Michelle Pfeiffer: La Seducción Felina

Michelle Pfeiffer
Por Wikipedia

Michelle Marie Pfeiffer (Santa Ana, California; 29 de abril de 1958) es una actriz estadounidense.

Además de su trabajo actoral, por el que ha sido nominada en tres ocasiones a los premios Óscar y en seis a los premios Globo de Oro, su significativa presencia mediática se debe también a su consideración como una de las mujeres más atractivas del mundo.

Pfeiffer comenzó su carrera actoral al aparecer como invitada en programas de televisión, entre los que se incluyen papeles pequeños en las series La isla de la fantasía y Delta House, a finales de los años 1970. Debutó en el cine en 1980 en el largometraje The Hollywood Knights. Posteriormente, obtuvo reconocimiento de la prensa y los críticos con la interpretación de papeles en películas como Las Amistades Peligrosas (1988), Casada con todos (1988), Los fabulosos Baker Boys (1989), La casa Rusia (1990), Frankie & Johnny (1991), Por encima de todo (1992), Batman vuelve (1992) y La edad de la inocencia (1993). Sus interpretaciones la hicieron acreedora de numerosos premios y galardones, entre ellos un premio BAFTA, un Globo de Oro y un Oso de Plata.
 
Primeros años
Michelle nació en Santa Ana (condado de Orange, California) y tiene tres hermanos, Richard, mayor que Michelle, Dedee (actriz) y Lori (Modelo) menores que ella. Es de ascendencia neerlandesa, alemana, irlandesa, sueca y suiza. 
 Su primer salario lo ganó sacando brillo a las máquinas de aire acondicionado que su padre arreglaba. 
En la escuela siempre se comportó como un chico, según propias palabras de la actriz, y no llamaba la atención de los muchachos. Años más tarde, fue la típica chica rubia que se saltaba las clases para pasar las tardes con sus amigos surfistas, tomando batidos y alguna que otra droga en la playa. En 1981 se casó con el también actor Peter Horton, del que se divorció en 1988. Después tuvo idilios con Michael Keaton, John Malkovich y Fisher Stevens, con el que planeó una boda, pero una infidelidad del actor dejó de nuevo a Michelle soltera. En 1993 adoptó a Claudia Rose, una niña, hija de una enfermera que ya tenía cuatro hijos y que no podía ocuparse de uno más y se casó con el productor David E. Kelley, creador de Chicago Hope o Ally McBeal, con el que tuvo a John Henry (1994). Su primera experiencia con el mundo del espectáculo fue interpretando a Alicia, en la cabalgata de Disneyland de Alicia en el País de las Maravillas en 1970 con tan solo 12 años.
Carrera
Primeros trabajos como actriz
Años más tarde y apoyada por su peluquero, se presenta al concurso de belleza “Miss Orange County” el cual gana. En el jurado del certamen había un cazatalentos que la contrata para intentar promocionarla, primero como modelo, rodando spots publicitarios, para más tarde colaborar como actriz en series de televisión como “Delta House”, “La Isla de la Fantasía”, “Chips” hasta conseguir ser la chica guapa en su propia serie “B.A.D. Cats”, serie que duró solamente una temporada por su bajo nivel de audiencia. Por aquella época, entre 1978 y 1981, participa también en varios telefilms, siempre como actriz secundaria. En 1980 debuta para la gran pantalla en la cinta “Volver al amor”, junto a Elliot Gould y Susannah York, en el rol de S. York cuando era adolescente. Le siguen varios trabajos en películas de escasa relevancia como “La maldición de la reina dragón” y “The Hollywood Knights”, siempre como actriz secundaria.

En 1982 le llegó la oportunidad de interpretar un papel protagonista en el musical Grease 2, como Stephanie Zinone. La película fue un fracaso de crítica y público, lo único apreciable de esta secuela fue Michelle, a la que nominaron a un premio como mejor actriz debutante. Debido al fracaso de esta cinta, la actriz estuvo más de un año sin trabajar.
1983-1989: éxito y aclamación de la crítica
Tras varios años de interpretar roles de reparto y frecuentes apariciones en televisión como invitada, Pfeiffer obtuvo amplio reconocimiento por su actuación en la película de 1983 El precio del poder. Encarnó a Elvira Hancock, una mujer adicta a la cocaína, esposa de Tony Montana (Al Pacino); allí trabajó bajo la dirección de Brian De Palma.

