Acabar con el 99% de todo?

Wallpaper Magic 152

Acabar con el 99% de todo
Por: Darío Valle Risoto
100% Técnico en Comunicación Social

En la sala de espera del médico una señora trata de poner su reloj pulsera en hora y me pide la misma a lo que le respondo que olvidé el celular en casa y como no tengo reloj no la sabía pero eran poco más de las trece. Inevitablemente la conversación surge sobre los celulares y me cuenta que sus sobrinos engordan y no salen a jugar a la calle como los demás niños a lo que le digo que los demás niños también son adictos a los dispositivos móviles y que la calle probablemente esté desierta en estos tiempos.

La señora reconoce que la tecnología no es buena o mala sino el uso que se le dé, concuerdo con ella pero se me ocurre que nosotros somos de la vieja generación “análoga” y que quizás los nativos digitales necesiten algún tiempo para percatarse que la vida es algo más y quizás mucho mejor que estar con una pantalla frente a los ojos por más que esta nos conecte con todo el mundo y tenga la posibilidad de entretenernos, informarnos y enseñarnos.

Generaciones obsesionadas por el consumo
Veo por la calle a muchas personas cargando mochilas cada vez más grandes y me imagino que quizás deben estar preparadas para un estallido zombie o una invasión de Pitufos asesinos porque mucha gente veo que lleva agua y alimentos encima aún cuando va de un lado al otro dentro de una ciudad como Montevideo que se puede cruzar en pocas horas caminando de una a otra parte aún en diagonal.

¿Estamos obsesionados?
Creo que si, desde el miedo al tránsito lento a quedarnos sin cobertura en el celular estamos cayendo en las redes de una nueva mentalidad que pretende tenerlo todo a mano: “Por si acaso”, compramos productos que acaban con el 99% de las bacterias, hongos y el sentido común cuando nos dan garantido el placer de vivir confortablemente lejos de los estafilococos la Chikunguña y el Chupacabras pero nadie nos protege de los evangélicos, pentecostales y menos aún de los políticos cabrones.

Tener el mundo en una mano sería fácil si supiéramos que hacer con él pero es darle diamantes a los cerdos el tratar de que la mayoría de una humanidad aún en pañales (Auspicia Babysec con FM y TV cable) use los dispositivos el tiempo justo, el suficiente para saber que queremos saber y entonces aguardarlos y aprovechar a tener a la gente a tiro de conversación aún cuando nos escupan o tengan mal olor porque le gente es la gente y no aquello que los dispositivos nos devuelven que son sus traslaciones electrónicas en imágenes y sonidos pero de ninguna manera son ellos, como no son mis novias las 900 fotos de aquellas pobres mujeres que me soportaron y guardo en una cajita.

Bienvenidos sean la Internet y los celulares, las tabletas y los insecticidas, los pañales eternos que transforman la caca en alfajores y los descuentos del Banco Santander para quienes tienen tarjeta y viven endeudados hasta las pelotas, bienvenidas las ofertas semanales que rebajan un 50% los precios inflados un 1000% y que arrasan con los incautos dándoles cupones para participar por el sorteo de un viaje al Calafate con una noche en la bañera junto a Cristina.

Bienvenidos los intentos de este gobierno de izquierda para que yo sea un número en el banco y pueda cobrar números electrónicos, invisibles y un buen día ser jaqueado acusado de terrorista Talibán porque me compré un póster de Tufic Memet en la feria, bienvenida la tecnología y todas las películas de Hollywood que fomentan el consumo de nenas yanquis tetonas, rubias e idiotas o muchachos, bienaventurados los críticos de cine Uruguayos que le rinden culto a cada entrega de los Oscars haciendo trivias de un cine que murió cuando falleció John Wayne.

Tener el último celular te facilita la vida pero siempre y cuando creas que vivir es mejor que espiar a través de sucesivas ventanas como otros escalan nubes, trepan rascacielos y se meten en el tujes fuegos artificiales por ahí capaz que estás vivo. La estupidez está de moda y ahora se llama ser graciosos, ahora todos es divertido y los desodorantes duran 48 horas para que no te bañes y tengas más tiempo de wasapear la frase más inteligente que nunca se pudo nadie imaginar por Internet que es…

Saya Kataoka

http://www.b-idol.com/

Saya Kataoka

Por: Darío Valle Risoto

Me disculpo porque hace días que tengo el blog bastante abandonado y no es por ausencia de material o ganas de postear sino porque se me ha complicado de diversas formas en mi hogar, desde los caños de desagües totalmente tapados a una lucha titánica por volver a la normalidad luego de un domingo de elecciones donde me la pasé recogiendo agua y ni siquiera fui a votar… ni falta que hacía. Bien, la chica de hoy nunca antes visitada es una muy joven Pop Idol japonesa que se las trae, no será de mis favoritas pero tal vez de alguno de ustedes si, un abrazo.

http://www.b-idol.com/bbs1/

http://www.b-idol.com/

http://www.b-idol.com/bbs1/

http://www.b-idol.com/

http://www.b-idol.com/bbs1/

http://www.b-idol.com/

Dominados por las Transnacionales

Por el último y muy interesante comentario, gracias.

Los Muertevideanos.

