La imagen de la pobreza también se compra

La imagen de la pobreza también se compra
Por: Darío Valle Risoto
Técnico en Comunicación Social
Tanto Publicidad como Periodismo y Propaganda tratan de vendernos algo, ya sean productos, noticias o ideologías; también en las Relaciones Públicas se trabaja tratando de “vendernos”, en este caso específicamente se trabaja con nada más y nada menos que con “La Imagen”.
La imagen podríamos explicarla como aquello en que nos hace pensar positiva o negativamente tanto de una institución como de grupos o personas. Si por ejemplo pensamos en las sociedades en países como Japón o Alemania inmediatamente las asociamos con la alta eficiencia de sus ciudadanos, ciudades limpias, gente pulcra, etc. Por otro lado imaginemos inmediatamente que asociamos con países como Haití o el Congo u otros más cercanos como Argentina o Brasil.
La imagen o idea que construimos sobre algo se basa en diversos factores no siempre concientes o factibles de decodificar a primera mano, pero indudablemente antes que una posición ideológica o científica sobre esta tenemos la primera y más fuerte aproximación a través de nuestros sentidos y obviamente la vista será el más importante.
Que “las apariencias engañan” es una frase carente de veracidad porque la mayoría de las veces en realidad las apariencias demuestran que es lo que realmente tenemos en frente aún cuando estas estén fraguadas para tratar uno u otro propósito. En lo personal la mayoría de las personas siempre estamos “vendiéndonos” para conseguir la imagen que queremos nuestros semejantes conserven de nosotros, a veces si puede resultar engañoso que trabajemos determinada vestimenta o actitudes y sin embargo seremos mucho más que eso.
“Somos lo que comemos” es en este caso mucho más aplicable a nuestra imagen que lo que creemos ya que nuestra vestimenta y nuestra actitud a primera mano sobre la vida no es engañosa en la gran mayoría de los casos, podemos así tener una idea muy aproximada de la gente con solo la primera observación aunque desde luego al conocerla mejor muchas premisas cambien más casi nunca estas están muy alejadas de la realidad. Casi todos los grupos de la sociedad trabajan con la imagen, me atrevo a arriesgar que todos lo hacen, desde grupos religiosos, políticos y hasta las mal llamadas tribus urbanas.
Si vestirse de negro denota un posible individuo con cierta tendencia a la oscuridad, los pensamientos anarquistas, cierto gusto por el rock y algo irreverente podemos encontrar en la acera opuesta a los pulcros evangélicos con sus camisas y corbatas, trajes de fin de semana y cabellos cortados prolijamente. Por otro lado hay perfiles que van mutando y por ejemplo hoy encontramos que la vieja estética del Hip Hop ha permeado a lo que en Uruguay denominamos “Planchas” o llevado en su extremo a casi toda la población con bajos recursos económicos.
Usar canguros, trajes deportivos y calzados con resortes es la nueva imagen de la pobreza, la que antes no tenía una estética determinada hoy se conjuga en este variopinto remedo del antiguo Hip Hop y se traslada con sus sombreros de béisbol blancos con la pipa de Nike o las siglas de Nueva York por distintivo. Lo multicolor se lleva a su máxima expresión con tonalidades fluorescentes o combinaciones muy alejadas de aquello que mandaba combinar colores cálidos con cálidos y fríos con fríos así como los tonos apagados casi no existen.
Algo nos proyectan estos sujetos que pueblan nuestras calles y no solo es un discutible uso del buen gusto sino algo que se apodera de nuestra razón y nos hace elaborar conjeturas y apresurados juicios de valor que en su mayoría fueron moldeados por los comunicadores de las clases dirigentes que son las que gobiernan los grandes medios de comunicaciones. En síntesis no es posible separar lo ante dicho sobre la estética de la pobreza con lo que la sociedad fabrica en torno a la droga, la delincuencia y los malos hábitos de vida. Esa es la primera imagen con que nos quedamos más sería absurdo pensar que todas las personas que se visten de esta manera son drogos, ladrones o asesinos.
Hay una estética de la pobreza que va mutando de acuerdo a tendencias que están asociadas a los medios y por cierto que a nuevas capacidades de consumo, por solo citar un ejemplo más de cómo las clases más desfavorecidas adoptan nuevas estéticas tenemos la reciente proliferación de cortes de cabello que hace algunos años asociábamos con una postura “Punk”, es decir: crestas, recortes al rape en torno a una especie de “adorno” central, teñidos rabiosos de rubio aún en personas de pieles trigueñas, etc.
Sin embargo no hay conjunción ideológica solo una asociación de intereses que van tomando forma que hacen que los individuos se sientan identificados por el grupo y por ende parte integral de él. Podríamos sostener que sería posible encontrar cierta ideología de la marginalidad aproximada a valores y códigos que difieren sustancialmente de la gran sociedad más si rascamos lo suficiente veremos que los principales defensores del status quo paradójicamente son aquellos que lo sufren en sus escalas más bajas.
Pensemos que sería una discusión infructuosa en la mayoría de los casos tratar de que estos grupos marginales y/o pobres comprendan una ideología libertaria y aún resulta dificultoso que adopten valores en torno a sindicatos o gremios de trabajo donde la democracia sea la regla a seguir. Contestatarios ante sus iguales estos grupos suelen someterse a los mandatos de la clase dirigente sin discutir, aceptan este mundo desigual con una terrible resignación o intentan insertarse casi siempre inútilmente en estos grupos dirigentes a través del dinero fácil.
Estamos desde luego haciendo una aproximación a grandes rasgos de la sociedad moderna en nuestras urbes donde la estética sabe diferenciar a primera mano a “los buenos” de “los malos” y a los “Indecentes” de aquellos que no los son solamente porque así nos lo proyectan a diario los grandes medios de comunicación, sin embargo volvemos al centro de esta nota: lamentablemente las apariencias raramente engañan.

