El erotismo usamericano

El erotismo usamericano y la plastificación del deseo.
Por: Darío Valle Risoto

Sociedades reprimidas producen todo tipo de sueños prohibidos en sus integrantes más osados, sin embargo si rascamos un poco en las culturas donde aparentemente hay mayor libertad en torno al sexo, descubriremos que esto es como una fina capa de pintura que oculta represiones provenientes en mayor grado del carácter religioso de estas poblaciones.
Estados Unidos casi como un bloque monolítico de iglesias protestantes varias oficia como valuarte ante el mundo capitalista sobre conceptos del sexo, el erotismo y la pornografía que han marcado estándares sobretodo cuando tratamos estos como fuentes de un prolífico mercado de compra, venta y alquiler. Sexo listo para usar, consumir, masticar, manipular y lamer a gusto del destinatario. La culpa será un valor agregado porque sin culpa no hay disfrute, según algunos sabios, desde luego que cristianos ellos.
Podríamos citar como elementos fácilmente detectables la aparición de publicaciones como Playboy, Hustler y películas como Deep Throat o Garganta profunda, si se me permite la mala palabra escrita. Esta película fue la primera que saltó de un circuito subterráneo para pasar a salas masivas allá por 1972 iniciando lo que podríamos llamar una popularización de la pornografía o mejor dicho: una caída irremediable en el pecado y la lujuria.
Buena carne para gusto de los comensales que parados sobre sus biblias comenzaban a avizorar la caída del imperio americano en mano de las mafias del diablo y sus mujeres desnudas, putas de babilonia que se alzaron a abrirle la puerta a cosas peores. No demorará mucho en aparecer en carrera aquel cine gay donde la sodomía sea mostrada con todos sus lujos desde San Francisco a las oscuras salas del mundo entero. Un país edificado sobre hombres libres maniatados con conceptos judeo cristianos de lo que debe ser o no ser se las apañó para hacer del sexo, el erotismo y la pornografía buenas y florecientes industrias de consumo masivo.
Sin persecución probablemente el erotismo de farándula, las chicas plastificadas con sus Oh Yeah y Oh my God no hubieran sobrevivido demasiado. Pero el empresario yanqui fue lo suficientemente inteligente para vendernos una fantasía de siliconas y rubias putas y furibundas al bajo precio de la culpa.
El cine europeo erótico y porno continuó batallando en circuitos menos conocidos así como si tuviéramos diferentes tipos de degenerados ante la terrible presión de un mundo que a base de tratar de erradicar los impulsos naturales ha hecho de estos una fuente de consumo que dista lamentablemente del verdadero placer.
Pero acaso el placer sea un asunto tan personal que por más que tratemos de desmembrarlo en filosofías de todo tipo, no haya explicación pausible de encontrar un pensamiento opuesto y sin embargo igual de sincero.
Intentar marcar pautas de lo que debe ser bueno o malo para el hombre y especialmente en torno al sexo y el erotismo no es nada bueno y las pruebas están a la vista. Pornografía es otra cosa, el erotismo acaricia, la pornografía acaricia más fuerte nomás. De nosotros será el deber de meter cada cosa en su casilla más y por suerte, tenemos la libertad de vivir como queremos… dentro de lo posible.
Estados Unidos ha permanecido pese a todo casi estéril a un erotismo real, factible de que nos pase a nosotros y ha procurado establecer el canon de lo que yo llamaría: “El síndrome de Nueve semanas y media”. Película donde un tipo aparentemente seduce a una dama y la lleva poco a poco en un crescendo de lujuria. Política de Barbie de confitería la pobre protagonista es Kim Basinger, mujer de plástico, hermosa y estéril frente a un Mickey Rourke que nunca nos mostrará el pito así como ella tampoco la vagina. Cine puramente erótico y falso como casi todo lo que sucede en América. Usamerica: quise decir.
Quizás si hay algo más triste que masturbarse dentro de un convento, sea una sociedad que ha hecho del baile del caño y el franeleo sobre la falda de gordos borrachos una suerte de difusa y retorcida noción del placer.
 
  

4 comentarios en “El erotismo usamericano

  1. Yo sigo todo lo que sucede en USA por los blogs de porno gay , y siempre hay un superdebate por los “gay 4 pay” , se supone que mas de la mitad de los tipos en el porno gay , les da asco lo que hacen .
    Publicando cosas en twitter como “me da asco chupar penes” , o algunos directores de sean cody , y otros han dicho , que despues de ciertas escenas los actores van a vomitar .
    Muchos gays queremos ver actores gays que disfrutan del sexo han habido muy buenos , brent everett o brent corrigan , pero a otros gays les da morbo saber que un actor es hetero , es como una fantasia .
    Tambien se a planteado como una especie de venganza sobre el hombre heterosexual ” podemos poner a los heteros de rodillas con nuestro dinero para diversion gay ” , como una especie de explotacion sexual .
    Algunos pocos se asumen como bisex , pero muchos dicen preferir estar con una mujer.
    Otros piensan que es auto-odio gay , sitios que se llaman “broke straight boy” , algo asi como “romper al chico hetero” , plantea que son como sanguijuelas , que desprecian a los gays , pero les sacan su dinero .

