Buffy the Vampire Slayer : Todo un clásico en series de vampiros

Buffy the Vampire Slayer 
Por: Wikipedia

Buffy the Vampire Slayer (Buffy, la cazavampiros en Hispanoamérica, Buffy, cazavampiros en España) es una serie de televisión estadounidense estrenada el 10 de marzo de 1997 y transmitida hasta el 20 de mayo de 2003. La serie fue creada por Joss Whedon bajo la producción de su casa productora Mutant Enemy Production y posteriormente los co-productores ejecutivos Jane Espenson, David Fury, David Greenwolf, Doug Petrie, Marti Noxon y David Solomon. La narración de la serie sigue a Buffy Summers (interpretada por Sarah Michelle Gellar), la última en la línea de jóvenes conocidas como “cazavampiros” o simplemente “cazadoras”. En la historia, las cazadoras son “llamadas” (escogidas por el destino) para luchar contra vampiros, demonios y otras fuerzas de la oscuridad. Al igual que otras cazadoras anteriores Buffy es ayudada por un Vigilante que la instruye, guía y entrena. A diferencia de sus predecesoras, Buffy se rodea de un círculo de leales amigos conocidos como los scoobies.
Temática y contenido de la serie
La serie se desarrolla a partir de los sucesos ocurridos en la película del mismo nombre de 1992, escrita y producida por Joss Whedon, quien posteriormente también la produciría para la televisión. El argumento gira en torno a Buffy, una estudiante de secundaria – posteriormente universitaria – que es escogida por el destino para ser la Cazadora y luchar contra las fuerzas del mal. En su labor recibe la ayuda de sus amigos Xander y Willow, del bibliotecario y mentor Giles, y su presumida compañera de clase Cordelia Chase. Luego, a lo largo de la serie, otros personajes se involucran también en la historia.
La serie tiene varios niveles de lectura. Además del factor de entretenimiento, sirve también de parábola contemporánea; elementos sobrenaturales expresan inquietudes personales a manera de metáforas. En particular, dificultades relacionadas con la niñez, adolescencia y adultez inmediata.
El escenario en el que acontecen las aventuras de Buffy es la ciudad ficticia de Sunnydale en California, cuya escuela secundaria se encuentra situada encima de La boca del infierno (inglés The Hellmouth). Este portal entre nuestro mundo y el de los demonios sirve de punto de salida y convergencia mística para todo tipo de criaturas diabólicas, siendo los vampiros el ejemplo por excelencia. La representación de estas criaturas está basada en mitos tradicionales: seres de la noche que se alimentan de sangre. Asimismo, Buffy y sus amigos luchan además contra un gran número de demonios de toda clase y otras varias manifestaciones maléficas. Frecuentemente se ven enfrentados al temido Apocalipsis, producto de algún rito demoníaco del villano de turno. Su labor es, naturalmente, evitarlo a toda costa.
Los villanos y eventos de la serie a menudo se inspiran en la mitología clásica y otras fuentes culturales, ficticias y religiosas. A lo largo de los años, la serie desarrolla además una mitología propia tan original como extensa, sus elementos sobrenaturales poseen evidentemente una visión metafórica y/o simbólica de la realidad, mientras que las fronteras presentadas entre el bien y el mal se vuelven cada vez menos claras. Estas reglas pertenecen a un mundo denominado por los seguidores de la serie como el Buffyverso (inglés Buffyverse)
El personaje principal, Buffy, está bajo la dirección de su guía o vigilante, el señor Giles, quien en la serie trabaja como bibliotecario en la escuela secundaria de Sunnydale. Buffy, La Cazadora, forma parte de un linaje antiquísimo de jóvenes que son elegidas por el destino entre muchas para luchar contra el mal. Como cazadora, Buffy posee superpoderes: fuerza, resistencia, capacidad de movimiento e intuición sobrehumanas, así como capacidad para sanar rápidamente y un cierto grado de percepción extrasensorial (generalmente expresada en forma de sueños proféticos). Además, cuenta también con sus amigos que permanecen siempre a su lado, y reciben con el transcurso de la serie el nombre de Scooby Gang (Pandilla de los Scooby o Scoobys, en inglés Scoobies), en referencia a los adolescentes de la serie de dibujos animados Scooby-Doo[1]. En su combate contra las fuerzas demoníacas, Buffy tiene la ayuda de sus amigos que colaboran con trabajo detectivesco y de investigación, así como con la magia.
Es notoria, pues, la mezcla de distintos géneros televisivos dentro del argumento, tales como el terror, las artes marciales, el romance, el melodrama familiar y la comedia.
Orígenes
Whedon desarrolló ‘Buffy’ como una inversión intencionada de la típica fórmula de las películas de terror, en donde una chica rubia es representada generalmente como la víctima indefensa e histérica, un blanco fácil para un ataque violento. 
La visión de Whedon introduce a una chica joven que no solamente es una combatiente excepcional, sino también una líder poderosa que no sacrifica en ningún momento su feminidad. Al revertir el cliché de ‘víctima mujer indefensa’, Buffy introduce un paradigma alternativo, acogido por muchos como un emblema de poder femenino- en la narrativa de Whedon, el amigo de Buffy, Xander, es un hombre vulnerable que requiere frecuentemente de ayuda, mientras que Buffy es más bien capaz de cuidar de sí misma y de aquellos que la rodean. No obstante, su vida personal es tan dolorosa y confusa como la de cualquier joven. Es esta combinación de poder y empatía lo que le ha merecido a Buffy un apasionado seguimiento entre sus fans, dándole a la serie un estatus de culto.
Para Joss Whedon la película nunca fue completamente de su agrado debido a las modificaciones realizadas por el director. Fue en 1996 cuando Twentieth Century Fox le ofreció a Whedon la posibilidad de producir una serie de televisión basada en su personaje; a pesar de las duras críticas al film, Fox era consciente del potencial que tenía la Cazavampiros como serie de culto.
‘Buffy’ arranca entonces como un show temporal, es decir, un programa que probará suerte en la pantalla durante el tiempo de receso de la producción de los programas de la franja ‘prime’ del canal WB. Con una primera temporada de tan sólo 12 episodios, un presupuesto poco ostentoso y un target group juvenil, ‘Buffy the Vampire Slayer’ logró cosechar una buena cantidad de seguidores que no dudaron en hacer sentir su presencia ante el canal WB, resultando así en el pedido de una nueva temporada de 22 capítulos a mitades del año 1997.
El éxito no se hizo esperar y la serie ganó tanto complejidad como seguidores, extendiéndose a siete temporadas.
La serie ha sido alabada no solo por la complejidad de sus personajes, sino también por la brillantez de los diálogos. Su equipo de escritores concibieron una historia tan compleja que finalmente derivó en una serie nueva, un spin-off sobre el personaje de Angel, el vampiro con alma, interpretado por David Boreanaz. La serie “Angel” se emitió desde 2000 hasta 2004, por WB.
Personajes
Buffy Anne Summers
Sarah Michelle Gellar interpreta a Buffy en la serie.
Buffy Anne Summers, personaje interpretado por la reconocida actriz Sarah Michelle Gellar, hija de Hank y Joyce Summers, debe enfrentarse a temprana edad con una terrible revelación: ella es la Cazavampiros, la elegida en su generación para enfrentarse a las fuerzas del mal. Por otra parte, los cambios que esto produce en su vida se multiplican cuando sus padres se divorcian, y como consecuencia se ve forzada a dejar toda su vida pasada atrás.
Al comenzar el primer capítulo de la primera temporada se sabe que Buffy ha tenido que dejar su escuela anterior tras haber sido expulsada por incendiar el gimnasio: unos vampiros atacaron el establecimiento y no tuvo otra opción que matarlos a todos quemándolos. Se muda entonces de Los Ángeles a la ciudad de Sunnydale, en California, donde su madre encuentra trabajo en una galería de arte. Ahí llega la heroína, dispuesta a olvidar su pasado, sus problemas en su antigua escuela, y sobre todo, su deber.
Con ese anhelo de ser “una persona normal”, Buffy se encontrará con que su llegada a Sunnydale no fue un accidente, pues allí la espera su nuevo Vigilante, Rupert Giles, quien ocupando el puesto de bibliotecario de su nueva escuela, está dispuesto a guiar a Buffy en su interminable lucha. Muy a su pesar, Buffy se ve obligada a asumir su posición cuando la vida de sus nuevos amigos se encuentra amenazada. Comienza a desarrollar sus habilidades, mientras por otra parte desarrolla grandes amistades y una pequeña pero aceptable vida social: un arma infalible con la que ninguna Cazadora había contado jamás, arma que finalmente le permitirá asumir su destino.
Un elemento en su vida, sin embargo, producirá en Buffy un gran cambio, y es la aparición de Ángel, un vampiro condenado a cargar con su alma, para padecer los tormentos por los pecados cometidos en el pasado. Este vampiro es en realidad enviado para ayudar a Buffy, equilibrando las fuerzas del Bien y del Mal. Sin embargo, el amor que nace entre ellos se convierte en un riesgo, pues la maldición realizada sobre Ángel tiene como fin que éste jamás experimente la felicidad plena. Al comprender que estar al lado de Buffy representa un riesgo para ella y para los suyos, debe enfrentarse a la difícil decisión de abandonar Sunnydale, y retirarse a Los Ángeles, para padecer sus nuevos tormentos y enfrentarse al mal a su manera.
Una destrozada Buffy debe madurar y emprender un nuevo camino, plagado de nuevas y complicadas relaciones amorosas, la nueva vida universitaria, la muerte de su madre, la inevitable madurez, y la aparición de una misteriosa hermana menor. Estos elementos cambiarán la vida de Buffy obligándola a asumir una nueva posición sobre su deber. Un camino en el que tropezará varias veces, pero en el que finalmente hallará la solución a todos sus problemas: La Elegida, la única Cazadora de Vampiros, enfrentándose sola contra las fuerzas del mal.
Al final de la última temporada, se da a conocer que el origen de la cazadora fue un experimento llevado a cabo por un grupo de hombres llamados los Ancianos, quienes tomaron a una niña y, en contra de su voluntad, transformaron parte de su alma en esencia de demonio, creando así a la primera cazadora. Este don o defecto se transmite a otra joven automáticamente cuando la cazadora fallece.
Gracias a la serie Ángel, podemos saber cómo le fue a Buffy después de que Sunnydale fuera destruido y de que todas las cazadoras potenciales fueran activadas. Buffy se trasladó a Roma, junto con Dawn y Andrew, donde mantenía una relación con el Inmortal, un seductor ser que en el pasado logró cautivar a Drusilla y a la mismísima Darla. Por lo que le cuenta Andrew a Angel y Spike, Buffy y el Inmortal están muy enamorados. Sarah Michelle Gellar se negó a hacer la aparición estelar en este episodio de Ángel debido a que tras acabar la séptima y última temporada de Buffy, no quería retomar el papel otra vez por miedo a encasillarse: se debe recordar que fue decisión de la actriz que la serie concluyera. 