8 respuestas a “La imagen de la pobreza también se compra

  1. Hola !!
    Concuerdo a un 100%, mejor explicado, imposible.
    En mi vida pase por varios estilos de vestimenta, ya sea en el liceo, donde las marcas dominaba y cual mejor marca eras el mejor xD. Pase por un estilo tipo oriente, de prendas coloridas y sueltas cuando iba a la UTU, luego, cuando al fin mi madre ya no mandaba en mi ropa, pude sumergirme a lo que soy hoy, una oscuridad caminante, el negro me identifica y ahí me voy a quedar.
    Y realmente somos sucios, es horrible pero es la verdad, Uruguay Natural, donde queda???
    Besos

    Me gusta

  2. Hay que aclarar que si somos lo que aparentamos ser,mucha gente cree que cuando bebemos o estamos enfermos de muerte , o desamparados o en una guerra aflora lo que la gente es realmente, y yo creo que es al revés.
    Cotidianamente nos vestimos y pensamos como de verdad somos porque no estamos sufriendo contra las cuerdas.
    En cuanto a los planchas ,no es necesariamente pobreza, si no una CULTURA .
    Pobres son jubilados que ganan seis mil pesos ,empleadas domesticas , guardias de seguridad , reponedores y miles de personas que no ganan ni diez mil pesos pero que no nos imaginamos que son (somos) tan pobres , porque tratan de no demostrarlo, se trata de un asunto de dignidad.

    Algunos planchas son pobres pero no todos ,
    el fenómeno es mucho mas vasto , planchas en Uruguay , chavs , en inglaterra , canis y chonis en España ,racaille o beurs en Francia , lo que se llama cultura plancha esta por toda la Tierra ,
    incluso fuera del mundo occidental, en japon , indonesia existen planchas , emos , hay metaleros en Iran , los emos en irak están amenazados de muerte porque dicen que son satanistas .
    Curiosamente junto con los planchas que usan lacoste en Argentina , los chavs usan burberrys (marca muy exclusiva) en Inglaterra , y las dos marcas tratan de afirmar que no los representan.

    No necesariamente todos son pobres, muchos viven de negocios no convencionales , incluso ilegales , y consiguen dinero por épocas, “trapichear” le dicen en España,
    que alguien no trabaje de 9 a 5 no quiere decir que sea pobre porque este todo el día en una esquina, en Europa a ellos y los islamicos les dicen los “sostiene paredes”, porque estan todo el tiempo “sosteniendo” muros y nadie sabe de que viven.

    España :

    Cani: Illo, mano, soy de la isla y la moto madejao tirao. Tiene un lero sosio?
    Transeúnte: No, no llevo nada.
    Canis: Loko, enrollate kolega
    Transeúnte: No, no tengo nada.
    Cani: Ira, ¿ke no me va ayuda? Te va' ntera ermano.

    Manchester : oin coin for birra?

