Uruguay: Crísis de Valores

Uruguay: Crisis en el mercado de valores
Por: Darío Valle Risoto

Estamos en pleno año de campaña electoral, lo que significa que tendremos que fumarnos una suerte de cabalgata de las promesas, mentiras y abusos de la razón más insólitos de los últimos años, ya que esta cosa de las redes sociales y la Internet mediante, hacen que los políticos extremen su ya natural capacidad para lo bizarro.
En este país pequeño y de cada vez menos población, es casi inaceptable que cada día que pasa aumenten el crimen y la ignorancia de la gente. Dos ítems que desde luego se retroalimentan aunque esto no quiere decir que no haya criminales muy letrados o ignorantes medianamente honestos, como quién suscribe.
Entonces salta el tema de la famosa: “Seguridad” al que creo que me he referido en algún divague anterior, por otro lado la “crisis de valores” de la gente es incuestionable, más fenece al análisis más simple de ver para atrás en nuestra historia y comprobar que si bien antes…digamos hace unos treinta o cuarenta años y quizás un poco más: Se valoraba la honestidad, el conocimiento y la integridad de los individuos; también las viejas en la esquina se quejaban más o menos de las mismas cosas.
Creo que estamos asistiendo a lo que hace algunos años, digamos por los noventa me decía un amigo: “La reivindicación del malo, el loco y el ignorante”. Estos tres estilos de vida que pueden habitar todos juntitos un solo tipo o venir por pares o unos, se sustenta en algo que noté en cierto momento de mi adolescencia que era que pertenecer a este tipo de razas era algo muy, digamos: “Cool”, mientras que el honesto y/o educado era visto como un idiota o al menos un alienigena.
No se quien realmente tiene la culpa de esto: tal vez los dibujos animados del “Pájaro Loco”, el movimiento Hippie, los comunistas o todos juntos como parte del mensaje algo torcido de los medios masivos de comunicación en torno a solventar una conducta transgresora pero a su vez increíblemente consumidora hasta de lo que suponemos: “Prohibido”.
Y a riesgo de sentirme más viejo de lo que soy, recuerdo que cuando era chico se admiraba a la gente inteligente o al menos informada, que mi madre tenía como libro de cabecera al diccionario y que en las escuelas cuando las maestras llamaban a las madres de los alumnos por algún problema, estas iban con mucha vergüenza y sus hijos se quedaban en casa con el culo entre las manos.
La Educación y los buenos modales eran lo mejor de ver en las personas.
“Crisis de valores” significa la caída de lo que hace íntegros a los hombres, la honorabilidad no se aprende en ningún manual, catecismo, biblia y mucho menos se puede copiar de la actitud de los políticos, ser individuos honorables lo aprendemos de nuestros padres y con muchísima suerte de algún pariente o extraño. El Estado y sus instituciones están para otras cosas más importantes como el consumo.
Con respecto a la seguridad me produce escozor en las gónadas escuchar que se les pretende reclamar a los marginales que cometen crímenes esta serie de valores, cuando desde todos los puntos de vista estas personas se manejan en un mundo paralelo al que apenas si podemos acceder cuando nos asaltan o los vemos marchar presos por televisión. Hay muchos mundos dentro de este mundo y lo que para unos es dulce para otros es caca, así de simple y asqueroso es vivir el presente.

Pero los políticos están en la búsqueda de esa inyección que nos transforme absolutamente a todos en trabajadores respetuosos de la ley, de dios y del próximo clásico de fútbol, sin romper los quinotos.

Esto es una gran mentira.
En un país tan pequeño como este donde todos nos conocemos es casi tan fácil terminar con los criminales como soplar y hacer vidrio (Decían antes), pero esto ameritaría actitudes fascistas que nadie quiere pero todos desean. Más el mercado de producción marginal marcha más o menos con unos cuatro marginaditos por cada ser humano normal, por eso de que se la pasan copulando sin pensar en las consecuencias entre otras cosas.
Y volvemos a la solución que siempre tiene un tono fascista que podría ser el rifle sanitario o la vasectomía a todo criminal que tenga más de veinticuatro hijos.
La mentira es que el sistema necesita como el pan de cada día de la “Inseguridad” para mantener el status quo de un montón de funcionarios al servicio de la nada absoluta del cumplimiento de la ley y esto sumado a la indiscutible crisis educativa del Uruguay es todo un verdadero alarde de la tecnología consumista y social de nuestro tiempo.
El idiota compra, el que no puede roba y los que viven de la sanata difunden el miedo entre la gente, el resultado es una sociedad cada vez más conservadora.
Una sociedad que se banaliza a grados superlativos y luego pretende que la gente piense con profundidad en lo redituable de ser honestos y tener en la palabra el mejor cheque a la vista de la gente: Aquel que a la muestra de nuestro nombre sostiene que se nos pueden abrir todas las puertas porque no nos vamos a llevar nada.
Nuestro presidente admirado en todo el mundo por su vida austera tiene amigos con mucha plata que se han enriquecido rápidamente quién sabe como, seguramente sea trabajando dignamente y no me  voy a poner a difamar a gente que no conozco, pero hay una suerte de contradicción en ser un hombre pobre y sincero y almorzar en la mesa de los Zares con la esperanza de que los inversionistas le sigan dando al pueblo la posibilidad de mejorar a base de consumo, consumo y más consumo. Olvidando lo más importante.
No podemos añorar a un ser humano honesto e íntegro a la vez que negociamos la venta de hasta el aire que respiramos, creo que esa es la peor inseguridad.

