Buster Keaton: el hombre que no sabía reír

Buster Keaton
Por Wikipedia

Joseph Francis “Buster” Keaton (Piqua, Kansas, 4 de octubre de 1895 – Woodland Hills, California, 1 de febrero de 1966) fue un famoso actor, guionista y director estadounidense de cine mudo cómico.

Se caracterizó principalmente por su humor físico mientras mantenía un rostro inexpresivo en todo momento, lo cual le ganó su apodo, “Cara de piedra”. En España fue conocido artísticamente como Pamplinas. Al igual que sus contemporáneos, Keaton provino del vodevil. Su padrino fue Harry Houdini, quien lo bautizó “Buster” (el destructor) tras verlo caer de una escalera sin una sola herida a la edad de tres años.

Como curiosidad cabe añadir que no está relacionado con Diane Keaton ni con Michael Keaton (cuyo verdadero apellido es Douglas, pero se lo cambió para no ser confundido con el hijo de Kirk Douglas).

Primeros años
Fue criado en el mundo del vodevil, actuando junto a sus padres (presentados como “Los Tres Keatons”) desde la edad de tres años. Sus padres pertenecían a la Mohawk Medicine Company, igual que Houdini, y casualmente se encontraban en Kansas cuando Buster nació. Su padre había sido periodista en el Oeste, y junto a Myra, su mujer, realizaba un número acrobático. El espectáculo debía de ser bastante impresionante, ya que Keaton hijo era lanzado desde un lado a otro del escenario y pisoteado. El sketch se llamaba El estropajo humano y sus padres fueron interrogados por las autoridades en varias ocasiones para comprobar que Buster no salía dañado.

El cine
En el momento en que su carrera en el teatro comenzaba a florecer, Keaton comenzó a interesarse por la entonces naciente industria del cine. Decidió probar su suerte en el mundo de las películas y se unió a la unidad de cineastas de Fatty Arbuckle. El talento natural de Keaton para la comedia física llamó la atención de Arbuckle, quien pronto le puso a coprotagonizar sus películas. Buster rechazó una oferta del Winter Garden Theatre, que le ofrecía 250 dólares a la semana, para trabajar en películas por 40 dólares cada una. Keaton y Arbuckle se hicieron entonces amigos inseparables. Su primera película fue El Carnicero (The Butcher Boy, 1917), y a partir de ahí, Keaton se empezaría a interesar cada vez más por los aspectos técnicos del cine. Según él mismo, para averiguar cómo funcionaba una cámara de cine, la destrozó en mil pedazos, y comenzó a interesarse por tipos de película, objetivos, proyección y otros aspectos de la cinematografía.

Tras cinco películas más con Fatty, se trasladaron con todo el equipo a California, y fue allí donde conoció a una de las famosas hermanas Talmadge, Natalia, con quien se casaría poco tiempo después. Volvió a casarse otras dos veces, con Mae Scribbens en el año 1933 y con Eleanor Harris en 1940.

Los largometrajes
En el año 1918, fue llamado a filas para la Primera Guerra Mundial, y estuvo siete meses en Francia haciendo espectáculos para las tropas. Allí fue cuando, debido a una infección en los oídos, se quedó prácticamente sordo para el resto de su vida. Cuando volvió a Estados Unidos, Fatty estaba preparando su primer largometraje y Joseph Schenck le ofreció su productora para realizar sus propias películas como protagonista. En aquella época fue cuando Fatty dejó prácticamente de hacer cine entre otras cosas por el escándalo que se produjo, en el año 1921, cuando fue acusado de la violación y muerte de la actriz Virginia Rappe.

El éxito
Entre los años 1920 y 1923, Keaton rodó un largometraje, Pasión y boda de Pamplinas (The Saphead), y 19 cortos. Cuando cambió de productor, rodó, entre los años 1923 y 1928, otros 10 largometrajes. En esa época tuvo control absoluto de todas sus películas, aunque él personalmente no poseía ninguna acción de la productora. Sus rodajes eran muy caros, pues podía pedir una antigua locomotora o un transatlántico. Después no volvió a controlar el aspecto creativo de sus propias películas.