En el primer comic se descubre que la persona que está en Roma no es en realidad Buffy sino una de las tres cazadoras que se disfrazan como ella por seguridad.
Además de Buffy, la protagonista, hay que destacar a otros personajes principales. Éstos son los que acompañan a Buffy de principio a fin. Todos ocupan una parte fundamental en el final de la serie, que no es más que un principio para los demás.
Rupert Giles
Rupert Giles (Anthony Stewart Head), su Vigilante (“Watcher” en inglés), es un inglés enviado por el Consejo de Vigilantes a Sunnydale para guiar a Buffy Summers, escondiendo también su identidad, bajo la apariencia del bibliotecario de la escuela, que será durante las primeras temporadas en el centro de reuniones de la Cazadora y la ‘Scooby-Gang’.
Giles ejercerá gran influencia sobre la vida de la Cazadora. Además de entrenarla y supervisarla, cumpliendo con sus tareas de consejero, desarrollará con Buffy una relación de padre-hija, ante la ausencia del padre de ella. Esta relación comenzará a afectar sus decisiones y su criterio, y el Consejo decide finalmente relevarlo de su cargo, provocando posteriormente que la misma Buffy renuncie al Consejo, quedando así sola, a su criterio y el de Giles, quien de a poco se volverá figura paterna de todo el grupo.
Giles se enfrenta con sus propios demonios: una tortuosa infancia y adolescencia, obligado a asumir el deber de Vigilante; sus años de rebeldía que luego lo acosarán siendo ya adulto, cuando es perseguido hasta Sunnydale por Ethan, el malefico dueño de la tienda de disfraces que durante el primer halloween de Buffy en Sunnydale convierte a todos sus clientes en la personificación de su disfraz. Ethan ha formado parte del pasado de Giles y es quien descubre al espectador la identidad que el joven Rupert Giles tenía en su Inglaterra natal: Ripper, dejando así abierto un interrogante de por qué justamente él es obligado a iniciarse como Vigilante; su relación amorosa con Jenny Calendar, una profesora de Computación que es finalmente asesinada por un Ángel sin alma. Por otro lado, la eterna lucha por guiar a Buffy, debiendo muchas veces preguntarse si realmente ella lo necesitaba, y obligado por otro lado a verla caer y no poder levantarse, y no poder hacer mucho por devolverla al camino indicado.
Alexander Harris
Nicholas Brendon Schultz en el Super SlayerCon en Oakland.
Alexander Lavelle Harris (Nicholas Brendon), conocido como Xander, era el clásico payaso de la Preparatoria de Sunnydale, hasta que la llegada de Buffy a la ciudad lo puso en un nuevo lugar. Eternamente rechazado por los miembros del sexo opuesto, Willow y Jesse eran sus mejores amigos, hasta que las circunstancias (léase ‘Llegada de Buffy a la ciudad’) acabaron con la vida de Jesse y con el eterno anonimato de Xander y Willow.
Xander, a diferencia del resto de los personajes, no tiene un origen sobrenatural, o un don, ni está llamado para grandes cosas. Y aun a pesar de eso, es una pieza fundamental del grupo. Él es el único que puede ‘ver’ a los otros, y es el primero en advertir cuándo alguien necesita ayuda. Es notorio en las primeras temporadas como, a pesar de su falta de dones, nunca titubeó y siempre fue el primero en levantarse de su silla para ayudar.
En cuanto a las relaciones, Xander se enamora perdidamente de Buffy en cuanto ésta aparece por primera vez. Sin embargo, este ‘amor a primera vista’ se convierte en una duradera amistad, y el interés de Xander pasa por Cordelia, la chica popular, para terminar dándose cuenta que está enamorado de Willow. Su relación, sin embargo, nunca pudo ser. Finalmente Xander conocerá a Anya, la ex-demonio de venganza, con quien comienza su relación amorosa más duradera.
En un giro inesperado, Xander, el aparentemente inmaduro del grupo, se compromete con Anya. Sin embargo, se echa atrás y la deja plantada en el altar en la siguiente temporada, con diversas consecuencias. Sin embargo, donde hubo fuego, cenizas quedan.
Willow Rosenberg
Willow Rosenberg (Alyson Hannigan) es presentada como la clásica chica tímida y estudiosa, pero que esconde para sí misma una gran personalidad. Al igual que le ocurrirá a su mejor amigo, Xander Harris, será la llegada de Buffy a Sunnydale el disparador de los grandes cambios que enfrentará en su vida.
Eternamente enamorada de Xander en secreto, Willow de a poco se descubrirá a sí misma, enfrentándose a sus propios problemas de personalidad y de carácter. En su tortuoso camino para ayudar a su amiga en su cruzada contra el mal, la tímida chica comenzará a experimentar con la magia, y pronto advertirá que posee un gran poder; un poder que le será muy difícil controlar.
Luego de un frustrado romance con Oz (Seth Green), el músico y hombre lobo, Willow descubrirá en la universidad a un personaje fundamental en su vida: la joven Tara (Amber Benson), con la que iniciará una relación romántica, al principio a espaldas de sus amigos y más adelante de forma abierta, llegando a definirse como homosexual.
Otros personajes
Angel (David Boreanaz), el único (en principio) vampiro con alma. Víctima de una maldición, Angel adquirió su alma humana la cual le atormenta por los horrendos crímenes que cometió siendo Angelus, el jefe de un clan de vampiros que asoló Europa durante siglos. Ángel, que dedica su existencia a redimirse protegiendo a los indefensos, conoce a Buffy y entre ellos surge un amor imposible. En la tercera temporada, Angel opta por marcharse a Los Ángeles y sus aventuras en esa ciudad dan lugar al spin-off que lleva su nombre, Angel. En el spin off, Angel sigue con sus aventuras, y tras varias relaciones se enamora de Cordelia, aunque como pasaba con Buffy, su relación es imposible debido a la maldición que éste tiene (no puede tener un momento de plena felicidad).
Spike (James Marsters), vampiro que antiguamente pertenecía al clan de Angelus. Llega a la serie dispuesto a asolar la ciudad, pero una serie de malos encuentros (Buffy, Angelus y el Ejército, entre otros) acaban estropeando todos sus planes. En la cuarta temporada, un grupo militar secreto (La Iniciativa) lo captura y le implanta un chip que le imposibilita atacar humanos. Desde entonces malvive entre el mundo de los monstruos y el de los humanos, hasta que descubre que está perdidamente enamorado de Buffy y comienza a colaborar con su grupo. Obsesionado con la Cazadora y tras una destructiva relación sexual con ella, abandona Sunnydale con la intención de volver a ser “lo que era antes”. Lo que recupera no es sino su alma. Tras esto, y ya definitivamente en el grupo de Buffy, salvará a la humanidad en la 7.ª temporada dando su vida a cambio, aunque queda atrapado en un colgante que Ángel recibe durante la 5.ª temporada del spin-off de Buffy, liberando a Spike, aunque como fantasma, aunque más tarde recupera su forma corporal.
