Una buena y triste noticia

Una buena triste noticia
Por: Darío Valle Risoto

Acabo de llegar de ir a comprar frutas y verduras lo que a un tipo como yo le significará ponerse en el rol de Vegano por unos días y consumir vegetales más no sea para equilibrar un poco la balanza que se me cae para el lado de las hamburguesas y pizzas Ninjas demasiado a menudo.
Un tipo que apenas conozco pero vive en el mismo complejo de edificios que yo me saluda y me envía noticias de mi viejo amigo Lucas (Nombre ficticio) que está preso por robo desde hace ya once meses. Aparentemente se encuentra bien con todo lo que puede significar estar privado de la libertad en Uruguay donde tenemos peores cárceles que en Turquía y eso no es cosa mía sino de gente que vino a comprobarlo desde otros países.
Lucas me manda saludos desde el complejo carcelario lo que me alegró y entristeció el día digamos que fifty fifty.
Lucas y yo fuimos buenos amigos durante muchos años, nunca nos enemistamos pero dejé de verlo apenas cambió el Heavy metal por la cumbia, luego de un par de visitas a su casa me di cuenta que no podía seguirle el tren cuando con total satisfacción me mostraba discos de los horrendos Karibes con Kas (De K.K.) y otras aberraciones musicales nacionales.
De todas formas seguimos en contacto esporádicamente, su ex pareja una tipa increíble, me daba las noticias de sus sucesivas caídas en el tema de las drogas pero nunca me esperaba que llegara a cometer o intentar cometer un robo, así fue que lo pillaron los de azul.  Creo que antes también ya había estado entre rejas pero no lo puedo asegurar, de lo que si estoy seguro es de la gran pena que me embarga porque Lucas siempre fue un tipo que yo presumía inteligente y dueño de cierta sabiduría de barrio que sin embargo y a pesar de esquivarle el bulto a los problemas durante años, hoy con el diario del lunes puedo advertir que era de esperarse esta caída.
Dos hijas preciosas ya grandes nos e merecen saber que el padre está preso, mejor dicho: no se merecen que esté preso y mucho menos desconocer tal vez que Lucas es una buen tipo que vayamos a saber porque cuernos se vive atando al cuello la soga. Creo después de largas cavilaciones que la mayoría de los seres humanos tienen una cierta tendencia a la autodestrucción que se manifiesta por medio de las adicciones. Cualquiera sean estas no traen nada bueno y van desde las drogas legales e ilegales a las religiones, la televisión y muchas cosas más.
El hermano me dijo que yo soy “Un sobreviviente” y es verdad, a veces me siento el Highlander de una generación mal encaminada, poco comprendida pero por sobretodas las cosas abandonada. En Uruguay ser joven es un delito, ser viejo es ser invisible y apenas si te toman en cuenta de los cuarenta a los sesenta años siempre y cuando tengas algún tipo de prestigio, dinero o contacto con otros veteranos de mierda que digitan las cosas. Triste pero cierto.
Me pregunto cuantos tipos como Lucas estuvimos desperdiciando todos estos años.

2 respuestas a “Una buena y triste noticia

  1. Es triste y fulero esto que contás; pero se me vino inmediatamente a la mente una frase de Ricardo Iorio que pensé que era una exageración: “La música tropical lleva a la gente a la cárcel”.
    Juan Manuel
    Ciudad Autónoma de Buenos Aires

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s