Neo vampiros 12: Mi padre fue un iraquí

Neo vampiros 12
Mi padre fue un iraquí
Por: Darío Valle Risoto

La gente nunca tiene tiempo, bueno, son mortales. Paula parece tener menos: Gimnasia, clases de inglés, clases de hebreo, la facultad, alguna salida a la estancia de Durazno y encima dos novios. Una vida agitada. 
Lorena en ese caso se vuelve a preguntar por qué el destino sigue dando estas cosas.
__Desigualdad
__ ¿Qué decís? __Paula mira a su amiga que sentada frente a la computadora pronuncia la primera palabra en más de una hora. Ella se pinta las uñas de los pies tirada en la cama y rodeada de peluches.
__La desigualdad de la gente. Me preocupa la razón de que algunos lo tengan todo, mientras otros no tengan nada.
__ Bue…, llegó la hora de trascendentalismo filosófico. __Pronuncia Paula mirando al techo mientras continúa pintándose y soplando sus perfectos pies burgueses.
__ Mírate vos, a veces te sentís triste, abandonada, sin embargo no te falta nada, te llueve la guita, te jodés a los tipos que querés y tenés asegurado tu futuro desde la cuna.
__ ¿Y qué?, ¿me tengo que sentir culpable?, te estás volviendo una vampira insoportable, vos vas a estar viva cuando yo muera siendo una vieja rica. Eso es lo que a mí me preocupa: la vejez.
Lorena y ella ya no discuten la posibilidad de que sea vampirizada, la primera ha sido tajante con el tema, la segunda se gastó 13000 pesos en perfumes en el Punta Carretas Shopping: La vendedora: Chocha de la vida.
__ ¿Por qué té pintas?
__A vos no te vendría nada mal, tenés esa piel blanca que me da frío.
Lorena mira a su amiga, parece de plástico, no le vendría mal una mordida en el cuello hasta que de un último suspirito de muerta rica.
Curiosa paradoja, perdió a sus padres, Paula los tiene para firmar cheques, dar besitos en el aire y llevarla a Europa una vez al año. Son una mierda pero por lo menos están allí y no desaparecidos.
__Siento envidia.
__ ¿En serio no querés maquillarte?
__Ándate a cagar.
__ ¿Y de qué sentís envidia?
__Tenés a tus viejos, ya lo habíamos hablado.
__Ah… eso __Dice ella y se pone de pie sobre la alfombra importada y se mira las tetas en el espejo levantándose el buzo italiano que le regalaron al año pasado.
Lorena encuentra una página donde las fotos de prisioneros Iraquíes en Guantánamo muestran las crueles torturas a las que son sometidos por los marines americanos: La policía del mundo.
Paula se sienta a su lado, ven la foto de un tipo tirado en el piso encapuchado, los brazos atados a la espalda con alambre, unos soldados rubios sonríen, como si se tratara de un trofeo de caza.
Paula suspira.
Lorena no ve a un árabe en el piso, sino a su viejo encapuchado tirado, por pensar, por pensar diferente, por creer en la libertad, Solo por eso se sigue matando a la gente.
Juicio y castigo

La Pena

La Pena
Por: Darío Valle Risoto

Se anida la pena y busca
En mi cuarto no se qué
Mira detrás de los cuadros
Con sus ojos de mujer

No hay monstruos en el closet
Ni bajo mi cama ciempiés
Se anida la pena y busca
En mi cuarto no se qué

A veces la habitan sombras
Contraluces de un querer
Y en mi guitarra enmudada
Seis cabellos, una mujer

Tengo recuerdos del solo
Y solamente yo los sé
En uno comienza todo
Y en uno va a permanecer

Se anida la pena y busca
En mi cuarto no se qué
Revisa mis libros viejos
Esos que nunca pude leer

Me mira triste la pena
Vestida de azul y desdén
Mira detrás de mis ojos
Con sus sueños de mujer

Algún día moriré solo
Y será el atardecer
Se anida la pena y busca
En mi alma no se qué.

Cuentos de Robots 1 Parte 21: Final

Cyber Robots
Parte 21: El Fin del Sueño Eléctrico

Por: Darío Valle Risoto

Debí saberlo, era cuestión de tiempo en que nos encontrara el gobierno, a fin de cuentas el gobierno siempre te encuentra si de verdad lo quiere.

Ahora tenía los restos de Tomiko entre mis manos y a mis espaldas las instalaciones de inteligencia hechas trizas, ella sola había matado a decenas, tal vez cientos de soldados, agentes, policías, científicos y toda rata de caño que pretendiera evitar nuestra fuga.
Pero Tomiko no era invencible.

El hijo de puta del agente Smith antes de caer muerto le disparó la bala de plasma a la espalda y ella se desmaterialisó por un pestañeo y luego se desprendió desde adentro como si algo hubiera crecido sacándole los órganos afuera.
La sostuve ente mis manos y lloré hasta que ya no tuve lágrimas, quise estar muerto y sin embargo le debía mi vida a esta compañera artificial mucho más viva que todos, absolutamente todos los lacayos del sistema que nos habían querido usurpar la libertad.
Tomiko estaba muerta definitivamente.
Apagada
Desconectada
Sin alma.

Solo un cuervo vino volando desde el bosque cercano y se puso a comerle los ojos a uno de los tantos soldados muertos.
Yo estaba cubierto de sangre, gel verde y quién sabe que sustancias que habían llenado el aire cuando nos rodearon y ella comenzó a detener los disparos con su hermoso cuerpo para protegerme.
¡Yo la amaba!
¡Cuánto la amaba!
Y ahora: Apagada, muerta, desconectada, sin alma.

La dejé atrás o lo poco que quedaba reconocible de su perfecto cuerpo japonés, Tomiko había dado la vida por mí, por su dueño.
__ Sabes que te amo realmente.
Me dijo la chica que aquel lejano día había llegado en una gran caja de aluminio.

Pero ahora se había acabado el sueño eléctrico.

FIN