Are you Here

Are you Here
Por: Darío Valle Risoto

Interesante comedia protagonizada por Owen Wilson y el exitoso en estos tiempos: Zach Galifianakis por su actuación en la trilogía de Hangover y aunque este actor quizás esté encasillado en un tipo de personaje drogón, medio loco y bastante inesperado en sus reacciones, es bueno en lo que hace más como muchos comediantes corre el riesgo de aburrir reinterpretándose a si mismo una y otra vez, también actuó en “Todo un parto” con Robert Downey Junior.

En este caso si bien la historia tiene bastantes ribetes de humor es bastante seria en algunos momentos sobretodo porque este personaje interpretado por Zach al enterarse de la muerte de su padre y recibir su parte de la herencia deberá hacerle frente al tipo de vida que quiere seguir, por otra parte su amigo “Owen Wilson” será de esos amigos casi mejores que un hermano que se juegan y tratan de dar una mano hasta en los desaciertos.

La amistad es el centro de la historia y aunque despareja en algunas ocasiones es una película bastante llevadera sobretodo por la actriz que interpreta a la viuda y madrastra de este drogón que la verdad me impactó por su personaje un tanto hippie pero muy creíble.

En el resto del elenco veremos a varias figuras conocidas de la televisión así como en Saturday night live como en otras series o sitcoms, así que supongo la película es una especie de ensayo cinematográfico para ver como se ven en los cines y apuesto a que funciona, más, reitero que es una película bastante común pero de ninguna manera mediocre.
 
 