Gracias a Maximo por recordarme a Mr Fuco

7 respuestas a “Uruguay: Crísis de Valores

  1. Sinceramente difunden cada 5 minutos que tener tal y cual cosa , objeto o sustancia nos volvera mas hermosos felices o plenos , que tenemos que experimentar tal y cual sensacion nueva y que entonces y solo entonces seremos mas felices y despues se les ocurre que faltan “valores”

    No se de donde saldra tal cosa de la criminalidad , podria uno decir , la actitud seria como hacer reuniones de alcoholicos anonimos en un bar .
    Cada ves lo noto mas en las personas mas jovenes cero tolerancia a la frustracion , a un minimo de paciencia .

    Uno se queda estupefacto con las explicaciones de los linchamientos en la argentina hasta de politicos , te dicen

    “que los pibes no quieren trabajar en un super para ganar poco y poder comprarse las bases o ropas que le gustan ”
    yo personalmente aborrezco trabajar en supermercados y hay unas cuantas cosas que me gustaria tener
    ¿me dejan salir por ahi a arrebatar carteras de jubiladas digo yo ?
    al fin y al cabo todos somos iguales asi que yo tambien puedo.

    Lo otro lo de la “pobreza” , eso ya es muy relativo , la mayoria de esos adolescentes y los que van a parar aqui al juzgado de la ciudad vieja , no son exactamente tan pobres , muchos tienen madres que se desloman trabajando para darles todo ,les faltan algunas cosas , pero a miles de personas les faltan las mismas cosas y no andan robando por ahi .
    Si se estudian los casos se notan otras cosas , falta de padre , padre preso , falta de abuelos , mucho tiempo de ocio , barrios conflictivos , juntarse con gente conflictiva, falta de un horizonte vital,
    un empobrecimiento de muchas cosas no exactamente dinero .
    Hay mucha violencia porque tambien hay muchas personas que jamas las han escuchado o ni siquiera saben como expresar lo que piensan.

    Por ultimo la “anomia” , al final la gente siente que da lo mismo cumplir las leyes que no cumplirlas ,
    por mucho que respete a foucault , no a existido civilizacion humana alguna que sobreviva sin castigar los comportamientos criminales y recompensar virtudes,
    hay mucha gente que se esta volviendo chanta, cinica o esceptica porque mira para el costado con anhelo del mismo paraguas ¿porque si alguien cobra 3000 pesos por ir a clases a extraedad no cobro yo lo mismo si me esfuerzo por hacerlo tambien ?
    ¿porque voy a pagar la luz si me puedo colgar ?
    ¿porque todos pueden infringir la ley y yo no ?
    Al final vamos a llegar a un punto en que todos vamos a reclamar el papel de victimas ¿ no lo somos todos ya en cierto modo ?

    elio cesar

    Me gusta

  2. Me gustó la nota y coincide con lo que vengo pensando hace tiempo. Ahora se hace gala de la ignorancia respecto de las ataduras con que nos oprime el establishment, pero lo importante es “tener calle” y estar enterado de todas las pelotudeces que acontecen en los grandes medios: el partido de fútbol (aunque me guste el fútbol, pero ya es demasiado y muy malo encima), los famosos y los entretelones más grasientos de la política. Ya no habla de ideas, sólo se habla de hechos distorsionados y siempre hay mucha mala leche para realizar cualquier comentario. Vivimos en una era de la opinión con Twitter y Facebook pero la gente sigue opinando acerca de las mismas boludeces. Hay un hermetismo estúpido que nos impide ver más allá de la 'realidad' de nuestras ciudades.
    Soy argentino y por más que este artículo hable de Uruguay me siento plenamente identificado con esta indignación. Saludos.

    Me gusta

  3. Somos todos victimas y victimarios segun los momentos, a mi no me gusta trabajar pero lo ahgo porque no me da la conciencia para salir a robar, más se muy bien que para eso me dejo estafar por mi patrón, el estado y hasta la mujer de turno y a eso se le llama vida. Nos hemos edificado una gran carcel llamada sociedad donde siempre parecen necesarios los enemigos públicos aunque tengan once años y te roben los cahmpiones. Todos ponen el grito en el cielo pero como tu dices creo que hay grandes criminales en los medios de comunicación generando una masa afiebrada por acumular porquerías que ni necesita y todo por un STATUS DE MIERDA, con perdón de la palabra.

    Me gusta

  4. Gracias Alan bento, mira hermano, por ser Argentino al menos no te puedes quejar como todos los Uruguayos de “La basura argentina que pasan en televisión” pero sin embargo casi todos la consumen y saben más de la vida de Tinelli que la de Artigas. La ignorancia hoy es el rey y ya no quedan intelectuales, hace unos días con un profesor de literatura y un pintor conversábamos y les digo: “Cuando a mi me comenzaron a decir intelectual me di cuenta que la educación está por el piso porque solo se cuatro o cinco cosas y ahora resulta que soy un bocho”, dicen que en el país de los ciegos el tuerto es Rey y por eso nos gobiernan ilustres idiotas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s