Cuentos de Robots 2: Cap. 16 Corrosión y conformidad

manga robots (35)

Cuentos de Robots 2
Corrosión y conformidad Cap: 16
Por: Darío Valle Risoto

__ Estas en casa, yo soy Nick, Nicolás Ferraro. __ ¿Por qué carajo cuando uno quiere demostrar su existencia tiene que invariablemente dar su apellido? Nick esperó que la mente o eso que tienen adentro de la cabeza estos maravillosos seres se le aclarara.

Kimi parpadeó varias veces con fuerza como si quisiera disipar el efecto de algún elemento de su cerebro, eran cosas que el muchacho imaginaba pero a la vez estaba seguro de que no era del todo fantasía. En realidad el también se sentía confuso.
__ Ya recuerdo, estoy desencriptando información, estoy recordando.
__ ¿Tus dueños anteriores? ¿No te habían reseteado?
__ Me llamo Kimiko pero me dices Kimi, ya recuerdo, ahora todo está claro. __Sonrió, todavía estaba fresca luego de bañarse, miró su rostro en el espejo aún un poco empañado y Nick creyó que estaba mirándose por primera vez.
__ ¿Te sucede algo?, ¿Estas descomp…, digo: enferma?

Ella comenzó a limpiar el piso mojado del baño. Nick pensó inmediatamente en que quería estar sola y salió a la cocina a servirse un trago, se sentía realmente preocupado. A Fito no le había pasado algo así aunque cuando se recargaba se podía escuchar cierto zumbido y lo hacía desnudo para evitar la estática lo que de alguna manera podía calificarse como: “raro”.
Cuando abrió la heladera notó que en la yema de sus dedos persistía cierta especie de electricidad muy leve, apenas un cosquilleo.

De pronto la vio parada observándolo como si quisiera leer dentro de su expresión confusa alguna nota para agregar a cualquiera sea su programación.
__ Se que no soy humana, eso forma parte de mi realidad pero tengo muchas dudas.
__ Te aclararé todo lo que pueda pero debes comprender que yo soy solamente un tipo cualquiera que prueba a… que está conviviendo con bioandroides para ganarse la vida.
__ Es tu trabajo, lo comprendo. __ Nick creyó encontrar cierta tristeza pero en realidad ella solamente lo observaba con una leve sonrisa esbozada.
__ Debes saber que no eres un tipo cualquiera, te eligieron para que yo venga a esta parte del mundo, quieren alejarme del Japón.
Nick se puso de pie y se acercó a Kimiko que se dejó acariciar el cabello negro y perfectamente lacio.
__ ¿De allí eran tus últimos dueños?
__ Mi creador, mi padre es Ozamu Matsushita, todo el mundo lo conoce, pero no saben que algunos de nosotros somos el último intento de… __ Algo en su memoria pareció interponerse para terminar su frase. Nick se apartó y la miró, le levanto el mentón y puso sus ojos frente a los de ella.
__ ¿Intento de que?
__ Emular la vida humana, queda poco tiempo, el mundo se extingue y mi padre… quiero decir, mi creador ha pensado en preservar la naturaleza antes que a la humanidad. Es lo uno o lo otro nos dijo a los diecinueve.
__ ¿Diecinueve?
__ Somos los diecinueve prototipos que violan las tres leyes de la robótica, somos casi humanos hasta en algunas particularidades.
__ Bueno, no soy un cráneo de la tecnología pero todos conocemos las tres leyes de la robótica de Asimov aunque no puedo aceptar que ustedes puedan por ejemplo matar a un ser humano, eso contravendría todo criterio.
__ ¿Por qué? __ Preguntó Kimi mientras se alejaba unos pasos hacia atrás.
Nick comenzó a sentir miedo.
__ Porque contravendría todo idealismo al inventarlos, creo que apenas luego de querer facilitarnos la vida a los de “carne y hueso” se impuso un sentido idealista de preservar la paz y sobretodo la supervivencia de la especie humana. Al menos quiero pensarlo.

Aún estaba vestida solamente con su ropa interior luego del suceso del baño pero lucía natural aunque tenía aún el cuerpo húmedo y entonces miró a Nick con cierto aire de admiración si era posible en su rostro oriental.
__ No eres tan ignorante como intentas parecerlo, ahora pienso que el señor Matsushita tuvo algo que ver en que yo viniera a esta casa, tú no eres un ser humano ordinario aunque pretendas demostrarlo todo el tiempo.
__ Según creo todo fue una maniobra entre accidental y el resultado de la mala leche de Berta la prima de mi mejor amigo que trabaja en la compañía, no me quiere nada y te mandó vestida de escolar japonesa para complicarme el corazón.

Kimiko permaneció en silencio, luego de unos instantes con cierta tristeza en el rostro miró a Nicolás y le dijo que pronto debería irse para no volver jamás, que los diecinueve deberían encontrarse tarde o temprano en alguna parte del mundo para cumplir con su misión.
__ Sos un idealista Nick, un buen hombre que aún tiene esperanzas pero esta tierra está enferma y según creo es terminal.
__ La esperanza es lo último que se pierde… decía mi madre.
__ La esperanza como la fe están vacías de contenidos, si no se hace algo al respecto por cambiar el mundo por pequeño que sea, nada terminará bien.

Continuará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s