Maravillas del mundo animal

Mientras es posible…
Por: Darío Valle Risoto

Se me ocurre que si la humanidad sigue en este camino depredador lo único que conservaremos de estas asombrosas criaturas serán las fotos y nada más, acaso le estamos quitando el hábitat a tantas especies que ya hemos perdido la cuenta de las que nunca más podremos disfrutar con vida y haciendo de este mundo un lugar variopinto y natural.
 
 
 
 
 

El Humanitarismo del Frente Amplio.

No es nada fácil
El Humanitarismo del Frente Amplio.
Por: Darío Valle Risoto
Es paradójico pero vivimos en una época donde la moda de la tolerancia ha hecho carne en la gente pero a su vez esta misma forma de encarar nuestras diferencias nos pone del lado del enemigo a combatir, solamente porque es políticamente correcto dado el tiempo que nos toca vivir. “Pragmatismo” le llaman algunos a esa forma de hacer cintura para tratar de adaptarse a un mundo probablemente cambiante más no creo que sea para tanto.
No me refiero a un enemigo por su raza, opción sexual o amor por determinado club de fútbol sino al opositor ideológico, aquel que mantiene una idea del mundo signada por el materialismo y el desdén a la vida humana y por ende vive aferrado a una serie de dogmas religiosos y/o políticos inquebrantables y muy poco susceptibles de aceptar pensamientos diversos.
Se matan las personas pero no las ideas pero poco me sirve que mis ideas pervivan si un enfermo me asesina por defenderlas, más no es nada fácil intentar entrar en razón en un mundo donde las incongruencias son alarmantes. Y si bien no estoy en nada de acuerdo en aquella consigna estúpida que declaraba el fin de la historia, debo comprender que una ideología se desgasta por la manipulación de sus propios defensores y en eso la izquierda del Uruguay tiene tantos huecos en sus banderas como la derecha.
Cuando en mi país se nos insulta la inteligencia ofreciéndonos el galardón de ser humanitarios por aceptar a prisioneros de Guantánamo me parece realmente digno de una película absurda. El Uruguay siempre se ufanó de ser un país de fronteras abiertas donde buscaron refugio tanto perseguidos políticos como emigrantes de países en conflicto o con serios problemas para la existencia. Herederos de una diversidad de razas muchos de nosotros somos descendientes de emigrantes europeos que vinieron a “buscarse la vida”. Pero no es lo mismo.
Y el Uruguay como país independiente ha sabido tanto oponerse al bloqueo de Cuba por parte de los Estados Unidos como pedir por ejemplo la asistencia de esta nación en épocas de la crisis económica del año 2002. Solamente son dos de múltiples situaciones en que estas tierras tanto se han opuesto a la política usamericana como han acudido en su auxilio tal cual niños que son golpeados en la escuela y se aferran a los pantalones de sus padres.
Históricamente en Sudamérica junto a Chile y Colombia ostentamos el discutible galardón de tener de las mejores relaciones con los Estados Unidos de América. Cualquiera sea el período histórico y salvo raras excepciones esto se ha mantenido. Históricamente hemos necesitado de las exportaciones a estas tierras para mantener con vida nuestras pobres industrias y nuestra producción agrícola.
Entonces hoy resulta extraño más no asombroso ni increíble, que estemos a punto de recibir unos prisioneros liberados de la cárcel de Guantánamo que le pertenece a los Estados Unidos pero no está en su territorio y que ostenta el triste grado de ser como una prisión descolgada del concierto de la justicia internacional y pertenecer a una especie de de limbo legal donde se mandan supuestos y no tan supuestos terroristas para ser “interrogados”.
No me resulta increíble porque basta analizar las perfectas relaciones entre estos dos gobiernos pasados del frente Amplio con usamerica para darnos cuenta de que las relaciones permanecen tan fuertes como con cualquier gobierno de derechas y no nos oponemos a ello dentro de ciertos límites que creo deben estar subrayados por la historia de esta coalición formada por diversos grupos de izquierda.
El tema de fondo y lo que realmente me molesta es que se engañe la inteligencia de la gente sin aceptar la derrota ideológica que esto representa para la mayoría de los grupos que levantaban las banderas del socialismo y hoy toman champagne en la embajada mientras afuera en el estrado dan discursos contra el imperialismo. Aunque el antiimperialismo, la izquierda y la revolución son palabras que están pasando a ser historia tal vez sometidas a esa absurda idea de que el mundo va para un lado donde no hay opciones posibles.
Así vamos aceptando que nos traten de convencer con la minería de gran porte, la necesidad imperiosa de vivir apegados a un plástico bancario para comprar y vender de todo y recibir a estos reos de la cárcel de Guantánamo como si no pasara nada.

Parece cosas diferentes pero están ligadas a algo terriblemente siniestro llamado: Capitalismo y lamentablemente tal cual inventaron unos hijos de puta el “Anarco Capitalismo”, tal parece que ahora tenemos “Izquierdistas Pro yanquis”