Cordelia Chase (Charisma Carpenter): la engreída reina del instituto, en la serie durante la segunda y la tercera temporada es la novia de Xander, aunque continuamente deben arreglar su vida amorosa, hasta que finalmente Cordelia acaba con la relación, debido a una infidelidad de Xander con Willow. Pasa al Spin Off “Angel” donde madura y se convierte en una cazadora de demonios y más tarde en un demonio. Consigue la habilidad de tener visiones que avisan cuando alguien está en peligro.
Al final se enamora de Angel y éste de ella, pero por poderosas y excepcionales circunstancias, nunca llegan a formar pareja. Charisma dejó la serie de Angel al terminar la cuarta temporada, pero en la última (5º) hizo una aparición estelar para no dejar a los fans con un mal sabor de boca. En este capítulo ella supuestamente despierta del coma en el que estaba y vuelve para darle un regalo a Angel: recordarle quién era y contra qué luchaba. Además, con el último beso le pasó una premonición, la del destino de Angel. En ese momento llaman a Angel del hospital y le dicen que ella ha muerto y que nunca despertó del coma.
Oz (Seth Green): un hombre lobo pareja durante un tiempo de Willow. Era guitarrista en una banda de rock, la cual tocaba seguidamente en The Bronze. Tras plantearse su humanidad, abandona Sunnydale y vuelve cuando cree controlar sus transformaciones para comprobar que no es así, y abandona de nuevo la ciudad, esta vez de manera definitiva.
Joyce (Kristine Sutherland): Es la madre de Buffy, se divorcia, y a raíz de ello, Buffy y ella llegan a Sunnydale. No sabe nada de vampiros y demonios, Buffy al principio no se lo cuenta hasta que por razones especiales decide contarle. Joyce Muere por causas naturales, aunque en un principio Buffy sospecha de algún demonio que quiera arruinarle la vida.
Dawn (Michelle Trachtenberg): Es la llave, un cúmulo de energía creado para abrir puertas interdimensionales que es transformado en hermana de Buffy para que ésta la proteja. Aparece a partir de la quinta temporada aunque por efectos de un hechizo, para todos es como si siempre hubiera estado allí.
Temas y motivos. Interpretaciones.
Más allá de la comedia y las aventuras, los capítulos de Buffy cazavampiros desarrollan un universo mítico (el llamado Buffyverso o Whedonverso, por el nombre de su creador) que acoge no sólo las vicisitudes de sus personajes, sino también temas, motivos y referentes culturales de diversa procedencia, desde los mitos clásicos a los iconos más contemporáneos del cine o del cómic. Ello, ha dado lugar a la creación de los Estudios sobre Buffy (o Buffy Studies) como una forma de analizar todos los acontecimientos y temas tratados en la serie.
Algunos aspectos generales dignos de consideración son los siguientes:
Feminismo
El hecho de sustituir al habitual héroe masculino por una jovencita es ya un indicador de la voluntad de subvertir los estereotipos frecuentes en este tipo de historias. El creador de la serie, Joss Whedon, manifestó explícitamente este declarado propósito de ir contra los tópicos del género haciendo que la joven rubia, que suele aparecer como víctima en las historias de terror, se convierta en la heroína que acaba con los monstruos. En la serie, el poder está entre las mujeres (Buffy, Willow, Anya, Faith…) mientras los hombres tienen un papel menos decisivo (Xander, Giles) o bien son los sucesivos antagonistas (vampiros, demonios y otros malvados) derrotados. Como mujer, Buffy madura en la serie arrastrando todo tipo de responsabilidades (sociales, familiares, personales) y siendo el centro de su mundo. Además, conforme avanzan las temporadas, Buffy adquiere mayor peso específico como héroe salvador, enlazando quizá con concepciones míticas centradas en el poder divino de lo femenino.
Trayectoria del héroe
En la línea de las tesis de Joseph Campbell (Viaje del héroe), Buffy recorre una trayectoria con las etapas constantes en el itinerario de todo héroe: Inmersa en su mundo ordinario (familia, instituto, amigos…) recibe la llamada de la aventura (es designada como cazadora), algo que ella rechaza en primer término porque considera acertadamente que afectará a su vida. El encuentro con el maestro (Giles) la acaba empujando a acometer su misión. Se verá obligada a superar diversas pruebas y en su camino encontrará aliados y enemigos. Al final de la quinta temporada, la prueba suprema la llevará a sacrificarse para salvar a su hermana y evitar el apocalipsis (Recompensa). Sin embargo, le queda el traumático camino de regreso al mundo ordinario, su resurrección, para traer de vuelta el elixir (su poder superior, su madurez como héroe) que permitirá la esperanza para el mundo.
La trayectoria heroica de Buffy tiene también una importante faceta interna: No sólo se trata de vencer a los monstruos externos, sino que la heroína deberá igualmente enfrentarse a sus propias contradicciones, resolver su confusión afectiva, asumir sus debilidades y obrar en consecuencia. Buffy lucha contra el mal, pero también se siente atraída por él y tendrá que reconocerlo en su interior. Contemplar su propia oscuridad y aprender a actuar según su deber es lo que la acaba dotando de una altura superior.
Eros y Thanatos
Amor y muerte se entrelazan en algunos momentos especialmente brillantes de la serie. Una manifestación es el amor que une a Buffy, la Cazadora, con Angel, el vampiro, la relación imposible que asocia al ser de la muerte y la oscuridad con su némesis luminosa. Pero por otra parte en la cazadora late también el impulso de la muerte, algo que a ella le da miedo y se va haciendo cada vez más presente. Con todo, la formulación más clara del tema de Eros y Thanatos está en el episodio Fool for love, cuando Spike narra cómo mató anteriormente a dos cazadoras, no porque fuera más fuerte, sino porque en esos combates, con claras reminiscencias eróticas, ellas sentían ya dentro de sí la pulsión de la muerte.

