¿Cómo definimos el Buen CINE?

¿Cómo definir el buen cine?
Por: Darío Valle Risoto
Técnico en Comunicación Social.

   
Saber que películas son buenas o malas puede ser tan sencillo como difícil, según con que criterios tratemos de definir el buen cine del otro cine. Tal vez un crítico profesional tenga las herramientas adecuadas, pero indiscutiblemente el saber los secretos del lenguaje cinematográfico como de diferentes formas de narrar audiovisualmente una historia, nos aleja de esa sana ingenuidad del espectador promedio.

Pero debemos recalcar algo que debería ser absolutamente comprensible, sin embargo ha suscitado grandes polémicas: El cine es esencialmente entretenimiento y lo demás viene por añadidura. Innegable es que a través del cine recibimos rasgos culturizantes y nos formamos sociológicamente en diferentes aspectos no solo de nuestra cultura, también de aquellas de donde recibimos las películas.
Por lo pronto el cuasi monopolio del cine usamericano ha sido herramienta fundamental en la propagación del modo “Americano” de vida, aún cuando lo que nos exportan está a años luz de una realidad usamericana cotidiana, esta es la visión del poder dominante, de aquella cultura que es la que siniestramente se trata de inculcar a todos los puntos del planeta y que sin embargo tanto ha hecho por la globalización del hombre. Para bien y claro que para mal.

Si una película es buena pasa a ser un clásico y como algunos libros se expande temporalmente y transgrede las fronteras culturales para insertarse en la siquis colectiva y ya forma parte como toda la cultura del acerbo mundial. Pero aunque el tiempo nos reformula la forma de decodificar estos productos hay algunos que maravillosamente se mantienen ha través de décadas y saltándose generaciones forman parte indisoluble de la cultura yo diría que mundial.
¿Quiénes en la mayor parte del mundo desconocen: La Naranja mecánica, Easy Ryder o el Drácula de Bela Lugosi?
Allí donde llegó el cine penetró la cultura del imperio, allí donde se expandió por medio de la televisión y ni hablar de esta incalculable Internet: el cine pasó a formar parte de la cultura del hombre promedio inculcándole valores o la falta de estos. Todo depende de la óptica y de la época en que vivimos.

Aún así este artículo pretende dejar planteada la pregunta del título, porque no tenemos explicación a la fórmula química que ha hecho que películas tan diferentes como: Casablanca, Pulp Fiction o la Snow White de Disney se transformen en imperecederas joyas de la historia del cine.
Probablemente como a muchas cosas de la vida, la respuesta sea tan sencilla que no la apreciamos a primera vista.  Sumidos en sesudos exámenes que matan la antedicha ingenuidad y difieren el sano entretenimiento hacia lugarese  insondables rincones del intelecto y no nos damos cuenta que si una película nos entretiene de principio a fin ya es buena.
Pero como en todas las muestras del arte hay un valor agregado que tal vez colabora para que algunas de ellas se transformen en verdaderos clásicos: las actuaciones, la música, la fotografía, una escena inolvidable, una enseñanza moral, un gesto de gloria o el tortuoso atractivo de lo políticamente incorrecto o la forma de narración aunando todo esto.

Por lo tanto el buen cine es aquel que además de entretenernos nos cambia por un segundo o para siempre el enfoque del mundo que percibimos luego de dejar la sala o apagar la televisión, el buen cine es el que nos impele a ver la película de nuevo una y mil veces, a contársela a los amigos, a escribir comentarios en la Web, a pensar en que somos afortunados en haber nacido luego de la invención que cambió la historia del hombre para siempre y sin embargo pocos se han dado cuenta.
   

Los cinco secretos de la Luna

5 extraños secretos de la Luna
Página de origen aquí
Gracias a Ruben Gonzales por este material

La Luna es tal vez uno de los elementos del espacio más significativos para nosotros: fue el primer lugar que el hombre pisó fuera de la propia Tierra, y ha sido utilizada por la cultura popular y la literatura como símbolo de la femineidad, los cambios de humor y hasta para saber cuándo es mejor cortarse el pelo. Hoy vamos a contarte algunas curiosidades sobre la Luna, hechos que pocos conocen y que son realmente fascinantes.
1. La Luna y las sombras
Cuando Neil Armstrong y su equipo caminaron por primera vez sobre la Luna, se dieron cuenta de una cosa muy extraña: las sombras en ella eran mucho más oscuras que en la Tierra debido a la falta de atmósfera. Todo aquello lo que la luz del sol no llegaba de forma directa era negro, no se podía ver para nada.
El reto era adaptarse al contraste entre sombras y luz del sol directa, cuando apreciaron que algunas sombras tenían un halo. Esto se debe al efecto de oposición, un efecto que hace que algunas zonas de sombra aparezcan rodeadas de una aureola brillante cuando son vistas con un determinado ángulo del sol.
Estas sombras dañaron muchas misiones del Apolo: las tareas de mantenimiento eran difíciles, otros pensaban que iban a aterrizar en una pendiente pronunciada porque las sombras asemejaban a una caverna.
¿Conocías estos extraños secretos de la Luna? ¿Qué otras curiosidades sobre la Luna conoces?
2. El origen de la Luna
Realmente, no se sabe bien de dónde proviene la Luna, pero la ciencia es capaz de hacer algunas conjeturas. Hay cinco teorías principales: la teoría de la fisión dice que la Luna era parte de la Tierra pero que fue separada muy temprano; la teoría de la captura dice que la Luna estaba vagando hasta que nuestro campo gravitacional la atrapó. Otras teorías dicen que la Luna es una condensación de un grupo de asteroides o de restos de la colisión entre la Tierra y un planeta similar a Marte.
En la actualidad, el candidato más probable es la teoría del impacto gigante, en la que un protoplaneta llamado Theia chocó con la Tierra. La nube de escombros se condensó y dio lugar a la Luna.
3. Anomalías lunares
Muchas de las fotografías tomadas por las naves muestran cosas extrañas en la superficie lunar: construcciones artificiales que van desde algunas miniaturas hasta algunas de más de un kilómetros. Incluso hay un gran castillo suspendido sobre la superficie, algo que implica que una civilización avanzada vivió allí. La NASA nunca se dedicó a desmentir estos rumores, porque se cree que los videos están lógicamente retocados.
4. Basura lunar
El hombre llegó a la Luna, y como no podía ser de otra manera, se dedicó a contaminarla. En los diversos viajes espaciales hemos ido dejando atrás un total de 181.437 kilogramos de materiales artificiales alrededor de la Luna. La mayor parte de esa basura se corresponde con experimentos, sondas espaciales y vehículos lunares, y mucha sigue funcionando. También hay algo de basura real, pero es la mínima cantidad.
5. El planeta hermano
Aunque antes se creía que no, se podría decir que deberíamos considerar a la Luna como un planeta: es demasiado grande para ser una luna, y además no orbita alrededor de la Tierra, sino más bien que ambas giran sobre un punto, el baricentro, que se encuentra en un punto dentro de la corteza terrestre. Esta es la única razón por la que la Tierra y la Luna no se consideran planeta doble sino más bien planeta y satélite.