¿Que hacemos con Maisie? : Una película soberbia

¿Que hacemos con Maisie?
Por: Darío Valle Risoto

Probablemente esta película del 2013 sea de las mejores del cine usamericano del año pasado y por muchas razones una de las mejores películas que vi en mi vida y miren que llevo vistas algunas que otras.

Generalmente las películas con niños como protagonistas no son del todo buenas porque fallan en una visión cinematográfica de los pequeños que raya en la fantasía o abusa de los elementos afectivos, en este caso si bien la historia gira en torno a una niña de seis años es sorprendente y hasta sobrenatural la forma en que cada escena es llevada a la vida sin ninguna aspecto descuidado, la niña encarna perfectamente su papel al punto de que todo lo que vemos a lo largo del filme es absolutamente creíble.

La historia gira en torno a Maisie hija de madre rockera y padre Inglés curador de arte y separados y por lo tanto frente a padres con tantas ocupaciones recala en las nuevas parejas hacerse cargo de la niña quien es usada como pasamanos de una suerte de relaciones fallidas entrelazadas lo que determinará que la pequeña sufra desde luego que injustamente por esa cosa de los empleos de sus progenitores y una vida a un ritmo que parece dejarla por el camino la mayoría de las veces. Elocuente sobre esto es la escena en que la madre la deja a la puerta del restaurante donde trabaja su pareja y Maisie descubre que es el día libre del joven por lo que termina siendo llevada a dormir a la casa de una camarera.

Triste realidad de los hijos de separados que sin embargo conserva intacta la sensación de extrema pureza de una niña que no deja de sentir afecto por nadie hasta que en la escena final se decide “a quedarse”. Buena, excelente película, yo diría que me quedo corto: soberbia es poco para aquellos que siempre sostenemos que el cine usamericano es endiabladamente comercial pero suele sorprendernos con estas joyas de vez en vez.

Live After Beth: Amor y Zombies

Life after Beth
Por: Darío Valle Risoto

No hay dudas de que los zombies están de moda, nada menos que 17 millones de espectadores asistieron al reciente estreno de la quinta temporada de Walking Dead para la televisión. Esto ha propiciado que en el cine se ensayen toda suerte de variaciones sobre el tema “Zombie” que de verdad no tiene mucho para innovar ya que creo que está todo dicho hace un tiempo más y afortunadamente siempre aparecen películas como la que nos compete ahora.

Live After Beth narra la tristeza que sobreviene al perder a su amada novia del protagonista de la peli, actor que me atrajo mucho en la secuela de Spiderman encarnando al Green Goblin y que creo que se perfila como toda una promesa sobretodo en el cine de terror ya que tiene una apariencia bastante extraña. Bueno, resulta que el duelo por la muerte de su novia se ve sacudido por el retorno de la chica que sus padres tratan de ocultar a los vecinos y todo comienza a complicarse bastante. 

De aquí en más la película que comenzó como cualquier comedia dramática se va volviendo “una de zombies” pero con un toque muy bizarro tal vez de alguna manera emparentada con grandes películas como Zombieland o Shaund of the Dead pero tiene vida propia, si se me permite el término “vida”. El amor podríamos decir que no solo son cosas sentimentales sino también apariencia, imagen, limpieza y no es nada fácil andar de novio con una muerta viva, una especie de “mi novio es un zombie” pero del otro lado y con una estética más de cine independiente. Live alter Beth es digna de recomendarse pero creo que solamente para los fanáticos de este sub género del terror tan de moda y nunca más actual que hoy día que la amenaza del Ébola está implantando en el mundo una alerta muy dramática.
Una novia con mal aliento