La redención
Es el tema clave del spin-off Angel, centrado en este personaje, pero tiene también su manifestación en Buffy. El final de la quinta temporada, con Buffy arrojándose al vacío como víctima sacrificada, culmina su configuración como héroe redentor. La búsqueda de la redención será también el impulso para la actuación de otros personajes como Spike o Faith. En el caso de Spike, el tema de la redención va unido al de la conquista de la humanidad, es decir, la decisión de renunciar a la naturaleza vampírica para adquirir la esencia de lo humano (el alma).
El sacrificio.
Está muy relacionado con el tema de la redención. A menudo (y especialmente en los clímax que suponen los finales de temporada) los héroes tienen que renunciar a algo para ellos trascendental porque es “lo que debe hacerse”. Consiguen así el bien común (detener un apocalipsis, salvar el mundo), pero a cambio, se ven obligados a un sacrificio desgarrador. Esto es algo recurrente en Buffy (en la segunda temporada, la protagonista debe sacrificar a Angel, justo en el momento de recuperarlo; en la quinta se sacrifica a sí misma para salvar a Dawn (y el resto de la Humanidad), al final de la serie, el inmolado será Spike), pero también está presente en el spin off Angel y como muestra paradigmática tendríamos el final de la serie.
El espíritu de frontera.
Es decir, la lucha de la civilización frente a la barbarie. O lo humano frente a lo demoníaco. Es público que Joss Whedon trasladó a su serie el planteamiento de los westerns que, por otra parte, suponen una cierta visión de la construcción de la nación americana. En las historias del oeste, es frecuente que un grupo de gentes salvajes (indios, bandidos, despóticos hacendados o corruptos dueños del saloon) tiranicen a una ciudad. Los pacíficos (y cobardes) habitantes viven sometidos y víctimas de su violencia hasta que llega un forastero que se enfrenta a los malvados y salva a la ciudad restaurando el imperio de la ley. Igualmente, Buffy llega a la Boca del Infierno para enfrentarse contra los vampiros y otros monstruos y salvar así a los humanos del terror y la barbarie. La cazadora es el “sheriff” que mantiene a raya las fuerzas maléficas que amenazan con destruir Sunnydale. Este planteamiento es muy claro en el inicio, pero gana en complejidad conforme la serie avanza, cuando las fronteras entre el bien y el mal se difuminan, adquieren protagonismo personajes “demoniacos” (Angel, Spike, Anya) cuyas razones y sentimientos están perfectamente justificados, los humanos protagonistas cometen errores y se deslizan hacia terrenos cuando menos discutibles (Faith, Willow, la propia Buffy) y, en definitiva, la serie madura haciéndose mucho menos simplista.

