The Broken

The Broken
Por: Darío Valle Risoto
 
Película que de alguna manera me recordó a los “Usurpadores de cuerpos” en el sentido de que algunos humanos comienzan a ser sustituidos pero en este caso todo gira en torno a los espejos y sobre aquellos reflejos opuestos que nos observan quizás desde una dimensión vecina.
 
Lena Headey fue la razón de bajar esta película y de verdad por el afiche creí que se trataba de otra cosa y resultó ser una interesante película que navega entre el terror y el misterio más uno a eso de la mitad ya se imagina el desenlace.
 
Por otro lado esta muy bien estéticamente aunque preferiría alguna explicación más sobre esta invasión “del otro lado” porque si bien siempre apoyo esas películas que nos dejan para que razonemos solitos en este caso todo queda demasiado librado a pequeñas situaciones casi inconexas entre si.
 
Lena Headey tiene una belleza interesante y la muestra por escasos segundos en la escena donde se levanta desnuda de la cama, ustedes dirán: Este tipo es un pervertidillo pero es que en determinado momento o quizás en todo el filme la historia gira demasiado a su alrededor tal vez intentando transferir la sensación de desprendimiento de la realidad que sufre la protagonista y por momentos lo logra más toda la obra se descansa en una base un poco endeble.
 
Alguna asesinato y muchos espejos rotos para una buena película pero tampoco es de esas que yo recomendaría.
 

Señora Oscuridad (Poema de amor)

Señora Oscuridad
Por: Darío Valle Risoto

Señora oscuridad donde estabas cuando
Decapité a mi madre y le mentí a mi dios
Cuando la lluvia de sangre me ahogaba
Y frente a mis ojos no hubo más codicia
Que las dulces novias y hermanas
De mis más odiados amigos.

Señora oscuridad donde estabas cuando
La muerte me invito a bailar
Y salimos desnudos en el cementerio
Masticando llorones niños muertos
Y aquella paz de los difuntos
Se hundió como los gusanos hambrientos.

Señora oscuridad donde estabas cuando
Ella lloraba torturada en el sótano
Y yo la miraba tan frágil y espantosa
Tomando mi vino tinto y masticando
Sus entrañas vírgenes.

Señora oscuridad donde estabas cuando
Vinieron los pastores a convencerme
De que había salvación para mí
Aunque haya matado, herido e insultado
Todo lo bueno que dicen…
Que tiene la vida.