Lo educativo y la insensibilidad del gobierno

Lo educativo y la insensibilidad del gobierno
por Pablo Romero

Hay algunos índices que determinan la condición tercermundista de un país. Y quizás más determinante que lo económico, parecen ser ciertos aspectos de la mentalidad reinante en una sociedad. En Uruguay, por ejemplo, somos fundamentalmente tercermundistas mentales. El trato hacia lo educativo y sus profesionales –que son los que determinan en buena medida las posibilidades de desarrollo de una sociedad-  es una buena muestra del asunto. El profesional  de la educación -que es aquel que educa a los hijos de toda la comunidad y que forma a todos los otros profesionales que el país tiene- sufre en Uruguay un trato sencillamente lamentable. En líneas generales, no hay respeto por la profesión docente y padecemos un gobierno que colabora constantemente en generar ese clima de “malestar docente” imperante. La irresponsabilidad del gobierno es central en el actual conflicto educativo. En lugar de proteger a sus docentes, colabora en desprestigiarlos frente a la opinión pública. Basta ver el comunicado oficial emitido en medio del actual conflicto respecto de los reclamos de los profesionales de la educación para comprobar que la izquierda en el poder ha perdido toda brújula y decencia sobre el tema (un tema que, por cierto, ha formado parte histórica central de su plataforma de reclamos cuando representaban la oposición). El Frente Amplio en el gobierno hace exactamente lo mismo que antes criticaba con dureza respecto de la derecha gobernante. Con la diferencia de que el “darse vuelta” al estar del “otro lado del mostrador” los convierte en algo bastante peor.

Sin tratar de caer en falsas oposiciones, tenemos que soportar que se señale que no hay plata para los salarios docentes, pero -por ejemplo- vemos que se genera un despilfarro descomunal de dineros públicos con algo tan innecesario como el proyecto denominado “Antel Arenas”. Me hace acordar a aquellos hogares en donde no pueden pagar ciertos servicios básicos y solventar una buena educación para sus hijos –elementos, en definitiva, que ayuden a generar una mejor calidad de vida- pero se tiene un televisor LCD que nadie más tiene en el barrio. Mentalidad tercermundista en su más viva expresión.

Y se gastan fortunas públicas en cientos y cientos de sueldos por cargos de confianza y en una burocracia aún más pesada y cara que en períodos anteriores. Ni qué hablar de lo que ganan los parlamentarios. Hasta el buen señor que comienza su carrera laboral sirviendo café en el parlamento –noble tarea, por cierto, pero que supone una responsabilidad social y una formación profesional de marcada diferencia cualitativa con la de un docente-  gana exactamente el doble de lo que gana un profesional de la educación al comenzar a ejercer su tarea.

Y el presidente Mujica sale a la palestra pública señalando que la plata “no alcanza para todo”. Una obviedad de tal tamaño no responde, claro, a lo central de su tarea de gobernar, que -entre otras cosas fundamentales- radica justamente en distribuir los ingresos económicos que tiene el Estado  según los distintos valores sociales de las diversas tareas que se realizan en una comunidad. Si no alcanza para todos -o no de igual forma- priorice, entonces, señor Presidente.

¿Cuánto tiempo les llevará darse cuenta que primero debe estar la educación y los profesionales que la sacan adelante? No tuvieron problemas en subir desmesuradamente los sueldos de los funcionarios de la DGI, pues la reforma tributaria les parecía un asunto central. La tarea del funcionario de la DGI ganó así en prestigio y profesionalización. ¿Lo educativo no es un asunto igual o más importante que el de recaudar en nombre de la equidad social? ¿No genera lo educativo, en base a sus funcionarios, algo más que equidad social, por ejemplo? ¿Los funcionarios docentes y no docentes del sistema educativo no son merecedores de un aumento “desmesurado” en el mismo sentido? El FA en el poder hace exactamente lo mismo que gobiernos anteriores, utiliza las mismas excusas a las que antes recurría la derecha y que criticaba con ese mismo radicalismo que hoy le resulta una falta grave a la hora de los reclamos llevados adelante por los docentes. Ahora, resulta que el problema es que los docentes están “demasiado radicalizados”. Y si es así quizás sea justamente porque los que hoy están del otro lado del mostrador durante décadas basaron todo su discurso en que había que organizarse y radicalizarse frente a las injusticias salariales a las que éramos sometidos por los “malos de siempre”. ¿Cómo llamar a este “cambio de acera” del Frente Amplio?

