El Flagelo Musulmán

El Flagelo Musulmán
Por: Darío Valle Risoto

Si bien considero que todas las religiones son absolutamente negativas para el progreso del ser humano, la religión musulmana es por lejos la que ostenta el primer puesto en este tema de retardar el avance de la humanidad hacia una era donde todos podamos convivir con la única fe posible de admitir que sería en la ciencia y por ende en el hombre mismo.
Es inobjetable que las culturas bajo la égida del Islam le han aportado múltiples cosas buenas al hombre y eso sería motivo de una larga lista pero a diferencia de lo que sucedió dentro del ceno de otras religiones en el Islam no existe separación posible entre política y religión lo que es absolutamente peligroso y las pruebas de la historia están a la vista. Toda guerra para ellos es una guerra santa y no admite segundas lecturas, para los musulmanes cada “feligrés” debe cumplir con las doctrinas que son interpretadas desde el Corán así como han sido retorcidas e interpretadas las doctrinas católicas y de otras religiones.
El concepto de muerte cumpliendo con los mandatos de la fe tiene mucho parecido a aquellas concepciones católicas que no hace mucho tiempo y de alguna manera aún hoy sostenían y sostienen que hay una vida mejor luego de esta vida y por lo tanto morir por aquello en que creemos está bien visto a los ojos de dios. Nada más absurdo y sin embargo creído y defendido por una gran parte de los seres humanos bajo distintas demencias religiosas.
Una persona que puede llegar a volarse en pedazos a nombre de su dios no está nada bien de la cabeza tal como tampoco lo están los popes del cristianismo que siguen estafando a millones para mantener un cuento absurdo, más afortunadamente el catolicismo ha progresado al menos un poco hacia los derechos humanos y bastante si lo comparamos con el Islam.
Lo curioso de este tema es que nos han educado con la estúpida idea de que debemos respetar todas las creencias lo que es como permitir que esta locura peligrosa siga perviviendo entre los hombres solamente porque millones de ellos la defienden aunque esto signifique muerte y destrucción. ¿Por qué hay miles de occidentales que se convierten al Islam? ___ Probablemente sean hombres y mujeres frustrados por la vida que solamente quieren hacerse notar, lamentablemente esto puede terminar en terribles atentados contra la vida de inocentes.
El terrorismo es funcional a ambos lados del río, de aquel lado insufla de fe a loquitos que se dan contra una pared o se revientan en pedazos por Alá y de este se solventan inmensas industrias del armamento y lo que es peor se pueden sostener gobiernos de cuño derechista con el cuento de defendernos de estos demonios de turbantes.  Ensayamos diálogos de sordos entre religiosos en una especie de manicomio absolutamente surrealista donde Judíos, Budistas,  Cristianos y Musulmanes abogan por la coexistencia y la paz un día y al otro mandan tropas, hombres bombas, misiles o simplemente arengas a por el asesinato a nombre de sus fantasías esotéricas.
Afortunadamente dentro del Islam como lo es dentro de la fe católica o el cristianismo si vamos más lejos hay diferentes orientaciones y posturas que han degenerado hacia otras vías e interpretaciones aportando buenas herramientas para que también se odien y maten entre ellos porque según parece no hay límites para el odio en estas personas. Examinemos cualquier cultura musulmana y veremos una población que vive bajo la bandera del miedo y dentro de un férreo control social que a nosotros si nos comparamos nos deja como seres libres absolutos. Claro que el concepto de libertad es cultural y desde sus ojos nuestra decadente civilización occidental y cristiana es el peor enemigo, enemigo a destruir o a asimilar dentro de su religión vía asesinato o conversión.
Imaginemos los absurdos discursos de mr. Danger Bush arengando a una guerra santa y al loquito de Sadam Hussein parloteando acerca de la madre de todas las guerras y luego pensemos en los cientos de miles que han muerto y van a morir solamente porque creen en una u otra forma de una mierda de concepto de dios que de nada le sirve a la humanidad más no sea que para generar por siempre odio y muerte.
Por supuesto que usted me dirá: “No todos los musulmanes son iguales” o “No todos son terroristas” más debemos reconocer que creen en lo mismo y por acción u omisión permiten que el estado de guerra permanente siga existiendo, tal como debemos reconocer también es cuota parte de por ejemplo el estado de Israel o los propios Estados Unidos.
Pero acaso me sobreviene una idea muy difícil de asimilar para un anarquista que termina en la siguiente e incómoda pregunta: __ ¿Que sería del planeta si el estado de Israel o los usamericanos no frenaran esta plaga?
 
