La Biblia y el Monopoly

“El Deuteronomio explica que cada siete años las deudas deben cancelarse. Y si alguien había perdido sus propias tierras, o su casa, debía recuperarlas. Y el Jubileo es lo mismo, pero a lo grande. Después de siete veces siete años, es decir, cada cuarenta y nueve años, se declara el Jubileo. 
El Jubileo es la cancelación de absolutamente todas las deudas de la gente. Ya nadie debía nada. Según la Biblia, no es suficiente decir que los pobres existen, que siempre han existido y que es posible que sean pobres por su culpa. Desde un punto de vista bíblico es una idea inadmisible. 
Deben tenerse en cuenta los motivos y las razones que permiten que la riqueza se acumule en unas pocas manos. Y la Biblia dice que se tiene que poner remedio a la acumulación de la riqueza. Por eso, cada cierto número de años las deudas se cancelan. Por cierto, esto también nos lo enseña el juego de mesa del Monopoly. Ahora todo el mundo juega para aprender a ser un capitalista sin escrúpulos, pero el origen del juego era una crítica al capitalismo: se enseñaba a las criaturas que en el capitalismo sólo hay una persona que gana porque todas las demás van a la quiebra. Toda una lección.”
Michael Ellick

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s