En el ojo del águila (Cuento)

En el ojo del águila
Por: Darío Valle Risoto


Habib vivía al pie de una montaña rocosa en alguna parte de la península, había viajado poco y con casi treinta y nueve años su rostro surcado por arrugas era la elocuente muestra de que su vida como criador de cabras era tan dura como la de cualquiera de la región. Sin embargo Habib era un tipo alegre, amaba a su esposa y a sus tres hijos, la menor era una niña de siete años y era su consentida.

Vivía ajeno del mundo salvo las raras ocasiones en que viajaba al pueblo a vender alguna de sus cabras para comprar insumos y alimentos, la vida era dura pero varias generaciones de su familia se habían dedicado a lo mismo por lo que Habib nunca había pensado en otra cosa.

Pero aquella mañana esas nubes extrañas en el horizonte quizás significaban una señal de que no debió ir al pueblo solo, pero les hacían falta harina, sal, azúcar y quería comprarle un regalo a Nasrim su hija que estaba por cumplir ocho años. Luego de negociar con los compradores logró algún dinero y le compró a la niña un pequeño collar con cuentas verdes y metal dorado que desde luego no era oro pero se le parecía bastante. Sonrió Habib tomando el pequeño collar entre las manos y ya imaginaba el rostro iluminado de su hija probándose la joya.

Habib no sabía que el futuro inmediato era inescrutable tal como lo dicen los libros sagrados.

Cuando regresaba montado en su asno por la carretera pedregosa rodeada por aquí y allá de algunos olivos vio el humo denso y negro que provenía de la montaña, era esa su montaña llamada desde siempre: “El ojo del águila”. Habib tuvo un vuelco en el corazón cuando otro campesino que caminaba en sentido contrario llevando una bolsa de dátiles sobre sus hombros le informó del bombardeo.

__ Fueron los europeos, dejaron caer miles, millones de bombas. ___Exageró con sus ojos horrorizados, desde los tres pueblos cercanos el humo también era elocuente pero nada justificaba que su montaña hubiera recibido un ataque por lo que Habib corrió como un condenado hasta su casa donde había dejado a su esposa Santía y a sus tres hijos.
Y Habib encontró de todo menos vida, solo humo, piedras, maderas y cuatro cuerpos calcinados. Algunas de sus cabras eran marchitas cosas quemadas dentro de la aridez circundante.
Lloró de rodillas Habib sosteniendo el collar de cuentas sobre el cuerpo quemado de su querida hija, lloró Habib y cuando se le acabaron las lágrimas gritó y cuando se le acabaron las ganas de vivir se tiró desde el mismo peñasco en que solía ver caer la tarde mientras tomaba el té con su consorte.

Y el cuerpo de Habib rebotó entre las puntas de piedra y se quebró en sangre hasta que el dolor dio paso a la nada, oscuridad inmensa que fue como la misma muerte hasta que un entramado de voces y gritos le despertó.

__ ¿Te sientes mejor hermano?
__ ¿Mi familia, mis hijos…Nasrim?
Era un hombre joven vestido de militar con un pañuelo sobre su cabeza, cuando su vista se acostumbró vio que estaban en una carpa y que de fuera de vez en cuando se escuchaban disparos y algunos gritos en diferentes lenguas.
__ No te asustes compañero estás en el cuartel de los rebeldes a cuatro kilómetros de Quimora. ¿Tú eres de Quimora?
__ Vivo en la montaña del águila, mi familia está muerta. Vivíamos en El ojo del águila, la montaña más pequeña de la cordillera de… ___Volvió a desmayarse cuando las imágenes más tristes le agobiaron.

Unos días después se recuperó y conoció al hombre santo, se llamaba Jean Claude en su país de origen pero se lo había cambiado por Mustaf “el insondable”. Era un hombre de unos sesenta años de poblada barba absolutamente plateada así como su cabello, vestía siempre de negro y su mirada era penetrante pero no exenta de un brillo de bondad.
__ ¿Te quisiste matar Habib?, eso a los ojos del único dios no es bueno, no tienes el derecho a acabar con lo que se te ha otorgado que es la vida.
__ ¿Y mi familia?… ¿Que derecho?
Mustaf lo invitó a salir, afuera caía la tarde y algunos hombres vestidos de soldados practicaban tiro contra unas siluetas pintadas de azul, blanco y rojo.
__ ¿Donde estoy?
__ Aquí entrenamos para luchar contra aquellos que matan nuestras familias e intentan destruir el preciado legado de nuestro profeta Mahoma y de Alá el único y verdadero dios.
Habib permaneció en silencio, el hombre sacó un conocido elemento de su bolsillo y se lo alcanzó, era el collar que le había comprado a su querida hija, estaba manchado de su propia sangre.