 ¿Secuestro, tortura y asesinato a sangre fría en nombre de dios?

Cuentos de Robots I Parte: 11

Cuentos de Robots
Parte 11: Extrañando a una máquina
Por: Darío Valle Risoto

    Ir a trabajar se había transformado en una verdadera tortura porque comencé a extrañar a Tomiko más que al aire y a la vida misma, cuando le confesé a mi analista que al fin había decidido comprar a esta compañera se quedó en silencio y escribió más de media página de sus malditos apuntes antes de volver a mirarme.
__ ¿Cómo te sentís?
__Bien…, feliz, loco, enamo…
    Me miró con esa cara de judío intelectual que a veces me solía poner bastante antisemita y furioso, como ahora.
__ ¿Dijiste?
__Enamorado, lo sé, estoy enamorado de una máquina, de un ser artificial que ahora mismo me está esperando allá abajo con Adolfo.
    El siquiatra trató de disimular pero su curiosidad no pudo más y se arrimó al ventanal, allá abajo a cuatro pisos una chica japonesa estaba sentada mirando a unos niños jugando con el perro de su paciente.
__ ¿La chica de la camisa rosa?
    Caminé a su lado y ambos compartimos un cuadro realmente encantador, por un momento pensé en abrazar a mi analista para hacerle una broma pero seguramente me internaría de por vida en un asilo y se comería la llave.
    El doctor trató de volver a su siento y me imaginé su cabeza tratando de encontrar las palabras exactas para mis neurosis, como para desquitarse los buenos mangos que me estaban costando esas sesiones desde el accidente de mis padres.
__ ¿Qué le parece?, ¿Linda no? __Le dije sintiendo que había dicho las cinco palabras más estúpidas del día.
__Lo importante sos vos y como estás llevando todo, ¿Y Beatriz?
__ ¿Qué con Beatriz? __Inmediatamente me arrepentí de haberle contado de aquel sábado en que llegó borracha acompañada del nabo de Arturo y se bañaron juntos y yo en mi habitación con una erección más grande que la pirámide de Giza y mi masturbación salvaje tratando de escaparle a ese deseo de meterme debajo de la ducha y quitarle de al lado a ese baboso.
__La chica que vivió unos meses en tu apartamento, ¿Ya se fue?
__Si, con una amiga, conoció a Tomiko a poco de haber llegado.
    El timbre sonó como el campanario liberador y le di la mano al doctor y también el cheque del mes y salí corriendo escaleras abajo antes de que llame a los loqueros.
    Tomiko brillaba como mil soles y se estaba nublando, Adolfo nos rodeo con su correa obligándome a abrazarla, ella sonrió y me dio un corto beso en los labios, olía a violetas o jazmines, bueno, a una de esas flores buenas… yo que sé.
    Caminamos por la avenida Segovia rumbo al sur alejándonos de casa, era sábado y aunque tenía una tonelada de archivos que revisar sobre posibles clientes de la agencia que le estábamos robando a la competencia no me preocupé por nada hasta que ella me miró algo preocupada.
__ ¿Puedo hacerte una pregunta?
    Me miró con ese rostro de ojos oblicuos que haría confesar hasta a un mudo y le sonreí mientras el perro volvía a querer enredarnos.
__Desde luego.
__ ¿Cómo vivías antes de que yo…?
    Una anciana mujer caminaba cerca de nosotros, una robot de brillante plateado le llevaba las bolsas del mercado mientras que algunos automóviles se detenían en la zona peatonal para que crucen.
__Si una palabra describiera fielmente mi vida antes de vos, esta sería: Rutina.
    La robot que ayudaba a la anciana perdió dos naranjas de adentro de la bolsa y su dueña la increpó, dejó un bolso en el piso y recogió las frutas con sus delicados dedos muy delgados y prensiles.
__Rutina es una palabra cuyo significado puede ser ambiguo.
__ ¿Tiene un lado bueno?
__Si la rutina te hace ser más eficiente es buena palabra, pero si te detiene en una ininterrumpida sucesión de las mismas cosas es realmente triste.
    Me miró y le acortó la correa a Adolfo que había orinado encima de un container de periódicos, al acercarme para quitarlo de allí vi en grandes titulares: “Japón acusado de experimentar con Bio-Ciencia en la fabricación de Androides”
    Encontramos una pequeña plaza rodeada por enormes rascacielos de un centro de finanzas del sur de nuestra ciudad Central, allí le compramos al perro algunas galletas para que se tranquilice y nos sentamos en unas cómodas reposeras, sin embargo Tomiko me hablaba y yo me había quedado pensando en los titulares.
__Discúlpame pero necesito comprar un periódico.
    Eso es lo que te preocupa, me dijo señalándome la enorme pantalla gigante que apuntaba a la avenida Confederación donde un periodista evidentemente cibernético leía la siguiente noticia: __ “El gobierno central piensa limitar la compra y venta de los últimos modelos cibernéticos, el parlamento está discutiendo sobre las últimas limitaciones impuestas por la comunidad de Naciones en torno a los autómatas fabricados en Japón”
__Ya lo escuché antes, hace dos días, el mismo día en que te llamé para que me recogieras, no te preocupes, nada va a pasar.
        Sentí que la saliva apenas me bajaba por la garganta y el estómago me dio un vuelco tan violento que temía vomitarme allí mismo. ¡Justo cuando había encontrado a alguien en mi vida me la iban a quitar!
__Y si prohíben a los…
__ ¿Los robots? __Me dijo sonriendo. __A los robots, nunca, el mundo se detendría, pero a nosotros sí, no quieren bioandroides tan perfectos, comprendo que tengan miedo.
    Un curioso viento se levantó, en la pantalla pasaban esos asquerosos comerciales de aparatos para adelgazar, Tomiko me cerró el saco cuidándome del frío como si fuera una madre, una hermana mayor o una esposa.
__Pero… ustedes nunca nos harían daño, las tres leyes de la robótica están en sus programas y…
    Tomiko no me dejó hablar, me besó profundamente como aquel primer beso en que pareció explorarme, reconociendo cada rincón de mi boca antes de hacernos el amor, pero en este caso creí en que no se trataba más que de alejarme de una conversación riesgosa para mi seguridad personal.
    Esa noche la vi observándome preocupada cuando me rehusé a amarnos y me quedé en la cama a su lado tratando de ordenar mis ideas, sabía bien que no tenía el perfil del superhéroe o del revolucionario pero por nada del mundo permitiría que me quiten a Tomiko de mi lado.
    Estaba seguro también de algo, Tomiko tampoco me dejaría así nomás.