Después de intervenir en esta película todos los papeles que le ofrecían eran de mujer fría y calculadora, pero ella optó por uno totalmente opuesto, la doncella encantada por un maleficio en la película de aventuras Lady Halcón de Richard Donner junto a Matthew Broderick y Rutger Hauer. Tras el éxito de esta y su anterior película, a la joven actriz ya le llovían las ofertas, ya era una actriz a la que la gente reconocía pero de la que todavía no se habían aprendido el nombre. En 1985 fue la protagonista femenina de Cuando llega la noche de John Landis. Comedia que protagonizó junto al emergente actor Jeff Goldblum. Un año después es dirigida por Alan Alda en la comedia “Dulce Libertad” compartiendo cartel con Michael Caine y Bob Hoskins.

Vuelve a la televisión para protagonizar algunos telefilms y ya en 1987 se convierte en una de las tres brujas que atormentan al demonio en la comedia fantástica Las brujas de Eastwick junto a Jack Nicholson, Cher y Susan Sarandon. El enorme éxito de la película hizo que Michelle fuese una de las actrices más solicitadas de la época. Ya era toda una estrella.
En 1988 logró su primera nominación de seis consecutivas a los Globo de Oro por Casada con todos de Jonathan Demme, una disparatada comedia sobre la mafia que la emparejó con Matthew Modine y Alec Baldwin. La película fue un éxito moderado pero sirvió para que grandes directores apreciaran que tras ese extraordinario físico se escondía una actriz de talento. Su siguiente film, todavía en 1988, fue el thriller Conexión Tequila junto a Mel Gibson y Kurt Russell.  
Pero es Las relaciones peligrosas de Stephen Frears la película que realmente la sitúa entre las mejores actrices de la década, ganando varios premios por su interpretación y siendo nominada por primera vez a los Premio Oscar como mejor actriz secundaria. En esta cinta la acompañaban Glenn Close y John Malkovich, formando el trío protagonista, y Uma Thurman y Keanu Reeves dos actores casi debutantes, como parte del magnífico reparto. 1989 sería el año en el que Michelle ganó todos los premios que se otorgaron a la mejor actriz excepto el Premio Oscar por su participación en Los fabulosos Baker Boys del debutante Steve Kloves, donde daba vida a una cantante de salón acompañada por los pianos de los hermanos Baker, interpretados por Jeff Bridges y Beau Bridges hermanos en la vida real. Gracias a esta película y a la escena en la que canta vestida de rojo encima de un piano, es considerada como uno de los mayores sex-symbols de la historia del cine.
1990-2005: reconocimiento internacional
En 1990 protagoniza junto a Sean Connery, La Casa Rusia de Fred Schepisi, una película de espías por la que es nominada por tercera vez a los Globo de Oro. En ella da vida a un ama de casa rusa infiltrada en una trama de espionaje. Un año después, vuelve a coincidir con Al Pacino en Frankie y Johnny de Garry Marshall. Cuarta nominación a los Globo de Oro para Michelle. En esta película interpreta a una camarera poco atractiva que no cree en el amor ni en las segundas oportunidades.

