Así controlan nuestra fantasía

ASÍ CONTROLAN TU FANTASÍA
No somos conscientes de ello.
Pero hay una auténtica guerra por controlar nuestra fantasía.
Todo aquello que soñamos, imaginamos y somos capaces de concebir y crear.
Quizás pueda parecerte una tontería casi poética, pero de verdad que no lo es.
Es mucho más real de lo que imaginas.
Porque la fantasía implica ir más allá de lo establecido.
Implica la capacidad de concebir nuevos mundos, nuevos modelos de pensamiento, de vida, de conducta y de estética.
Es la actividad más subversiva que existe.
El mayor germen de revolución que puede crear el ser humano.
Mucho más que mil discursos enfervorecidos vomitados por el rebelde de turno desde un púlpito.
Porque una fantasía libre ataca los pilares fundamentales del sistema: la base psíquica instalada en tu mente sobre la que se asienta todo lo organizado y establecido.
Todo ello puede ser derruido con una sola chispa mental, con un solo concepto imaginado de la nada.
Y el Sistema lo sabe muy bien.
Y así es como, de la misma forma en que centra tantos esfuerzos en programarnos a través de la educación, el sistema invierte ingentes cantidades de energía en limitar y canalizar nuestra fantasía, en condicionar todo aquello que imaginamos y soñamos, para que no se salga de los límites controlables por la maquinaria.
.Piénsalo bien.
El sistema se sustenta en pilares meramente psíquicos y no tanto físicos, como sutilmente te han hecho creer hasta ahora.
La estructura “visible” del sistema no es más que una representación externa de los mecanismos instalados en nuestro cerebro.

Pongamos un ejemplo: el dinero.
Sabemos que en nuestro mundo el dinero lo mueve todo.
¿Pero sabes una cosa? El dinero solo existe en tu mente, no es un ente real y tangible.
Lo que es tangible son los billetes y las monedas, cuya presencia es física.
Pero en realidad solo son pedazos de papel y de metal a los que llamamos “dinero” y a los que, al hacerlo, otorgamos una determinada función y un determinado valor abstracto.
dolar monopolySi un día tú decides que ese billete solo es un trozo de papel y no le otorgas el valor que tiene como dinero, sino solo su valor tangible, físico y real, es decir, el de estampita con dibujitos, el dinero muere.Literalmente.
Porque para ti, eso ya no será “dinero”.
Pasará a ser lo que siempre ha sido: papel con dibujos.
De verdad, puedes hacer desaparecer el concepto de dinero de tu vida cuando quieras, porque éste solo reside en tu mente.
Así es el sistema.
Tan débiles son sus cimientos.
Solo vive en nuestra psique, es puro software, como el programa de una computadora.
Ahora imagina que un gran número de gente decidiera hacer lo mismo: concibiera un mundo nuevo en su mente y renunciara a la programación del Sistema.
Y que, por ejemplo, no le diera valor al dinero, a las leyes, a las religiones, a las autoridades o a las normas sociales establecidas.
El Sistema se hundiría por completo.
Desaparecería.
Nada ni nadie podría salvarlo de su destrucción.
¿Entiendes ahora porqué es tan importante para el Sistema controlar todo aquello que tu mente pueda crear o fantasear?
Para el sistema tiene una importancia capital que no puedas concebir nada más allá de las reglas que el propio sistema te impone.
Que no seas capaz de soñar un mundo nuevo.
Porque eso podría destruirlo para siempre, de un solo chispazo.
Por esta razón, toda fantasía creada y difundida a través de los medios de comunicación, la televisión, la literatura, la música, los videojuegos o el cine tiene como función principal canalizar y moldear tu fantasía para impedir que puedas salirte del Sistema.
Observa con atención y lo verás.
Nada, absolutamente nada de lo que es creado y difundido por ninguno de estos medios es auténticamente subversivo.
Nada.
Y es que su mecanismo de funcionamiento es tan simple como efectivo: no se produce, publica ni emite nada “que no pueda gustar al público o que el público no pueda comprender”, porque “no resultaría rentable y no tendría éxito”.
Y supuestamente, ¿qué es lo único que el público puede comprender? Evidentemente, los mecanismos del sistema instalados en su mente.
Círculo cerrado.
Ese es el ciclo lógico que sigue la maquinaria del sistema para moldear y limitar tu fantasía y tu creatividad.
EJEMPLOS CONCRETOS
¿Alguna vez te has preguntado cuantas películas de policías has llegado a ver a lo largo de tu vida?
¿Cuantos centenares de miles de películas y series de TV giran alrededor de la policía?
No intentes contarlas, es imposible.
Leer el artículo completo en su pagina de origen: GAZZETTA DEL APOCALIPSIS
Gracias a Eduardo Costa por el material