Continuará.

Neo Vampiros 06: Botín de guerra

Neo vampiros 06
“Botín de Guerra”
Por: Darío Valle Risoto

__Era un niño retraído, en la escuela lo tenían de hijo, le pegaban, le quitaban la merienda, los niños suelen ser muy crueles con otros niños más débiles. __Dijo mirando a lo alto como quién recuerda algo de lejos.
__Santiago era flaquito, asmático, pero nunca pensamos… __La anciana se quedó sin palabras, Lorena, esperó prudentemente a que siguiera recordando.
__Cuando cumplió dieciocho se metió al cuartel del departamento, era una de las pocas opciones en el interior en aquellos tiempos, creo que ahora también. __Sonrió por obligación.
__Comenzó a crecer, le daban buenos guisos y hacía ejercicios, también se hizo hombre yendo a los quilombos los días de asueto. Tenía veintidós años cuando atraparon a aquellos subversivos en la capital del departamento.
__ ¿Y? __Preguntó la joven, una luz tenue penetraba por la puerta abierta del corredor de la casa de salud, la anciana tomó un breve trago de té y miró a la pálida chica, sus uñas pintadas de negro eran cosa extraña para una muchacha tan bien educada.
Lorena llevaba sus lentes oscuros y se había sentado lejos de la lámpara de lectura del sillón de Amanda que sonreía por cortesía, pero le dolía recordar.
__Imagínate, era retraído de antes…, después de ese incidente se volvió un tipo hosco, pasaba mucho tiempo en el cuartel, hasta lo habían ascendido y no nos dijo, cierta vez trajeron unos muebles a casa. Según él eran: “Botín de guerra”. __La anciana tomó un sorbo largo de su té que ya debía estar frío.
__Allí me di cuenta que había perdido a un hijo. __Unas lágrimas se derramaron lentamente por su mejilla, se las secó con el dorso de la mano y continuó.
__Encontré un álbum de fotos revisando esos muebles, allí había una familia completita mijita, se veían felices, cumpleaños, unos nenitos jugando, padres jóvenes.
__Y el que le dijo.
__Que estaban muertos, que habían atentado contra la patria y que había sido su deber de soldado. Ese día perdí a mi hijo para siempre, lo eché de casa, sus hermanos le quitaron el saludo, nos gritó comunistas, a nosotros que siempre fuimos blancos como hueso de bagual.
Lorena permaneció en silencio.
__Acá tenés la dirección, hacé lo que tengas que hacer. __Sacó una tarjeta manoseada de la mesa de luz, Lorena hubiera querido agradecer, pero se fue sin decir una palabra.
Un lujoso Mercedes color verde metalizado con chofer de rostro pétreo. Ambos le pertenecen al Coronel retirado Santiago Moro, la casa de Carrasco también y una rubia teñida de veinte años que se pule las uñas y canta un tema de Bola Ocho.
Lorena termina de agotar la sangre del cuello del chofer, aún con la boca húmeda y carmesí rompe la puerta de la casa, el Coronel ya no es un niño flaco, inocente y asmático, ahora comparte su Botín de Guerra con una pobre mina, puras tetas.
Todos mueren. 
Juicio y castigo

