09: El día que me quieras – Carlos Gardel

09 El día que me quieras
Carlos Gardel
Por: Darío Valle Risoto

Este no se trata de uno de los tantos discos grabados por este músico legendario sino una compilación editada en una colección por ediciones Altaya de España, lamentablemente en su momento, hace ya varios años, eran bastante caros los discos y solo compré cuatro de ellos.

Pero como toda buena colección que se precie sobre el tango la figura de Carlos Gardel es obligatoria e indiscutible. Este disco en particular compila las canciones que ejecutara en sus películas filmadas en Nueva York poco tiempo antes de su accidente en Medellín. De más está decir que cada uno de los tangos que podrán ver en las carátulas son imperecederos clásicos arraigados en la memoria del Río de la Plata y me atrevería a decir que de gran parte del mundo.

Hay una absurda frase echa que se refiere a que tarde o temprano el tango llega a nuestras vidas en referencia a cierta madurez que traen los años, eso es una mentira absurda porque se trata de interpretar no solo su enorme riqueza musical, también comprender que quizás en el habla hispana no haya mejor poesía, mejores historias cantadas  que en este género que aún pervive gracias a innumerables jóvenes que le rinden tributo.

El disco lo abre “Volver” y lo cierra “Estudiante”, grandes tangos entre otros grandes donde si leen el sobre interno verán lo mejor de los compositores de todos los tiempos que la voz inigualable de Carlos Gardel insufla de veracidad y lírica. Un disco esencial para mí que siempre prefiero a otros tangueros a la hora de escuchar este género, pero si tratamos de clasificar a Gardel es un absoluto: “Fuera de concurso” porque su calidad es única e indiscutible.

Ayer mismo pensaba en esta nota y llegué a la conclusión que no hay género de música en español que siquiera se iguale a la calidad compositiva del tango, tal vez el rock pero en pequeños lapsos y generalmente por músicos que ya no están o sobreviven su propia decadencia. Como dijeran los Estómagos: (Banda uruguaya de los 80) La música está enferma y nosotros también. Aún así el tango y Carlos Gardel son eternos.
 

Cuesta Abajo
Carlos Gardel

Si arrastré por este mundo
La verguenza de haber sido
El dolor de ya no ser
Bajo el ala del sombrero.
Cuántas veces, embozada,
Una lágrima asomada yo no pude contener

Si crucé por los caminos
Como un paria que el destino
Se empeño en deshacer

Si fui flojo, si fui ciego,
Solo quiero que hoy comprenda
El valor que representa el coraje de querer.

Era, para mi la vida entera
Como un sol de primavera
Mi esperanza y pasión,
Sabía que en el mundo no cabía.
Toda la humilde alegra de mi pobre corazón

Ahora cuesta abajo en mi rodada
Las ilusiones pasadas
Ya no las puedo arrancar.
Sueño, con el pasado que añoro,
El tiempo viejo que hoy lloro
Y que nunca volverá

Por seguir tras de sus huellas
Yo bebí incansablemente.
En la copa de dolor

Pero nadie comprendía
Que si todo yo le daba
En cada vuelta dejaba
Pedazos de corazón.

Ahora triste en la pendiente,
Solitario y ya vencido,
Yo me quiero confesar,
Si aquella boca mentía,
El amor que me ofrecía,
Por aquellos ojos brujos
Yo habra dado siempre más

Era, para mi la vida entera
Como un sol de primavera
Mi esperanza y pasión,
Sabía que en el mundo no cabía
Toda la humilde alegra de mi pobre corazón

Ahora cuesta abajo en mi rodada
Las ilusiones pasadas
Ya no las puedo arrancar

Sueño, con el pasado que añoro,
El tiempo viejo que hoy lloro
Y que nunca volverá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s