Re-Volutsija

Re-Volutsija
Por: Darío Valle Risoto


Me miró y apenas imperceptiblemente negó con la cabeza cuando ya estaba dispuesto a hacer algo, al momento, luego de continuar con su sórdido acoso los tres motociclistas se fueron y ella permaneció sola en su rincón del destartalado bar de Queens.
Era cierto, intuición de mujer o lectura del pensamiento, todo indicaba que ella, esa mujer rubia de unos treinta años se había percatado de que estaba dispuesto a interferir con los tres enormes tipos que la habían insultado y hasta manoseado antes de largarse del lugar.
Es que nunca pude fumarme las injusticias sin hacer nada.

No hizo falta que me llamara, tomé la botella de cerveza tibia que me habían servido minutos antes y me acerqué a su mesa, de cerca era más atractiva aún de lo que me había parecido cuando me distrajo el entuerto y la discusión con los tipos que la rodearon con cara de pocos amigos.
__ Me llamo Ezequiel.
__ Nadia… ¿Que clase de nombre es…?
__ Si te parece mejor llámame Bob, todos me llaman así desde que llegué a los Estados Unidos, creo que ambos somos inmigrantes.
__ Rusia __ Dijo sonriendo mientras pedía otras cervezas para cada uno.
__ Argentina__ Le dije esperando no tener que explicarle donde diablos queda en el mapa mi tierra del sur.
Por suerte nos trajeron un par de cervezas suficientemente frías, por un momento pensé que yo no les caía bien a los del bar porque me habían traído una casi caliente cuando hice mi pedido.

__ Conocí a un chileno en el barco, vecino tuyo, supongo que era un cretino interesante pero no creo que sea pertinente contártelo.
__ Varios trasandinos suelen serlo, pero en Buenos Aires también tenemos unos cuantos hijos de puta, así que supongo debe ser una crisis mundial __Le sonreí __ Soy camionero __ Le agregué por esa tonta costumbre de identificarse uno con el trabajo que hace como si fuera una mierda de importante.

Ella tenía un conjunto jean bastante gastado, la campera corta abierta mostraba pechos generosos debajo de un top de color rojo, era rubia de cabellos extremadamente lacios a la altura del cuello, sus ojos eran azules claros, toda su figura iluminada por las luces que provenían de una mesa de pool donde un par de negros jugaban ruidosamente eran elocuentes.
__ Yo era prostituta hasta el accidente __ Se levantó el pantalón un poco de su pierna derecha dejando ver una pierna de material plástico o algo parecido.
__ ¿Automóvil? __ Le pregunté con un nudo en la garganta, no pude evitar sentirme con alguna suerte de mareo ante su dura realidad.
__ Fue en una moto hace casi tres años, cuando me desperté me la habían quitado pero todavía la siento como si estuviera conmigo. Si querés podés irte, no me ofendo.

Había en su dura mirada cierto brillo triste, al menos intenté recuperarlo de sus ojos pero no era cierto, indudablemente “la rusa” era una de esas mujeres duras.
Nos trajeron  algo “para picar” a mi pedido y apoyado contra la pared bebí lentamente la fría “Corona”  intentando olvidarme de la prótesis brillante que tenía por pierna derecha esa mujer endiabladamente atractiva.
__ Creo que todos tenemos alguna suerte de “falta”, yo nunca pude encontrar mi destino, siempre anduve como cortado por la vida, no quiero parecerte atrevido pero es así.

Nadia sonrió, era de verdad linda, luego de comer un par de trozos de queso miro al bar, había alguna gente, “Born to be wild” comenzó a sonar en la moviola, alguien con buen gusto se había gastado una moneda en ese deleite.
__ ¿Y que hace un Bob camionero y argentino en esta parte del mundo, si se puede saber?
__ Bueno, te diré que en mi país se puso seria la cosa, estuve involucrado con Los Montoneros un tiempo y cuando un par de colegas cayeron y me enteré que los sitios de confinamiento del ejército no son hoteles de lujo me tomé el espiante.
__ ¿?
__ Perdón por el lunfardo, quiero decir que me largué y no me digas nada, pero mi padre decía que soldado cobarde sirve para dos guerras y yo le hice caso.
__ Y te viniste justo al país desde donde nacen todas las dictaduras de sud América.
__ ¿No serás una agente de la CIA?
Volvió a sonreír, se puso de pie, al caminar se veía que estaba acostumbrada a su condición porque apenas rengueando se fue al baño, yo miré al resto de parroquianos, una pareja la saludó, eran un matrimonio gordo, les reconocí de la ruta, ella era una de las pocas camioneras mujeres que conocía.

