Documentales sobre soldados arrepentidos

Falsos documentales
Por: Darío Valle Risoto

El documental pretende ser un género fidedigno de contarnos situaciones reales con la intención de informarnos y enriquecernos intelectualmente en torno a gran variedad de temas. El relato verídico de una situación desde luego que puede estar plagado de subjetividades ya desde el primer momento en que ponemos una cámara delante del objeto en cuestión y por sobretodas las cosas si se trata de un ser humano. Aún así recuerdo aquellos viejos documentales de la vida salvaje de los estudios Disney que eran realmente buenos hasta que el narrador con el afán de mantener nuestra atención, por ejemplo en la vida de los zorros de las praderas intentaba endilgarles ciertos sentimientos y hasta razonamientos humanos.
Hace un par de noches en mis insomnios asmáticos puse HBO y estaban dando un documental sobre una chica veterana de la guerra de Irak que nos narraba de las terribles secuelas de esta guerra en el cercano oriente que los Estados Unidos mantuvieron y mantienen con escasas pausas. Lo que me llamó la atención de esta chica es que en un ataque de conciencia comenzó a sentir asco sobre su estadía apuntándole a civiles con sus armas de guerra mientras en determinados momentos veíamos a la susodicha a punto de derrumbarse y lagrimear por esta situación.
El documental luego nos la mostraba en diferentes situaciones de desamparo y depresión que combatía con otros veteranos haciendo arte con sus viejos uniformes o dando discursos pacifistas en las movilizaciones. Y lejos de ponerme del lado del departamento de defensa usamericano me surgió la pregunta: ¿Para qué mierda se enroló en el ejército?
No hubo enrolamientos forzados como en la guerra de viet nam según sé, todos fueron voluntarios y si uno va a una guerra no es para repartir chicles y sonrisas. La muerte de civiles en este tipo de guerras sucias (¿Hay guerras limpias?) son casi un agregado obligatorio sobretodo porque el enemigo no está en frente en una pradera al mejor estilo “Corazón salvaje”, sino que se mimetiza vestido de civil y hasta puede ser un niño.
Estamos viviendo en la época de lo políticamente correcto donde de primera mano por ejemplo calificamos a Israel y los Estados Unidos de genocidas sin conocer las coyunturas de tiempo y forma que llevan a estas naciones a determinados actos que luego calificamos de “Crímenes de guerra”. No señores, los crímenes de guerra no existen sencillamente por la guerra toda en si es un crimen donde un país llena de medallas a sus héroes por matar enemigos mientras que en épocas de paz por matar una sola persona quizás los condenen a muerte.
Que me perdone la chica víctima de este asqueroso documental pero que se joda, estuve a punto de reírme cuando ella narra que al ir a ver a un médico para recibir una ayuda del gobierno, este le hacía preguntas como: ¿Intentó suicidarse?, ¿Cuántas veces?, ¿De que forma?, ¿Intentó dispararle a alguien? Y todo esto sin expresión en el rostro. Seguramente es un médico podido hasta los cojones de recibir a ex soldados asesinos profesionales arrepentidos de ir a matar por su país, el modo de vida americano y el petróleo.

Los llamados “daños colaterales” que finamente tratan de enmascarar la muerte de civiles son el producto de todas las guerras, aún cuando heroicamente en los campos de batalla se enfrentaban dos ejércitos uno contra otro los habían porque luego la parte ganadora se llevaba un buen botín y ni hablar de las violaciones y muertes de los que perdían.
La solución es muy sencilla: Si no quieres terminar loquito de la cabeza con pesadillas constantes el resto de tu vida, no te metas de soldado y si lo haces, al menos disfrútalo. Este pdríamos denominarlo como un falso documental en tanto la chica sabe que es filmada y hay situaciones donde indudablemente están preparadas las situaciones para sencibilizar a las audiencias. Como no sé el título no he popdido hayarlo pero el documental que les cuelgo a continuación puede llegar a ser mejor explicación de esta guerra.
 Morir por la patria: ¿La patria de quién?

Tha Last Ship: Soldados y Biblias

The Last Ship
Por: Darío Valle Risoto

La idea de esta serie en general es buena, digamos que los ambientes apocalípticos venden bien y por ende tienen grandes audiencias. El ejemplo más claro es: The Walking Dead.
 
El tema que en primer lugar me cuesta soportar salvo raras ocasiones es el hecho de que tanto en series como en películas en usamerica tienen esta obsesión patriotera por lo héroes uniformados que linda con un estado policial como son Los Estados Unidos que dista bastante de ese concepto de tierra de libertad que supongo ya engaña a muy pocos.  A los usamericanos les gustan los milicos y no hay caso, si alguna vez tuviera el tiempo, me tomaría el trabajo de enumerar cuantos de sus héroes de ficción son hombres de armas. Lo sostenía con este mismo ejemplo de The Walking Dead, el personaje central es un policía y ¿Por qué no un dentista o un empleado del puerto como en la reciente remake de La Guerra de los Mundos?
 
Soportado que el héroe sea el capitán de un barco de la armada estadounidense que parece ser la única esperanza para que la humanidad combata un virus mortal que diezma al noventa por ciento de la gente, se vino algo mucho peor y de ninguna manera quiero con esto dejarles la idea de que esta nueva serie es mala, no lo es del todo, pero tiene muy poco para ser buena y mucho menos original. Me refiero a los pútridos mensajes cristianos protestantes que se suceden de forma contínua durante casi todos los capítulos.
 