    Uruguay : sale una chapa pal vino?

    http://www.taringa.net/posts/info/12922752/Chavs-Los-turros-de-Inglaterra.html

    http://www.frikipedia.es/friki/Cani

    http://www.bloodyburberry.com/features/chavs/

    elio cesar

    Me gusta

  3. Recuerdo que ahce muchos años le dije a mi amdre que éramos pobres y fue como un golpe para ella porque de verdad creía que éramos de clase media y que los pobres eran los marginales, así funciona la cultura y compramos hasta un status ajeno para sentirnos mejor, es cierto Elio Planchas hay por todo el planeta y estoy casi seguro que le vienen muy bien a los estados policiales que fomenta el capitalismo.

    Me gusta

  4. No me resistí a colocarte otra explicación sobre las apariencias, según zizek , la mascara es mas real que el rostro :

    ¿Qué opina de la historia de que Lacan, habiendo sido ateo, en su lecho de muerte pidió tener un entierro católico?

    Zizek No creo (y esto es otra lección ateísta), no creo que lo que se dice cuando se está cerca de la muerte posea una especial autenticidad…
    Le doy otro ejemplo
    ¿Se acuerda del 11 de septiembre?

    Fué una tragedia, y no pretendo burlarme de ello… bien, se acuerda que algunos pasajeros, al darse cuenta de que iban a morir, pudieron hacer una última llamada a sus familias; y el mensaje fué siempre el mismo: “Voy a morir, pero recuerda que te amo”.
    No creo que algo de todo aquello haya sido auténtico.
    Es horrible, pero… Hasta pude hablar con un periodista, que investigó alguno de esos casos y descubrió que uno de los hombres que llamó a su mujer y le dijo “te amo”, estaba en ese vuelo para encontrarse con su amante.

    Quiero decir que no somos auténticos cuando estamos cerca de la muerte.
    Nos encontramos en un estado de pánico absoluto, queremos salvarnos y salvar nuestra imágen para la posteridad…
    Esa el la gran lección del psicoanálisis: Tenemos una máscara, y detrás de ella está nuestro rostro, pero EN LA MASCARA HAY MAS VERDAD
    Y los niños pequeños lo saben, haga el experimento si tiene un niño pequeño. Yo lo he hecho con mi hijo… es un poquito cruel: acérquese con la máscara puesta, el niño se asustará, quítesela: “Mira, solo es tu estúpido padre”… y el niño reirá.
    Pero cuando vuelva a ponerse la máscara, el niño volverá a asustarse, aunque ya sepa que detrás de ella solo está su padre. Y tiene razón: La verdad está en la máscara.
    Esa es otra lección de la teoría de Lacan del “sujeto descentralizado”

    elio cesar

    Me gusta

  5. “vestirse de negro denota un posible individuo con cierta tendencia a la oscuridad, los pensamientos anarquistas, cierto gusto por el rock y algo irreverente”… Pa mi que el negro es el básico en todo guardarropa. Es base para lo que te quieras poner, ademas, todos saben que disimula la panza. ¿Oscuridad? Ni la candida ternura de los Emos pasa por el color, con suerte por la actitud. Concuerdo que para la pose anarco el ultimo reducto es la moda, la cascara. Pelo largo, ropa pretendidamente contracorriente… pero para diferenciarse de Mandrake Wolf, Palito Ortega, el Puma, Steve Jobs… hace falta un poco mas que postura…
    Por cierto, me encanta eso de “discutible uso del buen gusto” vs “moldeado por los comunicadores” Fashion emergency anarco! Hasta del corte de pelo pasa por el tamiz del bien vestir contra! Un Giordano pose antisistemasistemico!
    Lo peor es que estos mal vestidos son tan pobres, pero tan pobres que es imposible hacerles adoptar una “ideología libertaria, con valores sindicales”. Son tan pobres que no hacen caso al mandato de la dirigencia obrera, hacen caso al mandato la clase dirigente… Tienen mal gusto, y ademas son díscolos!
    Los anarcos de hoy saben distinguir a priori por la ropita, que lo tiro… Para estos, los pobres no solo no se visten como deberían sino que ademas se visten como manda el capital! (que a ellos no les manda de negro como a los otros)

    Me gusta

  6. Bueno, muchas gracias por considerar que mi postura es la de “los anarcos de hoy” cuando en realidad trato de reflejar unos simples conceptos desde el punto de vista del comunicador social que soy y aunque algunos de ellos no los comparta son así. Vestirse de negro puede ser una postura, para bajar la panza o simplemente un gusto personal como en mi caso que felizmente coincide con determinadas etiquetas que fieles o no me construyen, gracias por tu largo comentario.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s