El Cadillac Negro

El Cadillac Negro
Por: Darío Valle Risoto

Manejaba nervioso, tenía los dedos apretados al volante aunque no iba a gran velocidad. Noventa kilómetros promedio en aquellas rutas sinuosas podían ser más o menos aconsejables aunque había llovido recientemente.
En determinado momento miró al espejo retrovisor no para constatar si había vehículos detrás, sino para volver a convencerse que ella era real y seguía durmiendo en el asiento trasero. Como si no alcanzara con su perfume suavemente alimonado, estaba realmente dormida detrás con la cabeza apoyada en un bolso estampado con flores violetas sobre fondo negro.
Los pinos parecían interminables y el cielo aún tenía tonos del gris al blanco y al azulado, amanecía rápidamente y aún no llegaban a la cabaña, sus nervios hicieron que en vez de aumentar la velocidad aminorara la marcha para bajar y fumarse un cigarro.
 
Detuvo el Cadillac “El Dorado” color negro y retrajo la capota, quizás el aire la despertara al menos para conversar un poco.
Mientras abría un paquete nuevo de Richmond vio que en efecto se desperezaba y se sentaba arreglando sus abundantes cabellos rubios, lo miró y le hizo una guiñada.
 
Peter no tenía la menor idea de donde había conocido a esa mujer ni que hacía con él en el auto, mucho menos porque tenía un Cadillac El Dorado año 1958 en pleno siglo veintiuno.
__ No falta mucho allí está Greenville, abajo, detrás de las colinas de Marble Hall.
Señaló y él reparó en una pulsera dorada en forma de serpiente que brilló  a la luz del sol que comenzaba a retirar la noche.
La chica rubia llevaba un vestido azul oscuro sin mangas cubierto de estampado de flores como margaritas o parecidas de pétalos en diferentes tonos de celeste. Sus ojos eran de un verde transparente casi esmeralda pero más cercano al color de los mares del sur.
 
__ No recuerdo tu nombre. __ Le dijo esperando un enojo o una muestra de desaprobación por el estilo, pero ella se bajó del auto, le quitó el cigarrillo de la boca y le dio una larga pitada antes de devolvérselo.
__ Nunca te dije como me llamo, a fin de cuentas esto es solo un juego.
__ ¿Un juego?
__ El destino a veces comienza con un nombre, ¿Quién lo sabe? __ Se acercó al borde del barranco, abajo, detrás y por delante interminables bosques de pinos y abetos, el sol se escondía detrás de las nubes pero los faros del Cadillac iluminaban bien, no recordó haberlos encendido tampoco.
 
