La muerte de Superman: El cómic

La Muerte de Superman 0001

La Muerte de SUPERMAN

Por: Darío Valle Risoto

Ya lo he contado en alguno de mis blogs pero les reitero aquella ocasión en el año 1992 en que durante el descanso en mi trabajo fuimos a un bar cercano con dos amigos y ojeando el periódico me entero de la noticia de la muerte de Superman y de verdad que me impactó ya que es mi héroe desde antes de aprender a leer gracias a los cómics que compraba mi padre. Y si bien muchas veces antes se había jugado con esa posibilidad en algunos cómics, esta era la primera oportunidad en que la muerte de Kal-El involucraba a casi todo el universo Dc y llegaba a durar un año o más de publicaciones relacionadas. Como recordatorio les colgaré algunas páginas emblemáticas de aquellos primeros números sobretodo en el entendido de que hay nuevas generaciones que no conocen mucho este importante evento.

La Muerte de Superman 0048La Muerte de Superman 0102La Muerte de Superman 0139La Muerte de Superman 0150La Muerte de Superman 0162La Muerte de Superman 0164

Un niño perdido.

Wallpaper Magic  213 (42)

Un niño perdido
Por: Darío Valle Risoto

Hay un niño perdido
En medio de la carretera
Nadie sabe lo que espera
Si es que sueña o hace ruido
Ese niño perdido
En medio de la carretera.

Hay una luna llena
Que lo mira, que lo observa
A ese niño perdido
Que parece que algo espera
En medio de la carretera
Sentado sobre una piedra.

Hay viento de soledad
En aquella carretera
Y dos luces a lo lejos
Que se acercan, que se acercan
Mirando de frente al niño
Que parece que la espera.

Y el silencio se somete
A la noche que sin niebla
Tiene nubes de destinos
Que confluyen y se alejan
Para acurrucar al niño
Yace entonces la muerte
En medio de la carretera.

Pasó en aquel Bar 2 (Cuento)

a_view_from_a_window_by_fifek2000-d3b9n0m

Pasó en aquel Bar 2
Por: Darío Valle Risoto

__ Ya no me queda plata.
__ ¿Para que jugás por plata si después te vas caliente?
Simón se levantó de su silla y sacando el saco del respaldo se lo puso lentamente, el pucho al costado de la boca casi se le cae cuando ensayó una sonrisa sobradora.
__ A veces se gana y en otras se pierde. ¿No?
__ Sabias palabras. __ Dijo el flaco Tobías que embarajaba las cartas españolas.
__ Que pasen bien, adiós gallego.

Manolo dejó el trapo sucio de secar copas y levantó apenas la mano para saludar a Simón que dejó el Bar rumbo a su casa en el conventillo.
Tobías sabiendo que el truco de a dos no sirve para nada se puso a hacer un solitario, el viejo Gonzáles fue hasta la barra y pidió una coca cola que el gallego sacó medio tibia de la heladera.
__ ¿No tenés algo más frío?
__ Está rota la heladera, ¿Qué quiere Gonzáles, con este calor?
__ Ta bien, peor es nada, ¿Algo para picar?
__ Para picar nada, la Ramona no me vino, está enferma.
__ ¿Con la regla?
__ Gripe.

Gonzáles miró al viejo, al otro viejo, viejo más viejo que él y que casi todo a su alrededor aunque pensándolo bien el Bar: “La Bomba” tenía como quinientos años. Don Carlos estaba como siempre sentado de costado a la calle con un brazo sobre el rellano de la gran ventana levantada.
__ ¿Cuántos años tiene don Carlos?
__ Ochenta y nueve. ¿Por qué?
__ Por nada, pensaba en que es más viejo que un servidor, yo tengo sesenta y cuatro.
__ Problema suyo.

El gallego quiso reírse pero casi se le cae la copa, la apretó entre sus dedos gordos de uñas renegridas y le lanzó el aliento para limpiarla mejor. Pero quedó opaca y más sucia, igual la dejó junto a sus hermanas sobre el aparador con banderines del club de sus amores el atlético Cerro.
Gonzáles se volvió al mostrador y empinó parte de la coca cola, estaba tibia y asquerosa.
__ ¿Ya se dejó de joder con los marcianos y los cohetes? __ Le preguntó al dueño del bar haciendo un gesto con la cabeza hacia el viejo Carlos que miraba para afuera.
__ ¡Nooo!, ahora le dio con los vampiros, este viejo va mucho al cine, está medio cuis cuis o tiene arterosclerosis.
__ ¿Vampiros?
__ Decía el otro día que tiene una sobrina que se murió el mes pasado pero que volvió de la tumba y que ahora no sale de día, solamente de noche.
__ Bueno, pero a eso en mi barrio se le llama putas y no vampiros.
__ Jua, jua, jua.