Y como un autómata Habib durante casi seis meses recibió instrucción en ese campamento, hizo amigos y hasta escuchó sus cánticos durante las fogatas luego de las agotadoras sesiones de entrenamiento en armas, explosivos y clases de francés.

Un año después Habib con un pasaporte falso llegó al aeropuerto Charles de Gaulle en Paris y por más que la instrucción fue abundante se sintió abrumado por un mundo que nunca hubiera imaginado lejos de su montaña, su familia y sus cabras.
Le esperaban dos compatriotas acompañados de un sudafricano, le dieron un cuarto en una boardilla en el sur de Paris donde se dedicó a leer el Corán como nunca antes lo había hecho, al menos con tal asiduidad. 

Poco tenía que hacer, le habían ordenado no salir más que lo necesario a la ciudad pero la vista desde su pequeña ventana le mostraba un mundo al que no pertenecía y sin embargo le llenaba de curiosidad cuando no de ansias de explorarlo, olerlo, sentirlo.

Así quiso la vida que una tarde se animara a salir a caminar por una plaza cercana donde se dedicó a observar a la gente, a las palomas, los extraños monumentos, los pintores que vendían retratos a los turistas. Habib solía rascarse la cara, extrañaba su barba y también sus poblados bigotes, ahora parecía un occidental, lo parecería si no fuera por su rostro quemado por el sol del desierto.
__ ¿Papeles por favor? ___Le solicitaron dos mujeres policías, ambas con perfectos uniformes, una era rubia y la otra de raza negra. Habib les alcanzó su pasaporte falso.
__ ¿Pakistaní?…
__ Exacto.
__ Bienvenido a París. __Le devolvieron su documento y ambas se retiraron, caminaron entre los árboles hasta que luego se desviaron para acercarse a un vendedor de globos, una de ellas lo saludó besándolo en ambas mejillas.
__ Este es mi primo Phillipe, te presento a mi compañera Nuba.
__ Un placer Nuba. __Dijo el vendedor de globos.

Habib escuchaba y observaba todo lo que podía, debía volver cuanto antes a la boardilla, el suceso de que le pidieran los papeles en principio le había puesto en alerta pero iba desarmado, dadas las circunstancias esas dos mujeres podían haberlo arrestado por cualquier cosa pero no fue así.
__ En Europa tratan a las mujeres como iguales, ese es otro signo de la decadencia del mundo occidental, también ensalzan a sodomitas y degenerados tanto en su publicidad como en su vida cotidiana. __Le había dicho uno de los hermanos en el campamento. No muy lejos de donde estaba sentado Habib dos muchachos se besaron en la boca y luego caminaron a comprarse helados tomados de la mano.

Habib se sintió mareado hasta llegar a su pequeño cuarto donde se tiró para tratar de dormir, a la mañana siguiente llegó un desconocido a traerle las instrucciones. Junto con ellas el chaleco de explosivos y los detonadores así como un teléfono celular.
Debía volar un bar cercano a la misma plaza donde había pasado la tarde, debía hacerlo poco después del mediodía cuando mas gente concurre al mismo.
__ “Café Montpellier” __Habib reconoció el chaleco, los había visto en el campamento, explosivos plásticos y casi veinte kilos de trozos de metal acerado. El detonador se conectaba por un cable que recorría el brazo izquierdo y era detonado con un pequeño dispositivo en la mano. De fallar el sistema por medio de un celular los explosivos podían activarse a distancia.
Buscó el collar de Nasrim en la mesa de luz, se puso de rodillas en dirección a la Meca y oró por espacio de dos horas cuarenta minutos hasta que se calzó el chaleco y pasó el cable por el brazo hasta esconder el dispositivo disimulado en una lapicera automática en su mano.

Era casi el mediodía cuando caminó las ocho cuadras en medio del bullicio de la gente que disfrutaba de un día primaveral en Paris, turistas y citadinos caminaban por aquí y allá, el chaleco pesaba más de lo esperado y comenzó a transpirar por lo que se secó la frente con un pañuelo. Vestía con un saco castaño y pantalones negros, debajo del mismo sobre una camisa a cuadros llevaba el chaleco que no se notaba desde afuera pero pesaba demasiado.

Al dar vuelta la esquina encontró el Bar.
__ Debes sentarte donde haya más personas, debes hacedlo en  nombre de nuestro profeta Mahoma y nuestro señor Alá y por tu familia que asesinaron los Franceses.
Las palabras de Mustaf resonaron como órdenes en su cabeza pero Habib no se sentía nada bien, se sentía mareado por la infinidad de palabras mezcladas en su cabeza aunque las imágenes de sus hijos y su mujer muertos calcinados bajo los escombros se superponían a cualquier pensamiento.
Pidió un agua mineral y tomó la bebida fría cuando se la alcanzó un solícito mozo.
__ ¿Eres marroquí? __ Le preguntó el mismo mozo mientras se llevaba la carta.
__ No…pakistaní. __El mozo sonrió.
__ ¡Eso es lo bueno de Paris!, ¡Aquí está todo el mundo!, ¿No es maravilloso? 
Cuando el mozo se retiró la lapicera con el detonador se le callo al piso, se le había desconectado al servirse más agua. Si no la detonaba dentro de cinco minutos alguien a distancia lo haría inmediatamente después, recordó el celular y el dispositivo que también iban conectados a la bomba y que guardaba en el bolsillo interior del saco.
__ Habían previsto todo. Eran gente sabia, gente de gran fe en el único dios. __Pensó.