    Aca hacen una especie de Reality , con heteros que trabajan en porno gay http://thesword.com/in-new-broke-straight-boys-reality-tv-series-gay-for-pay-models-talk-about-how-broke-sad-they-are.html

    PD : Aunque lo mejor en porno gay para mi esta al oriente de Europa Bel Ami , esta es de “Scandal in the Vatican “http://thesword.com/which-one-of-the-bel-ami-boys-did-the-pope-fuck.html

    elio cesar

    Me gusta

  2. Esto es como un PD , En el libro de Foster Wallace que te habia enviado , “hablemos de langostas ” , hay una historia la primera , sobre el seguimiento de FW de su visita a la entrega de premios de Adult Video , que esta muy gracioso se llama “GranHijo Rojo” , aunque se que no tienes tiempo para leer te transcribo un poco :

    “La industria no es solamente vulgar, sino que lo es de forma previsible. Todos los tópicos son ciertos. El típico productor de porno es realmente un hombrecillo feo con un tupé de mal gusto y un anillo en el meñique del tamaño de una pastilla de Rolaids.
    La típica estrella femenina de porno es realmente una mujer con vestido de noche de licra y tatuajes por todos los brazos que fuma y masca chicle a la vez mientras les cuenta a los periodistas lo agradecida que está a Wadcutter Productions Ltd. por hacerse cargo de la factura de su aumento de pechos. Y lo dice en serio.
    “Una actriz de segunda fila de Arrow Video posa en tanga para una foto, sentada a horcajadas y de espaldas sobre la rodilla de un vendedor de teléfonos se dirige a la actriz llamándola «chata» y le pide que se mueva un poco «para enseñar un poco más de chocho»
    El actor Steven Saint Croix está de pie cerca de la caseta de Caballero Home Video, diciéndole a nadie en particular.” «Sáquenme de aquí, me muero de ganas por salir de aquí».
    Muchos de los hombres de la industria y hasta algunas de las estrellas femeninas también están fumando puros.Algunas de las actrices van tan maquilladas que parecen embalsamadas. Suelen tener peinados muy complicados que vistos desde seis metros de distancia quedan bien, pero cuando uno se acerca el pelo se les ve reseco y muerto.
    Ese es otro rasgo de las estrellas femeninas del porno: que nunca están solas. Siempre las acompaña por lo menos uno y a veces hasta cuatro hombres de mirada despiadada. La sensación que dan es la de ser un purasangre muy caro al que llevan a la pista de carreras tapado con una manta de seda
    Una gran parte de la industria del cine para adultos de hoy día parece una parodia torpe de Hollywood y del conjunto del país
    Por no mencionar el hecho de que la industria del cine para adultos coge muchas de las deformidades por las que Hollywood es famoso —la vanidad, la vulgaridad, el mercantilismo rancio— y no solamente las vuelve explícitas y grotescas, sino que parece regodearse en esa naturaleza grotesca.

    —Lo que tenemos es una niñita en la caravana [la infausta caravana de MAXWORLD], y después de follarle la cara y de comerle el ojete, y, bueno, las depravaciones de siempre, le hacemos que se meta un boli… no, ¿cómo se llama…?
    Miembro del equipo: Rotulador permanente.
    Max: … que se meta un rotulador permanente por el culo y que escriba todo… todo esto. Sostiene el cuaderno en alto, abierto por una página, y de nuevo hace que pase de mano en mano:
    Soy un agujero para follarlo es lo que hay escrito con un pulso que resulta impresionantemente legible, considerando las circunstancias.”

    elio cesar

    Me gusta

  3. No soy sicólogo y apenas un careta que opina , pero creo que el tema de la culpa y una suerte de autoflagelación surge de conductas que en primer lugar dan rienda suelta a los deseos más profundos y luego se vuelven en contra de quién los exresa, es raro pero en muchos seres humanos ocurre esto, hasta en las parejas heterosexuales que viven como una lcuha de hombre contra mujer con una especie de odio soterrado, no lo entiendo ni lo entenderé nunca, solamente espero encontrar la mujer que también sea mi amiga…es dificil.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s