Last Exile: La estética del buen anime

Last Exile
Por Wikipedia

Last Exile (Rasuto Eguzairu, lit. «Exilio final») es una serie de anime creada y producida por Gonzo para celebrar el décimo aniversario de la compañía. La obra fue dirigida por Koichi Chigira y distribuida por Geneon Entertainment en su versión original japonesa. El diseño de los personajes fue realizado por Range Murata, mientras que el director productivo fue Mahiro Maeda; ambos —junto con el director de la animación— habían trabajado anteriormente en otra serie producida por Gonzo, Blue Submarine No. 6, una de las primeras obras animadas en la cual se utilizó computación gráfica.

El mundo de Last Exile tiene un estilo dieselpunk, similar al de después de la Revolución industrial. En ese universo ficticio donde sus habitantes usan variedades de vehículos aéreos, entre los que están los «vanships», como medios de transporte, la historia se centra en los eternos conflictos entre las naciones Anatoray y Disith, por lo que los mensajeros Claus Valca y Lavie Head deben entregar a una muchacha que es la clave para que las dos facciones se unan. Aunque ese universo no es una representación de la Tierra en sí, existen múltiples características de la tecnología europea del siglo XIX, así como varios diseños de naves basadas en los avances tecnológicos de Alemania durante el período de entreguerras.
El anime comenzó a emitirse en abril de 2003 por la cadena televisiva TV Tokyo hasta que llegó a su final en septiembre del mismo año con un total de veintiséis episodios, de unos veintitrés minutos cada uno. Durante el desarrollo de la serie se utilizó solamente un tema de apertura y un tema de cierre, además de dos discos compactos con las bandas sonoras. Asimismo, Victor Entertainment publicó trece volúmenes de DVD con dos episodios cada disco entre el 2003 y el 2004. El anime también ha dado lugar a un artbook sobre la descripción detallada de los personajes y sobre una posible película live action. 
Historia
Claus y Lavie son dos mensajeros de vanship que viven en Norkia, Anatoray. Un día, participando en una importante carrera local, se cruzan con otro piloto y su aeronave que son perseguidos por una nave de Guild. El vanship cae y ellos acuden en su ayuda, momento en que el maltrecho piloto de la nave les pide que cumplan su misión porque él está malherido y morirá pronto. Ésta consiste en llevar a una misteriosa niña llamada Alvis Hamilton hasta unas coordenadas donde sería recogida por el Silvana, una nave de la flota imperial. Aunque perseguidos por la nave de Guild, consiguen llegar hasta el punto indicado y Alvis pasa a estar bajo la protección de Alex Rowe, el capitán de la temida nave. Ellos sin embargo deciden seguir al aerobuque para llevarle un peluche a la niña. Al verse inmersos en una batalla, Claus ayuda pilotando un vanship de guerra, y tras contar con la aprobación del capitán, se acabarán quedando en la nave.

El motivo por el que Alex desea tener bajo su control a Alvis es incierto a lo largo de la serie, aunque hay referencias veladas a que ella es la llave del Exile, una nave legendaria. Alex, por su parte, está embarcado en la búsqueda de algo denominado misteriones, que se suponen imprescindibles para despertar al Exile. Hasta el mismo final no se desvela que tanto estos como Alvis son necesarios para ese fin. En una de las expediciones de Alex para conseguir uno de los misteriones (que se revela que son fragmentos de un poema), Claus conoce a Dio Heraclea, príncipe de Guild, que decide seguirle hasta el Silvana para estar con él. De esta forma, Dio y su ayudante Lucciola pasan a estar prisioneros de Alex Rowe, aunque más adelante serán tratados como invitados.

La guerra entre Disith y Anatoray alcanza su punto álgido con la llegada de las naves migratorias del primero hacia el reino del que son los protagonistas. El emperador, sin embargo, decide atacarles, lo cual desencadenará un ataque a la capital, y dará lugar a la muerte del propio monarca. Para ocupar su puesto, la heredera al trono Sofía Forrester será coronada emperatriz, y firmará un tratado de paz con Disith para poder, con la fuerza conjunta de ambos, librarse del poder de Guild.

Alex, en cuyo poder están los cuatro misteriones, decide ir a la caza del Exile, junto a la nave Urbanus, y gracias a la ayuda de los de Disith, que habían captado previamente el patrón sonoro de sus máquinas en el Océano Turbulento. La operación, aunque bien realizada, se torna en derrota cuando el mismo Guild interfiere y el Maestro Delphine captura el Exile para sí misma. Además, se lleva presos a Alex, Claus y Alvis, así como a Dio y Lucciola, de vuelta al palacio de Guild. Dio es sometido a un brusco cambio psíquico, trámite ineludible para alcanzar la edad adulta dentro de su sociedad, que le priva de su alegría y espontaneidad anterior. Lucciola, viendo que desea lo mejor para él, permite que Claus escape con Alvis y un aún transtornado Dio, para después ir a atacar personalmente a Delphine, aunque sin éxito. Por su parte, ella no consigue lo que quiere, porque Alex, previsor, disponiendo de los cuatro misteriones no conocía uno de ellos, pues lo tenía escrito y guardado desde que lo consiguió: con ello, los trucos de Delphine para obligarle a decírselos son inútiles.
Claus y Alvis regresan al Silvana, donde Sofía, actuando como capitán, les ordena cruzar el Océano Turbulento para llegar hasta el Exile, que se encuentra en espacio aéreo de Disith, bajo una batalla entre las tres potencias, con los dos reinos coolaborando para derrotar a Guild. Una vez allí, Claus, al cual le habían entregado el último misterión, pasa a recitarlos junto a Alvis, que activa de nuevo al Exile y descubre su verdadera forma. Simultáneamente, Alex consigue, en la nave de Delphine, librarse de las drogas que le habían inoculado, y logra su meta, tomando así venganza contra ella por la muerte de sus amigos y su prometida Euris, 10 años atrás.

