Elecciones parlamentarias y presidenciales en Uruguay

¿Que votar en Octubre?
Elecciones parlamentarias y presidenciales en Uruguay
Por: Darío Valle Risoto

En el Uruguay se aproximan las elecciones nacionales en una particular suma de circunstancias tal vez única en la historia electoral del país. Me refiero a esto en el sentido de que se acaba el segundo período de gobierno de la coalición Frente Amplio y podríamos decir que aquella ilusión del primer mandato donde los izquierdistas esperábamos cambios ya no existe, al menos con el mismo ímpetu del principio.
Entre los anarquistas de este país desde antes que el Frente Amplio sea gobierno cundió el clásico escepticismo frente a la clase política, lo que no es nada utópico y sobran los ejemplos de este tipo que a nombre del pueblo ensayan y ensayarán distintas suertes de corrupciones que en el mejor de los casos dejan más migas para los desposeídos que las derechas tradicionales.

En lo particular venía votando al Frente Amplio con la idea de que era lo mejor de lo peor y solamente le pedía que se restituyeran los consejos de salarios, cosa que sucedió y gracias a ello he recuperado al menos una pequeña parte del poder adquisitivo de los años de la crisis del 2000 en adelante. Pero siempre luché contra esa ingenuidad de muchos frenteamplistas de creer que se iba a cambiar el sistema hacia un socialismo, claro que mucho menos hacia una sociedad libertaria, para eso falta bastante tiempo.
Y muchas veces he discutido con frenteamplistas que creen que estos dos gobiernos han sido de izquierda porque no lo son y no lo serán en la medida que se mantenga un sistema capitalista liberal en lo económico por más que tengamos al presidente más austero de la tierra y hayamos logrado conquistas muy valorables como la ley de salud reproductiva, la unión igualitaria y la ley de legalización del Cannabis. Sobretodo las dos primeras leyes significan un adelanto significativo en lo social para este país que nunca se hubiera dado en los gobiernos de derecha tradicional uruguaya, ese partido (partido) llamado Nacional-Colorado.
Estos gobiernos han sido “De centro”: Ni chicha ni limonada, diría mi abuela y explicándolo mejor diremos que en lo macro ha permanecido intacto el sistema Capitalista Neo liberal mientras que en lo Micro se han emparchado un poco  los agujeros de nuestros derechos como ciudadanos.

Para mi y aspiro que para muchos otros, un gobierno de izquierda significa una transformación institucional profundamente ética y reformadora, una revolución hacia un sistema donde desaparezca la oligarquía y las clases trabajadoras tomen las riendas de su destino y por ende de la gente que tantos siglos durante la historia humana ha sido explotada y cuando no absorbida por el capitalismo. Yo no concibo por ejemplo que alguien se denomine “de izquierda” y pretenda que sigan existiendo las iglesias de todo tipo y un ejército. Las religiones a pagar impuestos como cualquier empresa (Que lo son, aunque con una buena formación intelectual deberían tender a desaparecer) y el ejército no tiene ninguna razón de existir (al menos para algo bueno) y mucho menos en el Uruguay.
Reformular una serie de profundos valores que ya se han enquistado en el hombre moderno no es fácil y me basta analizarme para darme cuenta de todo lo contaminado que estoy por un sistema que valora aún por sobre la salud y la vida las riquezas materiales.  
Este segundo gobierno que pronto concluirá mal llamado “de izquierda” no pudo solucionar el problema de la vivienda, el encarecimiento de los comestibles es terrible, aún los de la canasta familiar más austera, tampoco hizo grandes cosas con el tema de la educación por más maravilloso plan “Ceibal” y el tema de la mal llamada “Seguridad” desde luego que es producto directo de lo antes mencionado. Se han colocado referentes políticos al frente de ministerios que no tienen la más puta idea de cómo hacerlos funcionar eficientemente y se les ha permitido a los sindicalistas transformarse en políticos cuando debería ser exactamente al revés.
Para colmo de males fuera del frente amplio las escasas alternativas que quedan son pobres y muy discutibles para los ciudadanos comunes y ni que hablar que no cuentan con el enorme aparato mediático que tiene el gobierno y los tres partidos de derecha: Nacional, Colorado y Partido Independiente.
Un buen termómetro en estos tiempos ha sido toda esa cosa de la mega minería las plantas de celulosa, los cultivos transgénicos, el puerto de aguas profundas y el ataque sistemático al medio ambiente para lograr estos avances progresistas. ¿Vieron que casi siempre son apoyados por la derecha? Creo que en determinado momento los blancos y colorados perdieron la pista del asistencialismo, si lo hubieran ejercido como el Frente hoy lo hace, aún serían gobierno porque la gente simple se conforma con muy poco.
Creo que el tema está entre un tercer mandato del Frente Amplio desde todos los puntos de vista “De Centro” y volver a las derechas tradicionales, conservadoras, golpistas de Blancos y Colorados. Ustedes eligen en Octubre, yo votaré a la Asamblea Popular.