En 1992 da vida a Catwoman en la segunda entrega de las aventuras de Batman en Batman Vuelve de Tim Burton junto a Michael Keaton y Danny DeVito.  
Es considerada la mejor Catwoman de la historia, y la convierte en la actriz, junto a Julia Roberts, mejor pagada de Hollywood. Años después, dijo que esta película era su favorita. Después vendría su tercera nominación a los Premio Oscar y quinta a los Globo de Oro, por “Por encima de todo” de Jonathan Kaplan: un drama interracial en el que trabaja con Dennis Haysbert y su memorable papel y última nominación a los Globo de Oro, por su trabajo para Martin Scorsese en La edad de la inocencia. Para muchos uno de los mejores trabajos de la actriz y también uno de los menos valorados. En la película formaba trío protagonista con Daniel Day-Lewis y Winona Ryder. Volvió a trabajar con Jack Nicholson en “Lobo” de Mike Nichols, una nueva versión del mito del hombre lobo, poco entendida pero muy exitosa. En 1995 tuvo un taquillazo con Mentes peligrosas donde interpreta a una “ex marine” que trabaja como profesora de un grupo de jóvenes problemático. Se especializó en comedias románticas primero en Íntimo y personal de Jon Avnet, junto a Robert Redford y luego en Un día inolvidable de Michael Hoffman junto a George Clooney de la que también fue productora ejecutiva. Entre estas dos comedias realizó un pequeño papel para “Feliz cumpleaños, amor mio”, película menor en la que trabajó porque su marido era el productor y ella era un gran reclamo a la hora de atraer a los espectadores a las salas de cine. Siguió como productora para sus siguientes trabajos, Heredarás la tierra, drama rural que la emparejó con su amiga Jessica Lange, ambas actrices habían declarado en más de una ocasión el deseo de poder trabajar juntas. Este fue quizás uno de sus últimos grandes papeles dramáticos por el cual cosechó varios premios pero que la academia se olvidó de nominar.
En 1998 vuelve a trabajar para Michael Hoffman en la versión del clásico de Shakespeare El sueño de una noche de verano junto a Kevin Kline, Rupert Everett, Sophie Marceau y un largo etcétera. Protagonizó el drama “En lo profundo del océano” junto a Whoopi Goldberg y fue la pareja de Bruce Willis en La historia de lo nuestro de Rob Reiner. Dobló personajes en producciones animadas y, ya entrado el nuevo siglo, protagonizó junto a Harrison Ford, el thriller-psicológico Lo que la verdad esconde de Robert Zemeckis. Un enorme éxito de taquilla que fue como la guinda a una carrera de éxitos. En 2001 protagoniza junto a Sean Penn, “Yo soy Sam”. Un año después se une a Renée Zellweger, Robin Wright y Alison Lohman en el drama “La flor del mal” dando vida a la pérfida madre de la protagonista. Michelle recibió varios premios por su interpretación de manipuladora y psicótica. Después de este trabajo se apartó definitivamente del cine para dedicarse a su familia. Se mudó fuera del bullicio de Los Ángeles.
Después de 2007
Tras un período de relativa inactividad y luego de rechazar participar en el filme Las Crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario, Pfeiffer tuvo tres roles estelares en 2007. Interpretó el papel de la villana Velma Von Tussle en Hairspray, adaptación cinematográfica del musical homónimo, donde compartió escena con Nikki Blonsky John Travolta y Christopher Walken. Además, encarnó a la bruja Lamia en la película fantástica Stardust, dirigida por Matthew Vaughn y coprotagonizada por Robert De Niro.

Los siguientes largometrajes protagonizados por Pfeiffer fueron la comedia El novio de mi madre (2007) y el drama Efectos Personales (2009), dirigido por David Hollander y coprotagonizado por Ashton Kutcher y Kathy Bates. Ésta última se estrenó en una presentación especial en la ciudad de estadounidense de Iowa. Su siguiente papel cinematográfico fue en el drama Chéri, adaptado de la novela homónima de 1920, escrita por Colette, donde interpretó a la cortesana Léa de Lonval. Dirigida por Stephen Frears y con un reparto que incluía a figuras como Rupert Friend y Kathy Bates, la película se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Berlín de 2009.

En 2011 estrena la comedia romántica Noche de fin de año con un extenso elenco bajo la dirección de Garry Marshall, la película no es muy bien recibida ni por la crítica ni por el público.

Este 2012 estrena Sombras tenebrosas, dirigida por Tim Burton y donde actúa junto a Johnny Depp, Helena Bonham Carter y Chloë Grace Moretz, y el drama familiar People like us junto a Chris Pine.

Para el 2013 prepara bajo la dirección de Luc Besson la comedia de mafiosos Malavita, acompañada en el reparto de nuevo por Robert De Niro y Tommy Lee Jones. También se está planteando plantarse detrás de las cámaras para llevar a cabo la que seria su primera experiencia como directora.