Memorizó el bar y aquella discusión con el par de tipos que le llamaron marica porque dijo no saber jugar al Pool, trató de evitar contestarles pero ellos estaban alcoholizados y por ende decididos a discutir y algo más.
Era en realidad un antro de esos que al costado de las carreteras perdidas dan cobijo a los camioneros, estos dos mal encarados lo eran.
__ No quiero problemas. __ Les dijo tras recibir un empujón que lo dio contra el Pin Ball, las luces de James Bond 007 tintinearon, una costilla le dolió como el infierno.
__ Bueno mariquita, nosotros si. ___ Dijo el más alto, enorme y cuadrado, el otro era flaco y también desagradable ambos eran evidentes trazas de que la evolución tiene sus retrocesos.
 
Y allí la recordó.
Fue en ese Bar, el Diner algo, no miró bien el nombre, tenía un zorro de neón en la puerta y soliviantaba el olor a hamburguesas, eran como las ocho de la noche.
Peter se tomó el costado y su mente comenzó a decaer, temió desmayarse pero algo en su interior brotó nuevo, su sangre fluía en sentido contario, fue como jalarse una buena línea de coca o tomarse aquellos alcoholes destilados de la tía Celia.
 
Ella estaba sentada al fondo del lugar, con su bolso negro con flores estampadas y el vestido azul, se puso de pie y se interpuso, los tipos babearon.
__ ¿Tu hermana viene a salvarte mariquita?
Pensó en la maldita violencia, el viejo y desagradable sentimiento de asco por tanta malicia y furor inútiles le hizo trastabillar pero antes de caer vio lo inesperado.
 
Luego estaba manejando un Cadillac El Dorado año 58 y ella dormía detrás.
Ahora miraban las nubes recogidas salvaguardando la luz matinal, todo el día iba a estar nublado de nuevo.
Ella se apoyó en el auto y miró sus uñas, se quitó rastros de algo debajo de estas con sus dientes.
__ A veces la carne se pega y luego huele muy feo.
__ ¿Qué?
__ Bueno, abrirles las gargantas fue fácil, lo difícil fue tratar de salir contigo mientras vomitabas a punto de desmayarte.
__ No recuerdo nada.
__ Todavía estás en shock, siento haberte mordido pero después de la acción tenía que beber algo.
 
Entonces Peter lo recordó: El Cadillac pertenecía a esa mujer que salvajemente había decapitado a los dos camioneros y le había quebrado el arma al dueño del bar, había partido un rifle doce como si fuera de papel y se lo había llevado por la ruta a quién sabe donde.
__ No, no puedo creer…
 
__ Nos llaman vampiros, a veces pasan estas cosas en la carretera amigo, no tuve más remedio que intervenir además necesitaba un chofer que maneje durante el día mientras duermo en la cajuela, el último murió en un desafortunado accidente.
Ella sonrió mostrando dos hermosos colmillos blancos mientras se metía en el baúl trasero.
Peter manejó sin saber aún su nombre.
 
FIN
Martes, 21 de febrero de 2012
Nota del autor:  Este es uno de los tantos cuentos paralelos que suceden dentro del universo que conecta los relatos de Greenville con los relatos de Neo Vampiros así como los cuentos largos del detective J.J Contreras, con mucha influencia sobretodo de los cuentos de H.P.Lovecraft son de mi autoría y están debidamente registrados.
Darío Valle Risoto

 

Mujica, el diario EL PAÍS y la estrategia de los dueños del mundo

Mujica, el diario EL PAÍS y la estrategia de los dueños del mundo
Por : Marcelo Marchese
Leer el artículo en su pagina de origen

