Anarquismo o Capitalismo

anarquismo

Anarquismo o capitalismo
Por: Darío Valle Risoto

Con los años uno va madurando, comienza a ponerse viejo y felizmente la gente deja de cuestionarle la ideología y prefiere mantenerse lejos de uno cual si tuviera una enfermedad altamente contagiosa. Ojala así fuera con el pensamiento libertario.

Para aquellos que nacimos lejos de imaginar que la gente tuviera su ordenador personal y/o teléfono inteligente y que lo más parecido a un video juego eran los futbolitos (metegoles) y el pool, el mundo ha cambiado rápidamente, quizás demasiado. Demasiado para el lado de las estupideces generales que la mayoría de los medios masivos toman como genialidades o casos de creatividad extrema.

En este mundo en su conjunto prácticamente capitalizado no es de extrañar que todo se transforme en un producto factible de comprar, vender, alquilar, valorar, aquilatar y prostituír. Incluso los sentimientos y aún aquellos valores que algunos veteranos considerábamos intransferibles.

Por lo tanto luego de sufrir una especie de ataque de pena me entero de que aparecen engendros político sociales como aquellos que se denominan: “Anarco capitalistas” tan absurdos como los que pomposamente pregonaban y/o luchaban por la dictadura del proletariado. Absurda suma de dictadura de las clases más bajas en un sentido táctico insufriblemente absurdo porque en una sociedad sin capital y sin explotadores los proletarios del mundo sin clases dominantes: ¿Para que carajo necesitan una dictadura?
Pero si, llevada a la realidad la dictadura del proletariado es manejada por aquellos estamentos superiores que a nombre del socialismo y el pueblo administran los recursos y se dan la gran vida. Así anda el mundo cuando todo se aleja del anarquismo.

anarquia01-copie-1

Así que hoy día el capitalismo ha tomado el planeta con sus ejércitos de productos coloridos, disfuncionales para una vida sana y una caterva de programas mediáticos al servicio de generar personas estúpidas, idiotas que se convierten en consumidores de toda la basura de moda que puedan comprar con el dinero ganado tras largas y fatigosas horas trabajando en tareas que en general tienen la condición de establecer el ambiente propicio para que esto siga de esta y no de otra manera.

Palabras como: “Solidaridad”, “izquierda” y hasta “tranquilidad” han dejado de ser populares y ahora todos estamos corriendo si saber a donde y consiguiéndolo prácticamente todo sin saber para qué lo queremos. Es indudable que tenemos más confort y comodidad que hace cincuenta años, que hemos automatizado muchas tareas molestas en el hogar y el trabajo y sin embargo vivimos atropellando el futuro para conseguirnos lo último de cualquier cosa.

En medio de esta vorágine que algunos nos llamemos anarquistas se parece mucho a intentar ser un esquimal en medio del desierto del Sahara, suena a desajustado, poco práctico y absolutamente poco viable rodeados de gentes que hablan, teclean y observan sus celulares inteligentes mientras van perdiendo su sentido de la vida.

Pero yo creo que querer vivir dentro de un sistema de autogestión sin explotadores ni explotados, solidario y profundamente humano no tiene nada de malo ni de impracticable y que de una manera u otra vamos hacia ese futuro ya sea por uso de la conciencia o de una buena tercera guerra mundial que nos cague el 90% del planeta. La decisión será de las nuevas generaciones.

Hoy el sistema capitalista trata de reacomodarse porque medio tarde se dieron cuenta que el mundo y la gente se están envenenando rápidamente, lo lamentable es que no se combate el peor de los venenos que es la ignorancia y se pretende crear consumidores de granola hoy donde ayer se comían hamburguesas de Mac Pato. Más de lo mismo o cambiar un poco para que todo sigua igual no es la solución, se le parece pero no lo es.

Realmente y lejos de sentirme un iluminado porque lo que sostengo no es ni nuevo ni original creo que luchar dentro del sistema sin terminar preso o muerto significa resistirse a esta vorágine de consumismo estúpido y tratar de cómo le llamamos los uruguayos: “Bajar la pelota al piso” o “Parar el mundo” como en los libros de Carlos Castaneda y por lo tanto desembargarnos de tanta basura religiosa, de tanto fervor fanático por personajes imbéciles y masivos, dejar de consumir veneno buscando alternativas y por sobretodas las cosas anteponer la amistad por sobre cualquier forma de empaquetarnos los sentimientos.

mentira

Ser anarquista significa no creer en cualquier cosa que nos muestran los anuncios, no comprar vidrios de colores ni dejar los principios o traicionar a los otros para escalar en una carrera en el sentido contrario de la vida. Ser libertarios significa resignificar la felicidad, reelaborar el amor y por sobre todas las cosas: Darle a la vida el máximo sentido en este mundo donde todo parece salido de una cadena de producción.

Si ustedes en algún momento de sus vidas sienten náuseas al ver la publicidad, se les revuelve el estómago al escuchar a los economistas, sienten un odio visceral por sus supervisores y jefes explotadores o sienten asco frente a cualquier ejemplo de religiosidad, quiere decir que andan bien rumbeados, lo demás es cuestión de leer, informarse y por sobre todas las cosas: compartir con los más desprotegidos estos pensamientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s