La historia del Plástico

El Plástico
Por Wikipedia


Historia
El invento del primer plástico se origina como resultado de un concurso realizado en 1860, cuando el fabricante estadounidense de bolas de billar Phelan and Collarder ofreció una recompensa de 10.000 dólares a quien consiguiera un sustituto del marfil natural, destinado a la fabricación de bolas de billar. Una de las personas que compitieron fue el inventor norteamericano John Wesley Hyatt, quien desarrolló el celuloide disolviendo celulosa (material de origen natural) en una solución de alcanfor y etanol. Si bien Hyatt no ganó el premio, consiguió un producto muy comercial que sería vital para el posterior desarrollo de la industria cinematográfica de finales de siglo XIX.
En 1909 el químico norteamericano de origen belga Leo Hendrik Baekeland sintetizó un polímero de gran interés comercial, a partir de moléculas de fenol y formaldehído. Se bautizó con el nombre de baquelita y fue el primer plástico totalmente sintético de la historia, fue la primera de una serie de resinas sintéticas que revolucionaron la tecnología moderna iniciando la «era del plástico». A lo largo del siglo XX el uso del plástico se hizo popular y llegó a sustituir a otros materiales tanto en el ámbito doméstico, como industrial y comercial.
En 1919 se produjo un acontecimiento que marcaría la pauta en el desarrollo de los materiales plásticos. El químico alemán Hermann Staudinger aventuró que éstos se componían en realidad de moléculas gigantes o macromoléculas. Los esfuerzos realizados para probar estas afirmaciones iniciaron numerosas investigaciones científicas que produjeron enormes avances en esta parte de la química.
Propiedades y características
Los plásticos son sustancias químicas sintéticas denominadas polímeros, de estructura macromolecular que puede ser moldeada mediante calor o presión y cuyo componente principal es el carbono. Estos polímeros son grandes agrupaciones de monómeros unidos mediante un proceso químico llamado polimerización. 
Los plásticos proporcionan el balance necesario de propiedades que no pueden lograrse con otros materiales por ejemplo: color, poco peso, tacto agradable y resistencia a la degradación ambiental y biológica.
De hecho, plástico se refiere a un estado del material, pero no al material en sí: los polímeros sintéticos habitualmente llamados plásticos, son en realidad materiales sintéticos que pueden alcanzar el estado plástico, esto es cuando el material se encuentra viscoso o fluido, y no tiene propiedades de resistencia a esfuerzos mecánicos. Este estado se alcanza cuando el material en estado sólido se transforma en estado plástico generalmente por calentamiento, y es ideal para los diferentes procesos productivos ya que en este estado es cuando el material puede manipularse de las distintas formas que existen en la actualidad. Así que la palabra plástico es una forma de referirse a materiales sintéticos capaces de entrar en un estado plástico, pero plástico no es necesariamente el grupo de materiales a los que cotidianamente hace referencia esta palabra.
Las propiedades y características de la mayoría de los plásticos (aunque no siempre se cumplen en determinados plásticos especiales) son estas:
  1.     fáciles de trabajar y moldear,
  2.     tienen un bajo costo de producción,
  3.     poseen baja densidad,
  4.     suelen ser impermeables,
  5.     buenos aislantes eléctricos,
  6.     aceptables aislantes acústicos,
  7.     buenos aislantes térmicos, aunque la mayoría no resisten temperaturas muy elevadas,
  8.     resistentes a la corrosión y a muchos factores químicos;
  9.     algunos no son biodegradables ni fáciles de reciclar, y si se queman, son muy contaminantes.
 

¿Será cierta la historia de Bob?

Bob y su mascota humana
Por: Darío valle Risoto

Hay muchas historias de contenido humano en la Internet y ni que hablar del Facebook y por lo tanto uno tiene ciertas dudas de algunas u otras porque ya sabemos que un rumor tirado al azar puede convertirse en una verdad casi inobjetable, miren lo que pasó cuando a un pelotudo se le ocurrió inventar a dios.
Bueno, mucho más acá de la realidad comparto con ustedes la historia de Bob y sería bueno que fuera cierta, nunca se sabe.
El año pasado James Bowen publicó el libro titulado “Un gato callejero llamado Bob”, con el subtitulo “Cómo un hombre y un gato encontraron esperanza en la calle.” y se convirtió en todo un bestseller, todo un éxito de ventas.
James vivía en Londres, tocaba su guitarra hoy aquí y mañana allí.
Lo último que necesitaba era una mascota, pero cuando vio a ese precioso gato callejero pelirrojo herido, no pudo desentenderse.
No sabía que su vida estaba a punto de cambiar.
Llevó el gato al veterinario, le curaron las heridas y a pesar de sus escasos recursos económicos, le proporcionó la medicación necesaria.
Cuando el gato sanó, James lo dejó en libertad, para que siguiera su vida, sin embargo el gato Bob no quería separarse de James y lo seguía a todas partes.
A partir de ese momento James vio como sus ganancias se multiplicaban, la gente ya no pasaba indiferente ante el músico.
El gato les llamaba la atención y no podían evitar echar unas monedas.
En el libro “Un gato callejero llamado Bob” James describe sus aventuras con el gato, divertidas unas y más dramáticas otras, y dice que gracias a él, las heridas causadas por su turbulento pasado están cerrando.
Lo mismo se podría decir del gato Bob.