La visita de Mujica a UPM en Finlandia constituye un lindo ejemplo del tipo de relaciones que se establecen entre empresas y gobiernos. No viajaron ejecutivos de UPM a entrevistarse con el representante máximo de un país; es el representante de tres millones quien viaja a entrevistarse con los ejecutivos para rogarles que instalen otra planta de celulosa. Los ejecutivos expresaron que “Nos sentimos halagados porque el presidente Mujica viajara desde Uruguay para hablar con nosotros. ESTAMOS DISPUESTOS A DIALOGAR CON EL GOBIERNO URUGUAYO”. Afortunadamente ellos están dispuestos a hablar con el representante de tres millones que piden audiencia y acaso estarían dispuestos a brindarnos más trabajo, sin embargo, aparentemente, antes de que UPM vuelva a invertir en Uruguay “se deberían mejorar las infraestructuras para facilitar la logística, sobre todo la red de carreteras y las instalaciones portuarias”. De estas consideraciones de los ejecutivos de UPM, EL PAÍS (1), cuyo deliberado propósito es acusar a Mujica de mentiroso, infiere que UPM no quiere invertir más en Uruguay. La acusación indirecta deviene de informar que Mujica, al término de la audiencia concedida, expresara: “existe un notorio interés de Finlandia por instalar otra planta de celulosa en Uruguay”.
Conviene, no obstante, considerar que si una empresa afirma que en tanto no se cumpla con tal o cual cosa no se hará tal otra, sólo significa, y sólo eso y no otra cosa significa, que ya está negociando, que está imponiendo condiciones, que está estableciendo un programa máximo y que ya verá qué cosas logra. De pique están mejor posicionados: el representante de los 3 millones viaja para que le concedan audiencia, cosa que logra, pero le tironean las orejas diciéndole que las carreteras están todas estropeadas, que el puerto da lástima y que debemos mejorar nuestro nivel educativo: “El fundamento de la competitividad consiste en tener suficiente gente lo bastante preparada como para desarrollar esta actividad”.
La conclusión que debemos extraer de este viaje no es que Mujica sea un mentiroso. ¿El diario EL PAÍS considera como prueba excluyente toda declaración pública de un ejecutivo de una empresa e inclusive cree que son ciertas todas las declaraciones de impuestos que dibuja dicha empresa? De ninguna manera lo cree, pero no importa. Lo que importa es la campaña electoral y como mucha gente, según los cálculos del diario, debe ser ligeramente infradotada, ahí le tiran el anzuelo con una carnada muy dudosa.
Para aseverar que UPM no piensa instalar una tercera planta habría que estudiar si le conviene hacer ese negocio o si puede hacerlo de forma más conveniente en otro lado. Habría que ver cuántas hectáreas de las 230.000 hectáreas que gestiona UPM se encuentran dentro del radio de la futura planta (al este del Río Negro); cuánto ahorraría en transporte; qué posibilidades tienen los ambientalistas de acceder al gobierno, o de lograr algún tipo de presión; qué limitaciones tiene la forestación en Uruguay y si el gobierno sigue dispuesto a brindarle innumerables franquicias. En tanto eso no se analice sólo se estará haciendo alegremente propaganda electoral contra el oficialismo, basándose en las declaraciones de alguien que en rigor está tirando de la cuerda para ver cuánto cede.
Acaso el lector se haya preguntado ¿pero esa red de carreteras todas agujereadas no habrán sido destrozadas por el paso rumbante de miles y miles y miles de toneladas de eucaliptus que viajan hacia Fray Bentos? Absolutamente sí. También viajan miles y miles y miles de toneladas de soja, de carne y de arroz, pero para medir el impacto en la carretera de las miles y miles y miles de toneladas de eucaliptus consideremos que la celulosa representó en el 2013 el 6% de las exportaciones del país y el sector forestal en su conjunto representó un 10%. 
Ahora bien, el lector motorizado sabe que le cobran una patente y de esa manera la Intendencia arregla las calles que su auto y todos los autos deterioran. Así funcionan las cosas. El primero que inventó una patente en estas tierras fue el Virrey Olaguer Feliú, que cobraba a cada cual según la cantidad de carros que tuviese transitando por Buenos Aires. Como costaba lo suyo trasladar piedras desde Colonia hacia la capital, el Virrey le cobraba también a los cafés (a proporción de su clientela) e inclusive a las canchas de bochas, de bolos y a los billares. Todos pagaban para trasladar piedras y arrojarlas en aquel “lodazal hediondo”, según palabras del Virrey. Así funcionaba el régimen despótico de los reyes españoles. 
Ahora, progreso mediante, los exportadores del 6% de nuestros productos (6% rápidamente obsoleto habida cuenta que ya se instaló la pastera Montes del Plata) no ponen un peso para arreglar las carreteras que contribuyen a deteriorar, pues gozan de diversas exoneraciones impositivas al igual que el resto del sector forestal. A modo de ejemplo: no pagan impuestos a las exportaciones. Mas el eucaliptus que entra a UPM pagará algún impuesto, razonará el lector. Por lo que sabemos tampoco paga un peso. El que recibe la madera está en un enclave y el que la exporta lo hace a través de un exclave: dos lindas figuras jurídicas para que grandes empresas se instalen en débiles países y hagan pingues negocios pagando escasos impuestos (menos que el almacenero, el quiosquero y cualquier funcionario público). Así que estos empresarios que nos conceden audiencia y nos tironean de las orejas diciéndonos: “Arreglen vuestras carreteras” nos recuerdan a cierto marido que golpeaba a su mujer porque estaba harto de verla desarreglada.
Ahora ¿qué significará “El fundamento de la competitividad consiste en tener suficiente gente lo bastante preparada como para desarrollar esta actividad”? Suponemos que algún tipo de transformaciones deberemos encarar en nuestro sistema educativo, habida cuenta que aparentemente debería tener como ideal supremo preparar operarios para que estas empresas se establezcan en nuestros países. Ya veremos cómo nos adaptaremos a esa exigencia.
Si el lector es de aquellos que respiran ufanos cada vez que se instala una pastera y se plantan eucaliptus por doquier, alégrese con lo siguiente: sólo se ha forestado la cuarta parte de las tierras consideradas de prioridad forestal, que son a su vez la cuarta parte del total de tierras del país. En la proyección de cualquier negocio siempre deben contarse los imponderables, por ejemplo, que se derrumben los precios. Lo que si puede ponderar UPM es que todavía le queda para expandirse, como mínimo, un 75% de las tierras “de prioridad forestal”; que ya ha desarrollado un eucaliptus que sobrevive a las heladas y, certeza de las certezas, el futuro presidente, no importa quién sea, no constituirá un obstáculo para su futura inversión en el país.