Una Paula para conectar: Parte 3

Una Paula para conectar: Parte 3
Por: Darío Valle Risoto
Aplaudió como un chico, la tomó en una mano y le dio un mordisco, tal parecía que era el dueño del mundo.
__ No lo puedo creer. __exclamó el muchacho mirando de nuevo a la máquina donde el zumbido desaparecía lentamente hasta ser un recuerdo.
__ Solo son campos magnéticos, vibraciones y baños de radiación, todo conectado a un emisor de ultrafrecuencias, muy largo de explicar, pero demasiado sencillo para que lo hayan tomado en cuenta antes.__ Dijo con orgullo comiéndose la manzana que se había proyectado dos minutos al futuro.
__ Creí que se trataba de Ciencia Ficción, se que estamos en el siglo XXI pero esto es demasiado fuerte, usted dijo que tendría que parar el experimento por falta de dinero, ¿Por qué no lo comparte con una compañía grande?
__De ninguna manera __Contestó sin dudar ni un instante, le explicó que era su experimento personal y que sabía que sería demasiado peligroso para el mundo.
__ Imagínese que vayamos al pasado y veamos la crucifixión de Cristo o el descubrimiento de América, habrán muchas cosas que no son como nos las contaron, se sabría todo.
__¿Ya lo probó con animales o humanos?__ Le dijo, mientras el comenzaba a apagar todos los contactos de la máquina y observaba un largo tubo color plomo que contenía alguna especie de material radioactivo por el extremo cuidado en que lo metía dentro de una enorme caja.
__Mandé el gato de una vecina al pasado y pasó algo rarísimo, por media hora anduvieron dos gatos idénticos por el barrio, creí que la paradoja temporal iba a causar algún problema, sin embargo no fue así.
__ ¿A que se refiere? __Ambos se sentaron junto a una cocinilla, Benito calentó té y sirvió para los dos.
__Einstein tenía razón, el tiempo es relativo, Merrick sin embargo sostenía que la misma persona no puede estar dos veces en el mismo tiempo – espacio, que se crearía una paradoja que acabaría por lo menos con uno de ellos. Pero el gato viajó media hora atrás, antes de que yo lo metiera en la máquina, cuando lo metí, el otro, que era el mismo estaba allá afuera mirándonos, entonces pensé que era otro gato, luego me di cuenta que al hacer el experimento hubo una serie de coincidencias en cuanto a que durante media hora dos gatos, el mismo gato estuvieran en este mundo.
__ Entonces los gatos se repetirían como un cuadro dentro de un cuadro, dentro de un cuadro, hasta el infinito.
__ Solo si lo seguimos mandando media hora atrás, pero no queremos volverlo loco.
Ambos rieron a carcajadas.
Luís tomó su té y miró al hombre diminuto que se sentía feliz por poder compartir su hallazgo, la confianza había nacido sin proponérselo.
__ En el futuro podría pasar lo mismo.
__Bueno, pero si mandamos a una persona doscientos años al futuro, es imposible que se encuentre consigo mismo, tal vez con sus nietos o bisnietos. Allí la paradoja sería más difícil, según Merrick si yo viajara al pasado y matara a mi padre, no tendría que haber nacido, entonces no podría viajar al pasado y matar a mi padre, ¿Como matar si uno no ha nacido aún?
__Pero el tiempo es relativo __Agregó Luís.
__ Bueno, veo que lo ha comprendido, usted es muy inteligente, ¿A qué se dedica?
__Soy abogado pero no ejerzo desde hace años, era publicista pero cerró la sucursal de la agencia donde trabajaba y nos despidieron.
__ Lo lamento, parece que todos estamos en la mala en este bendito paisito, hay que tener fe. __Le dijo palmeándole el hombro mientras iba a calentar mas agua para otro té, Luís le preguntó para que quería el dinero.
__ Sencillo __Comenzó a explicar de espaldas haciendo un nuevo té con la bolsita usada de los anteriores, le arrimó la taza humeante con una rodaja de limón y un azucarero de plástico con franjas verdes y blancas.__ Necesito ese software para intentarlo con un ser humano, mandé un diseño lógico a la universidad de Oxford con la mentira de que era para un juego de vídeo, se trata de lograr trasladar un proyecto virtual a la realidad, pero solo tuve para la seña, necesito algo mas de trescientos dólares para retirarlo del correo, me quedan tres días o volverá a los estados Unidos porque es contra reembolso.
__ ¡Yo se los presto! __Exclamó Luís mientras apretaba el limón y dejaba caer unas gotas sobre su oscuro té.
Benito sufrió una especie de espasmo, la alegría casi lo mata del corazón, pero se apaciguó y más tranquilo lo miró desde el resguardo de sus lentes culo de botella.
__ ¿Porqué confiaría en mí?, Usted debe estar mas loco que yo, la verdad que yo en su lugar…
__ Recibí una pequeña herencia de mis abuelos, tengo una deuda con ellos, me pidieron que viva aventuras, que disfrute de la vida, creo que viajar en el tiempo debe ser la mas grande aventura que el bicho humano haya emprendido nunca, por lo menos hasta el presente.
Se hizo un silencio eterno en el lugar, solo cortado por la radio Clarín que mal sintonizada pasaba su media hora de Carlos Gardel.
