Otra vez Gatos…

Fotos de Gatos
Por: Darío Valle Risoto

Cuando era niño no me dejaban tener mascotas porque según mi madre vivíamos en un lugar muy reducido y era para que los animales sufrieran, de todas maneras había un gato naranja que caminaba sobre los techos y yo de muy chico quedaba extasiado observando su gracilidad para pasar por lugares casi inaccesibles, lamentablemente nunca bajó a mi altura. Cómo no teníamos agua corriente en casa debía mi madre hacía a la madrugada poner una larga manguera desde la pileta común hasta mi casa para juntar agua en diferentes contenedores, de esa manera dos gatas que vivían en el apartamento uno se acostumbraron a la hora y todos los días venían a tomar la leche que mi madre les servía pero no eran muy amigables y apenas si se dejaban acariciar.