Neo Vampiros 05: El ángel rubio

Neo vampiros 05
“El Ángel Rubio”
Por: Darío Valle Risoto

Paula consiguió novio y se fue a Punta del Este para festejar su vuelta a la heterosexualidad.
Lorena vuelve a estar sola.
Sentada junto al ataúd aún sigue preguntándose tantas cosas, escucha los sonidos de la noche. Las sirenas policiales retumban a lo lejos, como una permanente ayuda memoria… ¡Como si hicieran falta! ¿Cuánto hace que no le late el corazón?, Quizá fue inmediatamente luego de que se convirtió en vampira y no lo supo hasta largo tiempo después, ¿Fue infectada o bendecida?
Terrible y estúpido pensar que existen los santos, los dioses, los ángeles.
__El Ángel rubio __Pronuncia, y su propia voz la asusta tanto que enciende dos velas más, junto a las otras, todas rojas, mira al cuadro con la imagen de Iemanjá que le regaló una mina de La Teja.
Automotora Orletti.
Mi Buenos Aires querido
Mi Buenos Aires mal herido
Batallón Florida
Montevideo
Ninguna diferencia.
Era 1976, el ángel rubio entró soberbio, lleno de experiencia, un profesional del dolor, los demás perros babeaban, movían la cola, le dejaban inspeccionar los artilugios junto al tipo encapuchado. Se lo contó el mismo hombre misterioso que la mordió aquella tarde de invierno.
__Tienes que sobrevivir muchos años, para vengarte, no hay justicia divina, solo infernal, la de nosotros o la de nadie.
El ángel rubio llegó invitado a Montevideo, luego de una tarde de asado con cuero, saludos marciales y lamidas de culo, lo llevaron a los calabozos, tres rehenes estaban incomunicados en piezas de dos por dos metros. Cuando sintió el olor a excrementos y orines mezclados, se sintió en casa.
Debió haber sido asombroso verlo hacer su oficio, su profesión… claro, si se tiene un alma de mierda y no se nació de buena madre. El ángel rubio aprendió bien en la escuela de Panamá, le enseñaron los yanquis, ellos son expertos en torturar.
Lorena sale del recinto donde duerme todo el día, sube la escalera de caracol hasta la planta baja, llega a uno de los cuartos de la casona, hay olor a humedad, entra y allí está el hombre, gordo, temblando de miedo, atado a los ganchos de la pared, se ve pálido.
__Te repito que no sé dónde enterraron a tus padres, yo solo era un teniente. __Dice temblando mientras la mira caminar sin hacer ruido, está completamente desnuda, pelo corto, boca hambrienta, uñas negras, colmillos anormales.
Lorena tiene hambre y hasta la sangre de mala calidad alimenta, será cuestión de seguir buscando más tarde.
Juicio y castigo