Una mujer acompañada de un hombre mayor se sentó a su lado, la reconoció inmediatamente, era una de las dos policías de la tarde anterior, la que le había pedido sus papeles. ¿Lo estarían siguiendo?
__ ¿Qué tal?, ¿Me recuerda, soy la oficial Sophie?
__ Claro, como iba a olvidar a tan bella señorita.
__ ¡Muchas gracias!, este es mi padre el señor Rosetto, Maurice Rosetto. __El hombre se puso de pie, caminó hasta Habib y le dio la mano.
__ ¿Está solo?, ¿Puede sentarse con nosotros si quiere…?
__ Yusuf. __Dijo el nombre que aparecía en su pasaporte tal como lo habían instruido.
__ Gracias pero debo irme. __Agregó despidiéndose con una sonrisa forzada mientras consultaba su reloj, faltaban solo dos minutos y tal vez uno después el detonador remoto sería accionado por alguien cercano. Arrancó el dispositivo de rastreo y la bomba quedó totalmente aislada de cualquier forma de detonación. Cuando llegó al metro en uno de los baños metió los explosivos plásticos dentro del agua de un inodoro, tiró el resto del chaleco a un costado y más liviano salió a la calle.

Antes de perderse en la multitud recordó fielmente el rostro de Nasrim y se convenció de que en alguna parte estaba de acuerdo con su decisión, a fin de cuentas pensó en que ningún dios de este mundo querría acabar con el precioso don de la vida que nos había otorgado.
Nunca nadie supo más nada de Habib.

FIN.




Algo sobre mis padres

Algo sobre mis padres
Por: Darío Valle Risoto

Estoy convencido de que no hay nada de bueno en la pobreza, en vivir teniendo las necesidades básicas insatisfechas, en pasar los días saltándose unas necesidades para cumplir otras, en comer o vestirse más o menos dignamente y dejar de lado la salud y hasta la formación intelectual porque hay que sobrevivir. Así también es mucho menos digna la riqueza que provoca personas egoístas y dignas de repulsión cuando hacen usufructo de su abundancia solamente en pasarla bien sin importarles que a su alrededor haya gente necesitada.
 
Yo me crié pobre, no en la miseria absoluta porque raras veces faltaba de comer ya que mi padre trabajaba en el Mercado Modelo que es el abasto entre otras cosas de frutas y verduras de la ciudad pero si tuve mis días de hambre y vivir en un cuarto de cuatro por cuatro con una cocina pequeña y un minúsculo patio dentro de un conventillo no era nada confortable, sobretodo porque los baños eran  compartidos y no teníamos el agua en casa y debíamos sacarla de una pileta. Para colmo el cuarto se llovía, las goteras abundaban y mi padre tampoco hacía mucho por mejorar nuestra calidad de vida, he llegado a pensar con los años que estaba tan por fuera de esas cosas que era un iluminado o un pelotudo.
 
En mi casa se practicaba la solidaridad con todo el mundo, mi viejo que había aprendido electrónica en un curso por correo arreglaba cualquier tipo de aparato casi sin los elementos idóneos para hacerlo y tenía un pequeño problema: Nunca cobraba y lo hacía de onda, lo que significaba que la mayoría de la gente usaba y hasta abusaba de su condición amable. Mi madre que casi desde la niñez había sido empleada doméstica ayudaba a cuanto conocido y familiar estuviera en problemas, les iba a limpiar la casa y les cocinaba también sin pedir nada a cambio. Ya desde mi niñez comencé a tomar cartas en el asunto y a eso de los diecisiete años comencé a hacerles notar que no toda la gente merece ayuda y menos los mal agradecidos que eran la mayoría.
 
Dos personas que nacieron en la peor pobreza y que apenas habían ido hasta segundo año escolar para mi fueron y son motivo de una gran curiosidad y quizás orgullo aunque no me guste la palabra, porque en sus humildes condiciones ambos trataron de aprender de la vida lo que no habían aprendido en los institutos. Mi madre como empleada doméstica de diplomáticos de diferentes países tenía una cultura apreciable y mi padre adicto absoluto al cine y las historietas de esos medios había tomado sus conocimientos de diversos temas. Pero había algo que ambos poseían y que hoy día creo inapreciable y era su enorme capacidad de valorar el conocimiento, la buena educación y por sobretodas las cosas nunca desde que nací dejaron de incentivarlos en mí.
 
Fui un motivo de satisfacción para ambos demostrando un intelecto bastante raro desde temprana edad, quizás el hecho de ser hijo único y de vivir entre gente grande lo provocó, además cuando yo tenía unos cinco años y dada mi condición de asmático mi madre dejó de trabajar y se dedicó a la casa. Mi madre era muy severa, llegó a pegarme muchas veces, quizás demasiadas y sin tratar de justificarla diré que desde temprana edad siempre me he resistido a las cadenas de mando vengan de donde vengan y eso me hacía y me hace ver como una persona bastante difícil. Aún así cuando todo estaba bien teníamos largas conversaciones sobre todos los temas y dentro de sus conocimientos mi madre me lo explicó todo con detalles por lo que siempre sobre las cosas de la vida, estuve un pasito delante de los demás niños de la escuela.
 
El asma fue una verdadera tortura hasta casi mis veinte años, mi niñez no podría decir que fue feliz pero tuvo buenos momentos, mi padre era un tipo muchas veces ido, hasta extraño porque permanecía mucho tiempo callado, tal vez porque mi madre hablaba por los dos, pero tenía la fantasía intacta y me encantaba tirarme en la cama con él para que me cuente historias que eran en su mayoría de ciencia ficción o de terror. En cambio mi madre hablaba de cosas reales, de su terrible niñez en los campos de Minas y en la ciudad de Casupá, le habían pasado cosas terribles que la marcaron para siempre pero de alguna manera también la habían fortalecido.
 
Con los años he pensado muchas veces en ellos, ambos murieron ya hace bastante tiempo y no dejo de quedarme con la idea de que fueron buenos padres porque sobre todas las cosas me respetaron, nunca me trataron de tonto o de que no entendía nada y admiraron que yo terminara la escuela no sin dificultades y que retomara el liceo a poco de comenzar a trabajar con dieciocho años y ya con treinta y tres me recibí de Técnico en Comunicación Social tan solo un año antes que muriera mi madre, pero sé que estuvo muy contenta de ello. En ambas familias soy el único que logró un título, las familias de mis viejos fueron y son gentes de escasos recursos económicos, trabajadores del día a día sin herencias ni riquezas por lo que sigo adhiriendo a que la movilidad social en esta sociedad es prácticamente imposible.
 