En ese momento Tobías recordó algo y dejando las cartas sucias sobre la mesa caminó hasta el Cassin donde un cliente había abandonado “El Día” porque la conversación le hizo pensar en algo que había leído más temprano.
__ Miren esto. __ Les dijo poniendo el diario sobre la barra entre Gonzáles y Manolo.
__ “La policía investiga la extraña muerte de Artigas Romualdo Sosa un fletero encontrado sin una gota de sangre en la turisferia de Carrasco en la madrugada pasada, se sospecha de una secta religiosa satánica”

Tanto Gonzáles como Manolo inmediatamente después de leer el titular sobre la foto de un cadáver tapado con diarios, miraron hacia don Carlos, que ante el silencio reinante volvió la mirada de la calle. El gato peludo se acomodó a sus pies.
Dos moscas dieron vuelta en el aire enrarecido por el cúmulo de dudas que se treparon a las cabezas de los concurrentes, en eso entró el turco con su valija de vendedor y su clásico traje negro de rayitas finas, se quitó el sombrero y saludó a la concurrencia notando que el aire estaba detenido como si solo las moscas tuvieran vida dentro del boliche.
__ ¿Me sirven una? ¿Pasó algo?
__ Nada, nada. __ Aseguró Tobías que volvió a cerrar el diario y se lo llevó a su mesa para volver a jugar al solitario con las cartas españolas. Manolo miró a Gonzáles y le guiñó un ojo.

__ Mohamed: ¿Usted cree en los vampiros? __ Dijo fuerte para que don Carlos lo escuche, no era ya cosa de andar disimulando sobretodo si un cristiano había muerto.
__ Solo Alá sabe de cuantas cosas misteriosas hay sobre este mundo, ¿Saben que en El Tala hay una bruja que cura el empacho?
__ Bueno, acá a la vuelta la vieja Pocha también cura el empacho y las saladuras, los juanetes y los males de amor, no es gran cosa.
__ Pero esta bruja cura el empacho solo mirándote fijo a los ojos.
__ A no, la Pocha te tira del cuero y te deja doliendo varias horas… Vieja de mierda. __ Dijo Gonzáles recordando su última sección con la curandera.
__ ¿Y por que me preguntan sobre los vampiros esos?
__ Parece que don Carlos sabe algo de esos chupa sangres.

Los tres miraron al viejo que acariciando al gato les sonrió mostrando la oquedad de su boca sin dientes. Se acomodó la boina y luego señaló a su botella vacía de anís.
Manolo salió de detrás de la barra y le trajo otra más sucia que la anterior llena hasta la mitad.
__ ¿Sabe algo de vampiros don Carlos?
__ Nada, yo el otro día solamente jodía. ¿Cómo voy a saber?
En el bar reinó el silencio, las moscas se fueron y Manolo volvió con su enorme y grueso cuerpo a su sitio detrás de la barra, el turco fue al baño y Gonzáles prendió un cigarrillo La Paz sin filtro y convidó con otro a Tobías que lo miraba con ganas de manguearlo.

Don Carlos miró de nuevo para afuera. De a poco caía la tarde e iba siendo la hora de irse para las casas, bajar a sótano y abrirle el ataúd a su sobrina. Después de todo la piba tenía derecho a divertirse de vez en cuando… con lo que había pasado la pobre.

FIN

Neo Vampiros 30: Sangre de perros

El arte de Toon Hertz (26)

Neo vampiros 30
“Sangre de perros”
Por: Darío Valle Risoto

Lorena se levantó del ataúd y caminó lentamente en la difusa oscuridad del sótano. Un par de velas tenían apenas unas llamas casi ausentes, como únicas hijas de la luz. Arriba aún persistía aunque tenue el aroma de la extraña, sin duda de Westenra. Se agachó y en la punta de sus dedos blancos sintió una levísima depresión de botas sobre la parte alfombrada del enorme living.
Abrió su boca de labios carnosos y sus colmillos brillaron, sabía que el enfrentamiento era inminente. Tenía enormes ganas de ver a Henrich que ya hacía dos meses que estaba en Europa y parecía no querer volver a Boston y mucho menos lo haría al Uruguay, pero dadas las circunstancias…
¿Tal vez regresaría por Morrigan?.
¿Qué haría al verlo de nuevo?

