Cuentos de Robots 2: La Hija automática cap 6

Cuentos de Robots 2
La Hija automática cap: 6
Por: Darío Valle Risoto

__ ¿Para que cuernos le conté? __ Jim entró preocupado a la casa de Nick, Fito había abierto al escuchar su voz en el interfono. Al subir, entró y se desplomó en el sofá.
__ ¿Pasa algo?
__ Que le conté a Rhonda que estas probando bioandroides para la compañía donde trabaja mi prima y ahora quiere que compre uno: ¿Te imaginas lo que valen?

Nick sirvió un poco de vino en dos copas y le alcanzó una a su amigo.
__ ¿Cómo compraste vino?
__ Fito me prestó plata.
La cara de Jim se iluminó, sus ojos perversos miraron al bioandroide que estaba de espaldas limpiando una ventana a la calle.
__ ¡Ah, ya son pareja! ¿Eh?
__ ¡Pero no podes ser tan imbécil!
__ Bueno, buen vino, pero no te enojes camarada, ahora tendrás que darme alguna idea para que Rhonda no me infle los cojones con eso de tener personal de servicio automático en la casa.
__ Búscale el lado bueno, podrías tratar de comprar una criada modelo 3 o 4 y te la podrías montar de vez en cuando.
Jim miró a su amigo como si fuera un completo idiota.
__ ¿Vos te pensás que Rhondita, mi amada esposa abogada y sagazmente mal pensada hasta los calzones va a permitir que tengamos una robotita de las buenas?
__ Eso te pasa por casarte con una mujer inteligente.
__ ¡Y no sabes como es en la cama!
__ No me hables de sexo que en cualquier momento comienzo a dormir con Fito.

__ ¡Te lo dije!

El bioandroide pasó a su lado y sin mirarlos fue hasta el baño a cambiar el agua del balde con que enjuagaba el limpiavidrios.
__ No habla mucho tu novio.
__ Por favor, para colmo no se le nota que es artificial, ya las viejas del primer piso me miraron como si fuera el marica del último.
__ ¿Cómo se llama?….. ¡Antoine!, ¿Te acordás cuando nos cargó en el ascensor?
__ Por favor, encima de que no consigo empleo ni mujer, vos todavía me haces repasar los peores momentos de mi vida.

Jim se puso de pie y se asomó a la ventana, estaban lo suficientemente alto como para tener una amplia vista de las calles, una plaza a la izquierda y los innumerables autos que pasaban absolutamente silenciosos.
__ Uno nunca lo sabe a ciencia cierta.
__ ¿Qué?
__ Pienso en que estamos caminando entre gente y seres automáticos todo el tiempo, uno nunca sabe si está frente a un ser humano o ante una máquina ultramoderna que nos imita a la perfección. ¿Sabías que la vedette Lily Salomón en realidad es uno de ellos?
__ Fuimos al Shopping con Fito y una de esas chicas automáticas me miró y me sonrió, tenía unos pechos enormes, creo en ese momento me enamoré.
__ No sería la primera vez que un humano o humana se junta en pareja con estos seres artificiales, eso ha bajado la taza de natalidad en el mundo desarrollado un 40% en los últimos veinte años.
__ Pero me dijo Fito que deben estar programadas, que fue un caso muy raro.
__ Los cerebros positrónicos posibilitan el autoaprendizaje a grados casi humanos, por eso hay tantos movimientos en contra de los androides.
Nick miró extrañado a su amigo, le pidió a Fito que trajera algo para picar.
__ ¿No sabía que conocías tanto del tema?
__ Como ya sabes mi prima Berta trabaja en la Matsushita desde que se recibió de secretaria, además la empresa donde yo trabajo le ha diseñado varios muebles a esta mega compañía.
__ Ah, tu prima la lesbiana.
__ No, mi prima Berta la secretaria, no seas discriminatorio.
__ Me pregunto…
__ ¿?
__ Cómo será hacer el amor con una androide, nunca lo he hecho.
__ ¿Me vas a decir que nunca lo hiciste con una?
__ Bueno, no es para tanto, me estás mirando como si fuera virgen con treinta y pico. ¿Acaso vos lo hiciste?
Jim sonrió y miró al techo tratando de imaginar su última vez.

__ Año 2062, ¿o fue el sesenta y tres?, fuimos a aquella fiesta en lo de Machado en que te mamaste al poco rato de llegar.  A la hija de Machado: me la levanté en el garaje.
__ Para, para, para querido, yo te digo una bioandroide no una piba que estaba buenísima y que claro que me acuerdo.
__ Bueno, es justificable, Machado es mi compañero de trabajo y vos los conoces poco, en el año 2058 su hija murió de un accidente, pocos años después decidieron comprar una bioandroide con las especificaciones exactas de su heredera.
__ Eso es truculento, retorcido y me atrevería a agregar que asqueroso.
__ No lo creo, hay muchas formas de sobrellevar el dolor, nosotros no tenemos hijos, quién sabe que haríamos en un caso así.
__ Tienes razón.
__ Y no sabes como cogía la perversa.

__ A veces pienso que más que un amigo sos una especie de prueba a la que me somete Satanás para ver si me voy o no al infierno.
Jim rió a carcajadas mientras probaba las aceitunas con queso que había servido el bioandroide.
Continuara.