Buster Keaton comenzó a protagonizar una serie de comedias que lo catapultaron a la fama, incluyendo Una semana, La mudanza, La casa eléctrica y El gran espectáculo. Alcanzó la cima de su creatividad durante los años 1920. Su éxito inicial le convirtió en uno de los comediantes más famosos del mundo. Su popularidad fue opacada solamente por el arrollador éxito de Harold Lloyd y Charlie Chaplin, aunque mantuvo una relación cordial con ambos al igual que con algunos de los actores más famosos de la época, como Douglas Fairbanks o Rodolfo Valentino.

Cara de piedra
Fue en esta época cuando modeló su personaje, un joven tragicómico, que se enfrenta a las desgracias con una absoluta inexpresividad, que hizo que le bautizaran como “cara de piedra”. Para darle expresión a su personaje, utilizaba las acrobacias, para las que se negaba a usar dobles o especialistas. Todas las proezas que realizó en El maquinista de la general, o en El héroe de río, son suyas. En El rostro pálido, llegó a saltar desde una altura de 24 metros, y en la película El moderno Sherlock Holmes, se rompió el cuello en una escena de riesgo.

Sus mejores películas
Sus películas más famosas y populares de esta primera época, son las consideradas como las mejores de toda su carrera, e incluyen Las tres edades (1923), La ley de la hospitalidad (1923), El navegante (1924), El héroe del río (1928), El maquinista de la General (1927), El moderno Sherlock Holmes (1924) o Las siete ocasiones (1925).

El maquinista de la General
En una ocasión, le dijeron a Keaton que ésta película reflejaba mejor la Guerra de Secesión de Estados Unidos que Lo que el viento se llevó, a lo que él respondió que “mientras unos recurren a las novelas para encontrar argumentos, otros recurren a la Historia”.

 Estaba basada en un hecho “real” autobiográfico del novelista William Pittenger, que trataba sobre el secuestro de un tren confederado por parte de soldados de la Unión. Lo que hizo Keaton fue cambiar el punto de vista, ya que el protagonista es un soldado sureño, es decir, los “malos” para el gran público de Hollywood. A lo largo de toda la película, no da la sensación de ser un vehículo para los gags, como pasa en muchos películas de la época, sino que todo está perfectamente ensamblado. 
Fue rodada en los bosques de Oregón, y al poner en marcha las locomotoras con leña, provocaron un incendio forestal durante el rodaje. Fue todo un hito en efectos especiales la escena en que la locomotora cae desde un puente por un barranco. La película resulta una reivindicación de lo que es capaz de hacer un hombre solo, pequeño, y en apariencia débil, por recuperar las dos cosas que más desea en este mundo, su locomotora, y la mujer a la que ama. El maquinista de la General es considerada hoy día como una obra maestra, pero en el momento de su estreno resultó un fracaso comercial.
El olvido
La unidad de producción de Keaton fue adquirida por MGM en 1928, una decisión de negocios que Keaton lamentaría siempre. Le obligaron a realizar una serie de películas junto a Jimmy Durante, que tuvieron éxito, pero que él despreciaba por considerarlas de muy baja calidad. Tras ser forzado a entrar en el sistema de estudio, al cual nunca se adaptó, Keaton cayó en el alcoholismo. Su carrera se derrumbó en unos pocos años y pasó gran parte de la década de 1930 oculto, trabajando como escritor de gags para varias películas de MGM, particularmente aquellas de los Hermanos Marx -incluyendo Una noche en la ópera (1935) y Una tarde en el circo (1939)- y varias películas de Red Skelton.

Últimos años
Las películas Sunset Boulevard (1950), de Billy Wilder, con un pequeñísimo papel en el que hacía de antigua gloria del cine, y Candilejas, (1952), de Chaplin, hicieron que el gran público volviera a fijarse otra vez en él.
Posteriormente, se dedicó a hacer anuncios de televisión y espectáculos en directo que hicieron que la gente se interesara en sus antiguas películas, en su mayoría obras maestras, que fueron prácticamente ignoradas cuando se estrenaron.
Su última aparición en público, fue, en el año 1965, en el Festival de Venecia, cuando presentó la que sería su última película, Film, de Samuel Beckett, dirigida por Alan Schneider. En esta ocasión, por primera vez en su vida, protagonizó un drama. Fue ovacionado por el público. Cinco meses después, a los 70 años, fallecía en su casa de Los Ángeles víctima de un cáncer.