La activación del Exile disipa el Océano Turbulento, revelándose al espectador la verdadera forma de ese mundo: dos planetoides, uno para cada reino, dentro de una especie de atmosfera con forma de un reloj de arena, en cuyo centro se encontraba el océano, y las ahora destruidas naves de Guild. Este mundo, de nombre Prester, alcanza así una era de paz y obtiene la capacidad de comunicarse y viajar hasta el planeta madre, la Tierra, de donde partió la nave en el pasado.
Ambientación
La historia tiene lugar en Prester, un mundo colonizado por humanos donde la sociedad y la tecnología son mayormente similares a las de la Época victoriana, salvo en cuanto a los medios de transporte, habiendo gran variedad de naves voladores no basados en los principios de hélice o chorro de presión, sino en una tecnología de levitación. Dicho mundo está dividido en dos reinos, Anatoray y Disith, quienes están en casi constante guerra desde tiempo atrás, además de un tercero, Guild, que actúa como árbitro en la contienda y proporciona la tecnología para los grandes buques voladores que se usan en las batallas. Guild es con diferencia el más avanzado tecnológicamente, una sociedad oscura y futurista, donde todo está supeditado a los deseos de la frívola líder, Maestro Delphine. Los otros dos reinos, siendo monarquías, tienen sociedades tradicionales, en las que el recurso más valorado es el agua, pues es muy difícil encontrarla de buena calidad.

De una forma que no se clarifica hasta el mismo final, los dos reinos en guerra están separados por una región celeste llena de peligrosas y rápidas corrientes y nubes, denominada el Océano Turbulento. Las naves han de cruzarla para combatir, teniendo lugar estas batallas sobre los terrenos de los dos reinos, y raramente dentro del propio océano.
Tecnología de vuelo

La principal tecnología que se sale de lo esperable en la época victoriana corresponde a las naves voladoras. Todas ellas recuerdan vagamente a barcos de guerra. El fundamento por el que levitan dichas naves, desde los pequeños vanships hasta los grandes buques, es un líquido de color azul denominado líquido Claudia. Dicho elemento es extraído de un mineral del mismo color que se considera de mucho valor. El uso de este líquido permite que las naves se eleven sin necesidad de hélices ni chorros de propulsión, lo cual induce a pensar en algún sistema de antigravedad, elemento típico de la ciencia ficción.

 Las naves mayores de los tres reinos basan su funcionamiento en las llamadas unidades Claudia, unos dispositivos de gran tamaño que van en el corazón de las naves y actúan como salones de máquinas al proveer de la fuerza para levantar el vuelo y maniobrar. Guild se las proporciona a los otros dos reinos como árbitro y proveedor en la guerra. Dentro de las unidades va un grupo de científicos y técnicos del mismo Guild para asegurarse de su correcto funcionamiento, los cuales se encuentran sellados. En caso de ser necesario, el Maestro Delphine puede ordenar la retirada de las unidades Claudia, que se desenganchan de las naves, dejándolas caer a tierra, y vuelan solas hacia Guild.

5 respuestas a “Last Exile: La estética del buen anime

  1. Hola, Dario, tanto tiempo…

    Espero estés bien, siempre sigo tu blog; aquí, desde las sombras, hahaha.

    Tengo que comentar sobre Last Exile, me acuerdo que lo ví en Animax el 2005, es una muy buena historia, la trama, los personajes, la música todo muy bien realizado! Todo muy original! Me has hecho acordar a mi ya pasada adolescencia!

    PD: Siento mucho lo de tu primo, espero que pueda ver la salida objetiva del sometimiento religioso en el que se ha visto involucrado, lamentablemente parece que esto afecta gran parte de este continente. Espero no haber sido ofensivo con lo anterior, pero no creo que exista un orden de palabras que no traten lo anterior de manera adecuada sin involucrar sentimientos encontrados.

    Saludos!!!

    Me gusta

  2. Muchas gracias Joel, Last Exile solo vi el primer capitulo y es realmente excepcional, en cuanto a mi primo es lamentable pero veremos de conversar con el mientras se pueda aunque a estas alturas mejor darlo por liquidado a menos que se despierte.

    Me gusta

  3. No tenia idea de que fuera con motivo del 10 aniversario, la historia es muy buena, con lugares en comun con Laputa, tiene una segunda parte que jaja desorienta bastante a la hora de hubicar que tan despues en el tiempo ocurreo que tan antes jeje, poco a poco tira pistas y es tan buena como la original pero con un tanto mas de comedia o una sensacion menos densa de ambiente de guerra.

    Me gusta

  4. con el tiempo me referia a la secuela que tiene last exile ginyoku no fam, que a mi y a un amigo nos paso no saber al inicio si era precuela o secuela, y despues al hubicarla de secuela aun no quedaba claro que tan adelanta en la linea de tiempo estaba hasta el capitulo final donde ya quedo claro

    Me gusta

Responder a Joel R. Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s