Las redes Sociales y nuestra extinción como especie pensante

Las redes Sociales y nuestra extinción como especie pensante
Por: Darío Valle Risoto

Estoy comenzando a pensar que esto de las redes sociales es un plan para que las personas nos volvamos más estúpidas cada día, como si no alcanzara con la música de Reggaeton y la mayoría de los programas de televisión las redes sociales se introdujeron desde Internet a nuestros hogares primero y ahora viajan con nosotros a través de nuestros celulares. En mi caso no tanto porque tengo uno sin la capacidad de conectarse a la red por lo que todavía carezco de esa capacidad sublime de la gente de cortar varias veces cualquier contacto humano para controlar estos adminículos.
Vamos a tratar de comprender aunque sea subrepticiamente lo que ronda en la cabeza de alguien que se vuelve adicto a estas redes y constantemente está controlando a sus grupos de Wasap, Facebook, etc. Lo primero que se me ocurre es que pretende estar conectado con sus amigos y creo que a ustedes les debe pasar que la gran mayoría de los mensajes de estos son realmente insignificantes y no merecen andar sacando el celular para leerlos ni mucho menos guardarlos para la posteridad. 
Lo bueno es que rápidamente nos enteramos de la capacidad de estupidez de alguien que conocemos poco solamente con curiosear sus sitios o intercambiar contactos.
Esta obsesión por el permanente contacto tiene paradójicamente la mala condición de alejarnos de las situaciones presentes a nombre de frases aparentemente jocosas, anécdotas repetidas de la vida cotidiana y cuando no fotografías cómicas, de insignificantes momentos o chistes de Internet.
El uso y abuso de las redes sociales nos lleva a un exceso de información sin ninguna importancia, a una colección de recortes de cosas sueltas que poco nos enriquecen y a lo mejor sirven para una leve sonrisa y a la siguiente. El martilleo constante de este tipo de información inconexa, estéril y pueril me ha llevado a saltar a una velocidad vertiginosa en facebook intentando encontrar algo que realmente me interese y como resultado quemo más o menos una hora diaria de mí vida en algo completamente inútil que mejor lo pasaría durmiendo o leyendo un libro. Creo que un libro malo es mejor que esto y sin embargo también caigo en el atractivo de meter las narices en la vida de los demás.
Por extraño que parezca a los seres humanos nos interesa desperdiciar nuestro tiempo buscando algo útil generalmente en las más inútiles de las ocupaciones y esto no es nuevo ya que el chisme y el rumor existen desde siempre y ahora solamente los digitalizamos. No hace mucho me asombraba que muchos turistas se perdieran la fabulosa sensación de viajar y conocer lugares usando casi todo su tiempo en sacar cientos o miles de fotografías o filmaciones de los lugares visitados tal vez para conservar la prueba de que estuvieron allí aunque en realidad lo que si estuvo fue alguien tratando de documentarlo casi todo.
Es como los tipos que van a un concierto a filmarlo con su celular por lo que se pierden del disfrute del tiempo presente a cuenta de tener para el futuro el respaldo en generalmente una pésima grabación de algo que pienso sería mejor disfrutar con todos los sentidos a punto.
Hoy día abundan en las cadenas sociales cosas tan disparatadas como las fotos de platos de comida. Ni hablemos de los que sensibilizan con los animales abandonados, mutilados, exportados, engordados y acachorrados, los que bromean con fotoshops de cualquier cosa, los que cuelgan frases del pelotudo de Pablo Coelho o lo terribles cartelitos con chistes del siglo pasado.
La cosa es perder el tiempo y funciona, el plan mundial para la extinción está en marcha desde que un cavernícola en vez de ir a cazar quiso perpetuar sus andanzas pintando una cueva, al menos en aquellos tiempos había que ir a la cueva para verlo, ahora la llevamos a cuestas.

2 respuestas a “Las redes Sociales y nuestra extinción como especie pensante

  1. Me gustan los articulos que escriben en este blog. Les aviso que antes de entrar me sale una advertencia que el sitio fue denunciado por sus contenidos. Me parece de lo más tonto que si a alguien no le gusta el sitio, lo mejor que puede hacer es un comentario, no ponerse a denunciar. Pero bueno, esta lleno de gente “buchona” disculpen la expresion…. Saludos

    Me gusta

  2. Estimado amigo, también me tiene asombrado el hecho de esta censura, pregunté varias veces la razón a google y nunca me respondieron, en mi caso cuando no me gusta un blog no entro más y listo pero hay gente con mala leche que piensa muy firmemente que lo que no es bueno para ellos tampoco lo debe ser para los demás. A mi me tiene muy molesto que cada vez que abro el blog o voy a colgar un artículo me aparece la advertencia pero me la tendré que bancar ya que los señores de Google tienen esa libertad de censurar sin explicaciones porque son los dueños de la pelota como decimos en el uruguay. Un abrazo y gracias por estar a pesar de todo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s