El Jardín abandonado

El Jardín abandonado
Por: Darío Valle Risoto

Llevaba la tristeza cansada
Y el arresto de contemplarla
Cuando entre la nada
Solo de humo me sirvió…
Pintarla

Estaba aquel bar inmundo
Y el perfume a orines rancios
Con hombres acabados
Derrotados, inútiles, mugrientos.

Y me cobraste dos monedas
Y un cáliz lleno de promesas
Cuando salimos a la noche
Borrachos entre la lluvia
Puta y fría de una ciudad…
De mierda

Apestabas a tabaco barato
Con tus senos caídos, resquebrajados
Y yo viejo y pusilánime
Escribí una pobre canción
En el escondrijo de la tarde.

Ya no quedaba ni el maldito whisky
Ni la coca era tan buena
Pero supe agradecerle a esa radio lejana
Aquel blues desconsiderado
Con nuestro amor
Bizarro y cruel.

Una cucaracha fue el único testigo
Del vómito agrio que dejamos
A un costado de la cama de hotel
Antes de jurarnos…
Amor eterno.

2 respuestas a “El Jardín abandonado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s