Al docente en Uruguay se le paga muy poco y se le exige socialmente muchísimo. Ni qué hablar de las condiciones físicas -y psicológicas- en las que tiene que trabajar, con lugares que deberían estar en muchos casos clausurados por el Ministerio de Trabajo. Solo en países tercermundistas como el nuestro se trabaja en esas condiciones y uno termina acostumbrándose a no tener comodidades básicas y hasta se acostumbra a correr riesgos de salud por el estado de deterioro de los edificios a los que asisten nuestros hijos a educarse a nivel público. Habría que “becar” a varios ciudadanos que critican con asombrosa facilidad los reclamos docentes para que hagan la experiencia de trabajar en el sistema educativo público uruguayo y puedan experimentar lo que supone la tarea docente en nuestro país. Estoy seguro que cambiarían radicalmente su perspectiva. Educar, además, en estos tiempos de la “era del vacío” convierte a los docentes en una especie de héroes sociales, paradójicamente fustigados en lugar de debidamente reconocidos (al respecto, los invito a ver el desarrollo de este punto -en donde vinculo la tarea docente con el concepto de Lipovestsky respecto de las características de nuestra época- en mi columna televisiva titulada “Conflicto docente: educar en la era del vacío”, realizada en el marco del periodístico Ciudad + y accesible en:

http://www.youtube.com/watch?v=1yYoyfMZV10 y en los pasajes centrales de la entrevista que me realizara el periodista Daniel Feldman para la agencia de noticias Uypress, accesible en:http://www.uypress.net/uc_41356_1.html). 

Mientras acá esperamos que a los docentes se nos aprecie socialmente y que el gobierno nos considere justamente en lo salarial, comparemos con lo que sucede en Finlandia, considerado hoy en día el mejor país del mundo en materia de logros educativos. Miremos algunos números -y consideraciones sociales- de este país (los datos manejados son de público conocimiento, accesibles en la web): un docente gana unos 4 mil dólares mensuales (acá, un docente que recién comienza, si con suerte logra conseguir todas las horas de una unidad docente, gana unos 650 dólares mensuales) y el estado invierte el 6% del PBI y el 14% del presupuesto, la tarea tiene un enorme prestigio social, las clases tienen un promedio de 20 alumnos por grupo, no se tienen más de 190 días de clase al año (por cierto, Mujica y algunos actores oficialistas de la educación repiten sin base alguna que parte de la solución educativa pasa por dictar más días de clases al año) y los maestros y profesores tienen amplia autonomía en el desarrollo del programa que dictan (acá, en tanto, queremos más y más control sobre lo que dictan -y de qué manera lo hacen- los profesores en sus clases, minimizando la autonomía profesional y coartando toda posibilidad creativa, frente a la impronta “inspectiva” del sistema, que en general solo logra “infantilizar” la tarea profesional del educador) , entre otros ítems que determinan esos altos resultados. Por supuesto, el punto central de la diferencia con Finlandia es la mentalidad que ellos tienen sobre el tema. Y la que tenemos nosotros.

En función del alto sueldo y prestigio de la tarea docente, en Finlandia se terminó formando una elite profesional y solo los mejores acceden finalmente a dar clases. Y son hoy en día el país con mejores resultados educativos en el mundo. No sería malo aprender de cómo lo hacen los mejores. Hay que ser menos provincianos.

Cuando en materia educativa –como en muchos otros rubros- se suben los sueldos en serio (y no se apela a esa burla que son los ajustes salariales que se hacen en Uruguay en materia educativa), se genera a la larga una elite profesional, porque los mejores van a querer dar clases, en tanto su remuneración salarial –y consideración social- será un plus respecto de otros trabajos. Se aumenta la demanda por ese puesto de trabajo y -en virtud de que a los puestos docentes en el sistema educativo se accede por méritos que ordenan la prioridad para que una persona pueda o no tomar horas docentes- lo que se genera es un cuerpo profesional de elite, con los mejores docentes calificados dictando clases. No han descubierto la pólvora en ese sentido en Finlandia. Simplemente, tienen la ventaja de tener antes que nada otra mentalidad. Acá, por el contrario, se le pagan sueldos irrisorios a los docentes e incluso muchos consideran que reclaman injustamente, que otros trabajan más horas y ganan menos (no importa en qué, claro, ni la diferencia que tiene esa tarea respecto de la de un docente). Tenemos sueldos docentes propios del tercer mundo con precios que, además, son del primer mundo. Desde hace unos años, ya tenemos que faltan maestros para cubrir los puestos que el sistema educativo requiere, pues la carrera profesional en Magisterio comienza a tener tan pocos inscriptos y egresados que va rumbo a ser una carrera en extinción.