Desde que la había vampirizado no se habían vuelto a encontrar y de eso hacía seis años casi siete, desde ese momento no había hecho el amor con nadie, solo había dormido algunas veces al lado de Paula sintiéndole la respiración y hasta se habían besado un par de veces pero eso era todo.
Desnuda como estaba caminó hasta la estantería que aún estaba rota desde la ocasión en que Paula había llegado a hacerle preguntas en muy mal momento, felizmente la heladera donde conservaba la sangre permanecía en buen estado.
Le quedaban cuatro unidades. Llamó a Orestes el empleado de la cruz roja que le traía los suministros pero no lo pudo localizar. Vació medio litro en una jarra de vidrio de la cocina y bebió recuperando una enorme cantidad de fuerzas y energía, era como si a un viejo motor le pusieran la gasolina súper necesaria además de buen aceite, pero…

Las gotas de sangre corrieron por la comisura de sus labios hasta sus breves pechos blancos descubiertos y pensó en sus víctimas esos despreciables monstruos que en un principio se negó a drenar para alimentarse. “Sangre de perros”, había pensado.
La necesidad fue más fuerte y ante la disyuntiva de salir a alimentarse de inocentes, era una buena opción, después de todo este país de mierda nunca va a meterlos donde deben a esos hipócritas que la mayoría de las veces eran padres de familia durante el día y torturadores durante la noche.
Había un mensaje de Jacqueline en el contestador, su vieja amiga la abogada que tantas veces le había arrimado datos.
__“Es mejor que no te metas con Lecuore, estamos viendo de citarlo para testificar en contra del dictador que ya está preso, si vos lo… exterminas nos podrías perjudicar y Malvarez podría salir en libertad”.

Apagó el contestador con furia, miró a la calle y las ventanas aún estaban cerradas, caminó resuelta y las abrió para respirar una gran bocanada de aire fresco, cuando se sentía molesta necesitaba ensayar aquella vieja costumbre de respirar que tienen los vivos.
Jacqueline no sabía que ella había visitado la cárcel modelo donde tenían a siete ex torturadores a buen recaudo de cárceles “de verdad”, recorrió los dos corredores viendo a los viejos durmiendo como angelitos y sintiendo la necesidad de sus muertes inminentes en sus venas.
Era como caminar por un campo de carroña, pudo haberlos matado en pocos segundos, pero quiso pensar en que estaban ahí como la sangre en su heladera; Por si acaso.

Juicio y Castigo

Valentina RocketQueen: Heavy Metal girl

Valentina RocketQueen (27)Valentina RocketQueen

Por: Darío Valle Risoto

Como el sueño de todo metalero, esta hermosa y sensual modelo italiana nos muestra diversas formas de fotografiar la naturaleza salvaje y rockera de una mujer absolutamente contemporánea pero que bien pudo haber sido la guerrera de viejas historias épicas de cuero y metal. Pueden buscarla en las direcciones en la última foto, no se van a arrepentir.
Valentina RocketQueen (3) Valentina RocketQueen (8) Valentina RocketQueen (13) Valentina RocketQueen (20) Valentina RocketQueen (29) Valentina RocketQueen (26) Valentina RocketQueen (1)

¿Remember el 9-11 ?

Un 11 de Septiembre

Los Muertevideanos.

El 11 de septiembre
Según Wikipedia

Artículo principal: Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973
Caricatura de Allende el 11 de septiembre de 1973 realizada por el dibujante Carlos Latuff.

El 10 de septiembre, a las 16:00, zarpó la escuadra tal y como estaba previsto, ya que debía participar en las maniobras navales internacionales UNITAS. Mientras tanto, el Ejército se acuarteló. La razón dada: el probable desafuero de Altamirano y Garretón el día 11. Este desafuero, según explicó Pinochet al ministro de Defensa, Orlando Letelier, podía causar disturbios, por lo que se hacía necesario el acuartelamiento.
En la madrugada del 11 de septiembre, la escuadra reapareció en Valparaíso y las Fuerzas Armadas tomaron la ciudad. El prefecto de Valparaíso, Luis Gutiérrez, realizó una llamada por su teléfono (su línea fue dejada libre a propósito), para avisar al subdirector de Carabineros, general Jorge Urrutia, que la infantería de marina…

Ver la entrada original 686 palabras más