia.

Por lo tanto denominarse como “de izquierda” ya va siendo mucho tiempo que califica mientras que aún aquellos partidos de derecha con el verso de que no hay que ponerse etiquetas le esquivan el bulto de definirse como lo que realmente estos son. Desde derechistas acérrimos a fascistas absolutos.

El tema es que uno no es de izquierda y mucho menos revolucionario por llevar una remera del Che (Curiosamente llevo puesta la mía en este momento) ni un neo nazi por escuchar a Wagner, es un tanto más complicado que esto o tremendamente simple como trataré de explicarlo siempre aclarando que solo es mi punto de vista sobre este tema.

Ser de izquierda implica que uno asume este mundo como profundamente injusto y tiene como principales enemigos a la explotación del hombre por el hombre y por ende el capitalismo con todo su arrastre de instituciones retorcidas y religiones, todas ellas enfocadas hacia la esclavitud material y moral de las personas.

Ser de derechas es ser conservadores, asumir que el mundo no es justo, todos los de derecha lo saben pero también consideran que así es la cosa y que no hay forma de evitar las desigualdades porque no todos los humanos tienen las mismas cualidades y tampoco hay lugar para todos en las cadenas del poder.

Básicamente y a groso modo estas son las definiciones más simples y puras de izquierda y derecha pero entonces ustedes me dirán que de uno y otro lado hay enormes matices y que podemos encontrar sistemas que nos dejan en la duda de en donde los pondríamos si tuviéramos dos cajitas donde colocarlos.
El tema es que todo se define por las estructuras de poder que los hombres vamos fabricando y ante quienes responden y por sobretodas las cosas: para que las edificamos. Generalmente estas nacen quizás con buenos proyectos y terminan siendo enfocadas hacia personalismos, élites de poder y en definitiva por aquellos iluminados que saben lo que nosotros necesitamos, es decir: el pueblo.

Los derechistas suelen definirse en su gran mayoría como pragmáticos, esto significa que la van llevando de acuerdo a las circunstancias de la forma más sabia y yo diría que “acomodaticia” posible porque volviendo a la definición de esta forma de pensamiento: ellos están convencidos de que el mundo es así y no puede ser de otra manera.
Lamentablemente la izquierda no se queda atrás cuando la mayoría de los hechos revolucionarios luego de un tiempo no demasiado largo, vuelven a instaurar las mismas instituciones de sometimiento que los gobiernos anteriores porque según parece las derechas no deben o parecen no estar muy equivocadas con aquello de que los hombres somos así y no hay caso.

Que el hombre nuevo termine cortando la cinta de una cadena de MC Donnals no es tan grave como la enorme y fabulosa mentira de seguir auto definiéndose de izquierda, porque en su país hay mayor justicia social que antes y sin embargo continúan los mismos e históricos sistemas de opresión.

Hay dos temas sustanciales para poner la lupa sobre un sistema social y estos son: la salud y la educación, basta con notar que en un país hay una educación privada para los ricos por supuesto superior a la pública y lo mismo para la salud para darnos cuenta de que tipo de gobierno se trata por más que se levanten las banderas de la izquierda más revolucionaria.
Tampoco un sistema educativo y/o sanitario garantiza la justicia social por ser estatal si no es absolutamente igualitario aún para los propios funcionarios del estado.

Parece tan simple y a la vez casi imposible comprender que la salud y la educación deben ser los puntales para una sociedad justa y por ende de izquierda, lo demás es puro manifiesto consumista que nos quiere hacer creer que solamente con grandes capitales y solo por medio de transacciones económico-monetarias estas urgencias pueden ser garantizadas.

Pero a ningún gobierno del tipo que sea la interesa que su pueblo tenga la educación suficiente para criticarlo y exigirle que cumpla con su trabajo ni que los pobres tengan una cobertura de salud que en el mundo del dinero cuesta y mucho.
Considerar que la salud y la educación deben medirse con la vara de un sistema capitalista y sobretodo productivo es claramente un criterio que ha hecho carne en todos los protagonistas sean de la ideología que sean y es inmensamente triste que así sea. Tomemos solamente el ejemplo de las megaindustrias de la farmacéutica y los millones que mueven en el mundo a costa de la salud de miles de seres humanos.

Podemos entonces volver a las definiciones de izquierda-derecha como las antípodas de formas de pensamientos y situarnos en el centro que puede ser centro-izquierda o centro-derecha, estos son eufemismos para nuevas calificaciones sobre sistemas tan viejos como el mundo, los matices está siempre dados por la mayor o menor capacidad de respuesta ante las injusticias sociales pero definitivamente siempre terminamos con ese mundo que no se puede cambiar que los derechistas asumen con cierta sabiduría y mucho de aguantarse en sus estructuras político-familiares de poder.

Por lo tanto si ustedes me preguntan: ¿En el mundo hay algún gobierno de izquierda?: Yo deberé contestar que No, absolutamente No, y ahora menos que antes. Ya de por si el hecho de constituir un gobierno implica tomar cierta distancia de la plebe y más si se fabrica una clase política dirigente aunque esta provenga de los propios sindicatos de producción, esto se comienza a adulterar seriamente cuando siempre los mismos actores se van turnando en el poder y viven mejor que las personas comunes y corrientes.

Para los anarquistas solamente mediante la desaparición absoluta del estado e instituciones tales como el ejército y las instituciones religiosas podemos comenzar a pensar en un mundo realmente justo donde prevalezcan la educación y la salud como únicos horizontes para forjar un mundo mucho menos injusto y equitativo entre los hombres. Lo demás es puro cuento.