Cuando volvió a la mesa me sonrió, se notaba que no era de sonreír demasiado por lo tanto me sentí más que contento de que lo volviera a hacer.
__ Todavía estás aquí.
__ ¿No habrás ido al baño para que yo me fugara? Porque si así fue haz fracasado, es más, creo que me estoy enamorando rápidamente de ti.
Eso creo que le cayó como un balde de agua fría, sacó un cigarrillo de una pitillera dorada que tenía en el bolsillo derecho de su campera, del izquierdo un encendedor, le acepté un Lucky Strike.
__ Re-Volutsija
__ ¿?
__ Revolución, algunos nacemos con eso en la mente, supongo que somos bastante iguales, yo me vine de Rusia porque los bolcheviques me tenían harta con sus concepto retorcido de dirigida libertad y aquí aprendí que también la democracia suele ser policial si me comprendes lo que quiero decir.
__ Bueno, como dicen en la Argentina, por lo menos en los Estados Unidos la gente tiene el derecho al pataleo.
__ El derecho al pataleo. __Se quedó pensando en la frase mientras pitaba lentamente su cigarrillo, se dio cuenta casi inmediatamente lo que trataba de ejemplificar y asintió con la cabeza.

__ ¿Y aquellos tipos que te molestaban? __ Cambié la conversación.
__ Unos idiotas que me querían vender cocaína, no pueden entender que la he dejado, no me hacía bien, sobretodo con esto. __ Dijo golpeándose la prótesis.
__ No te entiendo.
__ Al otro día, luego de un par de gramos no podía tolerar levantarme y ver que soy una lisiada, que estoy incompleta.
__ Ya te lo dije y no fue para consolarte, todos tenemos “faltas”, en mi país me quedó una hija que quizás no vuelva a ver y es como si me hubieran cortado un pedazo. Ni siquiera le puedo escribir porque su abuelo es un militar destacado.
__ Un montonero que tiene un hijo con la niña del general, parece un drama operístico.
__ Mi país se transformó en una tragedia griega desde que conquistamos el desierto matando indios hace algunos añitos. No es general mi suegro pero es coronel, más o menos lo mismo.

En ese momento ambos nos quedamos mudos porque alguien quizás menos duro que el anterior disc jockey había puesto en la moviola: Todo lo que necesitas es amor de The Beatles.
__ Todo se resume en eso. __Dijo advirtiendo que también la canción me había conmovido especialmente.
__ Es cierto. __ Le dije con los ojos vidriosos __ Creo que si después de conocerte no duermo contigo, m vida será un verdadero infierno.
Ella volvió a sonreír, era notorio que hacía tiempo no se dejaba ganar por esa sensación de verdadero agrado por la vida que también yo sentía desde el momento mismo que había osado sentarme con ella. Miró de reojo a su pierna derecha y luego quedó unos segundos pensativa.

__ Está bien Ezequiel, creo que ambos hemos conseguido pareja.
Y no me dijo Bob, como todo el mundo.
FIN.

02 Un paso más en la Batalla – V8

02 Un paso más en la Batalla
V 8
Por: Darío Valle Risoto

Podemos afirmar que existe un antes y un después de la banda V8 dentro de la historia del Heavy Metal Argento, con su primer disco: “Luchando por el Metal” del año  1983 imponen una impronta que solo será confirmada por algunas de las bandas herederas de este cuarteto histórico conformado por: Zamarbide (Voz), Iorio (Bajo y voz), Civile (Guitarras) y Rowek (Batería). Si es cierto que habían bandas anteriores a esta en el potente movimiento del metal argentino pero en estos cuatro pibes se dio una magia que solamente podemos rastrear para atrás en Black Sabbath o The Beatles, sin temor a equivocarme esa alquimia solamente se da pocas veces en la historia de la música.

