Fundamentos del Anarquismo (parte 3 de 4)

anarquismo 2

Los cuatro fundamentos del anarquismo (Parte 3 de 4)
3. De la Libertad y la Determinación

El tema de la libertad es, en la teoría y en la práctica, central en la preocupación de los anarquistas. Sin embargo no por ello es algo agotado y, por el contrario, debe ser motivo de permanente reflección para ir conformando lo que entendemos y anhelamos como libertad. No en vano se han registrado más de 200 significados para la palabra, y se parece al amor en que se enmascara de algo distinto cada vez nos acercamos a ella.

Tratando de dar sentido a las afirmaciones de un compañero, he creído encontrar una identificación entre libertad e indeterminación, referida a la conducta esperada de otra persona. En términos de reclamar a alguien el compromiso voluntariamente contraído, exigir el cumplimiento de una palabra empeñada, o en todo caso una explicación, sería un acto autoritario que coarta la libertad de ese otro.

Estimo que entender la libertad como conducta incoherente es quedarse muy corto. Mas aún, esta interpretación se funda en entender al mundo como algo predeterminado, como teniendo un destino fijado de antemano por dios o por fuerzas místico-naturales incontrolables e insondables. En ese mundo de futuro preestablecido, la misión del anarquista (fracasada de partida) es oponerse ciegamente a toda legislación, a toda norma, convención, regla, acuerdo o expectativa. El anarquista se concibe a si mismo como un héroe individual y trágico, libre porque se enfrenta a la incoherencia.

Pero si bien la contingencia, el azar, es una condición necesaria para ser libre, se queda pequeña porque no es suficiente. La indeterminación abre espacios para la libertad, pero no los llena. La incoherencia rompe las ataduras de la determinación, pero no con ello no basta para si no sabemos para que queremos desatarnos. Cierto que si concebimos al futuros como establecido inexorable (aunque no sepamos cual es), el para que no tiene sentido y debemos dedicarnos a romper sin esperanzas con el porvenir. En cambio si el futuro es pensado como algo que hay que construir, que hay que crear entre todos, entonces la indeterminación solo puede ser condición para determinarnos.

La construcción del futuro requiere de una voluntad firme, pero ello por si mismo no determina el curso de la acción, solamente nos mantiene en el. La edificación de esa casa que habitaremos no es posible si a la indeterminación del futuro le sumamos la indeterminación de nuestra conducta, e interpretando que todo reclamo a nuestras incoherencias es coacción o intento de arrebatarnos libertad. Es imposible dar forma al incierto porvenir fundados en la inconsistencia personal o en la falta de indeterminación de nosotros mismos, que no es otra cosa que asumir razonablemente un comportamiento coherente y con intenciones definidas. Ser libres es ser responsables de nosotros mismos.

anarquismo 3

Anuncios

One thought on “Fundamentos del Anarquismo (parte 3 de 4)

  1. ANARCOCAPITALISMO Y SUS CONTRADICCIONES.

    A primera vista el anarquismo y el capitalismo no tendrían absolutamente nada que decirse, sin embargo el matrimonio si se produjo hace ya bastante tiempo en las discusiones de los capitalistas libertarianos.

    Pensemos un poco ¿Cuál es el principal enemigo del capitalismo?, odiado por Friedman, los chicago boys, una y mil veces mencionado en wall street, el foro de Davos y aquí por Lacalle.
    El enemigo es el Estado que saca dinero al capitalista, para entregárselo via impuestos a los “parásitos sociales”, ni nis aquí, madres solteras en Estados unidos etc.

    ¿Cuál es el principal enemigo del anarquismo? El enemigo es elestado que impone a dios, la patria, la coerción de los ricos sobre los pobres, y el principal enemigo al decir de Proudhon “la propiedad privada es un robo”.

    Ya ven por donde van los tiros, y si, ambos tienen el mismo enemigo, el estado, con la diferencia fundamental que el anarcocapitalismo consagra la propiedad privada y el libre mercado como principal derecho y sin ninguna regulación estatal.

    Esta extraña trasmutación no es tan rara si pensamos que el viejo enemigo del anarquismo en los tiempos de Proudhon, el estado, es un niño de pecho comparado con el gran capital desregulado actual, y el viejo enemigo, el estado se a convertido en el último “escudo de los más pobres” que va quedando.

    Los anarcocapitalistas saben muy bien que una vez destruido el estado, el dinero debería fluir mucho más rápido a los bolsillos de los más acaudalados. Porque en una sociedad totalmente “libre”, todo el mundo tendrá el derecho de vender su fuerza laboral por un plato de lentejas, si es lo que te ofrecen.

    Aunque el anarcocapitalismo adolece de muchas falacias. Para empezar ese mismo usufructo de la propiedad privada solo puede darse dentro del marco de los pactos estatales. El pre-estado hobbesiano capitalista donde todos tendrán un arma para pegarse tiros y el estado no te podrá sacar un peso vía impuesto, es donde cualquiera que sea mas fuerte también podrá quitarte tus propiedades. El estado anarcocapitalista definitivo es Somalia donde cualquiera puede comerciar y cobrar y robar lo que quiera y matar a quien quiera.

    Por supuesto los anarcocapitalistas, al estilo del tea party estadounidense, tienen una respuesta pronta, ellos dicen que se pagaran su propia seguridad y su propia medicación, su propia seguridad social etc y todos seremos mas libres. Algo parecido al estado “juez y policía”. Esa es la segunda falacia, ya que es imposible tener una sociedad viable donde una mayoría de pobres, por las razones que sean, se contenten con quedarse tranquilos mientras los ricos acumulan cada vez más. Un no-estado de ese tipo seria derrocado por las grandes masas de desposeídos que no obtendrán nada más allá de morirse de hambre en “libertad”.

    Tercero, el anarcocapitalismo libertario “puro” solo puede conseguir su electorado mucho más a la derecha, donde la gente es más conservadurista, y no más liberal. Por eso el tea party estadounidense no despega, los defensores del capitalismo no están precisamente a favor de el consumo y venta libre de cualquier droga, ni del aborto, ni la eutanasia, ni de matrimonios múltiples, ni nada que se parezca a libertad, a no ser la libertad de portar de armas y la libertad economica, las unicas quede verdad les importan.

    La cuarta y última falacia es la del “lobo y el cordero”, plantear la libertad de libre mercado desregulado de un pequeño comerciante de barrio junto a una multinacional como wall mart, ambos capitalistas, es simplemente la libertad de destruir el primero.
    Es la misma libertad que tiene un jornalero de aceptar trabajo sin salario ni vacaciones por un plato de comida. Una cosa como el “libre mercado” sin regulación alguna tendera siempre a acumular el gran capital, porque no se parte desde una igualdad.

    Te dejo este texto que escribi sobre el anarcocapitalismo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s