Otra presentación memorable en una película es con Cantinflas en la película “La vuelta al mundo en 80 días”, en donde hace el papel del jefe del tren (en claro homenaje a su recordada película).

 Filmografía
    Pasión y boda de Pamplinas (The saphead) (1920) Largometraje
    Una semana (One Week) (1920)
    Convicto 13 (Convict 13) (1920)
    El espantapájaros (Scarecrow) (1920)
    La vecina de Pamplinas (Neighbors) (1920)
    El gran espectáculo (The Playhouse) (1921)
    La barca (The Boat) (1921)
    La casa encantada (The haunted house) (1921)
    Pamplinas nació en día 13 (Hard luck) (1921)
    El guardaespaldas (The high sign) (1921)
    El chivo (The Goat) (1921)
    La mudanza (Cops) (1922)
    Las relaciones con mi mujer (My wife’s relations) (1922)
    El herrero (The Blacksmith) (1922)
    El polo norte (The frozen north) (1922)
    El rostro pálido (The paleface) (1922)
    Sueños imposibles (Day dreams) (1922)
    La casa eléctrica (The Electric House) (1922)
    El aeronauta (The Balloonatic) (1923)
    Nido de amor (The love nest) (1923)
    Las tres edades (The Three Ages) (1923)
    La ley de la hospitalidad (Our Hospitality) (1923)
    El navegante (The Navigator) (1924)
    El moderno Sherlock Holmes (Sherlock Jr.) (1924)
    El rey de los cowboys (Go West) (1925)
    Siete ocasiones (Seven Chances) (1925)
    El maquinista de la General (The General) (1926)
    El boxeador, El último round (Battling Butler) (1926)
    El colegial (College) (1927)
    El héroe del río (Steamboat Bill Jr.) (1928)
    El cameraman (The Cameraman) (1928)
    El comparsa (Spite marriage) (1929)
    The Railrodder, también conocida como The Railroader, dirigida por Gerald Potterton en 1965. Acompaña a El maquinista de la General en una versión reciente realizada en Blu-Ray.
    Sunset Boulevard (1950) Hace una breve aparición como él mismo.
    Candilejas (Limelight) (1952)
    La vuelta al mundo en ochenta días ( 1956)
    Once upon a Time Episodio 78 de La (Dimensión Desconocida) ( 1961)
    “It’s a Mad Mad Mad Mad World” 1963
    Golfus de Roma (Dir. Richard Lester) ( 1966)
    Guerra a la italiana (Dir. Luigi Scattini) ( 1966)

The Walking Dead: Sin pechos

The Walking Dead descansa
Por: Darío Valle Risoto

Será la más larga de las tres temporadas pero tiene un pequeño impase en medio así que luego del capítulo ocho nos quedaremos esperando hasta más o menos Enero o febrero para que recomience. Grandes números en la audiencia la hacen quizás la serie de aventuras más interesante del momento aunque no hay mucho con que comparar y realmente creo que esta temporada está mejor que la segunda en tanto tiene mayores posibilidades “Gobernador” mediante.
 
Para aquellos que le metemos diente al comic nos hacemos terrible pedo porque hay grandes diferencias, bienvenidas estas aunque es inevitable comparar como por ejemplo con el tema del enfrentamiento de Michonne con el Gobernador ya que en el comic esta es salvajemente violada por el hijo de pu… y hasta donde vimos en la serie no.
 
Una cosa que me ha molestado bastante y quiero remarcar es la pacatería evangélica de la televisión usamericana donde te pueden mostrar gente comiendo tripas, decapitadas, cosidas a balazos, pudriéndose pero no las tetas de la piba a la que el gobernador hace desvestirse mientras su novio el coreano está escuchado desde el otro lado de la pared.