 
En el año 1985 aparece su segundo disco y es el que nos compete porque: “Un paso más en la batalla” supera por lejos la calidad de su disco debut tanto en sonido como en composición, aquí veremos definitivamente lo que luego seguiremos a través especialmente de la historia musical de Ricardo Iorio y es que las letras de rock pueden ser interpretadas en castellano y por sobre todas las cosas se puede difundir un buen mensaje por lejos apartado de los estúpidos modismos convencionales que aún grandes y famosas bandas anglosajonas repiten hasta el cansancio.
 
Solo ocho temas para un disco que no puedo calificar menos que: absolutamente perfecto.
Lado A
1. Deseando destruir y matar, 2. Siervos del mal, 3. La mano maldita, 4. Cautivos del sistema
Lado B
1. Lanzado al mundo hoy, 2.Ideando la fuga, 3.Camino al sepulcro, 4.Momento de luchar
 
Por lo menos cinco de estos temas siguen siendo auténticos clásicos y todos mantienen absoluta vigencia y si bien los temas aparecen bajo la autoría de los cuatro integrantes reitero que se notará luego cuando la banda se separa que Ricardo Iorio tenía fuerte protagonismo en la composición de las letras.
 
¿Por qué para mi este disco es fundamental?: Por todo lo antedicho y porque mi primo Ricardo viajó a Buenos Aires allá por el año 1985 y como no le pudo conseguir a su hermano Sergio nada de Riff le compró este vinilo y sin saber un pito de Metal. Años después Sergio me regaló el mismo antes de irse a los Estados Unidos y tras tenerlo de adorno porque nunca tuve tocadiscos se lo regalé a mi Ex Baterista: Fernando y se cumplió así un querido ciclo de amistades.
Nunca olvidaré esa noche lluviosa en que me tomé un colectivo para ir a la casa de un compañero del liceo nocturno para pasar ese vinilo a cassette el que atesoré hasta que esta nueva ola de tecnología me procuró hacerme del MP3, pero todavía escucho ese enorme discazo como si fuera la primera vez.
 
Lamentablemente V8 se separo después y el tercer trabajo: El fin de los Inicuos del año  1986 si bien cuenta con la presencia de Iorio y Zamarbide es un engendro entre lo viejo y lo que se vendría luego con este último y su banda evangélica metálica: Logos.

 

La Gran Belleza

LA GRAN BELLEZA 
Por: elio cesar‏

En “La gran belleza” de Paolo Sorrentino  es inevitable caer en la comparación con la “Dolce Vita “de Fellini , pero creo que la impronta mas grande la deja un hombre , Silvio Berlusconi .

Porque lo que se ve aquí son algunos personajes de la era Berlusconi en todo su esplendor. Una cohorte de arribistas, “artistas”  y ricachones  pasada la mediana edad bailando frenéticos el tema de Rafaella Carra , Far la amore , bajo imponentes carteles de Martini .  
Sudan las calvas, las caras con botox , brillan las prótesis dentales y tetas infladas y aparece nuestro héroe Jep Gambardella , un escritor y periodista en los 60 años que solo logro escribir un libro en toda su vida .  Un hombre que no se hace ilusiones dominado por el hastió existencial. Alguien que vive en un zoológico humano y participa con ironía. Hay una parte en que bailando un trencito  le dice a uno “sabes porque me gustan nuestros trencitos? Porque no llevan a ninguna parte.”
De aquí en mas van desfilando los protagonistas tratados despiadadamente por Sorrentino .  Una disque artista de performance que hace como que se revienta la cabeza contra una pared (de goma ), ella no sabe ni lo que hace, pero afirma ser artista.   Una niña explotada por sus padres en el mercado del arte moderno que es capaz de ganar un millón de euros en un rato. 
 Un doctor clandestino del botox que tiene a los mas poderosos de Roma desfilando solo por el. Una libertina madura de buen cuerpo que su padre no entiende en que se gasta el dinero, el la tiene trabajando en su club desde jovencita. Cardenales de la iglesia trepadores que solo saben hablar de recetas de cocina , 
una monja momificada que es exhibida  como una heroína de la pobreza por un cura parloteante ,que reza por la humanidad mientras a los cocainómanos les sangra la nariz .