Neo Vampiros 25: Adiós García… Hola Morrigan

El arte de Toon Hertz (20)

Neo Vampiros 25
“Adiós García… Hola Morrigan”
Por: Darío Valle Risoto

Romeo García aceptó caliente las amonestaciones de su superior al mando, no le estaría permitido seguir con la investigación de las muertes que extrañamente afrontaban los ex torturadores o sus amigos.
__Mire García, le faltan dos años para jubilarse, así que no me rompa los huevos, este tema está en asuntos de la Interpol, cuando usted se mete a averiguar que hace un ciudadano austriaco en este país esto comienza a molestar arriba y no me diga que no pidió datos sobre su casa en Montevideo.
__Si señor, lo siento.
__ ¡No diga nada y vaya a llenar formularios!
Cuando se retiró del despacho, una mujer rubia, alta y de tez pálida salió desde una habitación lateral y se acercó al jefe Echenique.
__Aquí tiene los dos mil dólares que le prometí, siempre es bueno encontrar colaboración internacional entre nosotros.
__Señorita Morrigan, a las órdenes, la policía uruguaya tradicionalmente está dispuesta a colaborar con la Interpol, si necesita apoyo… __Dijo mirando la imponente curva de su vestido que parecía una pintura negra sobre sus nalgas__ Si necesita apoyo, no tiene más que llamarnos.
__Como le dije, este es un asunto confidencial que involucra drogas y contrabando de antigüedades, cualquier intromisión puede hacer que no localicemos a los verdaderos cabecillas de esta banda internacional.
__ ¡Seguramente son comunistas! __Dijo golpeando su escritorio y escupiendo. Desde la pared el rostro pintado de Artigas pareció avergonzarse.
__Obviamente __Dijo ella y se despidió.

Romeo García fue a hacer todo lo que podía dadas las circunstancias, agarrarse un buen pedo en su acostumbrado Bar en la Unión de la calle Rousseau y Carlos Crocker, el gallego Manolo le arrimó la séptima caña con pitangas cuando todos los parroquianos se volvieron para mirar a una mujer que penetraba en absoluto silencio y con total libertad pese al tugurio.
Felicia Morrigan sucumbió al embriagador ambiente de ese Bar sostenido en la realeza de una mugre antigua, tan Montevideana y pletórica de banderines de Peñarol, olor a orínes saliendo del único baño y una mesa de Casin donde dos tipos absolutamente contrahechos jugaban una partida.

__ Sírvame lo mismo y yo pago todo lo que el señor…
__García, Romeo García para servirle.
El aliento alcohólico del policía era más fuerte que el olor a su sangre vieja y más rancio que todo el lugar, Morrigan pensó en que estaba más que justificado el exilio de su otrora amante Henrich Funke, en esa ciudad detenida al borde del mismo infierno.

Media hora después entraban los dos al angosto corredor de apartamentos donde vivía el viejo hombre de la ley, cuando hicieron el amor fue para Romeo como si volvieran sus años mozos de los kilombos de la ciudad de Mercedes, para ella tan solo era el ritual de darle un poco de alegría a una de sus futuras víctimas.
No sintió asco cuando él le lamió los pechos dejándole una baba espesa y plena de efluvios exóticos, el alcohol mezclado con el tabaco llenó la habitación, ella se movió sentada sobre él y lo miró a los ojos. Un segundo antes de ser mordido salvajemente por la vampiro Gómez comprendió que los milagros tienen un precio.
Fue un chorro de sangre inagotable, ella saboreó, tomó y tragó todo lo que pudo, se convulsionó en un orgasmo abismal hasta proferir un gruñido ancestral propio de aquellos vampiros que pertenecen a las razas, a los clanes más antiguos.

Lorena se levantó exaltada del sofá, había estado mirando una película de Goddart sin mucho entusiasmo hasta que sintió una fuerte presencia en el aire.
__ “Vas a experimentar nuevos sentidos, vas a incrementar tu oído y olfato, vas a tener la vista de un Lobo y hasta su apariencia si así lo deseas, son algunos de los dones de esta condición de ser vampiros” __Le había dicho aquella lejana ocasión Henrich, mientras terminaba de vampirizarla.
Se quedó sentada mirando sin mirar a la televisión, hacía unos días Morrigan se le había escapado en el cementerio, Henrich le había pedido que la localizara pero extremando la precaución, luego el tema de los milicos que andaban demasiado cerca y el miedo de Paula la habían distraído de la única misión que Henrich le había encomendado.

__ “Felicia Morrigan es una antigua enemiga, es una vampiro natural, una antidiluviana, mucho más fuerte que yo inclusive, desde que me capturó en los campos nazis estoy detrás de ella pero siempre se me escapa, un detective de Boston me ha dicho que viajó al Uruguay, yo estoy en Barcelona, por el momento me es imposible alcanzarla, por favor localízala, no la pierdas de vista”. __Así terminó la conversación telefónica con Henrich, su creador y padre espiritual.

Juicio y castigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s