La pobreza me dolía, ver que todo era difícil, que nos faltaban muchas cosas me dolía mucho, en cambio cuando iba a la casa de mis compañeros de la escuela, los que tenían casas bonitas con todo el confort me resultaban gentes frias, como muertos en vida que ni siquiera me tomaban en cuenta cuando iba a jugar con sus hijos. Cierta vez le dije a mi madre que me resultaba muy raro que compañeros de la escuela de buen pasar económico tuvieran esas ganas de visitarnos y pasar horas en casa porque ellos tenían de todo y mi madre me dijo que en casa se compartía, que ella y mi padre integraban inmediatamente a estos chicos y que ellos apreciaban el amor.
 
Es cierto a veces me ponía celoso porque mis padres conversaban con mis amigos, les preguntaban cosas, bromeaban sanamente y nunca faltó una taza de leche para mis compañeros ni fruta en la mesa que compartir. Realmente con el paso de los años no se si conocían la palabra: Solidaridad, pero se muy bien que la pusieron en práctica toda su vida.
 
Así que compartir y el aprecio por el conocimiento forjaron el tipo que soy ahora, rara mezcla de dos personas al menos para mí bastante originales y sin embargo un hombre independiente de muchas de sus cosas. De lo bueno y de lo malo de mis padres aprendí mucho y sigo aprendiendo.
FIN

Cuentos de Robots 2: Insomnio cap. 4

Cuentos de Robots 2
Insomnio cap: 4
Por: Darío Valle Risoto


Fito estaba desnudo, completamente desnudo parado y apoyado contra una de las paredes del living, un pequeño cable le conectaba de alguna forma al tomacorrientes, cuando Nick se acercó abrió sus ojos verdes y le sonrió.

__ Estoy recargando mis baterías ¿Necesita algo?
__ No, nada, te ves medio tétrico en pelotas… bueno es un decir.
__ Es mejor recargarnos desnudos para no cargar de estática los vestidos pero si quiere puedo ponerme la ropa.
__ No, está bien.
No pudo evitar mirarle la entrepierna, a quién no se le fueron los ojos al mirar una estatua y no es que fuera homosexual, a veces uno quiere comparar por el viejo tema de las proporciones y todo eso que tanto les importa a los hombres… bueno, a las mujeres también. ¡Vamos!
Nada, Fito no tenía nada, cero bolas, cero pito, solo una porción triangular completamente plana. __ Al menos le hubieran puesto alguna calcomanía, un adornito, cualquier cosa.
Pensó Nick mientras iba a servirse un trago de leche. No tenía sueño.

__ ¿Se siente bien señor?, ¿Todavía le duele la cabeza?
__ No, es que no tengo sueño y desde que me dejó mi novia que no estaba acompañado de alguien, bueno Jim se ha quedado algunas veces cuando se emborracha y no quiere que su esposa lo cague a maldiciones.
__ ¿Es su amigo?
__ Somos amigos desde el secundario, me sacó la novia, luego ella lo abandonó y cuando nos fuimos a tomar a un boliche nos dimos cuenta que esa mina de mierda lo único bueno que había echo en la vida era hacernos conocer.

Fito permaneció en silencio. Nick creyó notar que procesaba algo mientras un leve zumbido se sentía en su cuerpo. Terminó su vaso de leche y se acercó poco a poco a él, se rascó los cojones más para constatar que los seguía teniendo, daba un poco de impresión estar frente a un tipo casi perfecto sin aquello.
__ Curiosos los humanos.
__ ¿Qué?
__ La amistad me da curiosidad, desde mi primer dueño, luego los otros, eran gente adinerada, decían tener muchos amigos pero ninguno de ellos hablaba como usted.
__ ¿Y como hablo yo?
__ Como si su amigo realmente le importara.
Nick se rascó la cabeza, solo le faltaba que Fito fuera sicólogo.
__ Es mi amigo es mejor que un hermano, los amigos… este.
__ Le escucho señor, ya falta poco para que quede completamente cargado.
__Bueno, los amigos son para siempre, al menos eso me enseñó la vida, por eso uno tiene pocos.
__ ¿Se pueden comprar?
__ ¿Qué?
__ Mis anteriores amos tenían muchos, con su dinero hacían fiestas para ellos, llevaban chicas para tener sexo, también…

Nick se sirvió más leche tras volver a sentarse en la mesa Fito se desconectó y el cable volvió a meterse por su nuca en algún compartimiento secreto, comenzó a vestirse y Nick sintió un poco de tristeza por él.
__ No, esos creo que no eran amigos, eran vividores, compinches, guardaespaldas, la gente de dinero tiene muchos de esos. Los pobres solo tenemos deudas y amigos de verdad.

Fito se sentó y comenzó a limpiar con una esponja de la cocina un poco de leche que se le había derramado a Nick, luego movió la cabeza de lado, era realmente apuesto.
__ Ahora tengo que vivir aquí en Sudamérica.
__ Bueno, no te ofendas pero realmente no sós una cosa viva, es decir…
__ No me ofende sé que soy un androide diseñado para hacerle la vida más confortable a los humanos el término “vivir” se me ha incorporado de alguna parte, no se volverá a repetir, lo siento.

__ No, está bien, de todas formas creo que tienes más vida que algunas personas que he conocido, yo mismo a veces me pregunto si no soy parte de un programa diseñado para reírse de mis errores, creo que en alguna parte un niño perverso me maneja con un joystick y a veces se lo pasa por el culo para que todo me salga realmente mal.
__ Creo que debería tratar de dormir, no he podido procesar sus últimas palabras.
__ Tienes razón, sigue haciendo lo que hacen ustedes durante la noche, debe ser la leche que vino con más lactosa que de costumbre.

Nick caminó hasta su habitación y cerró la puerta suavemente, Fito limpió la mesa y luego se quedó parado mirando a través de la ventana a la luna llena, abajo, al costado y alrededor de la casa había otros androides mirando por las ventanas, inexpresivos. 
__ Un hombre triste.
Dijo en voz baja antes de apagarse

Continuará.