¿Quién quiere proyectarse en un futuro trabajando como educador –con la responsabilidad y esfuerzo constante que la tarea requiere- obteniendo un sueldo que no alcanza ni para pagar el alquiler de una vivienda más o menos acorde a lo que supone años de inversión en la profesionalización que se hace al realizar una carrera docente?

Ser docente en Uruguay es condenarse a una tarea de bajo salario, con un perfil cada vez mayor de contención social, altísima tensión psicológica -con altas probabilidades de stress y enfermedades afines- y desprestigio social en aumento.

Si seguimos existiendo muchos que optamos por esta profesión, no es justamente por esa mirada de poco alcance respecto de lo educativo y esa mentalidad tercermundista que se tiene desde el poder político y otros actores sociales, sino porque aun así entendemos que la tarea docente es la que esencialmente dota de sentido a una sociedad y asumimos el desafío con vocación profesional. Los docentes somos referentes claves de sentido en una sociedad. Nuestra tarea es de vital importancia y debemos recuperar la autoestima al respecto para hacer valer debidamente nuestra tarea, porque quizás sea tiempo de que lo vocacional y profesional vayan de la mano –como enfáticamente lo defendían desde la oposición quienes desde hace casi una década ahora nos gobiernan- de un justo reconocimiento de nuestro rol. Y ese reconocimiento pasa en buena medida por lo salarial, porque el dinero es un elemento esencialmente simbólico. Lo que se nos paga es lo que se entiende que vale nuestra tarea. Y los sueldos docentes en Uruguay son una vergüenza y da cuenta del lugar simbólico que se nos otorga. Ojalá la izquierda en el poder recupere su sentido histórico, su sensibilidad en materia distributiva, y marque finalmente una notoria diferencia respecto de los gobiernos anteriores. Ojalá Finlandia deje de ser el paraíso soñado para los docentes de nuestro Uruguay.

5 respuestas a “Lo educativo y la insensibilidad del gobierno

  1. Es terriblemente complicado yo estoy de estreno con esto de ser profesor y el panorama es crudo , no te hablare del salario , la primera vez que me dieron un cheque me miraron con una sonrisita irónica . Hoy día lo que se esta pidiendo es media canasta , que no es tanto .
    En cuanto a las horas , son muchas mas de preparación en tu casa, pago de fotocopias , correcciones Y lo que viajas de un centro a otro , yo veo gente que toma hasta 60 horas por estar cerca de jubilarse y dejan por la mitad en julio porque no lo resisten , pero si quieren tener una jubilación no tienen mas remedio .
    Yo también trabajo en un deposito, sino no podría .

    En cuanto a la clase yo me paso mas de 20 o 30 minutos tratando que se callen, dejen de pegarse y te presten atención , no te puedes imaginarte lo frustrante que es tener 20 personas que no quieren estar ahí, ni escucharte y tratan de tomarte el pelo, y para tu garganta .
    Quizás 8 presten atención los demás los distraen , para peor hay que gritarles y ordenarles cosas , yo no tengo ese perfil , jamas en mi vida si respete y hable correctamente no me lo han devuelto , solo gente estúpida en casos puntuales no me han respetado , aquí todo el tiempo.
    El problema es que hace 60 años a un liceo iba quien deseaba ir con un propósito en concreto , y a la universidad también , hoy , y me lo han dicho personas muy importantes , el concepto es el “liceo guardería” mejor que estén ahí y no en otro lado , que aprendan es secundario, es un lugar para socializar etc .
    En España es igual o peor ya se paso del profe cuida niños a un bachillerato extendido hasta la universidad .

    Yo pienso se puede educar a quien no desea ser educado? Se puede educar a quien llega escribiendo incoherencias , quien no sabe hilvanar ideas , no lee fluidamente , yo e mandado trabajos para leer y estoy empezando a sospechar que ademas no saben comprender un concepto .