__ Será muy riesgoso, si yo mando una manzana al futuro y aparece dentro de una pared, no importa, pero si mando a un cristiano es otra cosa ___Aclaró sombríamente Benito.__ La tierra se mueve, tendremos que trabajar demasiado antes de meterlo en esto amigo, pero…trato hecho y mil gracias. __Se paró y lo abrazó cubriéndolo de polvo y olor a transpiración. Hasta el momento pensaba que los científicos solían bañarse mas seguido.
Al día siguiente fueron juntos al correo, a retirar lo que a fin de cuentas era un sobre con tres discos compactos dorados. Benito los metió en su saco del lado del corazón, se sentía el dueño del mundo, pasaron por el almacén antes de ir al galpón y Luís insistió en comprar algo de comer.
Cuando entraron Benito corrió tembloroso, encendió la computadora y comenzó a cargar los discos uno tras otros hablando cosas ininteligibles, se chasqueaba los dedos, tecleaba, sonreía, puteaba, cantaba, se levantaba, tomaba un mate y volvía a sentarse rascándose la cabeza y desarreglándose los pocos pelos que rodeaban su calvicie profunda.
Luís colocó algunas cosas en la vieja heladera General Electric que se cerraba con ayuda de un alambre enroscado en torno a la cerradura rota, se asomó a la ventana de un costado, un coro de ropa colgada le demostraba que el galpón le prestaba uno de los lados a los patios de unas viviendas municipales, una mujer lavaba en una pileta fumando un cigarro y escuchando música tropical, se veía deformada por el polvo que cubría los vidrios.
__ Mira Luís, ya cargué los programas, los muy idiotas se la creyeron, ¿Ves ese personaje?
En la pantalla un hombre tridimensional era conducido por intermedio de los controles a una copia exacta de la máquina de Benito, sucedía lo mismo que con la manzana, desaparecía para aparecer tras un leve recuento, fuera de la máquina.
__ Solo lo trasladé diez segundos y funciona, mañana vamos a probar contigo.
__ Me tengo que ir, por favor, coma algo, con el mate no alcanza Benito. __Dijo antes de cerrar la gran puerta corrediza.
Florencia estaba en la entrada de su casa a punto de irse cuando llegó, pasó a su lado y le abrió la puerta, ella entró como si aún mandara, Luís tiró la campera en el sofá, el perro comenzó a jugar con ella ajeno de la separación.
__Te dije que había carpetas de la facultad que iba a venir a buscar, hace media hora que espero en la puerta.
__ No se para que me devolviste las llaves si venís más que cuando vivías acá __Le dijo con bronca, se metió en el baño para afeitarse la barba de dos días, ella se metió en el cuarto taconeando con furia, hablaba de cómo el lo pudría todo, de que no merecía ser tratada así y todas esas mierdas que las mujeres despechadas acostumbran.
Se miró al espejo luego de apagar la afeitadora, se lavó los dientes, sonrió, se peinó para atrás y controló las entradas en sus sienes que cada vez se aproximaban mas a ser salidas, regresó al cuarto. Ella sacaba un pesado montón de carpetas que Luís no había visto en su vida. Recordó algo y sonriendo tomó la bombacha roja que había guardado entre sus calzoncillos y se la puso sobre las carpetas cuando ella salía sosteniendo el montón con ambos brazos, tal que la fina lencería casi le queda a la altura de la boca.
__ Te olvidaste de este calzón.
__ ¡Siempre el mismo ordinario!, ¡solo yo, solo yo me involucro con alguien así!.
Se fue, Luís le ayudó a tomar la calle abriéndole la puerta, un tipo la esperaba en un auto rojo, tal parecía que ya había encontrado otro tío para torturar, probablemente este caería y terminaría donde él no quiso: Saludando en el atrio. No bien entró se arrepintió de haberle devuelto la bombacha, después de todo merecía quedarse con algún trofeo de guerra.
Mientras le daba de comer a su perro pensó en la locura que estaba a punto de comenzar, sintió que los dos días pasados eran como una especie de extraño sueño, pero en una de esas todo pasaba por alguna razón misteriosa e indescifrable.
Su padre volvió a llamarlo, desde que había recibido los dólares parecía que lo extrañaba, él se alejaba de su familia culpándolos por haber abandonado a Nora siendo que los abuelos habían ayudado toda su vida a que muchos hijos y nietos salieran adelante en sus profesiones, los mismos que olvidaron fácilmente el apoyo de dos viejos que vinieron en pelotas de España y se la jugaron por un futuro mejor.
__ Si, este fin de semana paso por tu casa, no, aún no fui a la casona de Sayago, no sé si la voy a vender, deciles a tus hermanos que no rompan más las pelotas, no pienso darles un mango. __Colgó rabioso, les hubiera tirado la plata en la cara si no fuera por el último deseo de la abuela, después de todo ella tenía razón, parecía que él era el único familiar que valía la pena, los otros parecían buitres, una prima lo había llamado para preguntarle que había pasado con la herencia y hasta se le había insinuado, era de no creer.
Bajó del colectivo en la avenida agraciada y caminó unas cuatro o cinco cuadras hasta lo de Benito, era un martes de tarde con un sol desusado en pleno invierno, se había cortado el pelo y llevaba un bolso con efectos personales tal como le había indicado el científico. Al pensar en la palabra científico, le volvió a la mente un lejano recuerdo de la infancia donde un hombre debajo de los rayos de una tormenta en su laboratorio gritaba: ¡Está vivo!, ¡Está vivo!
Continuará