Uruguay y los derechos humanos

Uruguay y los derechos humanos
Por: Darío Valle Risoto

En 1989 a pocos días de operarme de un tumor y sin saber cuanto me quedaba por delante en este mundo fui a votar aún con dolores, al referéndum para anular la ley de caducidad de la pretensión punitiva del estado. Entre un millón de razones voté verde también para anular que mi madre votaba amarillo, es decir: A favor de que los torturadores y asesinos durante la dictadura de este país (1973-1985) quedaran impunes.
El voto verde (Anulatorio) perdió frente al voto amarillo y la sociedad quedó dividida entre los que mantenemos que quién atenta contra los derechos humanos sea civil o militar lo pague y quienes por diversos motivos quieren que esto se olvide.
Mi vieja era una ignorante pero mucha gente que votó en contra de que haya justicia nada de eso, entre estos muchos izquierdistas incluso de los llamados grupos o partidos “radicales” hubo muchos que estaban de acuerdo con barrer los derechos humanos para debajo de la alfombra y seguir hacia adelante. Julio María Sanguinetti era en ese momento el presidente, el mismo que había sido cómplice como muchos civiles de esta dictadura había llegado al poder con candidatos y partidos proscriptos en una suerte de extensión o bonus track de la dictadura que duró hasta 1989. Luego vino el gobierno de Luis Alberto Lacalle y por supuesto más de lo mismo. Cuando sobrevino luego de este gobierno de derechas uno nuevo de Sanguinetti comprendí que la gente no solo es muy cornuda sino que también masoquista.
Pero todos estos tipos son de partidos de derecha.
Estos tres períodos estuvieron aderezados con variados sucesos donde la izquierda uruguaya parecía reivindicar el eslogan de “Juicio y castigo” pero aunque no lo parezca ciertos sectores también pretendían dejar el pasado en el pasado como defendían estos popes de la derecha anteriormente nombrados, solamente en el gobierno de Jorge Batlle (2000-2005) hubo algún movimiento a favor por lo menos de saber donde estaban enterrados los muertos por la dictadura uruguaya. Poco pero algo era algo.
En el año 2005 asume Tabaré Vázquez como presidente representando al Frente Amplio que no es un partido sino una coalición de diferentes partidos y grupos de izquierda. Yo realmente esperaba que al día de asumir el tipo derogara por decreto una ley que no solo es anticonstitucional sino que atenta contra todo lo que se defiende en torno a los derechos humanos en casi todo el planeta. Pero no pasó. 
El 25 de Octubre del año 2009 un segundo referéndum volvió a defender esta nefasta ley que atenta contra todo lo que llamamos derechos humanos y civilización pero que sigue incólume aunque se hayan metido presos en una cárcel especial a algunos viejos protagonistas de esta dictadura fomentada desde los propios Estados Unidos en su plan Cóndor para América latina.
Y he vuelto a pensar en que a veces las democracias sufren de “votitis aguda” pretendiendo votar lo que es absolutamente ajeno a las decisiones humanas como estos casos de delitos de lesa humanidad. Sin embargo hemos comprendido algunos que no han alcanzado dos gobiernos Frenteamplistas para arrojar luz sobre este pasado que lo quieran o no nos pertenece con toda la carga de culpa y circunstancia que nos atañe.
No somos tontos y sabemos bien que una cosa es ser oposición y otra gobierno, aunque en realidad gobiernen los de siempre de alguna manera esta coalición de izquierda ha tenido que hacer cintura para tratar de mantener más o menos activos sus principios pero sin tocar un ápice una economía neo liberal y por ende capitalista que también contiene estos viejos y caducos valores militaristas y patrióticos que muchos populistas defienden.
Para un anarquista como yo sigue siendo incomprensible que se sostenga que se es de izquierda mientras se alimenta una política económica de consumismo atroz y se privatizan la salud y la educación al punto de que se ve como bueno que inversiones privadas incursionen en estos dos estamentos con la presunción de que los mejoran. También es sospechoso para mí que algunos sectores de izquierda vean con buenos ojos a Cuba y Corea del Norte porque se oponen a los Estados Unidos pero a cuesta de otra forma de perder libertades, ni hablemos de cómo se intenta defender al terrorismo musulmán por la misma razón aún desde sectores que yo creía de personas un poco más inteligentes.
Es así que a más de treinta años de “democracia” en el Uruguay poco se ha avanzado con el tema dictadura cívico militar, desaparecidos, vuelos de la muerte, tortura, etc. y  cuando se mantiene en el ministerio de defensa a un personaje como Eleuterio Fernández Huidobro que de Tupamaro preso en la dictadura y rehén de la misma pasó a ser un ferviente defensor del olvido, de que este oprobioso pasado que muchos uruguayos intentaron barrer debajo de la alfombra votando a favor de la ley de caducidad tenga su “Punto final” está todo dicho sobre quienes nos gobiernan hoy y ya no son los mismos de ayer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s