Neo Vampiros 45: La loba acorralada

005_silentNeo Vampiros 45
Una Loba acorralada
Por: Darío Valle Risoto

Fue la primera vez que Lorena presenciaba una metamorfosis, por experiencia propia sabía que los vampiros deben perder gran cantidad de energía cuando por alguna razón deciden cambiar de forma. Esta razón desde luego que debe ser cuestión de supervivencia o algo más importante si es que lo hay.

Morrigan se había encorvado sobre si misma y abrió su hermosa boca finamente pintada de carmesí, mientras temblaba con todo su cuerpo un hocico perruno salió violentamente de su interior y su piel tersa y blanca se comenzó a rasgar como un papel dejando ver una pelambre azulada, restos de sangre y piel rodearon a la enorme loba que mirando a Lorena lanzó el más grande de los aullidos que nunca antes se había escuchado.

Lorena tomó la pata de una mesa cercana a parte de la cabeza de Alex, la sangre de este mezclada con Dante que sin su mano descansaba inconciente sobre el cuerpo decapitado del primero completaba un cuadro aterrador.
Esta escena fue lo que vieron los primeros policías que entraron a través del hueco de la puerta por donde unos momentos antes había salido volando Paula.
La loba enorme y parada en sus cuatro patas mostró unos colmillos agresivos, amarillentos, terribles, frente a ella tres oficiales sostenían sus armas temblando de sorpresa y miedo.
A Lorena poco le importaban los policías, quería acabar para siempre con la enemiga de Henrich, pero el temor también intentaba hacer presa de su menudo cuerpo.

Pensó en Paula y como un caleidoscopio de recuerdos una a una las pocas escenas de su vida que no tenían que ver con la dolorosa desaparición de sus padres estaban asociadas a su amiga. Debía salir a buscarla, no sabía que le pudo haber pasado luego que en un acto de extrema urgencia la había sacado del medio de la pelea.

La loba se movió con una inusitada agilidad en comparación con su enorme tamaño, en un segundo la habitación fue un cúmulo de disparos, sangre, miembros humanos, gritos despavoridos y gruñidos, uno de los hombres antes de morir miró a la chica como extrañado, era una bella joven vestida de negro mirando absorta la carnicería sosteniendo la filosa pata de una mesa en una de sus manos pero como si en realidad no estuviera allí sino a miles de kilómetros de distancia.
Afuera se desató una locura de patrullas y policías intentaba rodear el chalet mientras algunos vecinos miraban desde lejos, el sonido de los disparos fue opacado por los aullidos y una enorme sombra cuadrúpeda que salió rompiendo un ventanal.

Lorena volvió en sí y dando un salto mayúsculo calló sobre el lomo de la loba y le clavó la estaca en un costado, el dolor hizo que el animal se cayera sobre el lado contrario y fue despedida sobre uno de los jardines mientras decenas de balas surcaban el aire. No bien había caído dos disparos le atravesaron candentes el costado izquierdo y se retorció de dolor, entre las nubes de pólvora vio a Morrigan convertida en loba que saltaba sobre el techo de una patrulla y luego se perdía en la noche.
__ ¡Acá hay una muchacha herida! __Gritó el teniente Zeballos tratando de sacar a Lorena de entre unos canteros con flores.

Un taxi viajaba rápidamente a Montevideo mientras varias patrullas ululando pasaban en sentido contrario. Paula desarreglada y aún confusa sentía que se le iba cerrando la garganta. El conductor puso la radio y las noticias hablaban desde una banda de traficantes desbaratada hasta de un incendio por explosión de gas en una casa de Solymar. Como siempre nadie sabía nada de nada.

Cuando llegaron a Carrasco, Paula llamó a la sirvienta para que traiga dinero con que pagarle al taxi metrista, descalza y llena de magullones entró a su casa corriendo, quería encender la televisión a ver si se sabía algo de su querida amiga.
La empleada le limpió la cara con una toalla húmeda, en ese momento se enteró que Paula había sido secuestrada hacía días, era tan común que se ausentara sin avisar que nadie la había echado en falta.

Una cámara mal empleada de la televisión nacional mostraba una casa con poca luz que era asediada por policías, afuera varios cuerpos estaban desparramados y tapados con frazadas, nadie sabía realmente lo que había pasado.
__ ¿Qué es eso?
__En esa casa me tenían secuestrada hasta que…
No le podía decir más nada a su empleada, tenía tantas ganas de contarlo que tuvo que retirarse para darse una ducha. Aún conociendo a Lorena y lo que podía hacer temía por su suerte.

Juicio y castigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s