Algunas Irreflecciones

Algunas irreflexiones
Por: Darío Valle Risoto

Hace poco este blog llegó a los seis millones de entradas lo que me hace sentir injustamente bien porque siempre seré el primero en considerar que en esto de la comunicación la masividad no necesariamente va de la mano con la calidad más bien todo lo contrario.
Pensé en su momento en colgar un post de agradecimiento y me limité en hacerlo en mis dos facebooks, el mío y el de Los Muertevideanos pero ahora se me ocurre que recientes comentarios me llevan a reflexionar sobre determinados temas.
El artículo muy escueto sobre la reciente muerte de Hugo Chávez era evidente que iba a levantar voces airadas de algunos defensores “de la democracia” lo que me resulta no asombroso pero si me despierta ciertas suspicacias a saber: Creo que lamentablemente los pueblos necesitan en su ingenuidad proverbial ciertos conductores que les lleven a un futuro más o menos feliz con todo lo que esto significa. La pobreza está asociada indefectiblemente a la ignorancia y por lo tanto es mucho más fácil lograr que los pueblos progresen si sus guías provienen de dirigentes que sean militares, cristianos y/o iluminados porque ya se desde hace largos años que por medio de la cultura y la solidaridad emanados de una sociedad libertaria está aún muy lejos del mundo.
Chávez viene de orígenes militares e invocaba constantemente a dios para con esos ases en su manga lograr determinados cambios sociales necesarios para los pobres de su país. Invocar a Bolívar siempre será tan interesante para mí como aquellos que en Uruguay desde la izquierda o la extrema derecha se han llenado la boca con Artigas. Pero si me ha resultado más simpático después de muerto es porque soy otro que cae en la reivindicación de lo bueno hecho contra lo malo que también fue.

No hay sociedad perfectas más todas son perfectibles aún invocando al inexistente dios y teniendo un grupo de militares fieles que ya que están bienvenido sea que tengan la conciencia suficiente para oponerse a las oligarquías siempre dominantes no solo en América.
Estoy en contra de la existencia de cualquier ejército, también de la policía pero no soy tan ingenuo como para creer que deben desaparecer de un plumazo sino que la evolución del llamado hombre nuevo nos lleve a una sociedad ideal donde no sean necesarios como así también toda esa sarta absurda de curas, pastorees, gurues y cualquier hijo de su madre que le tome el pelo a la gente con seres celestiales.
Por otro lado nunca faltarán aquellos que sepan marcar el camino de la Anarquía aún cuando tienen solo el concepto “comercial” de esta llamándole “Utópica” como si la democracia fuera la panacea de lo justo para los hombres cuando en realidad es un sistema donde las mayorías deciden dentro de varias opciones de lo mismo o son llevadas a seguir conductores como Chávez o tantos otros en este mundo de ilustres abusadores de la inteligencia colectiva.
Soy anarquista y seguiré siéndolo hasta el fin de mis días solo escuchando a aquellos anarcos que tengan algo realmente interesante para compartir conmigo y no a los  pelotillas que se creen superados porque ahora son acólitos de cualquier pedorréz.
En un ámbito totalmente diferente en cierto momento escribí una nota en broma sobre estos seres cuasi extraterrestres llamados “Veganos”  y recibí demasiados comentarios sobre algo que realmente no hubiera merecido la pena más se volvió importante para evaluar la susceptibilidad de los que comen lechugas y nos ven como asquerosos a los que nos damos un filete de carne de vez en cuando. Acepté algunos comentarios y borré otros porque creo que daría demasiado perfil de discordia a un post que viéndolo fríamente es una estupidez.
Defiendo a aquellos que luchan por algo en la vida pero realmente me cansa discutir al cuete con posiciones de las que no tomo parte pero realmente tampoco me importan tanto como el tema político y/o religioso que están haciendo del mundo una verdadera porquería. Como las viejas que recogen perros de la calle me parece bien que alguien lo haga o que se traten de levantar banderas como yo también lo hago levantando luchas de Greenpeace o Amnistía aunque a veces parece que todo muere en luchas inocuas frente a una forma de sociedad humana en la que todo parece condenado a la inmovilidad o la involución.
Vivo agobiado diariamente por medios de comunicación que viven estupidizando la realidad y muchas veces temo formar parte de ellos con este blog y lo que me lleva  a seguir no es la gran cantidad de amigos que he cosechado aquí que bien venidos sean sino porque simple y llanamente me gusta escribir. Se que lo hago mal más este blog no es “Muy malo” aunque al final tenga ya 17 votos en ese item en la encuesta pero desde luego que tampoco es “Excelente” con otros curiosos 17 votos en ese sentido. Ambas elecciones vienen desde luego de lo afectivo, los primeros porque serán cristianos, eruditos o simplemente idiotas y los segundos porque aprecian los diferentes post de esto que yo hago desde hace cinco años ya. Todos tienen derecho a opinar y por eso me defino como ateo militante y anarquista para filtrar otros pensamientos y así no se sientan ofendidos.
Yo no entro a blogs cristianos, veganos o derechistas porque no me interesa pero siempre defenderé el derecho a que existan tal como los de bricolage, cocina, la vida de los perros de las praderas o los amantes de las mariposas.
Gracias a todos por estar.

Sublime Soledad

Sublime soledad
Por: Darío Valle Risoto

Necesito un atardecer eterno
Unas manos gigantes
Un beso completo.
Buscar en la profundidad de tus ojos
Rescatar un poema,
Y escribir mil sonetos.

Quisiera acariciar tu pelo
Abrazarte hasta el dolor
Y dormir entre tus misterios.
Conquistar las tierras más lejanas
Levantando las banderas
De tus pechos repletos.

Cambiaría por monedas mi alma
Y me lavaría de tristezas
Estos ojos ya viejos.
Con tan solo verte en el prado
Sentada al sol
Como aquel verano
Que aún no conocimos.

Te perfumaría las palabras
Te abrigaría los miedos
Quisiera serte esencial
Más en tu libertad
Soy más libre aún
Y puedo verte ir…
De veras que puedo
Y aunque no lo creas
Me quedo feliz a solas.