Explicación imposible de la amistad

Explicación imposible de la amistad
Por: Darío Valle Risoto

Quizás algún especialista en el estudio de la cosa esta de ser humanos le encuentre explicación a la amistad entre las personas pero siempre habrá una especie de misterio en torno a lo que une a dos seres en una relación más fuerte que la hermandad y más poderosa que la complicidad circunstancial.
La amistad no puede ser impuesta, contratada o planeada, surge de forma espontánea y se mantiene casi por toda la vida con miles de excepciones. Por supuesto que a veces culmina por una razón casi siempre indescifrable donde una de las partes ha cambiado dejando de ser aquel amigo que completaba esa asociación casi indisoluble de camaradas que se iban apoyando y dando fuerzas por la vida.
Los amigos son más importantes que los parientes y más poderosos que los colegas, jefes, asociados o conocidos, los amigos como bien decía Atahualpa Yupanqui “Son uno con la piel del otro” , los amigos son esa otra persona que nos acompaña haciéndonos la vida más placentera aún y muchas veces por sobre nuestras propias parejas si es que estas no son también nuestras amigas, pero me temo que en la mayoría de los casos no sucede.
Los que ya somos grandes añoramos aquellas amistades de la niñez, de la adolescencia y aún de la juventud ya que este tiempo adulto y casi viejo nos muestra un mundo ajeno, hostíl, difícil, abrupto y desconsiderado que se opone a la camaradería que entraña la amistad desinteresada y transparente. Algo se rompe cuando nos hacemos grandes y comenzamos a volvernos recelosos acaso por la suma de traiciones y puñaladas por las espaldas es que nos ponemos terriblemente selectivos para considerar amigos así como así a los que nos sonríen en la cara.
En mi caso he mantenido amistades “Clase B” como yo les llamo hasta durante muchos años y debo reconocer lo terriblemente soberbio que implica calificar una amistad como de segunda clase pero supongo que ustedes estarán quizás de acuerdo conmigo en que muchas veces han trabado amistad con personas a las que de una forma y otra no les depositan toda vuestra confianza en una suerte de premonición de una futura mala pasada. Indefectiblemente esto sucederá porque este artículo pretende aclarar inútilmente ese ítem inexplicable que hace que algunos sean nuestros amigos y otros no y probablemente no contando con esa fraternidad espontánea esas amsitades tipo “B” no lo eran realmente.
Y más allá de las frases de “señaladotes de libro” que hoy han pasado al Facebook con sus suertes de filosofías baratas deberemos guardar como nuestros tesoros particulares esos dos o tres amigos que nos acompañan contando canas y recordando viejos tiempos. Y tendrán toda mi admiración y mi más sana envidia aquellos que conservan amistades durante décadas, aún desde la niñez porque yo apenas tengo dos amigos y son bastante nuevitos.

Dibujos a Lapiz

Dibujos a Lápiz
Por: Darío Valle Risoto

Lamentablemente no cuento con el nombre del ilustrador o ilustradores de estos magníficos retratos hechos a lápiz, recuerdo aquellos viejos tiempos del secundario con los lápices números uno, dos y tres intentando hacer algo como la gente pero nada ni un poquito de cerca a estas expresivas postales sobre personajes muy conocidos.