Llego a la conclusión de que un cuerpo desnudo parece siempre más ofensivo que el asesinato porque este último ayuda a saciar nuestra sed asesina y las ganas de follar ¿Qué?.

 
Buena serie que termina con Darryl y el hermano de vuelta juntos como aquella vez en que Mario perdió a Luigi en una cloaca durante su trabajo de fontaneros… muy triste.
 
 

Experto mexicano en Uruguay

Experto mexicano: Una sociedad con miedo se vuelve más insegura y violenta
Fuente: Red21 comunidad

El coordinador de la Mesa de Seguridad de Ciudad Juárez, Arturo Valenzuela, advirtió en Uruguay, desde su experiencia, que “una ciudad con miedo se vuelve más insegura y más violenta”, y si un delincuente ve que su obra ocupa la primera plana, proyecta los siguientes mensajes: “a la comunidad, que la Policía no sirve; al otro bando, ‘miren de lo que soy capaz’ y, además, ‘tengo a los medios de comunicación en la mano’”.

Luego de recorrer algunas de las zonas más conflictivas de Montevideo, Valenzuela brindo este jueves una disertación en el Paraninfo de la Universidad de la República y ofreció una conferencia de prensa en Torre Ejecutiva.

En Universidad de la República explicó el surgimiento de la mesa en Ciudad Juarez, su funcionamiento y el crecimiento de una institución que colaboró en la tarea por abatir los indicadores de homicidios: “de los 269 homicidios durante diciembre de 2011 a 28 homicidios en noviembre de 2012”.

También dijo que los comercios de su ciudad denunciaron “330 robos en marzo de 2011, pero en octubre las autoridades recibieron 89 denuncias. Si bien la cifra es mayor que en el mes de setiembre (60 denuncias), la sumatoria del último bimestre arroja el dato más bajo de los últimos tres años. En marzo de 2011 se recibieron unas 14 denuncias de secuestros, frente a los 3 recibidos en noviembre de 2012”.

Valenzuela subrayó varios conceptos que se basan en la negociación: “todas las crisis se resuelven con un encuentro, el encuentro entre la sociedad y la cosa pública es indispensable, el dolor se transforma en conciencia, la conciencia en encuentro, el encuentro en participación, y la participación en patria”.


Medios de comunicación

“Yo no quiero que se oculte un solo homicidio en Juárez. La pregunta inmediata es cómo informar. Qué debemos cuidar. Porque hay imágenes que se publican y yo me pongo a pensar: si fuese mi hermana la que está fotografiada así en el diario, ¿qué sentimiento me asaltaría?”, comentó.

Dijo que los periodistas “dirigen el pensamiento con la manera en que informan”, pero dijo que no haya “prensa callada” porque ello es una de las “peores tragedias”.

En Ciudad Juárez se comenzaron a utilizar fotos cada vez más violentas y morbosas, lo que hacía subir el rating de programas y la venta de periódicos, pero que generó pavor en la sociedad.

“Una ciudad con miedo se vuelve más insegura y más violenta. Un delincuente ve que su obra ocupa la primera plana y esto son muchos mensajes: a la comunidad, que la Policía no sirve; al otro bando, ‘miren de lo que soy capaz’ y, además, ‘tengo a los medios de comunicación en la mano’”, señaló el experto.

Ruben Villaverde en Suena Tremendo

Interesante
Por: Darío Valle Risoto

El tema de la minoridad infractora en el Uruguay parece estar sobre la mesa en demasiadas conversaciones de churrasquería, por suerte en el programa “Suena Tremendo” de El Espectador se pudo escuchar una entrevista con mucho acierto de ambas partes.
Juanchi: “¿Le pesa el hecho de que su gestión pueda tener una incidencia muy importante cuando en el 2014 vayamos a votar la baja de la edad de imputabilidad?”
Ruben Villaverde: “Me obligás a una confesión, pesa sí. Pesa, pesa a diario. Se vive por dentro feo, pesa mucho sí.”


Ruben Villaverde en estudios
Suena Tremendo
De 14.00 a 16.30
Por El Espectador 810 AM y 92.5 FM