Yo ingenuamente creía que esta propaganda religiosa había acabado en el cine de los años cincuenta pero me equivocaba, vive permanentemente en escenas inverosímiles donde un par de centenas de soldados y unos científicos deben sobrevivir a la extinción posible de la especie buscando alimentos, agua y combustible para el barquito, nunca falta un oficial o un soldado entrenado para matar gente que comienza a leer la Biblia y a buscar ocultos designios de dios en cada situación que sobreviene.
 
No hay un puto tripulante que le diga al oficial de turno que se meta la Biblia en el culo porque ya está super demostrado que no hay nada más que muerte y el resultado de que la humanidad se va a ir al carajo sin remedio gracias a que algún otro milico, por supuesto que extranjero, ha tenido la idea de usar este virus como arma.
 
Dos mensajes, uno fascista y el otro religioso conviven para crear un producto que dejaría a Hitler como un bebé de pecho, nos venden con una serie sobre el último bastión usamericano que recorre el mar mientras la doctora encarnada por la sensual Rhona Mitra, trata de encontrar una cura. Les digo más, en el segundo o tercer capítulo se bajan en Guantánamo y combaten contra unos presos de Alkaheda que se nutren de buenas armas y le ponen cara a la nave.
 
Un hermoso paquete Fascista es “The Last Ship” donde por allí deslizan que una oficial extraña a su novia que dejó en parís, la misma muchacha de raza negra que después cantará una especie de folk Gospel en una playa junto a sus camaradas. Los yanquis tienen esa enorme fortuna de vendernos estas mierdas con producciones caras para insultarnos la inteligencia siempre que pueden y con The Last Ship han podido encender mi inusitada capacidad de putear la pantalla más que nunca.
 
Con todo vi los cuatro primeros capítulos de la serie y su continuidad creo que demostrará cuanta capacidad intelectual tienen las audiencias. Desde luego que es mucho más factible que sobreviva, al menos mayor tiempo una embarcación de guerra con sus soldados disciplinados que un crucero o un velero de civiles en esta pandemia mortal que se presenta, pero cuando me bombardean descaradamente con mensajes bíblicos sin absolutamente una sola mención a un pensamiento ateo, creo que la cagan. Claro que en otros productos cuando algún personaje pone en tela de juicio la inverosímil existencia de un dios, no faltará una situación en que este mismo idiota abogue a por la Biblia o por el consejo de un religioso.
 
 
 Rhona Mitra: Lo poco de bueno de un producto de consumo

Neo Vampiros 01: Grafiteando

Neo vampiros 01
“Grafiteando”
Por: Darío Valle Risoto

__ No sé quien carajo se va a interesar por tus mensajes.
Lorena continuaba Grafiteando la descascarada pared que frente a la rambla de Pocitos apenas es iluminada por las difusas luces anaranjadas de la calle.
__ Si sós la última, no quedan mas como vos, al menos que te dignes a hacerme una…
__ Ya te dije que no. __ Asevera la joven que completamente vestida de negro ostenta una parsimoniosa y tranquila calma mientras pinta grandes letras rojas sobre la gris superficie que eligió.
Paula, su acompañante, sentada sobre una piedra bebe cerveza del pico de su botella, casi está tibia, pero no le importa, se viste también de oscuro. Hay veces en que no cree que sean amigas, tampoco le importa demasiado. Consulta su reloj.
__Va amanecer en cualquier momento. __No te preocupes no va a salir el sol __Agrega Lorena mientras pinta estirada lo mas alto posible,
__Lloverá todo el día. Pronuncia Paula en voz baja como repitiendo el maleficio que ocultará la luz para dejarlas pintar.
 
Un trueno le abre una cicatriz azulada al negro horizonte, Paula se estremece, tira la botella vacía que se hace añicos contra un Volkswagen estacionado, un anciano se asoma desde una ventana enorme, se queda un momento mirando a la calle y después se mete nuevamente.
__ No me importaría no volver a ver el sol, es una mierda, una vez hace años fui a la playa, era mediodía, me quemé, un asco, después me salieron ampollas, mis viejos me querían internar.
__ ¿Y?
__ Los mandé a la puta madre que los parió y nunca volvía a esa mugre de playa, por eso odio el sol, me gustaría vivir siempre de noche, dejale el sol a las boludas que se queman sus culitos en Punta del Este.
Lorena termina el enorme graffiti que como un ruego mira al mar de frente, a la rambla de Pocitos, a la distancia, es como un faro, es un faro.
__ ¿Quién te hizo vampira?, ¿Drácula?
__ Vino a mi barrio en invierno, escribía poemas, yo tenía diecisiete.
__ ¿La misma edad que ahora?
Lorena la mira un momento, sabe que es algo tonta, pero la divierte, además tiene buenas tetas.
__ Ah, claro, el viejo, te mordió.
__ No era viejo, al menos no lo parecía, a mis padres se los llevaron presos, él me dijo que tenía que sobrevivir para vengarme, que pasarían muchos años, que tenía que ser fuerte. Esta tierra se iba a llevar muertos a muchos, que yo tenía la responsabilidad de acabar con esos criminales.
__ Era el año 74. Mis viejos se esfumaron de mi vida y..
__ ¿Tus padres?
__Muertos, en algún cuartel, solo recibí una carta de mi padre un papel hojilla de fumar, decía: Sobreviví por nosotros, no te olvides.
 
El graffiti quedó terminado: JUICIO Y CASTIGO