    La escuela ,el secundario, y muchas otras , son instituciones de la modernidad , donde se formaba al ciudadano , hoy estamos en la posmodernidad, todo tiene que ser divertido , sin esfuerzo alguno,rápido , y útil .
    Has en la universidad con el plan bolonia en Europa , se esta trasladando , dicen , no necesitamos saber tanto de historia , literatura , filosofía y arte porque no da dinero , a otra escala se cuestiona la educación , esto para que sirve etc.
    La posmodernidad es la época mas difícil para educar, porque no hay un proyecto ético para la persona , ni la auctoritas de la edad media y sus templos , ni la luz de la razón de la modernidad , ni el hombre nuevo del socialismo, el desprestigio de la educación incide en el profesor , que sabe que una sociedad entera cuestiona para que esta ahí ? para que sirve ? etc.

    elio cesar

    Me gusta

  2. Mi muy corta experiencia como “profesor” fue dar talleres de comunicación en una Biblioteca Municipal durante tres años hasta que me casé del cero apoyo de la Intendencia mientras le pagaba a ONG para arreglar los ordenadores un montón de dinero y siempre estaban rotos. Comprendo la situación, hoy día el valor CONOCIMIENTO no vale más que un cacahuate, la gente quiere “DIVERTIRSE” todo el tiempo; ropa divertida, música divertida, frases estúpidas pero divertidas, un ejemplo claro son los contenidos vacíos de muchos medios “peridisticos” como el de facho álvarez o las bobadas de Pettinati, por eso son tan masivos, la gente ha perdido el razonamiento crítico frente a las cosas. Me imagino lo que debe ser enseñarles a unos treinta adolescentes pelotudos que se creen vivos y se ríen de cualquier pavada…

    Me gusta

  3. En un “mundo feliz” como este , como tu bien dices , algo que implica cierto grado de sacrificio y esfuerzo es un disparate .
    Ademas el centro de esto son los padres y la propia sociedad , los que tratan de vagos e inútiles a los profesores, Los profesores tienen gente útil y no tanto , pero hay que decir una cosa , HACEN LO QUE PUEDEN, .
    Gracias a ese hacer algunos pocos salen adelante, no todos.
    El utilitarismo de los padres se a metido en la escuela y secundario con los hijos , para que me sirve ubicar Hungría en un mapa? o saber quien era Platon?
    Pero eso es cosa del capitalismo también, Socrates,Aristoteles , proust , kafka , no servían para hacer plata , así que son malos ejemplos.
    Es decir, ya la base de lo que es educar y comprender el mundo esta minada , en los educadores desprestigiados , y en los objetivos cuestionandolos , así mas agua para el molino de los agentes privados , quienes tengan plata para una educación irán a parar a los nuevos templos del saber pago , donde todas estas preguntas no entran nunca , los demás que no puedan pagárselo estarán en guarderías de gurises donde se estirara la adolescencia hasta la universidad si es posible , teniéndolos lejos de la calle y la droga.

    elio cesar

    Me gusta

  4. Lo otro en la educación se nota en las maestr@s, porque se cuestiona tanto a la escuela ?
    porque ahora se le pide a la escuela MILAGROS, una escuela es un lugar para aprender a leer y escribir , matemáticas, razonamiento etc , y los maestros son especialistas en enseñar eso, como un cirujano es especialista en operar .
    Los maestros no son padres ni reyes magos que puedan suplir lo que no viene del hogar en respeto , urbanidad , cariño , contención,cuidados , igual que un cirujano tampoco podría.
    Hoy un maestro tiene que estar atento a la medicación de un niño, si precisa lentes , si los “padres” no le pegan , si le dan de comer, si el niño sabe cual es su cumpleaños, porque a veces ni eso etc.
    Pues señores , no existe un ministerio del amor paternal, ni la junta de la responsabilidad personal , las escuelas son instituciones de la modernidad , como templos laicos que forman al ciudadano, ningún maestro puede suplir al padre o madre o quien se haga cargo, porque no se puede.

    Después le pasan el fardo al secundario , los profesores tampoco les enseñan a convertirse en personas responsables (como si los liceos fueran inventados para hacer eso).

    La ultima ,la que mucha gente piensa ,” vamos a llamar a los milicos para el servicio militar obligatorio y con eso la gente volverá a ser ciudadana de vuelta, y de pasada que gobiernen todo” .

    La cosa ya se parece al cuento de “chivita, chivita” , llamemos a la maestra , llamemos al profe , llamemos al sargento garcía, a ver si la gente deja de insultarse , irrespetarse , robarse y matarse.

    elio cesar

    Me gusta

  5. Los maestros deben respetar un programa que salvo algunos parchecitos sigue pensado para los niños del siglo diesinueve, el mundo cambia y a veces los mismos educadores con solo unos dies o veinte años más que sus alumnos no comprenden en que mundo viven esto. Una maestra amiga me decía que les vivía quitando las cartas de Yu Gi Ho a sus alumnos y le dije que porque no las usaba para aprender cosas como matemáticas y lo hizo y fue un éxito. Podemos usar hasta la patética cumbia y el reggeton para enseñarles gramática, etc. Pero no, no se puede porque el programa indica hablarles de Varela, Artigas, etc.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s