A la familia la destruye el Capital.

Crónicas de la Victoria. A la familia la destruye el Capital.

Días pasados escribíamos sobrecomo todo el impulso maravilloso que tiene la inmensa mayoría de nuestrajuventud por formarse, estudiar a veces en condiciones muy difíciles,prepararse para acceder a un empleo o a mayores oportunidades de desarrollo, se ve sistemáticamente bombardeado por los sueldos miserables con que van a ser“recompensados” luego de extensas jornadas de trabajo.
Así veíamos que de acuerdo a los convenios vigentes en el área de la estética y la gastronomía los sueldos (con propinas y otras compensaciones) andan en el mejor de los casos entre 10000 y 15000 pesos líquidos,e incluso menos, cifras totalmente insuficientes para tener una vida digna.
Sumado a esto cada tanto aparecen por ahí algunos voceros de las fuerzas reaccionarias, que ignorando esta realidad, dicen muy sueltos de cuerpo que el problema de nuestro tiempo es la destrucción del núcleo familiar, y arremeten contra las personas que tienen opciones de vida que se apartan de los moldes tradicionales, estos son los blancos predilectos de ciertos ámbitos fundamentalistas.
Pura y habitual hipocresía en un discurso que dice querer defender a las familias y luego sistemáticamente acompaña y defiende a quien es el principal responsable de su destrucción: El Capital.
Por supuesto que hay miles de historias de vida que seentretejen de manera diferente, pero “Una proporción creciente de hombres jóvenes de los estratos humildes se resiste a constituir hogares estables”[i],esto evidentemente trae consecuencias luego para los niños que nacerán de  estas uniones, y para sus madres, que además normalmente también pertenecen a estos estratos.

Mayor pobreza materno infantil, menos oportunidades en el punto de partida, empobrecimiento no sólo económico sino cultural, son algunas de las consecuencias de este fenómeno. La ausencia de la figura paterna (y aquíno hablamos de padres que conviven o no con sus hijos, sino de padres que simplemente y cruelmente no están) tiene diversas consecuencias que han sido bien estudiadas: la ausencia de un modelo para los varones sobre todo, falta de un transmisor de conocimientos, hábitos de trabajo y disciplina, falta de un volumen significativo de ingresos (los hombres por regla general ganan más que las mujeres y acceden a mejores empleos, a su vez, hay muchos casos de evasión por diferentes vías en el cumplimiento del pago de las pensiones alimenticias) y eventualmente corte con toda la red social potencial que proviene de la familia del padre.
Ahora bien: ¿a qué elementos podemos  adjudicar este fenómeno? La cantinela conservadora dirá seguramente que se debe a una actitud hedonista, pero en realidad lo que sucede, y que ellos por su alianza con los ricos opresores no quieren ni pueden admitir, es debido la estructura del capital y los valore ssexistas imperantes.
Son los sueldos de miseria como los que hemos visto los que desalientan y desestimulan permanentemente a la formación de una familia,ellos que se dicen partidarios de la vida, apoyan un orden de cosas que esesencialmente abortivo y disolvente.
Así los jóvenes o no pueden conseguir un trabajo estable,o este es con niveles salariales que están por debajo de las necesidadesfamiliares, por debajo o muy por debajo, y a esto se le deben sumar todas lasdificultades que ya hemos analizado en otra ocasión para poder acceder a unavivienda.
¿Cómo hace un joven que supongamos recién egreso de la UTU y es mozo, para mantener una familia? Con 15000 pesos en la mano, todos sabemos que es imposible.
Supongamos que formo pareja con una compañera, de la que se enamoro al verla entrar radiante por los pasillos de la misma escuela técnica, una hija del pueblo que salió orgullosa del mismo lugar con su diploma de peluquera ganando 10000 pesos por mes.
Ahí estos muchachos que comienzan una vida juntos de sueños compartidos, contaran con 25000 pesos por mes de ingresos, pero la canasta son $56000, capacidad de ahorro para acceder a una vivienda en este caso prácticamente no existe, y un alquiler fácilmente puede costarles 7 u 8000 pesos por mes, quizás piensen en ocupar un terrenito abandonado, y entonces o corren el riesgo de terminar en un asentamiento, o de que les apliquen la muy frentista Ley de Ordenamiento Territorial, y terminen procesados por usurpación, y así van las cosas.
Podrían intentar unirse a una cooperativa de viviendas, pero la ausencia de una política de tierras, y créditos puede hacerlos esperar 10 años o más para acceder a la misma, a su vez como todavía no tienen hijos tendrán pocas posibilidades de acceder a un plan de la Agencia Nacional de Vivienda, y el nivel de ingresos que tienen los llevara a cuestionarse si realmente algún día podrán tenerlos.
Toda esta realidad actúa sobre la psicología del varón de las clases populares, no es que el sea de por sí “irresponsable”, es que las condiciones materiales de existenciaestán en cierto modo determinando su conciencia: “el joven no se ve a sí mismo en el rol de esposo y padre de una familia estable. Percibe que le será casi imposiblea frontar las obligaciones que ello supone[ii]
Puesto frente a una situación límite, porque las convenciones sociales señalan que es el hombre el que debe mantener la familia en forma principal, con la autoestima por el piso,debido a que en el ámbito laboral no conseguirá por más que se esfuerce el dinero necesario para dar una buena calidad de vida, y atender las expectativas de consumo crecientes de su núcleo familiar, este joven se verá frente a dos alternativas, algunos asumirán este desafío hasta las últimas consecuencias, y otros huirán, así de simple.
El capital determina entonces que los jóvenes trabajadores de ambos sexos ganen una miseria y son permanentemente desestimulados a formar uniones familiares estables, a su vez, el sexismo determina que las mujeres ganen menos y que todose les haga más cuesta arriba, y que los hombres sientan que ellos deben mantener el hogar, no visualizando que esta es una tarea cooperativa entre dos miembros en condiciones igualitarias en cuanto a derechos y obligaciones, esto incluye la generación de ingresos, su gasto, y las tareas hogareñas. Entonces todo está preparado para que las familias continúen desapareciendo.
No es el discurso moralista hipócrita y vacio, el que va a salvar a las familias uruguayas, esuna redistribución radical del ingreso, a costillas de las clases privilegiadas, el complejo agro exportador y las multinacionales depredadoras, la que posibilitara las transformaciones estructurales que nuestra sociedad necesita.
Vamos a cambiar nuestras condiciones materiales de existencia para elevar nuestra conciencia,vamos a elevar nuestra conciencia para cambiar nuestras condiciones materialesde existencia, para todo esto que parece un trabalenguas y no lo es, sólo es lo sencillo que resulta difícil de concretar, SOCIALISMO es solución, y hacia allí vamos… ¿te sumas?.

[i] Klikesberg, Bernardo., “¿Qué esCapital Social? Claves para su comprensión y movilización. Promur, 2002, Asunción.P. 100.
[ii] Op.Cit. P. 101.