 Soplona del Banco Mundial Revela Como La Elite Domina Al Mundo
Karen Hudes es graduada de la Escuela de Leyes de Yale y trabajó en el departamento legal del Banco Mundial durante 20 años.  De hecho, fue despedida por revelar información sobre la corrupción dentro del Banco Mundial, su puesto era el de Asesora Jurídica Superior.
Ella tuvo una perspectiva clara para visualizar como la élite domina el mundo, y la información que está revelando al mundo es absolutamente sorprendente.  De acuerdo a Hudes, la élite utiliza un núcleo hermético de instituciones financieras y mega-corporaciones que dominan el planeta.
La meta es controlar, nos quieren a todos como esclavos de la deuda, quieren a todos nuestros gobiernos esclavos a la deuda, y quieren a todos nuestros políticos adictos a las gigantes contribuciones financieras que ellos canalizan a las campañas.  Como la élite también es dueña de todas los medios de…

Ver la entrada original 1.172 palabras más

Neo Vampiros 49: Otro despertar

011_silent

Neo Vampiros 49
Otro Despertar
Por: Darío Valle Risoto

Y por fin comenzó a caer la tarde, Paula le dio el resto del día libre a la empleada que se fue medio desconcertada porque intuía que pasaba algo raro. La ciudad poco a poco se resignaba a una noche más y no era una noche cualquiera, la noticia de lo sucedido en Solymar ocupaba las primeras páginas de los diarios y los noticieros centrales de televisión daban versiones disparatadas del asunto.

Paula sintió ruido desde adentro del ropero y tras constatar que ya la oscuridad era casi absoluta quitó el colchón que lo cubría, si bien varias veces había sido testigo de Lorena volviendo a la vida durante el atardecer igual sentía esa opresión en la garganta por ser una de los pocos testigos sobre la tierra de ese evento sobrenatural.

Una delicada mano completamente blanca salió primero y después ella, pálida, aún somnolienta y completamente extrañada de encontrarse fuera de su hogar. Aparentemente los sueños diurnos de los vampiros en ciertos casos se parece demasiado a los de los seres vivos.
__ ¿Estás bien?
__Ya recuerdo, vine porque se acercaba el día y no llegaría a tiempo a casa, gracias.
__Estamos solas, le di libre a la muchacha y gracias a vos. me salvaste la vida, de forma no ortodoxa pero aquí estoy; muerta de miedo, magullada pero viva. Esbozó una sonrisa.
__Esa mujer… Morrigan, tiene una fuerza y un poder tremendos, por primera vez sentí…
__ ¿Miedo?
__Algo parecido, Henrich me habló escuetamente de ella, lo primero que resaltó fue que para mi lo mejor es tomar la mayor distancia posible, de todas maneras me acosa la sensación de que en realidad no nos quiso hacer daño.
__ ¿No me vas a decir que estaba jugando?
__No te imaginas lo que pueden idear los inmortales para pasar el tiempo. __Contestó con el rostro sombrío mientras tomaba del escritorio de Paula uno de los paquetes con sangre que esta había sacado de un gabinete escondido de su lujosa heladera. Bebió con cuidado tratando de sofrenar la enorme sed que la impulsaría a saltar sobre la primera garganta al despertar, pero Paula era indiscutiblemente de lo poco que la ataba a la vida.
Paula discretamente salió de su cuarto y fue a sentarse al living, sobre la chimenea descansaba ese horrendo cuadro familiar que su madre caprichosamente había encargado, eran ella y sus padres en actitud de familia feliz, desde luego que los rasgos de su querida madre fueron exhaustivamente embellecidos por el artista.
Lorena llegó y se sentó enfrente.
__ ¿Y ahora que?
__ ¿Qué?
__Esa mujer, Morrigan, ¿va a volver a buscarte?
__No lo sé, supongo. __Contestó mirando también al cuadro y sintiendo ese viejo ahogo de recordar que casi no tuvo padres y que su niñez fue el preámbulo de una conflictiva adolescencia sin lugar ni motivo hasta que lo encontró a él.

Sonrió.
__ ¿Qué te hace gracia?, ¿Mi familia?
__Todo lo contrario, pienso en el enorme tesoro que tienes de haberte criado con tus padres, lo sé, me vas a decir que solo te daban dinero, que nunca te dieron cariño, pero estuvieron allí, hasta para putearlos.
__Me voy a servir un buen vaso de whisky. __ Paula evitaba volver a hablar de sus padres, hacía tres meses que descansaban en las islas Caimán a buena distancia de ciertas investigaciones financieras en el Banco de Montevideo.
__ ¿Tienes algo de vino?__ Preguntó Lorena tratando de evitar conversaciones embarazosas, de todas formas sentía que una nueva etapa comenzaba en su vida, una donde debería extremar sus movimientos en la búsqueda de su propia forma de justicia, nunca hubiera querido involucrar a Paula y sin embargo había sido secuestrada por esta mujer extraña y peligrosamente atractiva.
__Tinto como te gusta. __Acercó una copa labrada italiana y la botella de un vino Chileno.
__Contame, ¿Cómo se acercó a vos Morrigan?

Juicio y Castigo

El paisaje aquel

Landscapes 3 (12)

El paisaje aquel
Por: Darío Valle Risoto

Cuando caiga la Luna
Y bese al río con amor
Ese paisaje será mío
Y tal ves de los dos.

Vi la ventana
Que acurrucaba tu canción
Brisa de un verano
Que tu canto recorrió.

Me asomé pero con miedo
Y el pasado me golpeó
Con aquellos mil perfumes
Y aquel calor del sol.

Vi el paisaje aquel
De tu negro pelo y el amor
Vos eras madre…
Y el padre era yo.

Arrancábamos al mundo
Y en la ventana estabas vos
Eran de mañana lo recuerdo
El desayuno y el blanco reloj.

Agujas pinchando la tierra
Despedida sin corazón
De un sueño desesperado
Y así el amor se terminó.

El verano se tragó todo
Luna, río, paisaje y canción
Y ya no veremos los hijos
Que alguien nos retiró.

Recordé pero con miedo
Y el pasado me golpeó
Con aquellos mil recuerdos
Que me atraviesan el hoy